Abrazos-Banner

Lea

La esencia de prédicas para leer en menos de 5 minutos…

El Pastor Jorge nos enseñó que para interpretar las epístolas debemos leerlas en una sola sentada, tal y como usted lee el correo electrónico o los mensajes de WhatsApp y las leemos buscando encontrar qué ocasionó que se escribiera ese libro (Vea la prédica aquí: Cómo estudiar una epístola – Pastor Jorge H. López).  Todas las cartas del Nuevo Testamento son ocasionales, alguien las ocasionó por una mala conducta o una doctrina equivocada, porque estaban desanimados y entonces los escritores bíblicos inspirados por el Espíritu Santo escribieron lo que debían escribir. Nuestro trabajo es leer la Biblia, las cartas del Nuevo Testamento, en una sola sentada. Nuestro trabajo es que cada vez que la leamos encontrar la misma evidencia interna que el libro nos presenta, quién fue el autor, quiénes son los destinatarios, cuál es la ocasión del libro y qué dudas tenemos para investigar posteriormente. El problema es que muchas veces la leemos aplicándola a nosotros sin siquiera entender qué significó allá. Y por eso llegamos a conclusiones equivocadas.

Hoy comenzamos a estudiar la carta a los Filipenses. Básicamente lo que tenemos en las cartas del Nuevo Testamento es la conversación de un lado del teléfono de uno de los autores y nuestro trabajo es reconstruir lo que estaba ocurriendo para que podamos entender lo que ellos entendieron, porque la Biblia nunca puede significar lo que nunca pudo haber significado para el autor y para los destinatarios. Luego de entender el allá y en aquel entonces nos venimos al aquí y ahora y entonces aplicamos la Biblia a nosotros. El, problema es que muchas veces la leemos aplicándola a nosotros sin siquiera entender qué significó allá. Y por eso llegamos a conclusiones equivocadas.

Interprete esta llamada:

Aló

Vos, aquel lo tiraron por Miraflores. Ay no. ¿Llevaba casco? Menos mal que se lo puso esta vez. ¿Y cómo está?

La pierna derecha

A ¿dónde se lo llevaron?

A  al hospital

Pero ahí se muere la gente. Bueno, vamos a estar orando.

Hasta luego

¿Qué pasó con esta llamada? Atropellaron a un motorista. ¿Por qué motorista? Porque llevaba casco. ¿Dónde? Por Miraflores. ¿Se lastimó? Si, la pierna derecha. ¿A dónde lo llevaron? A un hospital público. Lo difícil es que dentro de cincuenta años Miraflores es posible que ya no se llame así, nadie entiende el “Mira”. ¿Qué será de ese hospital donde la gente dice que se muere? A saber. Y ahí entra el trabajo nuestro, con la misma evidencia interna del libro, encontrar qué es lo que nos dice. Y luego nos vamos a las otras fuentes, un diccionario bíblico qué es Filipos. Vamos a un comentario bíblico cuando tenemos duda de una interpretación que estamos haciendo en el texto. Esta es la importancia de leer la Biblia en el allá y en el aquel entonces para traer al aquí y al ahora, lo que se conoce como exégesis, que es traer a la superficie el significado original del autor. Los abogados lo hacen con la ley, cuál, fue el espíritu de la ley cuando se escribió, qué quisieron escribir en aquel entonces.

Hoy comenzamos con el libro de Filipenses. Si no ha leído esta semana, léalo completo una vez todos los días hasta el próximo fin de semana y lo leerá siete veces. El libro a los Filipenses fue escrito por el apóstol Pablo acompañado de Timoteo y les escribe a los cristianos en Filipos, una iglesia que fundó en una ciudad, la más importante de Macedonia. Todo esto se encuentra en  el libro de Hechos 16:12. Fue escrito cuando estaba preso, y lo escribe, precisamente, porque Epafrodito llegó  a visitarlo a la cárcel o al domicilio donde tenía permiso de estar bajo arresto domiciliario y le llevó una ofrenda de los filipenses de la iglesia. No es la primera vez que lo han ayudado.

Los quiere, aparentemente, más que a los de otra iglesia. De ellos se expresa muy bien. Epafrodito estando con él se enferma y está a punto de morir. Del otro lado se enteran, en Filipos, y entonces ahora que ha restablecido su salud lo envía de regreso a Filipos con una  carta. Y es una cata de agradecimiento por la ofrenda y es una carta donde no solo les agradece sino aprovecha para animarlos, para advertirlos y recordarle que siempre deben estar gozosos. Se los dice alguien que está en la cárcel.

