El segundo tema de la serie «El Verdadero Valor» aprendimos sobre el contentamiento. El primer tema «El verdadero valor del dinero» lo puedes ver dando CLIC AQUÍ.

Tener contentamiento es estar satisfecho con lo que se tiene, es estar alegre y disfrutar de lo que Dios nos permite tener.

Tener contentamiento es estar satisfecho con lo que se tiene, es estar alegre y disfrutar de lo que Dios nos permite tener, ya sea salud, familia o posesiones. El contentamiento se manifiesta en el agradecimiento, en valorar lo que tenemos, en ser esforzados y en ser diligentes.

Ser agradecido…vale mucho

A los hijos les enseñamos a decir gracias, pero es más importante aprender a dar gracias. Nos mostramos agradecidos cuando recibimos algo. ¿Qué hemos recibido de Dios? Seamos agradecidos con Él.

Valorar lo que tengo…vale mucho

Darles valor a las cosas es una muestra de contentamiento. Lo que no se valora, no se cuida. Por eso el refrán popular: Al que lo quiera celeste, que le cueste. Valorar es apreciar.

Ser esforzado…vale mucho

Esforzarse es una característica de quien practica el contentamiento.

Ser diligente…vale mucho

Ser diligente significa: Cuidadoso, exacto y activo, pronto, presto y ligero en el obrar.

Mira la prédica con Dajanny Berges:

1 Comments, RSS