Abrazos-Banner

Lea

La esencia de prédicas para leer en menos de 5 minutos…

Recuerdo unas vacaciones que fuimos al Puerto con mi papá, nos metimos a la piscina y todos resultamos con infección de oídos porque no había sido tratada el agua, pero lo que más recuerdo, además del dolor de oído, fue una noche que después de cenar salimos a la piscina. Mi papá se acostó en el suelo y los hijos son shutes siempre, metidos e imitadores, allí estábamos acostados algunos de los hijos viendo hacia el cielo y nos decía vean todas las estrellas. En esa época la iluminación del cielo era bien pobre y uno podía ver todo el firmamento y es que por los avances tecnológicos casi nunca vemos hacia el cielo, porque todo está iluminado en la Tierra.

Recuerdo una Navidad, estábamos en la casa de mi tía Ester quemando cohetes. Viendo al cielo de repente pasaron unas estrellas fugaces, las únicas que he visto en mi vida. El 14 de noviembre muchos estuvieron viendo al cielo, porque se dio la súper luna. En 1948 se vio la súper luna. Esto se debe a que la luna gira alrededor de una órbita elíptica, por lo que puede llegar muy cerca de la Tierra, pero cuando coincide con la luna llena, entonces se da el fenómeno celeste. Se vio en 1948, se repitió 2016 y nuevamente será en el 2038. El sistema de esta Tierra nos enfoca y nos hace ver hacia abajo. Todo está centrado en esta Tierra pero usted y yo somos ciudadanos del cielo y extranjeros en esta tierra y cuando vemos al cielo tenemos que hablar de Dios, cuando vemos hacia el cielo estamos pensando en los que es el trono de Dios y este 2017 debe comenzarlo y terminarlo viendo hacia sel cielo. Es decir, poniendo su mirada en Cristo Jesús autor y consumador de la fe. La resolución para este Año Nuevo es que no vamos a faltar a la Fráter. El desafío es que este 2017 mire hacia el cielo pero también lo termine así.

Los escritores bíblicos no tenían esa distracción en la Tierra porque básicamente no había luz. Hoy se enciende un switch y se prenden las luces de todos lados. Vamos al Salmo 8:1y veamos lo que el salmista decía acerca del cielo y después vamos a leer otros dos Salmos más y dice Oh Señor, soberano nuestro, ¡qué imponente es tu nombre en toda la tierra! ¡Has puesto tu gloria sobre los cielos! Vamos más adelante en Salmo 19:1Los cielos cuentan la gloria de Dios, el firmamento proclama la obra de sus manos. Salmo 73:25-26 ¿A quién tengo en el cielo sino a ti? Si estoy contigo, ya nada quiero en la tierra. Podrán desfallecer mi cuerpo y mi espíritu, pero Dios fortalece mi corazón; él es mi herencia eterna. El cielo es un lugar inaccesible, a menos que estemos en un avión y ellos no tenían esos avances y al ver al cielo pensaban en Dios.

Examinemos las razones por las que debemos ver hacia el cielo. Para comenzar este 2017 viendo hacia el cielo y terminarlo así, porque lo estamos comenzando pero solo Dios sabe la noticia de cuántos vamos a terminarlo, pero hay razones que nos obligan a ver hacia el cielo, porque los humanistas ven hacia el suelo, ven hacia la tierra y nosotros que somos hijos de Dios tenemos que reconocer que vemos hacia el cielo porque Él es Creador. Debemos ver hacia el cielo porque Él nos creó, nos formó. No venimos de la nada, porque ¿cuándo la nada ha producido algo? ¿Cuándo el desorden ha producido orden? ¿Cuándo la negligencia ha producido excelencia? Dios es el Creador.