Solo para que recordemos la importancia de esta carta, es en este libro donde Pablo dice “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”, estaba en la cárcel. Es en este libro donde dice “mi Dios suplirá todo lo que les falta conforme a sus riquezas en gloria” y por eso es la importancia de leerlo. Vamos a Hechos 16:12-15 y veamos cómo se origina esta iglesia para que podamos llegar a encontrar lo que Dios tiene para nosotros en los primeros versículos de este libro. Es el segundo viaje misionero del apóstol Pablo y dice De allí fuimos a Filipos, que es una colonia romana y la ciudad principal de ese distrito de Macedonia. En esa ciudad nos quedamos varios días. El sábado salimos a las afueras de la ciudad, y fuimos por la orilla del río, donde esperábamos encontrar un lugar de oración. Nos sentamos y nos pusimos a conversar con las mujeres que se habían reunido. Una de ellas, que se llamaba Lidia, adoraba a Dios. Era de la ciudad de Tiatira y vendía telas de púrpura. Mientras escuchaba, el Señor le abrió el corazón para que respondiera al mensaje de Pablo. Cuando fue bautizada con su familia, nos hizo la siguiente invitación: «Si ustedes me consideran creyente en el Señor, vengan a hospedarse en mi casa». Y nos persuadió.

Lidia no solo se convierte al Evangelio de Jesús, ese evangelio que nos dice que Dios es justo y castiga a todo pecador, pero el que es justo a la vez justifica por medio del sacrificio de Jesús en la cruz del Calvario, aquel que nos sustituye y nos llama a ser buenas obras. Así que Lidia, una comerciante, se convierte y también toda su familia. Pero más adelante dice en Hechos 16, que una jovencita se convierte al Evangelio, estaba endemoniada, oprimida por un espíritu de adivinación y Pablo echa fuera ese espíritu de ella. Por último un carcelero y toda su familia. Con ellos comienza esta iglesia que le ha mandado esta generosa ofrenda como leemos en Filipenses 4:14-19 Sin embargo, han hecho bien en participar conmigo en mi angustia. Y ustedes mismos, filipenses, saben que en el principio de la obra del evangelio, cuando salí de Macedonia, ninguna iglesia participó conmigo en mis ingresos y gastos, excepto ustedes. Incluso a Tesalónica me enviaron ayuda una y otra vez para suplir mis necesidades. No digo esto porque esté tratando de conseguir más ofrendas, sino que trato de aumentar el crédito a su cuenta. Ya he recibido todo lo que necesito y aún más; tengo hasta de sobra ahora que he recibido de Epafrodito lo que me enviaron. Es una ofrenda fragante, un sacrificio que Dios acepta con agrado. Así que mi Dios les proveerá de todo lo que necesiten, conforme a las gloriosas riquezas que tiene en Cristo Jesús.

Vamos a Filipenses 1:1-8 dice Pablo y Timoteo, siervos de Cristo Jesús, a todos los santos en Cristo Jesús que están en Filipos, junto con los obispos y diáconos – un obispo era un supervisor y un diácono alguien que ayudaba en cuestiones operativas como Esteban, en Hechos, que fue uno de los siete que escogieron y que no era cualquier gente porque miraban cuestiones operativas, se daba ayuda a las viudas, era gente ejemplar : Que Dios nuestro Padre y el Señor Jesucristo les concedan gracia y paz. Doy gracias a mi Dios cada vez que me acuerdo de ustedes. En todas mis oraciones por todos ustedes, siempre oro con alegría, porque han participado en el evangelio desde el primer día hasta ahora. Estoy convencido de esto: el que comenzó tan buena obra en ustedes la irá perfeccionando hasta el día de Cristo Jesús. Es justo que yo piense así de todos ustedes porque los llevo en el corazón; pues, ya sea que me encuentre preso o defendiendo y confirmando el evangelio, todos ustedes participan conmigo de la gracia que Dios me ha dado. Dios es testigo de cuánto los quiero a todos con el entrañable amor de Cristo Jesús.

