Abrazos-Banner

Lea

La esencia de prédicas para leer en menos de 5 minutos…

Hoy hablamos de una porción de la Escritura que habla directamente a nuestra necesidad. Uno de mis amigos aparentemente buen cristiano, hasta que se murió la mamá. Una vez se muere la mamá, entonces se da cuenta que deja de asistir, se da cuenta que deja de ser parte de la iglesia, se da cuenta que no tiene su corazón en los caminos de Dios. Cuando un padre o un a madre mueren se prueba la fidelidad de los hijos y precisamente el padre espiritual de la iglesia de Filipos está preso. Gracias Dios en medio de esa aflicción ha recibido del correo de la época, de Epafrodito, un miembro de la iglesia, una ofrenda a donde tiene su arresto domiciliario. Entonces Pablo escribe una carta para animar a los hermanos en Cristo y agradecerles por este regalo económico que le envían, porque no es la primera vez, es la única iglesia que lo sostuvo en medio de muchos momentos y en su ministerio. Filipenses 1:27-30.  Vemos cómo debe comportarse la iglesia de Filipos ahora que el padre espiritual de ellos está preso, cómo es que la iglesia de Filipos debe enfrentar esta situación. Pase lo que pase, compórtense de una manera digna del evangelio de Cristo. De este modo, ya sea que vaya a verlos o que, estando ausente, solo tenga noticias de ustedes, sabré que siguen firmes en un mismo propósito, luchando unánimes por la fe del evangelio y sin temor alguno a sus adversarios, lo cual es para ellos señal de destrucción. Para ustedes, en cambio, es señal de salvación, y esto proviene de Dios. Porque a ustedes se les ha concedido no solo creer en Cristo, sino también sufrir por él, pues sostienen la misma lucha que antes me vieron sostener, y que ahora saben que sigo sosteniendo. Pablo dice “pase lo que pase” ¿Sabe qué significa? En buen chapín sería venga lo que venga, al toro por los cuernos. La iglesia, sin importar lo que pase con él, ya sea condenado a prisión, ya sea que salga libre o que sea condenado a muerte les dice pase lo que pase, compórtense de una manera digna del Evangelio. Lo que nos dice esta porción de la Escritura es que pase lo que pase nuestra fe no descansa en ningún ser humano, nuestra fe descansa en Jesucristo, el autor y consumador de la fe, aquel que soportó la cruz siendo el Hijo de Dios y que tenía el poder para pedir ángeles para que llegaran en su auxilio. A Jesús no le quitaron la vida, Él se entregó, nuestra fe no descansa en ningún humano, solo en Cristo, porque la Escritura dice que no hay justo ni aún uno. Ante cualquier crisis en el liderazgo, el llamado de la iglesia sigue siendo el mismo: comportarse de una manera digna del Evangelio. Esta semana hablaba con un amigo y me dice que fue a cotizar algunas cosas en un lugar y tuvo que mentir sobre algo. ¿Por qué lo hiciste? Hubieras dicho la verdad. ― Y ahora qué hago, no me puedo quedar así ¿llamo? ― Del lugar donde estábamos, íbamos a tomarnos un café, llamó y le dijo a la persona que ―la llamo, porque cometí un error, yo fallé lamentablemente, le mentí sobre esto, esto y esto―. Puede ser que el negocio se caiga, porque no es nada acerca del negocio, era algo personal, pero podía afectar al negocio. Me dice después: me siento libre. El concepto es pase lo que pase, salga o no salga el negocio no me importa, estoy bien ante el dueño. Ante cualquier crisis el llamado de la iglesia sigue siendo el mismo; comportarse de una manera digna del Evangelio y es que el Evangelio se llama el Evangelio de Cristo donde no existe cristianos por categorías, el Señor dice que ya no hay esclavo o libre, hombre o mujer, griego o judío, porque