LibrosPastorJorgebanner01

Abrazos-Banner

Lea

La esencia de prédicas para leer en menos de 5 minutos…

      ¿Cuántos han tenido tentaciones en la vida? Tentaciones, estas nos llegan a todos por igual. Nadie se escapa, usted dirá pero mi abuelita con esa cara tan angelical. Sí, también tuvo sus tentaciones y cayó en muchas. Mi mamá, pero si tan santa que es, también cayó. Mi hijo, no puede…Sí, su hijo también. Todos los seres humanos estamos expuestos a las tentaciones, todos los días las enfrentamos en todo lugar, y en todo momento la experimentamos todos. La Biblia dice en 1 Corintios 10:13 “Ustedes no han sufrido ninguna tentación que no sea común al género humano”.

          Todos los seres humanos tenemos como común denominador ser tentados y todos caemos en tentación alguna vez y, muchos, todas las veces. Es importante entender que el género humano sea la persona de raza negra, blanca, amarilla, cobriza, café, no importa el color de la piel se cae en tentación. Está sujeto a las tentaciones. Jesús mismo ¿fue tentado? Sí, ¿cayó en tentaciones? No, pero sí sabe qué es ser tentado. En Lucas 4:1-2dice “Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán y fue llevado por el Espíritu al desierto. Allí estuvo cuarenta días y fue tentado por el diablo. No comió nada durante esos días, pasados los cuales tuvo hambre”.

          Jesús supo lo que es la tentación del poder. Usted se encuentra en una posición de poder, tiene tentaciones. Jesús supo lo que eran las tentaciones de poder, el diablo le dijo: Si postrado tú me adoras, te daré todos los reinos de este mundo. Así que lo que siente cualquier político, cualquier gobernante Jesús lo sintió, con la gran diferencia que Él la venció. Jesús tuvo la tentación de la codicia y de la lujuria. Sin embargo, no cayó en ella, aunque fue tentado. Por eso nos entiende, sabe lo que usted y yo sentimos cuando somos tentados. Y hablando del poder, uno de los reyes del Antiguo Testamento, el primer rey de Israel fue tentado.

          En 1 Samuel en los capítulos 15 y 16 puede encontrar la historia de Saúl, se dice de él, que entre todo el ejército de Israel era el hombre más alto, le sacaba por lo menos una cabeza a los más altos. Este hombre tenía la capacidad de gobernar, sin embargo, fue tentado por el orgullo, la envidia y no honrar a Dios, cayó ante esa tentación. Y como primer rey de Israel fue desechado y en su lugar fue puesto un joven llamado David, quien además fue su yerno, fue el vencedor de Goliat y esto lo catapultó a la fama. De David decían: Saúl mató a los mil, y David a los diez mil, y eso le afectó al rey al ver que había un joven admirado y reconocido. Recuerde que Saúl tuvo miedo, al igual que todo el ejército de Israel, de enfrentarse a los filisteos y fue ese joven David el que se enfrentó y los venció.

          Saúl sentía celos, envidia de él, lo quiso matar, lo persiguió e hizo todo lo posible por destruirlo. Cayó ante una de las tentaciones del poder: eliminar al que pueda llegar a ser competencia para nosotros, eliminar a aquellos que llevan más crédito, más fama que nosotros. En vez de integrarlos a nuestro equipo para compartir con ellos el éxito en el gobierno. Luego que Saúl es quitado, David es colocado como el nuevo rey de Israel, David tuvo sus tentaciones, no las mismas del rey anterior, pero otras en las que también cayó ante ellas.

          2 Samuel 11 y 12 dice que: en su lugar puso a David, un hombre conforme al corazón de Dios, pero el rey David también cedió ante la tentación de los placeres sexuales. No levante la mano, pero ¿ha caído usted ante la tentación, ante los placeres sexuales? David un día se levantó tarde en el palacio y vio por la ventana a una mujer que se estaba bañando. ¿Qué hace un hombre cuando ve a una mujer desnuda basándose? No dio la vuelta inmediatamente y se fue, sino que se le quedó viendo. Y como tenía el poder pidió que le llevaran a esa guapa señora que se estaba bañando, y ella muy obediente también corriendo llegó al palacio y allí David y Betsabé se dieron a una fiesta sexual y disfrutaron el uno y el otro de los placeres eróticos que tenemos cada uno en nuestro cuerpo.

