LibrosPastorJorgebanner01

Abrazos-Banner

Lea

La esencia de prédicas para leer en menos de 5 minutos…

¿Se ha fracturado alguna vez? Yo no he tenido esa experiencia ni la envidio. ¿Se ha fracturado no solamente en un pedazo de hueso o ha tenido múltiples fracturas? Imagínese, usted que es fanático del Barsa y de repente fracturan a Messi, ¿de qué le sirve Messi al Barsa? de nada. Cuando alguien está fracturado, ya no funciona bien y si tiene fracturado el brazo, la clavícula, la pierna y la columna vertebral, ese cuerpo no funciona, porque está fracturado y por eso, cuando un cuerpo se fractura hay que proceder inmediatamente a repararlo. El año pasado mi esposa, que nunca había tenido una fractura, le abrieron la espalda, le fracturaron unas vértebras para poder liberar la médula espinal que estaba presionada y le causaba muchos dolores, pero no le dejaron fracturado ahí, le pusieron unas barras de metal, le pusieron seis tornillos para unirlas nuevamente. Y gracias a Dios que quedó bien. He visto algunos programas de magos que hacen prestidigitación y una serie de actos. ¿Han visto aquel acto en el que parten a una mujer en dos y separan el cuerpo? Uno se ríe porque no sabe que es truco, si usted va a su casa y lo practica con un serrucho de verdad y pone a su mamá ahí, no le aconsejo, porque un cuerpo dividido, un cuerpo partido no funciona.

En Guatemala, en otros países, hemos visto noticias que realmente son macabras, noticias de personas que desmiembran cuerpos humanos. Es increíble, hace algunos años apareció una cabeza en la Roosevelt, otra frente al Congreso de la República, cuatro cabezas más en otros lados. Una persona decapitada ya no se puede juntar otra vez. Desmembrar un cuerpo humano es una de las prácticas más macabras que ocurren. Algunos piensan que lo hacen porque aparte de manifestar el odio, la venganza, el desquite, el rencor, llevan una práctica religiosa satánica en que rinden culto al diablo. Un cuerpo desmembrado es un cuerpo destruido.

Lo que me llama la atención es que así como se fractura el cuerpo humano, se puede volver a unir, aún con mucho dolor, en algunos casos con mucha dificultad. También se puede fracturar, separar, se puede dividir una iglesia. Y una iglesia fracturada, una iglesia separada, desmembrada, ya no puede funcionar, así como Messi o como Cristiano, como Diego Costa, en el fútbol, una vez que está fracturado, desmembrado ya no puede funcionar como debe ser. Por eso es que Pablo nos hace una pregunta capital, ¿está dividido Cristo? No. Cristo no está dividido, no está fracturado, no está desmembrado y por eso es que nos exhorta la Palabra de Dios a mantenernos unidos en Cristo, en Cristo somos uno, un solo Dios, una sola la fe, un solo bautismo, un solo Dios y padre de nuestro Señor Jesucristo. Tenemos que vivir unidos, no permitir que el cuerpo de Cristo sea fracturado, desmembrado y dividido, porque entonces estamos incapacitando la labor del cuerpo de Cristo en la Tierra.

1 Corintios 1:10-13 leemos lo que el apóstol Pablo aconseja a la Iglesia en Corinto, la cual estaba experimentando divisiones. Tomó un tono muy conciliador y muy suave. “Les suplico, hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que todos vivan en armonía. Es muy importante vivir en armonía. Es mejor comer un bocado seco y en paz en el desierto, que una mesa de banquetes en casa llena de contiendas. No hay cosa más terrible que en su casa haya contiendas, no pasa la comida. Es muy importante que todos vivíamos en armonía, y luego añade: y que no haya divisiones entre ustedes, sino que se mantengan unidos. Hay que mantenernos unidos, porque el “pueblo unido jamás será vencido”. Y esa es la verdad, la unión hace la fuerza, las Américas unidas, unidas vencerán. Es importante que nosotros nos mantengamos unidos, que no permitamos las divisiones, porque esa unidad granítica hace que seamos imparables y Jesucristo dijo: y las puertas del infierno no prevalecerán ante la iglesia, porque estará unida siempre en Cristo nuestro Señor.

