Abrazos-Banner

Lea

La esencia de prédicas para leer en menos de 5 minutos…

Stephen Curry es uno es uno de los mejores jugadores, es una máquina para jugar baloncesto, pertenece al Golden State Warrios, recién coronado campeón de la NBA, acaba de firmar un contrato por cinco años donde le van a pagar 201 millones de dólares. Lo interesante no es solo que es el jugador estrella del equipo que lleva dos títulos y toda la plata que va a ganar, sino además es un cristiano que le está dando la gloria a Dios por lo que está haciendo. Lo impactante es la noticia que encontré en internet con respecto a unos zapatos que él usa. El sitio web, el Protestante Digital, dice en la nota publicada el 23 de febrero del 2016 “la estrella de la NBA y base de los Golden State Warriors finalmente firmó con Under Armour que sí aceptó incluir una alusión a su fe en Jesús en el calzado deportivo. Tener a Stephen Curry, el jugador más valioso de la actual NBA, vistiendo su ropa deportiva sería un gran empujón en el mercado para cualquier marca. Por eso le ofreció Nike la temporada pasada un contrato millonario, más de dos millones y medio de dólares. Pero antes de firmar, el jugador nacido en Akron puso una condición a los diseñadores de sus zapatos: que pusieran en ellos ‘4:13’ y una mención a su texto preferido de la Biblia: Todo lo puedo en Cristo que me fortalece, algo que Nike no vio bien, abandonando todo intento de acuerdo al mantenerse Stephen firme en su petición. Esta decisión de la marca Nike fue inmediatamente aprovechada por su competidor Under Armour. Diseñó las zapatillas de la estrella de los Golden State Warriors, y esperan que Curry les lleve a desbancar de la primera posición de ventas a Nike”. Filipenses 4:14 dice Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Es una cita bíblica muy conocida por el pueblo cristiano, Stephen Curre es alguien que la ama y por eso la pidió en sus zapatos y así ha puesto el nombre del Señor en alto, ¿Qué es lo que significa Todo lo puedo en Cristo que me fortalece? ¿Significa que para los cristianos nada es imposible y que podemos subirnos, entonces, al segundo piso de una casa y lanzarnos al vacío, porque todo lo puedo en Cristo que me fortalece? O significa que ¿Puedo ante cualquier negociación y sé que la voy a ganar, que voy a ser favorecido porque soy cristiano, soy hijo de Dios, porque todo lo puedo en Cristo que me fortalece? ¿Significará que puedo alcanzar todo lo imposible? ¿Será que significa que puedo llegar a tenerlo todo? Es decir, que sigo soltero y esa sierva está para este siervo y la veo y digo que ella es. Voy a decirle: señorita, usted no lo sabe, pero usted y yo vamos a tener cinco hijos juntos. Usted y yo vamos a casarnos en un año y va a ser la afortunada de estar con este mangazo. Ella le contestará: cómo va a ser eso, y le dice que todo lo puede en Cristo que me fortalece. ¿Significa este pasaje que todo lo imposible lo puedo lograr, significa que todo lo puedo llegar a tener, es decir, la casa y solo tenemos para el enganche, pero para la cuota no alcanza? Tranquila, amor, todo lo puedo en Cristo que me fortalece. ¿Por qué es tan importante que entendamos ese pasaje? Porque si lo interpretamos de una manera incorrecta, y alguien lo cita y no le funciona dirá que Dios ya le falló y no le falló Dios, le falló su interpretación bíblica de este pasaje. Porque al menos que conozcamos el contexto, porque se ha dicho que un pasaje fuera de contexto es puro pretexto, al menos que conozcamos el contexto de Filipenses 4:13, qué se dijo antes, qué se dijo después, por qué se está diciendo lo que se dice, dónde se dice. No solo cómo encaja en el antes y después del libro, sino como encaja en el antes y después de la Biblia. Filipenses 4:10-18 y veamos en esta porción de la Escritura qué es lo que el Señor quiere decirnos. Cuando Pablo dice todo lo puedo en Cristo que me fortalece ¡está preso! No olvidemos, mientras leemos esto, que el apóstol está declarándolo cuando está preso. “Me alegro muchísimo en el Señor de que al fin hayan vuelto a interesarse en mí. Claro está que tenían interés, sólo que no habían tenido la oportunidad de demostrarlo. No digo esto porque esté necesitado, pues he aprendido a estar satisfecho en cualquier situación en que me encuentre. Sé lo que es vivir en la pobreza, y lo que es vivir en la abundancia. He aprendido a vivir en todas y cada una de las circunstancias, tanto a quedar saciado como a pasar hambre, a tener de sobra como a sufrir escasez. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Sin embargo, han hecho bien en participar conmigo en mi angustia. Y ustedes mismos, filipenses, saben que en el principio de la obra del evangelio, cuando salí de Macedonia, ninguna iglesia participó conmigo en mis ingresos y gastos, excepto ustedes. Incluso a Tesalónica me enviaron ayuda una y otra vez para suplir mis necesidades. No digo esto porque esté tratando de conseguir más ofrendas, sino que trato de aumentar el crédito a su cuenta. Ya he recibido todo lo que necesito y aún más; tengo hasta de sobra ahora que he recibido de Epafrodito lo que me enviaron. Es una ofrenda fragante, un sacrificio que Dios acepta con agrado. Esta carta fue escrita por el apóstol Pablo, principalmente, para agradecer a la iglesia esta ofrenda que le envió para cubrir sus necesidades, no existía el FedEx de la época, solo existía el Epafrodito de la época, el que a pie llevaba el dinero exponiendo su vida recorriendo kilómetros, kilómetros de kilómetros de distancia, para suplir las necesidades de aquel que fundó la iglesia en la ciudad de Filipos. La pregunta que tenemos que hacernos es ¿de qué está hablado Pablo en este pasaje? Y está hablando de dinero y de la ofrenda que le hizo esta iglesia generosa. El tema es dinero. Filipenses 4:10 dice, Me alegro muchísimo en el Señor de que al fin hayan vuelto a interesarse en mí. Claro está que tenían interés, sólo que no habían tenido la oportunidad de demostrarlo. Filipenses 4:14- 16 “Sin embargo, han hecho bien en participar conmigo en mi angustia. Y ustedes mismos, filipenses, saben que, en el principio de la obra del evangelio, cuando salí de Macedonia, ninguna iglesia participó conmigo en mis ingresos y gastos, excepto ustedes. Incluso a Tesalónica me enviaron ayuda una y otra vez para suplir mis necesidades. Filipenses 4:18 Ya he recibido todo lo que necesito y aún más; tengo hasta de sobra ahora que he recibido de Epafrodito lo que me enviaron. Es una ofrenda fragante, un sacrificio que Dios acepta con agrado. El propósito de la carta es agradecer. Esta porción de la Escritura está hablando de dinero y agradecimiento, hay dinero y gratitud, Pablo está feliz, me alegro dice, está agradecido, se han vuelto a interesar en él. Son los únicos de todas las iglesias que lo han sostenido y vez tras vez le han enviado dinero desde Tesalónica. Sabe que tiene hasta de más, que ya no tiene necesidad. Esta ofrenda es de un olor fragante ante de Dios, porque huele a amor y, por último, es un sacrificio que Dios acepta con agrado. Así que en contexto tenemos dinero y gratitud. Pablo está hablando de que a pesar de la necesidad que tiene, no está necesitado, pues ha aprendido a estar satisfecho en cualquier situación en la que se encuentre y ha aprendido vivir en todas y cada una de las circunstancias. Con esto en mente, vuelvo a leer la porción de la Escrituras, Filipenses 4:10-12 dice: Me alegro muchísimo en el Señor de que al fin hayan vuelto a interesarse en mí. Claro está que tenían interés, sólo que no habían tenido la oportunidad de demostrarlo. No digo esto porque esté necesitado, pues he aprendido a estar satisfecho en cualquier situación en que me encuentre. Sé lo que es vivir en la pobreza, y lo que es vivir en la abundancia. He aprendido a vivir en todas y cada una de las circunstancias, tanto a quedar saciado como a pasar hambre, a tener de sobra como a sufrir escasez. Pablo sabe lo que es la pobreza y lo que es la abundancia. Sabe lo que es estar saciado y sabe lo que es sufrir escasez, pero ¿por qué dice que estando en necesidad dice no está necesitado? por dos razones: ha aprendido a estar satisfecho en cualquier situación en la que se encuentre, de todo lo puedo en Cristo que me fortalece en todas y cada una de las circunstancias, abundancia o escasez, pobreza o riqueza, saciedad o hambre. Ha aprendido a vivir en todas y cada una de las circunstancias y esto abre el panorama de que todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Conozco a una señora que los tuvo todo, se fue al mundial de futbol en Argentina 78, había pagado su casa al contado y tenía un buen automóvil. Su esposo tenía tres familias y además enfrentó dificultades con el alcoholismo, era alcohólico, y un día lo perdió todo. Seguía con su casa y con