          ¿Qué pasó a raíz de eso? Betsabé mandó un mensaje a David en donde le informaba que estaba embarazada. Las tentaciones tienen sus consecuencias, si usted cae en una tentación tiene consecuencias y este David, como cualquier otro hombre reaccionó cuando le dijeron eso, seguramente pensó ¿será mío? Y le dijo ella, sí es tuyo, mi marido está en la guerra, tú lo mandaste con el ejército, recuerda que mi esposo es militar. Entonces David como buen político, como buen estratega, muy diplomático dijo: Traigan a Urías de la batalla para acá. El hitita llegó ante el llamado y se presentó ante el monarca y le dijo: mi rey aquí estoy, qué quiere.

          –Me han contado que está muy dura la batalla–. Sí, mi rey, está muy dura la batalla. –¿Está muy difícil allá? – . ­Yo te traje para que descanses un poco, te relajes, visites a tu esposa, que tengas una buena noche allí con ella–. Pensó, si Urías pasa una noche con su mujer, ya tengo a quien echarle el niño. Y esa noche dijo David, ya lo resolví. A la mañana siguiente, temprano, se levantó y vio al hitita en el Palacio porque se quedó a dormir en uno de los pasillos. El rey le dijo –¿Y no te fuiste a dormir con tu esposa? – No rey David, todos mis soldados están allá durmiendo a la intemperie, en el fragor de la batalla y ¿cómo iba yo a dormir con mi esposa? Esta si no me salió, dijo David. Y ¿ahora qué hago? Cayó en otra tentación del poder, agarró una hoja de papel y empezó a escribir una carta, llamó a Urías y le dijo: lleva esta carta a tu superior que decía: cuando estén en el fragor de la batalla dejen solo a Urías el hitita para que lo maten”. Y así hicieron.

          David, si lo ubicamos hoy en día, se hubiera puesto ante las cámaras de CNN, Fox News y todos los noticieros del mundo, para informar: ha muerto en batalla uno de nuestros héroes, Urías, pero yo como un rey magnánimo me voy a hacer cargo de la viuda. Todos dijeron qué buena gente. Eso fue lo que hizo, por supuesto que pasaron los días y un día llegó Natán, el profeta y le fue a decir: “Un hombre recibió visitas y tenía cien ovejas y en vez de matar una de las cien ovejas para servirle a sus visitas le quitó al vecino la única oveja que tenía. ¿Qué hay qué hacer con este hombre?”. Y David dijo: hay que matarlo, merece la muerte. Teniendo cien ovejas por qué le quita la única que tenía aquel.

          Natán le dijo ese hombre eres tú. Teniendo tantas mujeres le quitaste a Urías el heteo la única que tenía. Allí cayó arrepentido, Dios le perdonó sus pecados, pero el niño que nació de esa unión enfermó gravemente y murió. Dos ejemplos de la antigüedad, veamos algunos ejemplos de la actualidad. Ha oído hablar del empresario Bernard Madoff. Este hombre fue sentenciado a más de 150 años de cárcel. Ese hombre de pelo gris, corbata oscura, muy interesante aparece como un hombre loable, muy respetable, pero este hizo la estafa más grande de todos los tiempos.

          Tras ser encontrado culpable, a Madoff se le impuso una condena de 150 años de cárcel por realizar una de las mayores estafas de la historia, cuyo monto se calcula en algo así como cincuentas mil millones de dólares. Probablemente usted ya está llegando a su primer millón de dólares, o tal vez no tiene un millón de dólares, pero este tenía cincuenta mil millones. La estafa consistió en tomar capitales a cambio de grandes ganancias que al principio fueron efectivas, pero que años más tarde se evidenció consistían en un sistema piramidal. Madoff, con fama de filántropo, no sólo engañó a entidades bancarias y a grupos inversores, también fueron víctimas de su estafa algunas fundaciones y organizaciones caritativas, principalmente de la comunidad judía de Estados Unidos, de la que Madoff era un personaje principal.

