LibrosPastorJorgebanner01

Abrazos-Banner

Lea

La esencia de prédicas para leer en menos de 5 minutos…

            Dijimos que mayordomo es el criado principal de una casa o hacienda, es el administrador de la hacienda o de la casa, no el dueño. Salmo 24:1 “Del Señor es la tierra y todo cuanto hay en ella. Y Dios me ha confiado todo lo que yo tengo, la casa, el carro, el negocio, la familia, todo lo que tenemos es de Dios, pero nos ha dado la responsabilidad de administrarlo. Hay aspectos que involucran la buena administración. La creación de la riqueza. Eclesiastés 10:18 dice “Por causa del ocio se viene abajo el techo, y por la pereza se desploma la casa”. Dice que debemos ser productivos, creadores de riquezas, pero también nos habla en 1Timoteo 6:17 que debemos de disfrutar de la riqueza, dice que “A los ricos de este mundo, mándales que no sean arrogantes ni pongan su esperanza en las riquezas, que son tan inseguras, sino en Dios, que nos provee de todo en abundancia para que lo disfrutemos”.

            Si Dios le da en abundancia disfrútelo, coma bien, vístase bien, duerma bien, cambie ese colchón que tiene treinta años. Es importante que disfrute lo que Dios le da, coma rico. No solamente la creación de la riqueza y el disfrutarla, sino compartirla con la obra de Dios y nuestro prójimo. Malaquías 3:10 nos dice “Traigan íntegro el diezmo para los fondos del templo, y así habrá alimento en mi casa. Pruébenme en esto dice el Señor Todopoderoso, y vean si no abro las compuertas del cielo y derramo sobre ustedes bendición hasta que sobreabunde”. De todo lo que recibimos, Dios nos pide nada más el 10 por ciento, el noventa nos lo deja para que lo usemos con sensatez y con prudencia.

            Es preferible noventa por ciento con la bendición de Dios que el cien por ciento sin Su bendición. Retenga los diezmos que son del Señor y verá que el dinero se le va como agua y no sabrá en donde quedaron los millones y millones que pasaron por sus manos, pero observe a aquel que ha sido fiel diezmador y es que siempre tendrá todo lo suficiente para sí mismo y algo para compartir. Pero no solamente somos llamados para administrar bien la riqueza material, no solamente somos mayordomos del tesoro económico que Dios pone en nuestras manos, hay un tesoro todavía muy importante que Dios pone en nuestras manos y que debemos administrarlo bien como buenos mayordomos, y ese es el tiempo.

            El tiempo vale oro, es oro decimos, pero usted puede conseguir todo el oro del mundo y querer comprar un día más de vida y ¿puede lograrlo? ¿Cuántos conocen a alguien que ya se murió? ¿Cuántos conocen a alguien con mucha plata que ya se murió? Sí, yo he conocido gente rica que ni disfrutó su dinero ni compartió su dinero y se murió y dejó todo. Así que usted no solo produzca riqueza, no solo disfrute riqueza sino compártala. Indudablemente ha oído la expresión “no tengo tiempo”. Cuántos han dicho alguna vez no tengo tiempo. Es la mentira más grande que puede decirse, porque tiempo tenemos, ¿cuántas horas le da Dios a usted cada día? Veinticuatro, y el Pastor ¿cuántas horas tiene? Veinticuatro. Dios en ese sentido es equitativo, a todos nos da veinticuatro horas, el problema nuestro con el tiempo es similar al que nos ocurre con el dinero. Algunos les cae el chorro de dinero y asimismo lo pierden. A todos nos cae el chorro de tiempo y asimismo lo perdemos, porque el tiempo no se puede guardar, no se puede ahorrar. No puede decir que tiene una cuenta de ahorro de tiempo, que ya tiene guardados treintas años para cuando le haga falta. El tiempo no se puede ahorrar, no se puede guardar, solamente se puede aprovechar o desperdiciar. O usted aprovechó su vida o desperdició su vida, o usted aprovecha el día de hoy o lo desperdicia. Yo lo felicito porque de su tiempo le está dando al Señor este tiempo para estar aquí alabando Su Nombre, aprendiendo más de Su Palabra, preparándose para servir más al Señor. Lo felicito, este es un tiempo bien invertido, porque el tiempo perdido, dicen, hasta los santos lo lloran.