en Cristo somos uno y nosotros tenemos acceso a esa gracia. Pase lo que pase, compórtense de una manera digna del Evangelio. Y Mateo 5:14-16 dice lo siguiente Ustedes son la luz del mundo. Una ciudad en lo alto de una colina no puede esconderse. ni se enciende una lámpara para cubrirla con un cajón. Por el contrario, se pone en la repisa para que alumbre a todos los que están en la casa. Hagan brillar su luz delante de todos, para que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y alaben al Padre que está en el cielo. Nuestro llamado como iglesia sigue siendo el mismo: hacer brillar la luz de Jesús. Por eso, en cualquier circunstancia tenemos que comportamos de una manera digna del Evangelio, porque ya basta, dice la Escritura, con la vida que antes llevábamos. Consagrémonos a Él. 1 Pedro 4:1-6 muestra acerca que nuestras acciones, comportarnos de una manera digna del Evangelio es cuando nuestras acciones públicas y privadas honran a Dios, y este siempre será nuestro llamado. Dice, Por tanto, ya que Cristo sufrió en el cuerpo, asuman también ustedes la misma actitud; porque el que ha sufrido en el cuerpo ha roto con el pecado, para vivir el resto de su vida terrenal no satisfaciendo sus pasiones humanas, sino cumpliendo la voluntad de Dios. Pues ya basta con el tiempo que han desperdiciado haciendo lo que agrada a los incrédulos, entregados al desenfreno, a las pasiones, a las borracheras, a las orgías, a las parrandas y a las idolatrías abominables.  A ellos les parece extraño que ustedes ya no corran con ellos en ese mismo desbordamiento de inmoralidad, y por eso los insultan. Pero ellos tendrán que rendirle cuentas a aquel que está preparado para juzgar a los vivos y a los muertos. No sé cómo está su vida espiritual, si se está comportando de una manera digna del Evangelio, pero ese nuestro llamado en medio de toda situación, comportarnos de una manera digna del Evangelio. Pablo no sabía lo que iba a pasar con él, pero sabía a qué eran llamados los fieles de Filipos, además dice, leamos Filipenses1:27-29 nuevamente Pase lo que pase, compórtense de una manera digna del evangelio de Cristo. De este modo, ya sea que vaya a verlos o que, estando ausente, solo tenga noticias de ustedes, sabré que siguen firmes en un mismo propósito, luchando unánimes por la fe del evangelio y sin temor alguno a sus adversarios, lo cual es para ellos señal de destrucción. Para ustedes, en cambio, es señal de salvación, y esto proviene de Dios. Firmes en un mismo propósito. Y ese mismo propósito es doble: luchar, unánimes por la fe del Evangelio, que refiere al cuerpo completo de la doctrina cristiana sin temor a los adversarios. Dicen que cuando el gato no está, los ratones arman parranda. Pablo dice el gato no estará, permanezcan firmes en un propósito, luchar unánimes por la fe del Evangelio. Leamos Éxodo 32:1-35, para recordar esa historia cuando los mandamientos fueron dados a Moisés y resulta que Moisés sube al monte a recibirlos de parte de Dios y se tarda. Vea lo que pasó: Al ver los israelitas que Moisés tardaba en bajar del monte, fueron a reunirse con Aarón y le dijeron: ―Tienes que hacernos dioses que marchen al frente de nosotros, porque a ese Moisés que nos sacó de Egipto, ¡no sabemos qué pudo haberle pasado!  Aarón les respondió: ―Quítenles a sus mujeres los aretes de oro, y también a sus hijos e hijas, y tráiganmelos.  Todos los israelitas se quitaron los aretes de oro que llevaban puestos, y se los llevaron a Aarón, quien los recibió y los fundió; luego cinceló el oro fundido e hizo un ídolo en forma de becerro. Entonces exclamó el pueblo: «Israel, ¡aquí tienes a tus dioses que te sacaron de Egipto!»  