           Aquí en Guatemala hemos tenido muchas experiencias de estas. ¿A cuántas personas afectó Bernard Madoff? ¿Cuáles fueron las consecuencias? No solo afectó a miles de personas, dice que el 11 de diciembre del 2010, en el segundo aniversario del arresto de Bernard, se encontró muerto a su hijo mayor, Mark Madoff, de 46 años. Éste, y su hermano Andrew, denunciaron las estafas de su padre después de que él mismo les revelara la forma en que ganaba tanto dinero. Si bien se demostró que los hijos no tenían conocimiento de los negocios de su padre, Mark y su hermano han sido víctimas de los negocios y numerosas acusaciones y demandas durante estos años. El cuerpo fue encontrado colgado, con una correa de perro, de una tubería del techo, con señales de suicidio. El mismo día vencía el plazo del abogado encargado de liquidar los fondos del financiero para reunir el dinero para indemnizar a las víctimas.

          Siempre que cedemos a la tentación hay consecuencias grandes para el que cede y para los demás. Berni, como le llaman cariñosamente, está preso, no creo que sobreviva a la sentencia, su hijo mayor se suicidó y toda su familia lleva el estigma de la estafa sobre ella. Quien roba, afecta a quien roba y a su familia que lo ama. Quien miente, afecta a quien miente y a todos los demás involucrados. Quien comete adulterio afecta a su pareja, a sus hijos, a su familia y a todos los que lo aman. Quien dice falso testimonio afecta a otros y a todos los que tienen una relación personal con la persona de quien inventó el falso testimonio. Quien envidia afecta a otros pues vive amargado y deseándole el mal al que tiene. Y en todos los casos anteriores el pecador, aquel que quebrantó los mandamientos de Dios también sale afectado. Y sí usted cae ante la tentación de las drogas, del alcoholismo, del tabaquismo se encargará usted mismo de sufrir las consecuencias y de que otros las sufran. Cuando usted se estrelle con su carro, por ir en estado de ebriedad, contra otro vehículo afectará a muchas familias más.

          ¿Por qué caemos ante la tentación? Porque la tentación guía nuestro pensamiento hacia los beneficios y los placeres y todo lo atractivo pero no nos permite ver las consecuencias de caer en esa tentación. Si el joven que se emborracha nada más por la alegría de estar con sus amigos y sentirse eufórico y relajado y escandaloso, no piensa que al conducir así se va ir a matar. Cuando Dios le prohibió a Adán y a Eva comer del Árbol que estaba al centro del jardín le dijo que no lo tocaran que de lo contrario morirían. Conocían el mandamiento, conocían las consecuencias. Les dijo no coman de ese fruto, y entonces ¿Por qué Eva cayó ante la tentación?

         Génesis 3:4-6 dice “Pero la serpiente le dijo a la mujer –tenga cuidado con lo que le dice, porque cuando le hablan, usted empieza a ponerle atención en cosas que no le convienen–: ¡No es cierto, no van a morir! Dios sabe muy bien que, cuando coman de ese árbol, se les abrirán los ojos y llegarán a ser como Dios, conocedores del bien y del mal. La mujer vio que el fruto del árbol era bueno para comer, y que tenía buen aspecto y era deseable para adquirir sabiduría, así que tomó de su fruto y comió. Luego le dio a su esposo, y también él comió”. Eva se olvida de las consecuencias y sólo se enfocó en lo bueno, en lo atractivo, en lo agradable, en lo bonito que parecía ser ese fruto, pero luego de comer del fruto, dice en Génesis 3:7-8, En ese momento se les abrieron los ojos, y tomaron conciencia de su desnudez. Por eso, para cubrirse entretejieron hojas de higuera. Cuando el día comenzó a refrescar, oyeron el hombre y la mujer que Dios andaba recorriendo el jardín; entonces corrieron a esconderse entre los árboles, para que Dios no los viera”. Dios habló con ellos y sufrieron las consecuencias, fueron expulsados del jardín del Edén, después de estar hablando con Dios cualquier rato del día y de la noche, en perfecta comunión con Dios nuestro Señor, fueron expulsados por cometer pecado, por caer en la tentación.