Sino que se mantengan unidos en un mismo pensar y en un mismo propósito. Digo esto, hermanos míos, porque algunos de la familia de Cloé me han informado que hay rivalidades entre ustedes. Algunos fueron a visitar a los de la iglesia de Corinto, regresaron a donde estaba Pablo y le contaron. Pablo, allá en Corinto los hermanos se están tirando los platos. Están peleándose entre ellos, hay rivalidades, hay celos, hay contiendas, hay chismes, hay intrigas. Y por eso Pablo decidió escribir esta carta. Las cartas de Pablo siempre fueron correctivas, siempre fueron para decirle a la iglesia cómo hacer las cosas bien, cómo corregirse, cómo hacer buen uso de los dones del Espíritu Santo, y aquí les está diciendo me han informado que hay rivalidades entre ustedes. Me refiero a que unos dicen: «Yo sigo a Pablo»; otros afirman: «Yo, a Apolos»; otros: «Yo, a Cefas»; y otros: «Yo, a Cristo.» ¡Cómo! ¿Está dividido Cristo? ¿Acaso Pablo fue crucificado por ustedes? ¿O es que fueron bautizados en el nombre de Pablo?

Y Pablo en esta misma carta, en el capítulo 3:1-5 les dice. Yo, hermanos, no pude dirigirme a ustedes como a espirituales sino como a inmaduros,apenas niños en Cristo. Les di leche porque no podían asimilar alimento sólido, ni pueden todavía, pues aún son inmaduros. Mientras haya entre ustedes celos y contiendas, ¿no serán inmaduros? ¿Acaso no se están comportando según criterios meramente humanos? Cuando uno afirma: «Yo sigo a Pablo», y otro: «Yo sigo a Apolos», ¿no es porque están actuando con criterios humanos? Después de todo, ¿qué es Apolos? ¿Y qué es Pablo? Nada más que servidores por medio de los cuales ustedes llegaron a creer, según lo que el Señor le asignó a cada uno. Una señal de inmadurez es que usted tiene celos y tiene contienda. ¿Y por qué lo ponen a él a cantar y a mí no, si yo canto puro jilguero? Y ¿por qué lo ponen a él al frente de ese grupo, de esa red, de ese ministerio si yo tengo muchos años de estar aquí en la iglesia? Y ¿por qué lo ponen a él si yo soy más inteligente que él, además yo soy buen amigo del pastor…? Cuando tiene celos, contiendas, usted es un inmaduro. Puede ser un niño inmaduro si reacciona con celos y contiendas ante las cosas que están pasando en su célula, y por eso debemos tener mucho cuidado.

¿Quién fue Apolos? Hay un breve bosquejo de la vida de Apolos en Hechos 18:24-24, miren ustedes quién era este personaje: “Por aquel entonces llegó a Éfeso un judío llamado Apolos, natural de Alejandría. Era un hombre ilustrado y convincente en el uso de las Escrituras. Había sido instruido en el camino del Señor, y con gran fervor hablaba y enseñaba con la mayor exactitud acerca de Jesús, aunque conocía sólo el bautismo de Juan. Comenzó a hablar valientemente en la sinagoga. Al oírlo Priscila y Aquila, lo tomaron a su cargo y le explicaron con mayor precisión el camino de Dios”. Apolos era de Alejandría, una de las ciudades de la antigüedad donde había mucha cultura. Tres universidades en la antigüedad: Atenas, Tarso y Alejandría, y cualquiera que dijera yo soy de Alejandría estaba diciendo como hoy diría alguien yo soy exalumno de Harvard, exalumno de Oxford, de Cambridge, de la Universidad de San Carlos, la USAC. Se supone que una persona graduada de Alejandría era culta y así era Apolos, le llamaban el pico de oro, porque tenía facilidad de palabra, tenía una mente muy académica, muy ilustrada, impresionaba el escucharlo. Y había un grupo que se hizo fan de Apolos. El Facebook de Apolos hoy en día hubiera sido muy grande, porque los intelectuales buscaban a Apolos, porque Alejandría era el centro de la actividad intelectual. Ahí los eruditos habían hecho una ciencia de alegorizar las Escrituras, encontrando los significados más recónditos en los pasajes más simples.