Cuando Aarón vio esto, construyó un altar enfrente del becerro y anunció: ―Mañana haremos fiesta en honor del Señor.  En efecto, al día siguiente los israelitas madrugaron y presentaron holocaustos y sacrificios de comunión. Luego el pueblo se sentó a comer y a beber, y se entregó al desenfreno.  Entonces el Señor le dijo a Moisés: ―Baja, porque ya se ha corrompido el pueblo que sacaste de Egipto. Demasiado pronto se han apartado del camino que les ordené seguir, pues no solo han fundido oro y se han hecho un ídolo en forma de becerro, sino que se han inclinado ante él, le han ofrecido sacrificios, y han declarado: “Israel, ¡aquí tienes a tu dios que te sacó de Egipto!” » Ya me he dado cuenta de que este es un pueblo terco —añadió el Señor, dirigiéndose a Moisés—. Tú no te metas. Yo voy a descargar mi ira sobre ellos, y los voy a destruir. Pero de ti haré una gran nación».  Moisés intentó apaciguar al Señor su Dios, y le suplicó:  —Señor, ¿por qué ha de encenderse tu ira contra este pueblo tuyo, que sacaste de Egipto con gran poder y con mano poderosa?  ¿Por qué dar pie a que los egipcios digan que nos sacaste de su país con la intención de matarnos en las montañas y borrarnos de la faz de la tierra? ¡Calma ya tu enojo! ¡Aplácate y no traigas sobre tu pueblo esa desgracia! Acuérdate de tus siervos Abraham, Isaac e Israel. Tú mismo les juraste qué harías a sus descendientes tan numerosos como las estrellas del cielo; ¡tú les prometiste que a sus descendientes les darías toda esta tierra como su herencia eterna!  Entonces el Señor se calmó y desistió de hacerle a su pueblo el daño que le había sentenciado.  Moisés volvió entonces del monte. Cuando bajó, traía en sus manos las dos tablas de la ley, las cuales estaban escritas por sus dos lados. Tanto las tablas como la escritura grabada en ellas eran obra de Dios.  Cuando Josué oyó el ruido y los gritos del pueblo, le dijo a Moisés: ―Se oyen en el campamento gritos de guerra.  Pero Moisés respondió: «Lo que escucho no son gritos de victoria, ni tampoco lamentos de derrota; más bien, lo que escucho son canciones».  Cuando Moisés se acercó al campamento y vio el becerro y las danzas, ardió en ira y arrojó de sus manos las tablas de la ley, haciéndolas pedazos al pie del monte. Tomó entonces el becerro que habían hecho, lo arrojó al fuego y, luego de machacarlo hasta hacerlo polvo, lo esparció en el agua y se la dio a beber a los israelitas.   A Aarón le dijo: ― ¿Qué te hizo este pueblo? ¿Por qué lo has hecho cometer semejante pecado?  ―Hermano mío, no te enojes —contestó Aarón—. Tú bien sabes cuán inclinado al mal es este pueblo.  Ellos me dijeron: “Tienes que hacernos dioses que marchen al frente de nosotros, porque a ese Moisés que nos sacó de Egipto, ¡no sabemos qué pudo haberle pasado!” Yo les contesté que todo el que tuviera joyas de oro se desprendiera de ellas. Ellos me dieron el oro, yo lo eché al fuego, ¡y lo que salió fue este becerro! 25 Al ver Moisés que el pueblo estaba desenfrenado y que Aarón les había permitido desmandarse y convertirse en el hazmerreír de sus enemigos, 26 se puso a la entrada del campamento y dijo: «Todo el que esté de parte del Señor, que se pase de mi lado». Y se le unieron todos los levitas. Entonces les dijo Moisés: «El Señor, Dios de Israel, ordena lo siguiente: “Cíñase cada uno la espada y recorra todo el campamento de un extremo al otro, y mate al que se le ponga enfrente, sea hermano, amigo o vecino”».  