Pablo comienza llamándolos santos y no les llamaba santos porque no hubieran pecado nunca, no solo les dice santos sino santos en Cristo Jesús y este es el mensaje que ellos recibieron cuando se convirtieron al Evangelio. Usted y yo tenemos una historia terrible|, unos más que otros, pero todos tenemos un pasado sucio. Jesucristo es el que murió en la Cruz, no solo para  borrar nuestros pecados sino para reconciliarnos con el Padre, a los santos en Cristo Jesús. Por eso dice Pablo y Timoteo siervos de Cristo Jesús a todos los santos en Cristo Jesús que están en Filipos. ¿Cómo puede un pecador llegar a ser santo? Y es arrepintiéndose de sus pecados y creyendo en el Evangelio de Jesucristo, en el que nos sustituye en la Cruz y nos da propósitos de vida eterna.

Si la vida solo es para esta Tierra, que triste. “Goza la vida, vive a lo loco que la vida dura poco”, dicen. Pero tenemos perspectiva eterna. No solo somos llamados a ser santos sino a obrar como santos. La Escritura es clara cuando dice que no existe justo ni aún uno, pero sí dice que el Señor nos creó desde el principio para buenas obras. Entonces somos declarados santos por el sacrificio de Cristo, pero ahora en gratitud a ese sacrificio surge de nosotros una obediencia por amor. El problema es que muchos no han entendido lo que es la gratitud y si se nos olvida vamos a tropezar inmediatamente.

Filipenses 1:3-5 dice  Doy gracias a mi Dios cada vez que me acuerdo de ustedes. En todas mis oraciones por todos ustedes, siempre oro con alegría, porque han participado en el evangelio desde el primer día hasta ahora. Cada vez que se acordaba de esta iglesia daba gracias, porque eran gente que participaba en el Evangelio desde el primer día. Daba gracias, dice, que oraba con alegría. ¿Será posible orar con alegría cuando se está preso? Imagínese que dice ya sea que me encuentre confirmando el Evangelio preso. Estar en Cristo no es estar exento de los problemas. Estar en Cristo es tener un gozo que va más allá de las circunstancias terrenales y temporales. Pablo oraba por ellos, porque se recordaba de ellos y recordar implica relación. Y relación implica tener memorias compartidas entre ellos y de su fidelidad con el Evangelio.

El domingo fuimos con mi esposa a celebrar 17 años de casados. El matrimonio no es fácil, eso ustedes lo saben. Los hombres nos casamos con mujeres, y solo eso ya es complicado, porque las mujeres son  especiales y los hombres también somos especiales, Dios nos hizo perfectos de esa manera,  tendemos a enamorarnos de lo opuesto a nosotros, pero cumplimos aniversario y nos amamos. Fuimos a desayunar, solo nuestra hija Ana Isabel no nos pudo acompañar, porque tenía que servir en la Vía Dolorosa. Cuando nos íbamos vi en una mesa a alguien que me pareció conocido en el colegio, me gradué en 1993, Tenía años de no verlo, no estaba en mi grado, estaba en uno o dos grados abajo. Como no tuvimos demasiada interacción en el colegio. Era portero de los buenos, me encantaba no solo como deportista sino por su actitud, era alguien correcto, respetuoso, un buen atleta, un buen estudiante. Lo quería ir a saludar. Estaba con su esposa y sus dos hijos, pero no me recordaba de su nombre. Al fin, y llegué lo saludé por su apellido y me saludó con mi nombre, hola Alex. Le dije a ella que se había casado con un buen hombre, íntegro, correcto, buen deportista, buen estudiante, se rayó.  Ah, memorias compartidas, cuando uno se junta con los amigos del colegio se habla de las “clavadas”, no se habla del futuro, que nos dieron en el colegio. Se recuerda uno de todo, de las  expulsiones, porque hay memorias compartidas y usted podrá dejar de ver a alguien por treinta años pero si fueron amigos, si tienen memorias compartidas, son amigos.

Pablo los recuerda, no porque llegó y les predicó y los tenía ahí nada más: oremos, váyanse. No, dice la Escritura en el libro de Hechos que todos los días en el templo y por las casas partían el pan, oraban y perseveraban en la doctrina de los apóstoles. Los recordaba porque esta iglesia había marcado su vida grandemente. No solo  le habían mandado dinero, vez tras vez, lo amaban. Epafrodito, el que llevó la ofrenda, pobre, como si le dijeran hijo vete a Xela a pie y con plata en efectivo. Recuerde que no era como ahora, como no había correo mandaban a Epafrodito. Cuando se sanó lo mandan de regreso con la carta. Ellos tenían una relación, por eso los recordaba y oraba y daba gracias a Dios por ellos, porque participaban en el Evangelio y esto no es solo vivirlo sino que cuando uno  participa del Evangelio lleva dos cosas implícitas: vivir y compartir. ¿Cómo somos los cristianos de corazón? ¿Somos los vecinos revoltosos del condominio? ¿Somos los trabajadores haraganes? ¿Somos los que vemos una necesidad y nos hacemos los indiferentes? Los cristianos somos gente que vive para dar. Y él oraba por ellos, porque desde el inicio habían participado en el Evangelio y permanecían fiel a él  y participar es vivir y compartir.