Los alejandrinos eran muy entusiastas por las elegancias literarias. Fueron, en realidad, los que intelectualizaron el cristianismo, los que decían pertenecer a Apolos eran, sin duda, los intelectuales que estaban haciendo que el cristianismo se convirtiera rápidamente en una filosofía en lugar de una religión. Entonces dentro de la congregación habían unos que decían: yo soy de Apolos, con eso se daban el tupé de decir yo soy intelectual, soy ilustrado, yo lo entiendo. Hay predicadores que hablan de tal manera que dejan a la gente con la boca abierta. Y después les pregunta usted ¿y de qué predicó? No sé, pero predicó bonito. Es muy importante predicar, pero predicar como predicaba Jesucristo. De tal manera que lo entienda hasta el más ignorante de los presentes, que lo entiendan los niños, que lo entiendan los académicos y que lo entienda todo el mundo. Por eso el mensaje de Jesucristo era sin tanto recoveco, muy sencillo: “el sembrador salió a sembrar y parte de la semilla…”, contaba una historia.

También estaban los que decían pertenecer a Cefas. ¿Y quién era Cefas? Vamos a la Escritura, Juan 1:40-42 ahí aparece Cefas por primera vez en la Biblia: Andrés, hermano de Simón Pedro, era uno de los dos que, al oír a Juan, habían seguido a Jesús.Andrés encontró primero a su hermano Simón, y le dijo: —Hemos encontrado al Mesías (es decir, el Cristo). Todos hacemos mucho énfasis en que al final del ministerio Jesús le preguntó a sus discípulos: algunos piensan que soy un profeta, algunos piensan que soy un maestro, pero ustedes ¿quién dicen que soy? Y Pedro dijo: tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Pero se le quedó en la cabeza a Pedro hasta el final del ministerio de Jesús. El hermano de Pedro, modestia aparte, lo entendió desde el primer día. Por eso es que Andrés le dijo a Pedro: hemos conocido al Mesías, es decir, al Cristo. Andrés fue quien conoció a Jesús primero y luego invitó a su hermano Pedro. ¿De dónde aparece Cefas? Veamos lo que sigue diciendo: Luego lo llevó a Jesús, quien mirándolo fijamente, le dijo:

—Tú eres Simón, hijo de Juan. Serás llamado Cefas (es decir, Pedro). El tercer nombre judío de Pedro.

Lo más probable es que se tratara de judíos que intentaban enseñar que el hombre debía observar la ley judía. Eran legalistas que exaltaban la ley y que al hacerlo empequeñecían la gracia. Recuerden que la Iglesia al principio era cien por ciento formada por judíos. Jesús era judío, María era judía, los discípulos eran judíos, los ciento veinte que estaban en el Aposento Alto y recibieron el bautismo con el Espíritu Santo era judíos. Los primeros, los tres mil, que se convirtieron en Jerusalén eran judíos. La Iglesia al principio era judía completamente, y para ellos era normal que al nacer un niño había que circuncidarlo, para ellos era normal que guardaran el sábado como un mandamiento de la ley, porque eran judíos. De repente empezó llegar el Evangelio a los gentiles y los gentiles no se circuncidaban, no guardaban el sábado, comían camarones y los judíos no, comían marrano.

Eso era la diferencia entre los judíos y los gentiles y por eso hubo el primer gran concilio internacional de la Iglesia cristiana. Fue precisamente para ver si todos los cristianos gentiles iban a seguir la práctica judía al igual que los judíos cristianos, pero no fue así, se estableció que a los creyentes gentiles no se les obligara a llevar toda la carga de la ley sino que solo guardaran de comer ahogado, es decir que en vez de retorcerle el pescuezo a la gallina hay que degollarla, que dejaran de tomar sangre y se abstuvieran de fornicación. Eso está establecido en el libro de los Hechos, que fue lo único que se instruyó para los cristianos no judíos, pero todo el montón de judíos, parecía normal guardar el montón de leyes del Antiguo Testamento, de ritos y tradiciones.

Pareciera que en la iglesia de hoy existen cosas similares, algunas que son muy intelectuales y les gusta tipo Apolos, otros que son personas que quieren ir de regreso a la ley del Antiguo Testamento y son judaizantes y quieren conducirse como judíos en la época de la ley y no como cristianos en la época de la gracia. Cuando Jesucristo vino, el vino a cumplir la ley y a establecer la gracia. Estamos en la época de la gracia, eso no quiere decir que no obedezcamos los mandamientos del Señor, quiere decir que tenemos el Espíritu Santo en nuestros corazones, que ha escrito la ley en nuestros corazones y no está escrita la ley en dos tablas de piedra que nadie puede cumplir, sino que ahora con la ayuda del Espíritu Santo la podemos cumplir.