Los levitas hicieron lo que les mandó Moisés, y aquel día mataron como a tres mil israelitas. Entonces dijo Moisés: «Hoy han recibido ustedes plena autoridad de parte de Señor; él los ha bendecido este día, pues se pusieron en contra de sus propios hijos y hermanos». Al día siguiente, Moisés les dijo a los israelitas: «Ustedes han cometido un gran pecado. Pero voy a subir ahora para reunirme con el Señor, y tal vez logre yo que Dios les perdone su pecado». 31 Volvió entonces Moisés para hablar con el Señor, y le dijo: ― ¡Qué pecado tan grande ha cometido este pueblo al hacerse dioses de oro!  Sin embargo, yo te ruego que les perdones su pecado. Pero, si no vas a perdonarlos, ¡bórrame del libro que has escrito! El Señor le respondió a Moisés: ―Solo borraré de mi libro a quien haya pecado contra mí. Tú ve y lleva al pueblo al lugar del que te hablé. Delante de ti irá mi ángel. Llegará el día en que deba castigarlos por su pecado, y entonces los castigaré.  Fue así como, por causa del becerro que había hecho Aarón, el Señor lanzó una plaga sobre el pueblo. ¡Ah, qué tan fácil es desviarnos! Pero el Señor le dice a la iglesia de Filipos, por medido de Pablo, manténganse firmes en un mismo propósito, luchando unánimes por la fe del Evangelio y este habla desde Adán y Eva en perfecta comunión con Dios, que quebrantan en el pecado, y experimentan las consecuencias y entonces nacemos, ahora, con una naturaleza pecaminosa, conociendo el bien y el mal y tendiendo hacia el mal y empieza el sufrimiento de un pueblo escogido por Dios, porque es rebelde y a lo largo de esa historia del Antiguo Testamento escoge a un pueblo minúsculo para presentar Su gloria. Les pone leyes y reglas con tal que la gente entendiera que eran diferentes, incluida la circuncisión que no se practicaba en ese tiempo. Promete que del rey David vendrá un descendiente que es Jesucristo y nace de la Virgen María, Dios que se vistió de carne y huesos. Porque guardando la ley nadie será salvo, porque nadie puede y lo hemos hecho aquí, un inventario, de cuántos han mentido, cuántos han robado, cuántos han chismoseado, han hecho el mal. No podíamos, y porque no podíamos y porque era tan caro esto, imposible de pagar, Dios decidió, ser el que justifique por medio de Jesucristo, el justo que muere por el injusto, esto es lo que debemos de defender. Dios por medio de Jesucristo nos sustituye en la cruz y mi castigo recae en Él y ahora soy libre y la gratitud me lleva a honrarlo y a amarlo y sé que soy llamado a producir buenas obras, y si quebranto sus mandamientos debo arrepentirme prontamente y correr a la cruz, porque dicen las Escrituras: Yo les he dicho estas cosas, para que no pequen, pero si alguno peca abogado tenemos ante el Padre, a Jesucristo, el justo. Esto es lo que debemos defender y luchar por la fe del Evangelio, el pecado en nuestras vidas no significa que el Evangelio ha fallado, solo lo valida, porque dice todos han fallado, hay esperanza solo en Cristo, sin temor a sus adversarios. Cuando usted está en el Señor no le importa nada más, solo sabe que esta vida es una nada comparada con la eternidad. Sigue diciendo Filipenses 1:29-30 Porque a ustedes se les ha concedido no solo creer en Cristo, sino también sufrir por él, pues sostienen la misma lucha que antes me vieron sostener, y que ahora saben que sigo sosteniendo. La salvación en Cristo Jesús no sólo implica una resurrección con Cristo a una nueva vida, sino también el camino con nuestra cruz hacia el Gólgota. Cuando entendemos que la resurrección con Cristo implica también el camino al Gólgota aceptamos con fe, en Él, el sufrimiento. Pablo enfrenta cárcel y está sufriendo. Y dice que ellos mismos están sosteniendo la misma lucha, ¿qué lucha está sufriendo Pablo? Persecución, naufragó, lo azotaron, lo apedrearon y lo dejaron por muerto y se levantó y se sacudió el polvo y entró otra vez a la ciudad. Pablo estaba enfocado. Se nos ha permitido no solo creer en Cristo sino también sufrir.  