Abrazos-Banner

Lea

La esencia de prédicas para leer en menos de 5 minutos…

La mayoría nos sabemos versículos como Juan 3:16, la semana pasada vimos uno que tal vez es de los primeros que nos aprendimos o que la mayoría nos sabemos Filipenses 4:13 todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Hoy vamos a referirnos a otro versículo que, posiblemente, nos lo sabemos, aunque no es tan conocido como el anterior, pero es uno de los que generalmente decimos y hemos aprendido y es Filipenses 4:19 Así que mi Dios les proveerá de todo lo que necesiten, conforme a las gloriosas riquezas que tiene en Cristo Jesús. Es posible que usted lo sepa en la versión de la Reina Valera que dice: Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.

¿Qué está diciendo Pablo con este versículo? ¿Será que Pablo está diciendo que todo lo que hemos soñado, lo vamos a tener? ¿Será que Pablo dice que todas las posesiones, las casas y carros que hemos soñado, Dios nos los va a dar, será que está diciendo que toda oración que hagamos será contestada de la manera que queremos? Definitivamente está diciendo que todo lo que se pida con fe será contestado como lo están pidiendo. ¿Es eso lo que está diciendo?

Recuerde, lo vimos la semana pasada, lo volvemos a ver hoy, que un texto fuera de contexto es puro pretexto, es decir, que para entender lo que un pasaje está diciendo, tenemos que entender todo su contexto. Cuando va a interpretar un versículo tiene que entender lo que dice ese versículo, no puede sacarlo, aislarlo, predicarlo o interpretarlo, no puede. Tiene que entender todo el contexto. Ya lo vimos en tres marcos conceptuales: el contexto gramatical es decir las palabras. No podemos dejar de entender qué palabras, cuáles son las palabras que está diciendo. El contexto histórico. Cuando toma un pasaje tiene que entender qué está pasando en esa historia, qué es lo que se está viviendo, cuáles son las costumbres, cómo es la sociedad, qué está pasando, el gobierno, la sociedad y la historia.

Pablo escribe esta carta cuando está preso, ese es el contexto histórico y no es lo mismo ver Filipenses 4:13 todo lo puedo en Cristo que me fortalece, sin entender ese contexto histórico de que el apóstol está preso y el contexto literario es decir qué género estamos leyendo. Cuando estudia el contexto literario tiene que tomar en cuenta los pasajes anteriores y los pasajes posteriores y así entender junto con los otros libros de la Biblia y ver cómo encaja, como se respaldan unos con otros. Entonces, ese versículo de Filipenses 4:19 lo tenemos que ver a la luz del contexto.

Filipenses 4:19 dice Así que mi Dios les proveerá de todo lo que necesiten, conforme a las gloriosas riquezas que tiene en Cristo Jesús. Lo tenemos que ver conforme al contexto, vamos a Filipenses 4:10-12. Esto fue lo que vimos la semana pasada, Me alegro muchísimo en el Señor de que al fin hayan vuelto a interesarse en mí. Claro está que tenían interés, sólo que no habían tenido la oportunidad de demostrarlo. No digo esto porque esté necesitado, pues he aprendido a estar satisfecho en cualquier situación en que me encuentre. Sé lo que es vivir en la pobreza, y lo que es vivir en la abundancia. He aprendido a vivir en todas y cada una de las circunstancias, tanto a quedar saciado como a pasar hambre, a tener de sobra como a sufrir escasez. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

Sigamos leyendo, Filipenses 4:14-19, Sin embargo, han hecho bien en participar conmigo en mi angustia. Y ustedes mismos, filipenses, saben que, en el principio de la obra del evangelio, cuando salí de Macedonia, ninguna iglesia participó conmigo en mis ingresos y gastos, excepto ustedes. Incluso a Tesalónica me enviaron ayuda una y otra vez para suplir mis necesidades. No digo esto porque esté tratando de conseguir más ofrendas, sino que trato de aumentar el crédito a su cuenta. Ya he recibido todo lo que necesito y aún más; tengo hasta de sobra ahora que he recibido de Epafrodito lo que me enviaron. Es una ofrenda fragante, un sacrificio que Dios acepta con agrado.  Así que mi Dios les proveerá de todo lo que necesiten, conforme a las gloriosas riquezas que tiene en Cristo Jesús.