su carro. Un día que platicábamos le pregunté si no le había costado acostumbrarse y me dio por respuesta: uno se acostumbra a vivir con todo y aprendí a vivir con lo básico. Y ella vive feliz, viene a la iglesia. Don Edgar Solórzano, un hombre canoso, alto le decían “el tierno” en Alcohólicos Anónimos, con una timba espectacular, cuando llegaba a vender le decían señor, descansase su panza sobre el mostrador. Este hombre cuando niño vivía en la calle en su país natal, vendió de todo, hizo de todo, era un gran pecador y conoce al Señor y pasa de la extrema pobreza a la abundancia incontenible, más de lo que necesitaba. Un día viajaron a El Salvador y resulta que la frontera a donde iban estaba cerrada. Entraron a un hotel, todo iba bien hasta que apagaron la luz, se escuchaban las cucarachas, caían del techo y todos salieron huyendo a los carros. Pero don Edgar decía me quité la camisa, dormí afuera y me la puse encima, como cuando dormía en la calle. Fue el que durmió mejor de todos y a la anoche siguiente estaba en una suite, en un buen hotel. Pablo decía he aprendido a estar satisfecho en todas las circunstancias, he aprendido a vivir en todas y cada una de las circunstancias, entonces el contexto de lo que estamos hablando de todo lo puedo en Cristo que me fortalece, es un contexto de dinero y gratitud, es un contexto de satisfacción a pesar de las necesidades, es un contexto de aprender a vivir en todas y en cada una de las circunstancias, abundancia o pobreza. Filipenses 4:10-12 dice: Me alegro muchísimo en el Señor de que al fin hayan vuelto a interesarse en mí. Claro está que tenían interés, sólo que no habían tenido la oportunidad de demostrarlo. No digo esto porque esté necesitado, pues he aprendido a estar satisfecho en cualquier situación en que me encuentre. Sé lo que es vivir en la pobreza, y lo que es vivir en la abundancia. He aprendido a vivir en todas y cada una de las circunstancias, tanto a quedar saciado como a pasar hambre, a tener de sobra como a sufrir escasez. Y entonces dice todo lo puedo en Cristo que me fortalece. ¿Qué significa para nosotros? El que dice que todo lo puede en Cristo que lo fortalece está preso y en necesidad, porque ha aprendido a estar satisfecho, ha aprendido a estar en cada una de las circunstancias. Cualquier situación, ya sea de pobreza o de abundancia, Cristo es nuestra fortaleza y podremos enfrentar lo que venga sin estar derrotados. El Cristo santo y resucitado intercede a la diestra del Padre por nosotros, es nuestro todo, Él nos sostendrá en la prueba. A lo mejor hoy está en abundancia y es fácil decir todo lo puedo en Cristo que me fortalece, porque no sabe qué va a hacer con el dinero a fin de mes. No tiene límites y puede hacer lo que quiere, pero de un día para otro puede quebrar y su fe en ese momento será probada. Cuando dice que Cristo lo fortalece es porque entiende lo que Cristo ha hecho en él, el señor no lo sacó de la aldea para meterlo a la cañada. Ese no es el punto, el punto es que lo sacó del lodo del pecado, de las arenas movedizas del pecado y al morir en la cruz aplacó la ira de Dios, le dio perdón de pecados, le dio un nuevo nombre, le dio una nueva identidad y le dice tranquilo, el día que mueras habrá esperanza eterna. Cristo es su fortaleza en abundancia o en escasez, eso significa que debe ser fiel a Dios no solo en la escasez, sino fiel a Dios en la abundancia. Recuerdo cuando fui a estudiar a Estados Unidos fui como dos meses y medio y en la casa donde estaba había caballos, no había dinero pero sí caballos y el señor de la casa estaba en crisis. Estudiaba en un colegio enfrente de la iglesia donde a las seis de la mañana íbamos a orar. Todos llegaban a orar, pero llegaban cuando estaban mal y de pronto ya no llegaban ni a dar el testimonio de que ya les había ido bien. Es que el Evangelio no es para el pobre, no es para el rico sino es para el que es pobre o es rico que es un miserable espiritual y es cuando el Señor nos exalta a una nueva posición. ¿Podemos estar necesitados y sin necesidades? Pablo no está mintiendo cuando dice que no tiene necesidad y no es porque no la tenga, sino es porque está satisfecho y estar satisfecho es el contentamiento. El cristiano no es feliz porque tenga mucho o tenga poco, es feliz porque tiene a Cristo. Y es que el que no tiene y no es feliz porque tiene lo básico, no es porque no tenga vehículo, si