Sigue diciendo Estoy convencido de esto: el que comenzó tan buena obra en ustedes la irá perfeccionando hasta el día de Cristo Jesús. Sé que la imagen que tenemos de Cristo Jesús es un Cristo derrotado y crucificado, pero dice la Escritura que al tercer día resucitó y ascendió y está sentado a la diestra del Padre en el lugar de mayor importancia y un día Dios va a someter todo a Jesús. El príncipe de este mundo es el diablo y ese día Cristo Jesús tendrá lo que llamamos el Juicio del gran trono blanco y dice la Escritura que vivos y muertos, niños y adultos serán juzgados y Jesús juzgará. Cuando habla acerca del día de Cristo Jesús, se refiere a que así como Jesús vino una vez regresará por su Iglesia, vendrá como juez. Primero vino como Cordero que quita el pecado del mundo, ahora viene como león que juzga y Pablo está tan convencido que el que comenzó una buena obra en ellos la irá perfeccionando hasta el día de Cristo Jesús. No somos un producto final hasta nuestra muerte o hasta la venida de Cristo, ¿alguna vez conociendo el Evangelio ha quebrantado los mandamientos de Dios?

¿Quién no ha sido chismoso alguna vez? El chapín se junta a hablar y habla de otros. La gracia de Dios está para tomar al pecador, que ya no puede más, que está de rodillas como la mujer adúltera señalada y criticada y el Señor le dice ¿dónde están los que te condenaban? Ya no hay nadie. Ni yo te condeno. Vete y no vuelvas a pecar. Esa es la gracia. Por eso si ha fallado no se tire al abandono, doble rodillas, pida perdón y siga adelante. Por eso le tengo un poco de miedo al que me dice – yo no soy perfecto – porque siento que no está buscando honrar al Padre sino está buscando básicamente justificar su pecado continuo. Dice la Escritura: ¿vamos a pecar para que la gracia abunde? ¿Perseveraremos en el pecador? dice la versión RV-60, para que la gracia abunde. De ninguna manera. Si los que estamos en Cristo hemos crucificado el pecado. Pablo sabe que Dios los va a perfeccionar la obra hasta el día de Cristo Jesús, por eso tenga esperanza de su pareja. Mi esposa dice ahora te amo más que antes, porque hemos pasado por el fuego santificador de Dios. De repente me pone pruebitas también, pero es ahí donde el Señor nos perfecciona, donde aplicamos el perdón. Alguien dijo Dios no al divorcio, porque también dijo amen a sus enemigos. Oren por ellos, no los maldigan, bendíganlos. No venimos a Cristo para obtener solamente perdón de pecados, ahora que hemos obtenido el perdón de pecados debemos caminar en Él y buscar ser perfeccionados por Él hasta el día que vuelva por Su Iglesia o que nos llame a Su presencia, pero que nos encuentre siendo fieles, porque al final de cuentas si hoy se escribiera esta carta diría a los chapines santos, a los santos chapines que están en Guatemala el país de la eterna primavera.

Del versículo 7 en adelante, creo que resume lo que quiero se lleve hoy. Dice: Es justo que yo piense así de todos ustedes porque los llevo en el corazón; pues, ya sea que me encuentre preso o defendiendo y confirmando el evangelio, todos ustedes participan conmigo de la gracia que Dios me ha dado. Dios es testigo de cuánto los quiero a todos con el entrañable amor de Cristo Jesús. Esta es de las cartas más íntimas entre el apóstol Pablo y las iglesias que fundó, porque esta iglesia dio todo por él. Por qué los lleva en el corazón, por qué los quiere con el entrañable amor de Cristo Jesús. Probablemente es su iglesia favorita, porque participaban en el evangelio, estaban siendo perfeccionados. En la carta vamos a estudiar más adelante que, estuviera o no presente, obedecían. Claro, había divisiones, les pidió que se pusieran de acuerdo. Los llevo en el corazón. Los quiero a todos con el entrañable amor de Cristo Jesús.