El salmista en Salmo 139:1-18 hablaba de Dios y de la Creación y dice Señor, tú me examinas, tú me conoces. Sabes cuándo me siento y cuándo me levanto; aun a la distancia me lees el pensamiento. Mis trajines y descansos los conoces; todos mis caminos te son familiares. No me llega aún la palabra a la lengua cuando tú, Señor, ya la sabes toda. Tu protección me envuelve por completo; me cubres con la palma de tu mano. Conocimiento tan maravilloso rebasa mi comprensión; tan sublime es que no puedo entenderlo. ¿A dónde podría alejarme de tu Espíritu? ¿A dónde podría huir de tu presencia? Si subiera al cielo, allí estás tú; si tendiera mi lecho en el fondo del abismo, también estás allí. Si me elevara sobre las alas del alba, o me estableciera en los extremos del mar, aun allí tu mano me guiaría, ¡me sostendría tu mano derecha! Y si dijera: «Que me oculten las tinieblas; que la luz se haga noche en torno mío», ni las tinieblas serían oscuras para ti, y aun la noche sería clara como el día. ¡Lo mismo son para ti las tinieblas que la luz! Tú creaste mis entrañas; me formaste en el vientre de mi madre. ¡Te alabo porque soy una creación admirable! ¡Tus obras son maravillosas, y esto lo sé muy bien! Mis huesos no te fueron desconocidos cuando en lo más recóndito era yo formado, cuando en lo más profundo de la tierra era yo entretejido. Tus ojos vieron mi cuerpo en gestación: todo estaba ya escrito en tu libro; todos mis días se estaban diseñando, aunque no existía uno solo de ellos. ¡Cuán preciosos, oh Dios, me son tus pensamientos! ¡Cuán inmensa es la suma de ellos! Si me propusiera contarlos, sumarían más que los granos de arena. Y si terminara de hacerlo, aún estaría a tu lado.

Aquí vemos los atributos de Dios el Todopoderoso, el que siempre ha existido, el Omnipotente. Vemos al que está en todas partes, su gloria cubre toda la Tierra. El omnipresente. Vemos a Dios que todo lo conoce, que nada se le escapa de su pensamiento ni de sus ojos. A ese Dios omnisciente, vemos a un Dios que nos creó para relacionarse con nosotros. Por eso debemos ver hacia el cielo, porque Dios es nuestro creador y lo que nos espera es la promesa de vida eterna en el cielo, pero no solo debemos ver hacia el cielo porque Él es el creador, debemos ver hacia el cielo porque de Él somos.

Usted no está solo en esta Tierra. Cuando los discípulos ven que Jesús les dice que va a morir, les dice no se entristezcan porque yo me voy a prepararles un lugar y me los llevaré conmigo. Por eso, estos once discípulos se quedaron después del suicidio de Judas y al que sustituyeron en su lugar dieron su vida por el Evangelio, porque entendían quién era el creador y de quién eran. Génesis 1:25-31, recodemos la creación. Dios hizo los animales domésticos, los animales salvajes, y todos los reptiles, según su especie. Y Dios consideró que esto era bueno, 26 y dijo: «Hagamos al ser humano a nuestra imagen y semejanza. Que tenga dominio sobre los peces del mar, y sobre las aves del cielo; sobre los animales domésticos, sobre los animales salvajes, y sobre todos los reptiles que se arrastran por el suelo.» Y Dios creó al ser humano a su imagen; lo creó a imagen de Dios. Hombre y mujer los creó, y los bendijo con estas palabras: «Sean fructíferos y multiplíquense; llenen la tierra y sométanla; dominen a los peces del mar y a las aves del cielo, y a todos los reptiles que se arrastran por el suelo.» También les dijo: «Yo les doy de la tierra todas las plantas que producen semilla y todos los árboles que dan fruto con semilla; todo esto les servirá de alimento. Y doy la hierba verde como alimento a todas las fieras de la tierra, a todas las aves del cielo y a todos los seres vivientes que se arrastran por la tierra.» Y así sucedió.  Dios miró todo lo que había hecho, y consideró que era muy bueno. Y vino la noche, y llegó la mañana: ése fue el sexto día.

Debemos ver hacia el cielo, porque de Él somos. Si quiere pelearse con alguien siéntese con un diseñador que le ha impreso algo, con un arquitecto que le ha hecho algo, el arquitecto está más acostumbrado a que le rayen todo, pero el diseñador gráfico siente como que lo están apuñalando cuando le rayan algo, porque esa es su creación, es de ellos y nosotros somos de Él, porque somos Su creación y sus caminos son vida, son paz, son salud al cuerpo, son fortaleza al alma, sus caminos son perfectos. Por eso dejó sus mandamientos para evitarnos sufrir, no para evitarnos vivir.