Qué está hablando Pablo cuando da ese versículo, realmente qué está diciendo. Y veamos versículo por versículo. Sin embargo, han hecho bien en participar conmigo en mi angustia. Está agradecido, a pesar que tenía una necesidad, a pesar de que había aprendido en medio de esa necesidad a estar contento y hasta satisfecho y vivir en todo tiempo, les agradece. Estaba agradecido por la ofrenda que le habían enviado. Filipenses 4:15 Y ustedes mismos, filipenses, saben que, en el principio de la obra del evangelio, cuando salí de Macedonia, ninguna iglesia participó conmigo en mis ingresos y gastos, excepto ustedes. No solo estaba agradecido con ellos y les agradece sino además les hace ver que ninguna otra iglesia había mandado una ofrenda. Ellos eran los únicos Estaba impresionado porque habían hecho eso y eran los únicos. Además, en Filipenses 4:16, Incluso a Tesalónica me enviaron ayuda una y otra vez para suplir mis necesidades. Estaba impresionando porque habían sido constantes, no le habían enviado solo una ofrenda sino muchas, se habían preocupado.

Filipenses 4:17 No digo esto porque esté tratando de conseguir más ofrendas, sino que trato de aumentar el crédito a su cuenta. Pablo les dice ustedes fueron los únicos que fueron buena onda y no lo está diciendo esto porque necesite más, porque está satisfecho, ya tiene de más. No está lanzando una indirecta, no los está adulando para conseguir algo más. Usted conoce a esas personas que lanzan una indirecta para conseguir algo. Tenía un amigo que cuando miraba que uno estaba comiendo algo le preguntaba ¿qué estás comiendo? – un chocolate –. ¿A qué sabe? –Pues a Chocolate –¿Querés un pedazo? – Sí, sí quiero –.  Y era con todo lo que uno estaba comiendo.

Pablo no está dando una indirecta, no les está diciendo que necesita más, sino que lo que dice es para aumentar el crédito a su cuenta. Estaba agradeciendo, reconociendo el trabajo que estaban haciendo y el amor que le tenían.

Versículo 18a Ya he recibido todo lo que necesito y aún más; tengo hasta de sobra ahora que he recibido de Epafrodito lo que me enviaron. Pablo tenía hasta de más, en medio de la necesidad ya estaba satisfecho, ya no tenía necesidad. Entra en un momento de contentamiento en donde, tal vez, en una situación difícil dice ya no necesito más, tengo hasta de más. Versículo 18b Es una ofrenda fragante, un sacrificio que Dios acepta con agrado. Pablo sabe que cada ofrenda que recibe ellos lo hacen con agrado, que Dios la recibe con agrado. Este pasaje, lo que habla es la gratitud de Pablo, lo que está diciendo es que está agradecido, está contento, que está alegre. Una de las palabras que se encuentra en esta carta es que está alegre o alegría. Y en medio de esta situación, en estos cinco versículos, vemos la gratitud de Pablo y vemos lo que está diciendo es de las ofrendas, de dinero.

El Versículo 19 hace el remate de lo que está diciendo de esta gratitud.  Así que mi Dios les proveerá de todo lo que necesiten, conforme a las gloriosas riquezas que tiene en Cristo Jesús. Lo que vemos aquí en el “Así que…” es que: después de que ustedes diezmaron, se preocuparon de mí, ustedes que ofrendaron, entonces así Dios les proveerá de lo que necesiten conforme a sus gloriosas riquezas en Cristo Jesús. Vemos que les está diciendo les proveerá, se está refiriendo a las personas que dieron la ofrenda, a los filipenses, que como consecuencia de que ellos fueron dadivosos, que ofrendaron, Dios les va a proveer.

Realmente qué es lo que necesitamos, porque muchas veces confundimos necesidades por deseos Y Pablo, no les está diciendo les proveerá conforme a los deseos de su corazón, les está diciendo conforme a sus necesidades, porque hay una gran diferencia entre una necesidad y un deseo. Y sabe, es Cristo quien nos provee. No solo hablamos de la necesidad en el aspecto económico, sino de una salvación. Es por medio de Cristo que encontramos el perdón a nuestros pecados y la salvación. Éramos enemigos, estábamos separados de Dios, pero por medio de Cristo, que Él siendo Dios se hizo hombre y vino a esta Tierra a reconciliar al hombre con Dios, por eso podemos encontrar esa salvación y podemos encontrar una vida eterna. Esa, es la mejor riqueza, es la mayor riqueza que encontremos a Jesucristo como nuestro Señor y Salvador. Todo lo que tengamos, las posesiones, el cuerpo miserable se va a morir un día y se va a quedar aquí, todas las posesiones se van a arruinar es Dios el único que será para siempre.

Recuerdo a una mujer dando su testimonio en la Facultad de la Fe y Liderazgo, junto a su hijo, habían cursado la facultad los dos y se estaban graduando. Dice, tal vez no le puedo dejar grandes cosas materiales a mi hijo, no le puedo dejar grandes herencias a mi hijo, pero lo que le quiero dejar es a Jesucristo en su corazón. Y lo que le quiero dejar es que entienda que solo Dios lo puede hacer feliz y le puede dar la vida que él necesita. Esa es la verdadera riqueza.