ahora se podrá comprar un carro para ir más lento; porque hace  falta algo en la casa, le hemos pedido al Señor y no nos ha respondido. Pero a veces podemos disfrazar la avaricia de peticiones con fe. Ustedes no reciben porque piden mal y cuando piden, piden para gastar en sus propios deseos. Contentamiento. ¿Cómo es la iglesia de Cristo en una montaña? Es la misma iglesia feliz, que la iglesia feliz donde solo hay millonarios. La iglesia de Cristo es feliz tenga o no tenga y si me pregunta, yo prefiero tener que no tener, pero si paso épocas en las que no tengo debo ser feliz, porque mi felicidad es Cristo. La iglesia de Cristo es feliz en cualquier situación, porque su esperanza es eterna. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece, es fácil decirlo en abundancia, pero tenemos que aprender a decirlo en escasez. Es fácil decirlo con toda la familia viva, pero tenemos que aprender a decirlo cuando el hijo muere. Es fácil decirlo cuando estamos sanos, pero tenemos que aprender a decirlo cuando estamos enfermos, cuando padecemos una enfermedad terminal. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece significa que no solo en la pobreza depende de Él, también en la riqueza. Si se tiene mucho, depende de Cristo, porque ni todo su dinero puede aplacar la ira de un Dios Todopoderoso ni buscar el perdón de Dios. Los diezmos y las ofrendas que damos para la obra de Dios y las ofrendas que damos a los necesitados son un sacrificio que llegará a Dios, con un olor fragante. Un sacrificio que Dios acepta con agrado. Tenemos que ser generosos en donde quiera que estemos. Generosos con el necesitado, que la gente lo sienta aunque no lo vea y no sepa nadie que usted sea generoso. La plataforma es un lugar muy pequeño, para pocos y de poco tiempo para el servicio. Todo esto que estamos leyendo es porque una iglesia fue generosa, pero fue porque hubo un Epafrodito que no se sabe nada más de él, que tomó esa ofrenda, no sobre la plataforma sino donde nadie ve y aplaude y caminó. Pablo dice honren a quienes son como él, porque estuvo a punto de morir por causa del Evangelio, para suplir mis necesidades. A lo mejor usted nunca va a poner un pie en una plataforma, pero hay una plataforma en donde todos estamos y es donde el mejor público lo ve y se llama Dios, que ve lo que usted hace y la generosidad que tiene y las horas de desvelo, de consejería y el perdón que extiende al que no merece perdón sino muerte. Y el amor que da al que no merece ser amado sino condenado. La plataforma es un lugar muy pequeño para servir, nuestra plataforma es el mundo allá afuera. Hoy le traje un regalo a mi papá que le envió doña Tita Franco, tiene 89 años, se convirtió a los 60 y  dijo Señor, permítame servirte por lo menos 30 años. Y en enero del próximo año cumple 90 años, usted no sabe ni quién es, pero ha servido. No la conoce, pero ha aconsejado, ha amado. Filipenses 4:13 dice Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Tenga bien claro esto, no es un amuleto de la buena suerte, en el que recitándolo ante cualquier negocio, sueño o deseo de superación personal Dios garantiza que lo tendrá. Es una iglesia generosa que da una ofrenda y Pablo en su agradecimiento muestra su contentamiento ante cualquier situación, pobreza o abundancia, saciedad o hambre, escasez o tener de sobra. Pablo ha aprendido a estar satisfecho en cualquier situación en la que se encuentre, por eso tiene necesidad y a su vez no tiene necesidad. Pablo ha aprendido a vivir contento y satisfecho en cualquiera y cada una de sus circunstancias. Hoy con su situación económica que tiene esté satisfecho, aprenda a vivir para ella, esfuércese para prosperar,  para vivir mejor, para sostener la obra y ayudar al necesitado. Pero en cualquier situación en la que se encuentre, ya sea pobreza o riqueza recuerde que todo lo puede en Cristo que lo fortalece, porque Cristo es su tesoro más grande.   Cierre sus ojos y haga un inventario de las circunstancias. Si está en pobreza o en abundancia. Dele gracias al Señor porque Él es su todo, es su esperanza y en Él descansa. Él es su riqueza, pídale que le conceda siempre serle fiel, amarlo y que prospere su vida económicamente, pero jamás esa prosperidad tome Su lugar. Que nos conceda trabajar, ser sabios para administrar el dinero, ser generosos
Escuche

La fe viene por el oir…

 

Vea

Como en casa aún en el extranjero…