En los sótanos de la Biblioteca Nacional de Francia, guardados en cajas especiales con varias capas de plomo, se encuentran unos de los documentos más importantes de la Historia de la Ciencia. Para poder consultarlos, los investigadores solo pueden hacerlo usando unos trajes de protección casi de cosmonautas y deben firmar un consentimiento en el que se exima a la institución de cualquier responsabilidad. Se trata de las libretas de notas de Marie Curie, la única mujer que ha ganado dos veces el Premio Nobel y quien, junto a su esposo Pierre, descubriera no solo nuevos elementos químicos, sino también los principios de la física atómica y la radioactividad. Y es que si bien los Curie descubrieron el radio y el polonio, los científicos nunca imaginaron los efectos negativos que podría tener la radioactividad sobre el ser humano. Así, todo lo relacionado con ella y que aún se conserva, debe guardarse con precauciones extra y en cajas de plomo… incluido el propio cadáver.

La Biblia dice que si nos arrepentimos de nuestros pecados, Dios nos perdona y no se acuerda jamás de ellos. Pida perdón por sus pecados y viva una vida nueva.

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*