Aixa y yo nos casamos en el 2000 y fue estratégico y si me preguntan cuántos años de casados llevo digo que 16, no se me olvida. Nos hicimos novios, me recuerdo del bono 14. Recuerdo cuando mi esposa me avisó de la proximidad del parto de Ana Isabel, yo estaba en un Retiro espiritual de hombres – cuando empezábamos con los retiros para hombres-. Esa noche me acosté y lloré porque esa niña era mía. Al siguiente día que nació llegué al hospital, no estaba en la sala y pregunté por ella y me dijeron que estaba en la sala cuna, porque pedimos que no le dieran pacha, biberón, porque queríamos que solo fuera pecho. La encontré abrazando y dándole de mamar y contemplando a su bebé, porque esa niña era nuestra.

Cuando los seres humanos entendamos que debemos ver hacia el cielo, porque Dios nos creó y porque somos de Él vamos a entender que Dios no es alguien con el que yo me peleo sino es el que está a mi favor, es el que quiere, como un padre, el bienestar de sus hijos y no solo un bienestar temporal en esta Tierra sino un bienestar eterno donde ya no hay injusticia, un mundo caído ni un cuerpo que se revela ante nuestro espíritu que nos lleva a través de la naturaleza pecaminosa a querer pecar. Somos de Él y por eso debemos ver hacia el cielo. Comenzar este 2017 y terminarlo no solo en la Casa del Señor sino leyendo Su Palabra, sosteniendo Su obra, conectándonos con una célula y teniendo amigos y familia.

Tenemos cuatro hijos, dos biológicos y dos que nacieron del corazón – Ana Isabel y Juan Marcos, Evelyn y Darly –  Y Darly fue la primera en llegar, llegó a nuestra casa de seis años y medio. Fuimos al Consejo Nacional de Adopciones, pasamos por los talleres, exámenes psicológicos. Mis hijos fueron a exámenes psicológicos, exámenes médicos, con la trabajadora social y luego nos escogieron a una niña. Esa niña había estado en una Casa Hogar sin papá y mamá durante seis años y medio, pero desde el momento que decidí que era mía, era mía. Vi la foto y dije es mi hija, no había firmado nada, no la conocía, ni sabía en qué hogar había estado, pero ya sabía que era mía. Hasta el nombre se cambió y ahora se llama Darly Alejandra, por la mamá, López García y dice orgullosa que ya tiene sus papeles. Antes no pertenecía, ahora es hija. Y eso es lo que hace Dios nuestro Señor con nosotros, todo pecador no pertenece a la familia de Dios hasta que se arrepiente de sus pecados y cree que con sus obras no puede enmendar su pecado, únicamente Jesús, el Hijo de Dios que se vistió de carne y hueso y habitó en medio de nosotros, pudo sustituirnos en la cruz del Calvario y el justo muere por los injusto.

Un domingo veníamos de una boda, en Panajachel, el lunes nos entregaban a nuestra segunda hija, Evelyn. Usted no sabe lo que se siente que es suya pero todavía no es suya, porque es suya pero no la puede proteger, guiarla, enseñarla. En el camino llamamos a una de las personas que la cuidaban y preguntamos si podíamos hablar con ella, estaba feliz. Le dijimos que al día siguiente íbamos por ella. Le pasé a la mamá y teníamos el teléfono en alta voz y de pronto escuchamos un grito aterrador: un niño había llegado a gritarle, como se iba del hogar la estaban tratando muy mal. Ella se puso a llorar con un gran sentimiento y decirnos que ya no quería estar en ese lugar, que llegáramos por ella. Podía desviarme e ir por ella, era mía, pero no era mía todavía. – Hoy no, pero llegaremos mañana y para siempre seremos tus papás y nunca más pasarás por esto –. Y es que si yo siendo malo, imperfecto puedo escoger que alguien sea mía, imagínese a Dios que nos creó y nos formó y ver a sus hijos que agarran su camino y Él cuánto ha de sufrir. Quiere protegernos. Debemos ver hacia el cielo porque Él es el creador pero a la vez porque somos de Él y cuando alguien es de alguien no importa. No está solo y si se siente solo es porque quiere, porque Dios le dice aquí está tu Padre perfecto, ven a mis brazos, aquí hay un fuente inagotable de amor, aquí está el que te puede restaurar y sin importar tu pasado, tus pecados, tus dolores, tus desgracias. Yo te hago de nuevo. Ese es el Evangelio de Jesús, las iglesias están llenas de los peores que fueron transformados y algunos que en el camino se volvieron a tropezar y fueron restaurados.