Algunos iban con Cefas, o sea Pedro, que es reconocido como el apóstol de los judíos y Pablo como el apóstol de los gentiles, yo soy de Pablo decían otros. ¿Quién era Pablo? Era aquel judío celoso de su religión, que persiguió al cristianismo, capturó, torturó y hasta participó en la muerte de Esteban, el primer mártir de la iglesia. Y este Pablo era de los que impresionaba a la gente, porque recibió la revelación de la gracia de Dios. Y Pablo fue quien nos enseñó que nosotros no vivimos por la ley sino vivimos por la gracia. Y sin duda aquellos que habían escogido a Pablo como el líder de su partido, principalmente eran gentiles, porque Pablo les decía, ustedes no tienen que sufrir la circuncisión.

Gentiles buscando en Pablo ese Evangelio de la libertad cristiana y del fin de la ley. Es muy probable que en ese partido se quisiera convertir la libertad en licencia y utilizar su cristianismo como excusa para hacer lo que quería y señalar a la libertad cristiana como justificativa. El indicativo cristiano siempre trae apareado el imperativo cristiano. Habían olvidado que el indicativo de las buenas nuevas trae consigo el imperativo de la ética cristiana. Se habían olvidado que no habían sido salvos para ser libres para pecar sino para no hacerlo. El Señor nos hizo salvos para ser libres y no seguir pecando. Pablo escribe donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia, entonces, dicen algunos, pequemos para que la gracia abunde más. Y ahí nacen grupos como aquel conocido “creciendo en gracia”. Nunca vamos a agotar la gracia de Dios, así que si yo quiero adulterar puedo adulterar porque la gracia de Dios me perdona. Y si quiero matar, robar, engañar, quiero hacer lo que sea, entonces la gracia de Dios es mayor, es suficiente.

La gracia de Dios no puede ser agotada por ningún pecado, pero cuando nosotros hemos sido perdonados por la gracia de Dios es para dejar de pecar, no para continuar pecando, por eso cuando dicen: perseveremos en el pecado para que la gracia abunde, Pablo responde: de ninguna manera. Tenemos a ese grupo dentro de la iglesia que seguía a Pablo, que decía me gusta la enseñanza de Pablo, porque me enseña que yo puedo pecar y ser perdonado, pecar y ser perdonado y como dicen en estos días de la Semana Mayor en Guatemala: el que peca y reza empata.

La gracia de Dios no es licencia para pecar. Me hace pensar en aquel personaje del cine que se llama el Agente 007, que es licenciado para matar, tiene licencia para matar. En Guatemala nos visitan actores famosos y cuenta que una vez estuvo el agente 007 en Atitlán y al lanchero le dice: sabes quién soy. No, quién es. Bond, James Bond. Tú cómo te llamas le dijo al lanchero. Dro, Pe-dro. No tenemos licencia para pecar, así que deja de chupar Pedro, deja de adulterar Juan, deja de estafar María. No tenemos licencia para estar pecando.

Algunos decían que pertenecían a Cristo, ¿por qué? esto puede haber significado una de dos cosas: la primera, en los manuscritos griegos no existe puntuación ni espacio entre las palabras, puede que no se esté describiendo a ningún partido, puede ser que se trate de un comentario del mismo Pablo. Quizá tendríamos que puntualizarlo de la siguiente manera: yo soy de Pablo, yo soy de Apolos, yo soy de Cefas, pero yo pertenezco a Cristo, que bien suena así. Y en segundo lugar, si no es así y si en realidad es que hay un partido, debe haber existido una pequeña secta rígida y farisaica, cuyos miembros pretendían ser los únicos cristianos verdaderos de Corinto. Su verdadera falta no estaba en decir que pertenecían a Cristo si no en actuar como si este les perteneciera a ellos. Quizá sea la descripción de un pequeño grupo intolerante y santurrón.

En todas las ciudades del mundo hay un pequeño grupo intolerante y santurrón que piensa que si usted no es parte de ese movimiento, de ese grupo de la iglesia, está fuera de Cristo. Es más, oí alguno en Guatemala decir: nosotros somos la novia de Cristo, las otras iglesias son las concubinas. Ya hicieron adúltero a Cristo. Cristo tiene una sola novia y usted a lo mejor es el lunar de la novia, pero ahí está. Tenemos que tener una realidad, Jesús es el líder de líderes, gracias por los Apolos, por los Pablos, por los Cefas o Pedros, pero sobre todo, gracias por nuestro Señor Jesucristo, porque Él es nuestro máximo líder en la Iglesia universal.