El Pastor Jorge se encuentra en Perú, participando es una convención de distintos pastores. El sábado andaba en Machu Pichu. Si nos escribiera ¿qué nos pondría? Que le dijeran que tiene tres minutos de vida, mándeles una carta a los miembros de la Fráter, ¿qué nos pondría? Yo sé que sería del corazón, porque por 38 años ha desgastado por proclamar el Evangelio de Jesús y ustedes han creído en su visión y esa visión que fue de él ahora es de ustedes y ahora somos luz y ganando a Guatemala para Cristo. Somos una entre 20 mil iglesias que estamos proclamando a Jesús para transformar a la nación. Yo les pondría, después de Dios, ustedes han sido mi todo. Allí aprendí a ser amigo y a tener amigos, son lo máximo. Pablo demuestra aquí un afecto tan profundo, porque esta gente había creído en el  Evangelio, participaban en el evangelio que es vivir y compartir lo que vivimos. Era gente que llevaba en el corazón.

Le pregunto ¿a quiénes lleva en el corazón?  Pero más profundo es ¿quiénes lo llevan a usted en el corazón? El cristiano que vive como Jesús vivió, vive para que otros lo lleven en su corazón. Por eso dijo que hay más dicha en dar que en recibir. Y no solo se aplica en los recursos económicos, lo más caro en esta vida es el tiempo, es la misma vida. ¿A quiénes lleva en el corazón y por qué? Analice y se va a dar cuenta que es gente que ha dado la vida por usted. ¿Por qué en Guatemala mencionar a la mamá es un gran insulto? Porque la mayoría de madres fueron conectadas en el cielo por parte de Dios, no digo que todas porque hay algunas que están necesitadas de una transformación, para sentir ternura inmediata.

Si ve a una mujer llorando, al rato va a ver alrededor de ella a diez más llorando y nadie sabe por qué están llorando todas, pero todas están llorando. Es un insulto porque usted la lleva en el corazón, lo crio, lo amó, lo perdonó, lo instruyó, se quitó para darle, lo inspiró y lo recibió cuando nadie lo recibió. Podrá ser un gran empresario, hombre de éxito y ni entiende su mamá el negocio, pero usted le cuenta todos sus problemas. Conozco a alguien que su mamá era cristiana, pero él no. Tenía una gran crisis, envuelto en un gran escándalo en esta nación, pero llegó a la casa de la viejita y le dijo: mama, me acusan de esto y es falso. Tengo miedo, no sé qué hacer. La viejita le dijo arrodíllese aquí hijo, vamos a orar. Estuve en el funeral de su mamá y en ese momento la gente se quebranta porque la mamá se lleva en el corazón. Un amigo era el único cristiano en la familia. Me dijo que el día que muriera su mamá iba a fortalecer a todos. El día que murió la señora todos tranquilos, menos él.

Pablo los llevaba en el corazón, porque habían marcado su vida y él la vida de ellos. Cómo no llevar en el corazón a gente con la que se ha compartido, quiero que se lleve dos cosas importantes: de quién va a ser el Pablo. A quién va a ganar para Cristo, quién puede decir él me trajo a los pies de Cristo, él me compartió su testimonio, me habló cuando nadie me hablaba,  andaba perdido y él llegó; me invitó, me dedicó tiempo sufrí, pero aquí estoy siendo perfeccionado hasta el día de Cristo. De quién va a ser el Pablo. Segunda pregunta ¿quiénes lo van a llevar en su corazón? Pablo recordaba porque había memorias compartidas. Las mejores memorias compartidas son las de las células, de los retiros, de servir. Ese momento en el que se estamos y compartimos memorias compartidas. Es el sufrimiento cuando estamos en el hospital batallando por la vida de alguien en oración. Memorias compartidas de estar en las buenas y en las malas. Si no asiste a una célula, yo le animo, no se vaya de aquí sin ser como los filipenses, obedientes, pase a un Centro de Información para que lo ubiquen. Usted va a encontrar familia espiritual, si viene solo y si está solo va encontrar familia espiritual. Si viene con la familia y se va solo con la familia, queremos que se conecte, porque las memorias compartidas nos permite tener recuerdos compartidos, porque memorias compartidas nos permiten tener recuerdos que nos llevan a orar, por eso este tema se llama “Recuerdos que nos llevan a orar”.

¿De quién es el Pablo y quienes lo llevarán en el corazón? Una iglesia apática, indiferente es una iglesia que mata el Evangelio en su país, pero una iglesia que vive para ser luz transforma a su nación.

Escuche

La fe viene por el oir…

 

Vea

Como en casa aún en el extranjero…