Uno de nuestros líderes de célula de jóvenes estaba predicando en su célula y su hermano perdido y ni siquiera entraba a la célula. Al tiempo, este hermano, que le entraba al fresco, se arrepiente de sus pecados y empieza a llegar a la célula de él, pero el hermano original que era cristiano se va al mundo. Otra vez empieza a entrarle con más fe. Cuenta este líder que estaba sentado en la célula y el hermano que era cristiano entraba bien borracho. Hoy los dos están sirviendo al Señor, porque ha sido restaurado y ese es el corazón del Padre Dios, nuestro creador, que nos formó para relacionarnos y quiere que entendamos que somos creación de Él, somos suyos.

Pero no solo debemos de ver hacia el cielo porque Él es el Creador y le pertenecemos, sino debemos ver hacia el cielo porque es un Juez justo. Adán y Eva pecaron y destruyeron el plan original de Dios, usted que está estudiando el segundo nivel de la Facultad de la Fe y Liderazgo lo comprende mejor, si no está inscrito hágalo, está fantástico. Viene a estudiar acá a las 8 de la mañana, con ocho personas en una mesa, todos leen juntos, ven sus dos lecciones, toman cafecito, luego vienen al servicio. Son cuatro módulos que estamos estudiando, muy sencillos pero profundos a la vez. Adán y Eva pecaron y destruyeron el plan original de Dios, Génesis 3:6-7 nos lo recuerda y dice La mujer vio que el fruto del árbol era bueno para comer, y que tenía buen aspecto y era deseable para adquirir sabiduría, así que tomó de su fruto y comió. Luego le dio a su esposo, y también él comió. En ese momento se les abrieron los ojos, y tomaron conciencia de su desnudez. Por eso, para cubrirse entretejieron hojas de higuera. Estaban desnudos y no se avergonzaban, es más, cuando Adán estaba solo Dios dice que no es bueno que el hombres esté solo, le voy a hacer una ayuda adecuada. Lo duerme y de la costilla forma a la mujer. Y ¿cómo se la presentó? ¿Con ropa interior de Victoria Secret? Se la presentó desnuda y le dijo a Adán aquí está. Adán dijo esta sí es carne de mi carne y hueso de mi huesos y será llamada mujer.

Por eso le digo a los jóvenes que no se preocupen de llegar inexpertos sexualmente hablando al matrimonio, a Adán y a Eva no les enseñaron y encontraron como y su misión era multiplicarse y llenar la Tierra. Dios es amor pero a la vez es justo y debemos entender que su amor no invalida su justicia y su justicia no invalida su amor. Dios es amor, pero a la vez es justo. 1 Juan 4:8 nos dice El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor. Pero a la vez Hebreos 13:4 dice Tengan todos en alta estima el matrimonio y la fidelidad conyugal, porque Dios juzgará a los adúlteros y a todos los que cometen inmoralidades sexuales. Y vemos al final de cuentas en Apocalipsis el juicio del gran trono blanco en donde todos seremos juzgados y recibiremos nuestro merecido. Y Salomón dice al final de su libro teme a Dios y guarda sus mandamientos, porque esto es el todo del hombre, porque Él trae toda obra a juicio buena o mala aun realizada en secreto.

Dios es amor pero a la vez es justo y como justo da consecuencias, castiga. Adán y Eva recibieron la consecuencia de su pecado. Génesis 3:16-19 dice A la mujer le dijo: «Multiplicaré tus dolores en el parto, y darás a luz a tus hijos con dolor. Desearás a tu marido, y él te dominará.» Al hombre le dijo: «Por cuanto le hiciste caso a tu mujer, y comiste del árbol del que te prohibí comer, ¡maldita será la tierra por tu culpa! Con penosos trabajos comerás de ella todos los días de tu vida. La tierra te producirá cardos y espinas, y comerás hierbas silvestres. 19 Te ganarás el pan con el sudor de tu frente, hasta que vuelvas a la misma tierra de la cual fuiste sacado. Porque polvo eres, y al polvo volverás.» Y luego en los versículos 2-24 dice Entonces Dios el Señor expulsó al ser humano del jardín del Edén, para que trabajara la tierra de la cual había sido hecho. Luego de expulsarlo, puso al oriente del jardín del Edén a los querubines, y una espada ardiente que se movía por todos lados, para custodiar el camino que lleva al árbol de la vida. En Génesis 4:8 vemos como Caín se levanta y mata a Abel, el primogénito de los primeros seres humanos y se convierte en un asesino, porque desde el pecado de ellos tendemos hacia el mal. Somos malos. Compré mi carro, qué te parece. – Está un poco golpeado, pero cada quien con sus posibilidades –. Somos malos. Se dice que el ochenta por ciento de las conversaciones que las personas tienen son acerca de otras: chismes y hablar de los demás.