          Ah, lo que ven. David vio que la mujer era linda, atractiva, escultural, sexy, lo que quieran, por eso debemos tener cuidado con lo que vemos. Usted anda con su novia, se le abre la blusa, a veces se les “desabotona accidentalmente”, porque a veces algunas dicen la que no enseña no vende. Se le van los ojos, porque así somos los hombres, vemos y cuando vemos deseamos y cuando deseamos caemos ante la tentación. Mejor dígale a su novia que hace hora y media se le desabotonó la blusa. Un hombre andaba por la costa sur de Guatemala, me cuentan la historia, se encontró, en una de las visitas de trabajo que realizaba, con una mujer escultural, preciosa, una cabellera muy hermosa.

         La invitó a pasar la noche con él, ella aceptó y tuvieron una noche de intimidad, de lujuria, de placer, erótica, inolvidable. Al otro día cuando se levantó ya no estaba ahí la mujer. Fue al baño y encontró que había escrito con lápiz labial “Bienvenido al club del sida”, ahí se le vino el mundo encima, ahí se le acabó todo el placer, la emoción y la alegría que había vivido la noche anterior. El sida si da, así que recuerde, amigo varón, más vale vieja conocida que nueva con sida. Señora, aprecie a su esposo, feo y espantoso, pero sano. Se puede acostar con él tranquilamente segura que mañana usted no va a tener una enfermedad infectocontagiosa.

          Recuerdo en la década de los 80 a Rock Hudson, quien puso a la vista del mundo entero esta enfermedad terrible del síndrome de inmunodeficiencia adquirida conocida por su acrónimo sida. La Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud, invitaron a los religiosos de Guatemala, a los principales, a una reunión en Antigua Guatemala. Nos hablaron los representantes de la OMS y OPS que teníamos que ayudarlos a combatir el sida, sigan diciéndole a la gente que es bueno que cada oveja tenga su propia pareja. Porque hemos descubierto, dicen ellos, que la única manera de curarlo es abstenerse de tener relaciones sexuales con otras parejas, que se limiten a su propia pareja.

          Por eso es importante que no nos dejemos seducir por la atracción, para no caer en la tentación. Por eso el consejo que hoy le doy es: huya de las pasiones juveniles. Dígase a usted mismo huya, a su vecino huya. Hay que huir de las pasiones juveniles, que no son solo sexo, por supuesto, es el licor, la envidia, celos, codicia. Las pasiones juveniles afectan a los jóvenes y a los que ya no somos jóvenes y por eso es necesario entender esta realidad y preguntarse a sí mimo ¿de qué debo huir?

          2 Timoteo 2:22 “Huye de las malas pasiones de la juventud, y esmérate en seguir la justicia, la fe, el amor y la paz, junto con los que invocan al Señor con un corazón limpio”. Huir es apartarse de alguien o de algo deprisa para alejarse de un peligro o una molestia. Tome nota, alejarse de alguien o algo deprisa para evitar un peligro. Cada vez que sea tentado, huya. El ejemplo clásico es José en Egipto. José fue contratado por Potifar para administrar todos sus bienes y le fue bien, las empresas de su amo eran exitosas, florecientes y se fue para arriba. El problema fue que la esposa de Potifar vio que José era un hombre guapo, fuerte, joven, lleno de energía y se le lanzó y empezó a decirle palabras cariñosas, a coquetearle. Le dijo de muchas maneras y un día que andaba José en la casa, la señora andaba medio desvestida y lo agarró y le dijo, ahora si serás mío. ¿Qué hizo? ¿Qué hubiera hecho usted que es muy espiritual? ¿Se habría apuesto a orar en ese momento Padre líbrame de esta tentación? Cae. No es tiempo de orar, es hora que huir. Ante estas situaciones no es tiempo de hacer guerra espiritual, cae usted en la batalla. Ante esa situación no es el momento de decir ahora voy a empezar un ayuno. Mucho menos no es momento de imponer manos. Lo que queda en esos momentos es huir.