El hombre tiende a tomar partido, a ponerse de lado de alguien, a exaltar al hombre y de esta manera se divide el cuerpo de Cristo, porque dentro de la iglesia se forman no partidos políticos sino partidos espirituales, que terminan por destruir la obra de Dios. Pablo pregunta ¿está dividido Cristo? ¿Acaso Pablo fue crucificado por ustedes o es que fueron bautizados en el nombre de Pablo? El apóstol Pablo muestra lo ilógico de los razonamientos de los cristianos en Corinto y se pone como ejemplo para demostrar que es un simple mortal y Jesús es el inmortal. Recuerdo a un famoso predicador en Guatemala, reconocido en muchas partes del mundo que él le decía a su círculo íntimo de seguidores y también a un círculo muy abierto que él no se iba morir. Decía: yo no voy a ver la muerte, yo voy a estar aquí cuando Cristo venga, no voy a morir. Pero yo les puedo ir a mostrar la tumba donde descansan sus huesos, porque nosotros somos simples mortales. Todas las semanas nos informan que se murió el hermano fulano, la hermana fulana, el joven, el niño. Prepárese que un día van a decir que usted se murió y hay que estar preparados. El único inmortal es Cristo Jesús y gracias Él nosotros resucitaremos un día para estar eternamente con nuestro Señor.

Déjeme darle unos consejos bíblicos para mantener unido al cuerpo de Cristo.

1 Reconozca que Jesús es la cabeza del Cuerpo de Cristo. Él es la máxima autoridad. Efesios 1:22, dice: Dios sometió todas las cosas al dominio de Cristo, y lo dio como cabeza de todo a la iglesia. ¿La cabeza de la Iglesia es Bill Graham, Luis Palau, Jorge López? ¡Es Cristo Jesús! Efesios 4:15-16 dice: Más bien, al vivir la verdad con amor, creceremos hasta ser en todo como aquel que es la cabeza, es decir, Cristo. Por su acción todo el cuerpo crece y se edifica en amor, sostenido y ajustado por todos los ligamentos, según la actividad propia de cada miembro.

Dios puso por cabeza de la iglesia a Cristo. Ni Apolos, ni Cefas, ni Pablo eran cabeza más que líderes en la iglesia. Cristo Jesús es la única cabeza de la iglesia.

2 Reconozca que todo líder terrenal tiene un rol, pero es parte del Cuerpo de Cristo, no es la cabeza del cuerpo de Cristo. Isaías 42:8: Yo soy el Señor; ¡ése es mi nombre! No entrego a otros mi gloria, ni mi alabanza a los ídolos. ¿A quién debemos dar toda la gloria? ¡A Cristo!

Hace algunos años estaba en el hospital Centro Médico, estaba agonizando una de las fieles de la iglesia, la señora Chiqui de Marroquín, muy querida, muy conocida, miembro de ese cuerpo inicial con el que fundamos la Fráter. Y se moría, el pastor Edmundo Madrid, que en paz descanse, se me acercó y me dice: pastor, qué hace usted en estos casos. Aquí tiene una mujer que es líder del movimiento de mujeres Aglow, que es líder en su iglesia, que es una sierva del Señor, total, se desató en elogios y luego me dice: Pastor, ¿qué hace ahí, se ora, se ayuna, se reprende, se queman cuadros, se queman alfombras, se queman cosas, y de todas maneras se mueren, qué hace usted? Yo he aprendido que soy un instrumento en las manos de Dios, le dije, pongo las manos sobre el enfermo y si sana le doy la gloria a Dios y si no sana, le paso el problema a Dios. Si Dios no me da la gloria, tampoco acepto el descrédito. Así que todo se lo dejo a Dios, yo soy únicamente un instrumento del Señor, soy un mensajero. Así que no maten al mensajero, yo solo vengo en el nombre de Jesús. Pero a veces nosotros, porque una persona ora por un enfermo y sana maravillosamente, le empezamos a dar una aureola de santidad y de gloria y le hacemos reverencia, porque es el grande. Hermanos, en el reino de Dios el que quiere ser grande, debe ser el servidor de todos. No podemos dejar que se nos hinche la cabeza, porque entonces la corona se achiquita.