¿Cómo aplicamos este pasaje a nuestra vida? ¿Cómo aplicamos este pasaje hoy? Una iglesia generosa que se preocupa por sostener la obra, por sostener a los que están en la obra, que se preocupa por ayudar a los que están atravesando necesidad, es como un olor fragante y un sacrificio aceptable ante Dios. Como un perfume agradable. El perfume más fino, más caro es tan agradable que como cuando ofrendamos, cuando damos, porque ahí agradamos a Dios. Cuando el pueblo de Dios, cuando la iglesia de Dios ofrenda para la obra, para sostener a los que están en la obra, para ayudar a los que están necesitados, es como un olor fragante ante Dios.

El resultado de cuando sostenemos la obra, a los que están en la obra viene lo que el pasaje dice y serán satisfechas nuestras necesidades. El problema es, nunca piense o confunda qué es una necesidad con un deseo, porque una necesidad es lo que necesitamos para vivir, un deseo va más allá. Y nuestra avaricia puede llegar a confundir lo que es una necesidad con un deseo. Necesita zapatos, pero no las marcas, a lo mejor vale cinco o seis veces más de lo que tiene o de lo que realmente necesita.

Debemos pensar en nuestras necesidades, no en nuestros deseos. Pero primero tenemos que ser personas que diezmemos, que sostengamos la obra. Desde el principio ha escuchado que debemos sostener la obra en obediencia. Esta iglesia ha sido un ejemplo para muchos países, para muchos lugares de lo que aquí se han hecho, porque sus miembros diezman, ofrendan y dan sus promesas de fe. Por eso cada vez que tenga el reto de dar una promesa de fe, cada vez que tengamos el tiempo del diezmo y la ofrenda delo con agrado, porque eso es lo que Dios nos manda. Aquí hay una administración íntegra.

Ayer compartí con jóvenes y al terminar de predicar venía un grupo de costarricenses que querían conocer lo que conocemos como la Mega Fráter Ciudad San Cristóbal. Terminé la celebración, los saludé. Empecé a responder algunas de las dudas que tenían. ¿Cómo han podido construir esto? ¿Han recibido ayuda, de dónde? No, les dije, todo esto es por diezmos, ofrendas y promesas de fe de los fieles asistentes. Esto es gracias a que Dios nos da el privilegio de poderle dar.

Filipenses 4:19, así que Dios proveerá a todo lo que necesitemos. No es para que lo tome y empiece el proyecto, porque Dios va a proveer como sea. No, no puede empezar un proyecto así, Jesús lo explica en Lucas 14:25-30 y dice, Grandes multitudes seguían a Jesús, y él se volvió y les dijo: «Si alguno viene a mí y no sacrifica el amor a su padre y a su madre, a su esposa y a sus hijos, a sus hermanos y a sus hermanas, y aun a su propia vida, no puede ser mi discípulo. Y el que no carga su cruz y me sigue, no puede ser mi discípulo. »Supongamos que alguno de ustedes quiere construir una torre. ¿Acaso no se sienta primero a calcular el costo, para ver si tiene suficiente dinero para terminarla? Si echa los cimientos y no puede terminarla, todos los que la vean comenzarán a burlarse de él, y dirán: “Este hombre ya no pudo terminar lo que comenzó a construir.

Con este pasaje aprendemos que no podemos decir metámonos a este proyecto, metámonos a este negocio, metámonos a comprar esto, metámonos a hacer eso. Porque este pasaje no lo podemos meter en ese contexto, porque los está diciendo que cuando somos generosos, ofrendamos, sostenemos la obra, sostenemos a los que están en la obra y a aquel que está pasando por un momento de necesidad. Dios nos da para suplir nuestras necesidades. Y Dios ha sido fiel con cada uno de nosotros.

Este pasaje no es un amuleto para que podamos decir que Dios nos va a proveer todo, sus riquezas. Él es el dueño del oro y la plata y de las riquezas, pero espera obediencia de nosotros y un contentamiento para que vivamos con nuestras necesidades cubiertas.

Donde esté puede decirle y cantarle Dios eres mi riqueza más grande, Tú eres lo más importante de mi vida. Hacemos a un lado lo material porque Tú eres lo más importante, somos como la iglesia de filipenses, donde está preocupada por el necesitado, preocupada para que el Evangelio avanzara, porque estaba más preocupada en Ti que por otra cosa. Ayúdanos a estar enfocados, a poner nuestros ojos en Ti más que en las riquezas, más que en lo material, porque todo eso es pasajero, ayúdanos a ser una iglesia generosa, generosa con el necesitado.

Escuche

La fe viene por el oir…

 

Vea

Como en casa aún en el extranjero…