          Huya para no caer en la tentación, así que pregúntese usted ¿de qué personas debo alejarme? Porque hay algunas personas de las que a usted la conviene alejarse. Si usted tiene un amigo que le dice mirá vos, estás sin empleo, ya estás viejo, no te van a dar trabajo, aquí te van a dar tres mil dólares, solo tenés que llevar estas valijitas de Guatemala a Panamá, y otro día de regreso de Panamá a Guatemala. Lo que pasa que su amigo es mula y quiere que usted se convierta en otra mula. Así se les llama a los que transportan dinero ilegítimo, droga ilegítima. ¿Le conviene seguirse juntando con ese amigo mula? Va a parar preso, cuando sienta lo van a agarrar.

          Usted ha batallado con el tema del licor y tiene un amigo que le vende vino, cerveza en caja y barata, ¿le conviene estar con ese amigo? No. Debe huir, ya no lo visite, le va a ser daño, usted va a caer en la tentación tarde o temprano. ¿Tiene un amigo que lo va a traer todos los días en un carro nuevo diferente? No se suba más a esos carros, su amigo está robando carros y lo tiene a usted impresionado. Tenga cuidado, huya de las malas pasiones de la juventud y esmérese en seguir la justicia, la fe, el amor y la paz. El Señor quiere que disfrutemos las cosas dentro de un marco correcto. Sí, Dios quiere que disfrutemos de la vida sexual dentro del matrimonio. Que seamos felices. Por eso no se coma el mashmelow antes de la fiesta de cumpleaños. Timoteo 2:22 dice “Huye de las malas pasiones de la juventud, y esmérate en seguir la justicia, la fe, el amor y la paz”.

          Huir de algo siempre implica acercarse a algo. Huya de la tentación y corra hacia a la gente que adora a Dios con corazón limpio. Corra hacia su grupo de hermanos que le pueden apoyar, que le pueden ayudar. No dice esfuérzate sino esmérate. Lo que implica un profundo cuidado y atención en hacer las cosas. Debemos vivir vigilantes de cada acción de nuestra vida y esmerarnos por conseguir la justicia, la fe, el amor y la paz. Leer la Biblia diariamente es de las mejores decisiones que puede tomar para esmerarse en el camino de Dios. Esmérese pero junto con otros que invocan al Señor con un corazón limpio.

          La vida cristiana no fue hecha para vivir aislada sino en comunidad. No es bueno para usted el nombre de ser un cristiano a lo Llanero Solitario, debe estar rodeado de hombres y mujeres que adoran al Señor, invocan al Señor con un corazón limpio. El Salmo 133:1 dice “¡Cuán bueno y cuán agradable es que los hermanos convivan en armonía!”. El Salmista declara lo bueno y lo agradable que es la convivencia armoniosa entre hermanos. No sólo huya de la tentación, esmérese en seguir la justicia, la fe, el amor y la paz, hágalo rodeado de amigos que estén haciendo lo mismo.

          Por eso dice también la Escritura: no dejen de congregarse como algunos tienen por costumbre. Las células son una buena manera de rodearse de amigos que tienen fe, que lo ayuden en su caminar cristiano. Las células son grupos pequeños de miembros de la Fráter que se reúnen a lo largo y ancho de la ciudad para edificarse unos a otros y evangelizar. Ubíquese hoy en los Centros de Información y pregunte cuál célula le queda más cerca de su casa, de su trabajo. Intégrese a ella o escríbanos a células@frater.org o llame al teléfono, en Guatemala, 2243 2243 y ahí le informarán.

          Estimado amigo, la tentación siempre se viste de atracción pero detrás de ella sólo hay destrucción. Ceder ante la tentación no sólo tiene consecuencias grandes para nosotros sino para muchos más. Vivamos en victoria espiritual y para ello, cada vez que se nos presente la tentación huyamos. No sólo huyamos sino corramos hacia Dios y busquemos con esmero seguir la justicia, la fe, el amor y la paz, rodeándonos de otros que también anden en el camino de Dios.

Escuche

La fe viene por el oir…

 

Vea

Como en casa aún en el extranjero…