Nuestras mamás fueron amor, pero también eran justicia. Una mamá enojada doblega a un Kaibil con la mirada. La ira de Dios no lastima, destruye porque es justo, pero a la vez es amor.

Debemos de ver hacia el cielo, porque Él es nuestro creador, porque de Él somos, porque es un Juez justo y pagará a cada quien según sus obras. Debemos de ver hacia el cielo, porque sus misericordias son nuevas cada mañana. Adán y Eva pecaron y se quedaron desnudos y cosieron hojas de higuera. Imagínese para ellos después de estar desnudos y no tener vergüenza y ahora experimentar las consecuencias del pecado: vergüenza, miedo, consecuencias. Y entonces ¿qué hace este Dios que es amor, pero a la vez es justo pero sus misericordias son nuevas cada mañana? Génesis 3:21 Dios el Señor hizo ropa de pieles para el hombre y su mujer, y los vistió. Hizo ropa de pieles, no llamó al proveedor de pieles, unos animales murieron para cubrir su desnudez. Todo esto apuntaba al Nuevo Testamento de aquel que cubre la desnudez como la de aquella mujer adúltera a la que le dice Jesús dónde están los que te condenan. Ya no están Señor. Ni yo te condeno, vete y no vuelvas a pecar. Y cubre su desnudez espiritual. Lo recuerda, Adán es el primer pecador. Ese sacrificio apuntaba al segundo Adán, a Jesús que cubría nuestra vergüenza y nos redimía del pecado.

Romanos 5: 6-21 dice A la verdad, como éramos incapaces de salvarnos, en el tiempo señalado Cristo murió por los malvados. Difícilmente habrá quien muera por un justo, aunque tal vez haya quien se atreva a morir por una persona buena. Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros. Y ahora que hemos sido justificados por su sangre, ¡con cuánta más razón, por medio de él, seremos salvados del castigo de Dios! Porque si, cuando éramos enemigos de Dios, fuimos reconciliados con él mediante la muerte de su Hijo, ¡con cuánta más razón, habiendo sido reconciliados, seremos salvados por su vida! Y no sólo esto, sino que también nos regocijamos en Dios por nuestro Señor Jesucristo, pues gracias a él ya hemos recibido la reconciliación. Por medio de un solo hombre el pecado entró en el mundo, y por medio del pecado entró la muerte; fue así como la muerte pasó a toda la humanidad, porque todos pecaron. Antes de promulgarse la ley, ya existía el pecado en el mundo. Es cierto que el pecado no se toma en cuenta cuando no hay ley; sin embargo, desde Adán hasta Moisés la muerte reinó, incluso sobre los que no pecaron quebrantando un mandato, como lo hizo Adán, quien es figura de aquel que había de venir.

Pero la transgresión de Adán no puede compararse con la gracia de Dios. Pues si por la transgresión de un solo hombre murieron todos, ¡cuánto más el don que vino por la gracia de un solo hombre, Jesucristo, abundó para todos! Tampoco se puede comparar la dádiva de Dios con las consecuencias del pecado de Adán. El juicio que lleva a la condenación fue resultado de un solo pecado, pero la dádiva que lleva a la justificación tiene que ver con una multitud de transgresiones. Pues si por la transgresión de un solo hombre reinó la muerte, con mayor razón los que reciben en abundancia la gracia y el don de la justicia reinarán en vida por medio de un solo hombre, Jesucristo. Por tanto, así como una sola transgresión causó la condenación de todos, también un solo acto de justicia produjo la justificación que da vida a todos. Porque así como por la desobediencia de uno solo muchos fueron constituidos pecadores, también por la obediencia de uno solo muchos serán constituidos justos. En lo que atañe a la ley, ésta intervino para que aumentara la transgresión. Pero allí donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia, a fin de que, así como reinó el pecado en la muerte, reine también la gracia que nos trae justificación y vida eterna por medio de Jesucristo nuestro Señor.