Ánimo iglesia. Somos dichosos si sufrimos por causa de la justicia. 1 Pedro 3:13-17 dice Y a ustedes, ¿quién les va a hacer daño si se esfuerzan por hacer el bien? ¡Dichosos si sufren por causa de la justicia! «No teman lo que ellos temen, ni se dejen asustar». Más bien, honren en su corazón a Cristo como Señor. Estén siempre preparados para responder a todo el que les pida razón de la esperanza que hay en ustedes. Pero háganlo con gentileza y respeto, manteniendo la conciencia limpia, para que los que hablan mal de la buena conducta de ustedes en Cristo se avergüencen de sus calumnias. Si es la voluntad de Dios, es preferible sufrir por hacer el bien que por hacer el mal. Vemos lo que pasaba en la iglesia de Filipos. Su padre espiritual preso, pero a la distancia les dice pase lo que pase, compórtense de una manera digna del Evangelio. Manténganse firmes en un propósito, unánimes luchando por la fe del Evangelio, sin temor a los adversarios, se nos ha concedido no solo creer en Cristo sino sufrir por Él. ¿Qué significa este pasaje para nosotros? La obra es de Cristo y esta jamás se detendrá. Ni la persecución, ni el asesinato, ni la expulsión de cristianos de ciudades enteras ha extinguido el Evangelio y jamás se extinguirá. En una capacitación en Hawái, la riqueza más grande no fue casi el mes que estuve allí metido, porque básicamente todo lo sabía, par de cursos impresionantes, hemos sido entrenados en nuestra iglesia. La riqueza estuvo cuando estuve con todos mis amigos árabes, de países que ni siquiera sabía que existían y me enseñaban los machetazos y los orificios de las balas. Me decían que los habían expulsados de su ciudad. Y ver a esta gente orar y clamar porque sean luz no se compara en nada a la comodidad y el confort que el cristiano tiene en esta nación. La fe en Cristo, Su obra jamás se detendrá, porque lo ha prometido y Él a la cabeza, siempre habrá un remanente en los momentos más difíciles, porque en los buenos momentos no podemos hablar de fidelidad a Dios, la fidelidad solo puede existir en los malos momentos cuando viene la prueba. Con nosotros, sin nosotros y a pesar de nosotros la obra de Dios debe continuar. La Fráter es una iglesia cristiana para la familia que proclama el amor de Dios, manifiesta el poder del Cristo resucitado y persevera en el orden dado en la Biblia. Recuerdo que cuando regresé del Instituto Bíblico y fui a predicar a una pequeña iglesia de la zona 6, al final un pastor de una denominación grande en Guatemala me dijo el día que el pastor Jorge se muera, la Fráter se acaba. Y desde hace 21 años, en mayo, de trabajar para la Fráter, me he propuesto dos cosas: que sí él faltara, existiera una estructura que soportara las operaciones del llamado de ser la luz del mundo. Y por eso ahora hay un pastor asociado, cinco directores, 51 coordinadores de ministerios ad honorem, más de tres mil voluntarios, una iglesia comprometida en donde usted es parte de esta misión. Debe saber que el ser humano no es salvador, Jesucristo es el Salvador, yo necesito de su redención, yo no soy de hierro, yo me quiebro, yo quebranto sus mandamientos, necesito Su gracia y es que solo cuando alguien toca fondo y corre a la cruz, su vida está formada, solo en corazones humildes que tocan fondo y se corre a la cruz ocurre lo que dice la Escritura que el que se humilla será exaltado. Esto no habla de dinero, esto habla de posesión