3 Apártese de los que causan divisiones y dificultades. El consejo es sabio, mire lo que dice Romanos 16:17 Les ruego, hermanos, que se cuiden de los que causan divisiones y dificultades, y van en contra de lo que a ustedes se les ha enseñado. Apártense de ellos. Hay que apartarse de ellos. Si usted tiene una amiga que llega a su casa a decirle: “yo vi a tu esposo un poco, demasiado cercano con la fulanita de tal. Y tú eres tan buena gente, ten cuidado”. Puede que esté sembrando cizaña para separarla de su esposo. Y si alguien llega a la célula y le dice: “mira, porque a ti nunca te ponen de líder de célula, eres tan espiritual, cuando yo estoy cerca de ti hasta siento la presencia del Señor. Deberías ser líder. Cuando oras se siente que hasta los ángeles bajan”. ¿Por qué no te ponen de líder en la célula? Yo te he oído cantar y cuando cantas un jilguero se queda atrás, cantas precioso. Pero solo a la Tonita ponen a cantar, ¿por qué no te ponen a cantar? Tú eres un cantante extraordinario, ya viste que solo ponen a fulano, ahí hay algo malo en ese liderazgo.” Están sembrando cizaña.

Usted se viene a sentar y ve cantar a la Tonita y dice, yo canto mejor que ella. Deberían ponerme a mí. Hay que tener mucho cuidado, porque viene a causar dificultades. Mire Romanos 16:18 “Tales individuos no sirven a Cristo nuestro Señor, sino a sus propios deseos. Con palabras suaves y lisonjeras engañan a los ingenuos”. Oí decir a un joven, yo me tuve que separar de ese círculo de amigos y ahí estaba mi padrino de bodas, me tuve que separar, porque me hablaban mal de mi pastor, mal de mi líder, hablaban mal de la iglesia, hablaban mal de todo el mundo y yo me dije: no puedo seguir aquí. Me van a causar daño.

¿Recuerda cómo Satanás convenció a Eva? En qué forma se la acercó en el jardín del Edén, en forma de serpiente y dice que andaba recta y le habló a Eva y le dijo: con que dice Dios que ustedes no pueden ni ver, ni tocar, ni comer de este árbol de ciencia del bien y del mal. Y Eva respondió y entonces le dice lo que pasa es que Dios no quiere que coman de esa fruta, porque entonces ustedes van a ser como Dios. Y empezó a decir, voy a ser como Dios, qué alegre y empezó a pensar en una serie de cosas y entonces desobedeció a Dios y agarró y comió del fruto y después embarrancó al marido. ¿Fue como Dios Eva? Inmediatamente le dijeron por haber comido de esto de aquí en adelante con dolor parirás a tus hijos y afuera del jardín del Edén, vayan a trabajar más duro, que les cueste. Y a la serpiente le dijo de hoy en adelante terminarás arrastrándote.

Y he visto que estos que causan divisiones y con palabras lisonjeras le dicen y meten veneno en contra de sus autoridades, de sus padres, de sus líderes terminan como la serpiente arrastrados por una serie de conflictos, problemas, enfermedades y hasta muertes, terribles. Por eso Pablo dice que hay que apartarse de los que causan divisiones. Dígale a su mujer si no te compones ya no me voy a juntar con vos. Hay algunos que de verdad no se componen. Conozca la motivación y el grupo objetivo de los que causan divisiones y dificultades, tales individuos no sirven a Cristo nuestro Señor, sino a sus propios deseos.Con palabras suaves y lisonjeras engañan a los ingenuos. Es cierto que ustedes viven en obediencia, lo que es bien conocido de todos y me alegra mucho; pero quiero que sean sagaces para el bien e inocentes para el mal.

Si usted tiene a alguien que le está causando división y dificultad comuníquelo a sus líderes inmediatos, para que no sigan sembrando con palabras suaves y lisonjeras división, a través de engañar a los ingenuos. Las divisiones en las iglesias se dan cuando se toman partido y se pierde el enfoque que Cristo es la cabeza, no cualquier otro líder, pero usted y yo queremos que la iglesia sea una, un solo Dios, una sola fe y un solo bautismo, un solo Señor y unidos vamos a enfrentar al enemigo y unidos vamos a crecer para ser a la imagen y semejanza de Cristo Jesús.

Escuche

La fe viene por el oir…

 

Vea

Como en casa aún en el extranjero…