Debemos de ver hacia el cielo, porque sus misericordias son nuevas cada mañana, porque su compasión está allí para nosotros. Lamentaciones 3:2-23 dice Pero algo más me viene a la memoria, lo cual me llena de esperanza: El gran amor del Señor nunca se acaba, y su compasión jamás se agota. Cada mañana se renuevan sus bondades; ¡muy grande es su fidelidad! Qué hacer ahora que comenzamos el 2017. No solo asista hoy, venga todas las semanas. El mundo nos mete que a donde vamos nos tienen que hacer algo especial para que nos sintamos bien, si va al cine y la película es mala se levanta y se sale, pero a la iglesia viene a rendir honor y gloria al Todopoderoso, viene a la iglesia a fortalecer al que está caído, viene a la iglesia a darle a Dios lo que le ha dado económicamente, viene a encontrar esperanza eterna. No solo asista aquí a la iglesia, porque si asiste y se va a su casa está solo. Tenemos numerosas células por las casas, son grupos pequeños de miembros de la Fráter que lo va a recibir con amor, que le van a abrir las puertas de su casa, que le van a permitir ser parte de esa familia espiritual y lo van a cuidar, amar, enseñar y aconsejar. Ellos también están en la carrera de la fe enfrentando las luchas que todos enfrentamos. Pase al Centro de Información.  Ubíquese en una  célula, vaya. Por las casas hay familias espirituales esperándole. Lea la Palabra de Dios a diario porque la Biblia nace en el corazón de Dios, por eso es relevante.

El corazón del hombre jamás cambia, es el mismo de siempre; es más, su cuerpo jamás cambia, es el mismo siempre. Hasta que muera será redimido, pero Dios sabe que el corazón perdido del hombre Él lo puede transformar. Lea la Palabra,  no le digo que empiece a leer diez capítulos, pero que tal si por lo menos lee uno al día, en 260 días termina de leer el Nuevo Testamento. Qué tal si lee uno de lunes a viernes y descansa sábado y domingo con la familia, en el año terminó de leer el Nuevo Testamento. Aquí hay sabiduría, conocimiento y existe para impartirnos discernimiento, esperanza eterna.

Sea un fiel diezmador y sostenga la obra de Dios. Todo lo que tiene la Fráter no está a nombre de los López, está a nombre de la iglesia, el colegio es de la iglesia. Todo es de la iglesia y si mañana me dicen que me vaya, me voy con mis cajas, porque esto es del Señor. Todo lo que tenemos es de Él, como mínimo creemos en la Fráter, tenemos que dar el diez por ciento de nuestros ingresos para los fondos de la congregación. Comparta de su fe con otros que no conocen de Dios. Miremos cuántos somos y nos vamos a dispersar a lo largo y ancho de Guatemala y podemos ser los voceros de Cristo. Aquellos que hablan en silencio con su actitud y su mirada, su servicio y diligencia en el trabajo demuestran que el cristiano  es excelente porque no sirve al jefe sino al Jefe

Estudie en la Universidad de la Fe y Liderazgo, tenemos dos niveles. El primer nivel se llama “Mis primeros pasos”, para que usted en ocho meses, una hora y media a la semana aprenda de lo básico de la doctrina de la fe cristiana. Todos los domingos de 8 a 9 y media y otros de doce en adelante estudian en Fraternidad Cristiana de San Cristóbal. Estudian juntos. Pase a los Centros de Información, la ofrenda es de Q25.oo, recibe su manual. Luego está el segundo nivel, si se inscribió y se quedó atrás no se preocupe. Vaya al Centro de Información que lo inscriban para comenzar el primer domingo del mes y en una mesa ocho personas juntas van a estudiar para que tengan un horario de estudio con el apoyo de otras personas. Y así podrá estudiar el segundo nivel.

Vamos a comenzar este año adorando el nombre de Dios, todo en esta Tierra apunta a la Tierra, los anuncios, imagen, dinero, tener. No nos dejemos absorber. Debemos levantar la mirada y ver hacia el cielo, porque allá está nuestro creador del que somos, es el Juez justo, aquel cuya misericordia es nueva cada mañana. Señor, obra en mi vida este año, transfórmame de nuevo y yo pueda ser verdaderamente ese hombre o mujer conforme al carácter de Jesús y pueda correr a ti y creer en Tu Palabra.

Escuche

La fe viene por el oir…

 

Vea

Como en casa aún en el extranjero…