de lo que es más rico que la vida, que es nuestro creador, nos exalta a una posición que le llama hijo de Dios y su esperanza es eterna, sin importar lo que pase en esta Tierra, en esta Tierra su esperanza es eterna. No solo he trabajado si el Pastor falta, fielmente a su lado. Siéndole fiel a él, incluso cuando no estoy de acuerdo con ciertas cosas, porque eso es fidelidad. He trabajado también por si falto yo, por lo que les puedo decir con confianza que la iglesia no está a nombre de los López porque no es marca López, aunque somos de los líderes más visibles, pero no somos los únicos líderes. Esta iglesia es la obra de Dios, va a seguir adelante con nosotros, sin nosotros y a pesar de nosotros. Nuestro llamado siempre va a ser el mismo: comportándonos de una manera digna del Evangelio en donde brillemos ante el mundo, porque estábamos rotos y Él no nos remendó, nos hizo de nuevo y esa es nuestra esperanza, usted es la esperanza, usted es la luz. Yo estoy en el púlpito hablando y en la iglesia solo hay uno, pero usted es un púlpito caminante, es una Biblia abierta, tal vez la única que su vecino va a leer, usted es vital para el Reino. La gente no tiene que venir a Cristo, porque el pastor predica y hace el llamado, tenemos que escuchar más testimonios para que la gente venga a Cristo. allá en un restaurante tomando un café, que el papá diga mi hijo vino a Cristo, anoche mientras hicimos una fogata le prediqué el Evangelio. Que la gente diga mi vecino vino a Cristo porque vino a comer a la casa y le conté cómo vino Cristo a mí y Él es mi esperanza. La salvación es libre en Jesús de las consecuencias eternas de nuestro pecado. Hay perdón, hay esperanza eterna, pero también incluye el sufrimiento a causa de la obra. Hoy en Guatemala los cristianos somos fuertes, fuertes lo entiende la gente en cantidad, porque nuestra fuerza no está en nuestra fuerza, está en nuestra humildad. Nuestra fuerza no está en nuestra fuerza, está en nuestra mansedumbre. Nuestra fuerza no está en nuestra fuerza, está en nuestra sabiduría y nuestra fuerza no está en que nos está yendo bien, está en que, aunque nos vaya de la patada, como a Sadrac, Mesac y Abednefgo, que antes de ser lanzados al horno de fuego dijeron nuestro Dios puede librarnos, pero aun si no lo hace, jamás adoraremos a esa estatua. Se nos ha concedido también sufrir, Dios nos ha regalado ya 38 años de ser la Fráter y no somos un club, somos una congregación de los santos, no somos la iglesia, somos una iglesia dentro de más de veinte mil de Guatemala y unidos con la iglesia Universal que es el cuerpo de Cristo, sin pelear ni competir contra nadie, entendemos que nuestro llamado no es robar miembros de otras congregaciones sino robarle miembros a la congregación de Satanás y ser luz en las tinieblas para que aquel que se burla del Evangelio, mañana esté de rodillas en la iglesia adorando y alabando al Dios vivo que nos da esperanza eterna. Ese es nuestro llamado, que nada ni nadie nos mueva de las raíces profundas que tenemos que manifestar en medio de la prueba. Ahora más que nunca tomados de la mano de Dios, venga lo que venga sigamos adelante. Amo a mi papá, porque es mi papá.  pero mi fe no está en él, como la fe de mis hijos no descansa en mí, mi fe descansa en Jesucristo el autor y consumador de la fe, el único justo que murió en la cruz del Calvario por mis pecados y por los que puedo pararme acá y decir gracias Señor, soy una nueva creación en ti. Venga lo que venga, pase lo que pase lloremos de gratitud y en la dirección correcta.
Escuche

La fe viene por el oir…

 

Vea

Como en casa aún en el extranjero…