            Malhaya, dice la gente, cuando iba a la escuela y mi papá me pagaba mis estudios, ah, si hubiera estudiado, malhaya cuando iba a la universidad, y no lo aproveché. Malhaya cuando tenía salud y no la disfruté para servir al Señor. El tiempo hay que aprovecharlo. ¿Cuándo? Hoy. No me diga que lo va a disfrutar mañana. La Biblia dice hoy es el día de salvación, no me diga yo me voy a convertir a Cristo mañana, usted no tiene garantía, yo he visto gente que entra aquí, se convierte hoy aquí y más tarde está yéndose en un barranco en el carro y viendo a su hijo morir. Uno no puede garantizar que tendrá tiempo y vida mañana. Ahora es cuando tenemos tiempo.

            En las mismas 24 horas de cada día hay quienes trabajan y producen riqueza y en las mismas 24 horas de cada día hay quienes desperdician lo poco que tienen y holgazanean. Tenemos que aprovechar el tiempo. Tenemos que ser buenos administradores, pregúntese ¿qué estoy haciendo con mi tiempo? ¿En qué invierto mi tiempo? ¿Hago la diferencia en el mundo lo que hago con mi tiempo? ¿Aparece Dios en mi agenda como el dueño de mi tiempo o como una simpe cita ocasional en mi agenda? Mi tiempo es un claro indicador de qué es importante en mi vida. Es más, le quiero decir una realidad, mi tiempo no es mío, es de Dios, Dios es quien nos da la vida, Dios nos da el tiempo y por eso también tenemos que buscar primeramente el reino de Dios y su justicia con nuestro tiempo.

            A veces me pregunta la gente ¿cómo le hace para hacer tantas cosas y hasta sale almorzar con alguno de los miembros y sale a cenar con alguno de los miembros y está en esta actividad y en esta otra, está en la radio, prensa, televisión? ¿Cómo le hace? Para escribir los libros, ¿cómo le hace? Lo único que hago es administrar el tiempo. Más vale pálida tinta, que brillante memoria, recuerde eso. Papelito habla, agarre un papelito y escriba en él lo que usted tiene que hacer todos los días.

            Claro, hoy en día existen medios electrónicos, igual hágalo. De nada sirve tenerlo si usted no anota todo lo que tiene pendiente por hacer. Charles Schwab fue invitado a una gran empresas para que los asesorara sobre cómo hacer que sus ejecutivos fueran más productivos, y les dijo: les voy a dar un consejo muy elemental, agarren una hoja de papel, escriban todo lo que tienen que hacer mañana. Y así, mañana desde temprano ustedes sabrán qué es lo que tienen que hacer. Pongan allí con numerales, es más, si pueden priorizarlos y poner como número uno lo más importante que tienen que hacer. Usted escribe en la hoja de papel hacer compras, pagar el seguro del carro, pagar la renta, cobrar mi cheque, etc.

            Ponga todo lo que tiene que hacer, las citas que tiene que atender. Las personas que tiene que ver, anótelo y el otro día temprano y mejor, antes de acostarse, termine lo que tiene que hacer, porque a veces le toca como a mí. El viernes tenía que dar una conferencia en el Tikal Futura a 254 hombres y había que estar ahí a las 7 de la mañana y salir de Ciudad San Cristóbal para estar puntual, no es fácil. Me fui a las cinco y media de la mañana, a las seis menos cuarto ya estaba sentado ahí frente al salón de la conferencia, solo uno había llegado, Rolando Miranda, y todo estaba apagado, a oscuras. Pues ahí me senté a esperar a que encendieran las luces, quince minutos después las encendieron. Me llevaron los meseros que me conocen y me aprecian una taza de té y ahí empecé a saludar a todo el mundo. Por ahí andaba Luis Felipe Suárez que llegó a oscuras buscando una entrada a última hora, y al que madruga, Dios lo ayuda, la consiguió. Cuando uno sabe que tiene un compromiso temprano, hace tiempo y llega a tiempo ¿a qué hora comenzaba nuestro evento? Lo más puntual posible siempre, es muy importante que nosotros aprendamos a anotar. Es muy importante el papelito.

            ¿Cómo logramos administrar esta institución que es grande, miles de miembros, todos los días? Hay muchas actividades. ¿Cómo logramos que el engranaje funcione y que se pueda llevar a cabo todo? Planificando el tiempo, organizándose con tiempo, ustedes reciben en diciembre un calendario de actividades. En ese calendario ponemos cuando hay oración por enfermos, cuando hay presentación de niños, cuando hay Santa Cena, cuando hay alguna actividad de la red de mujeres como Transformadas o una actividad como Explo Music Fest. No tenemos que estar, cada semana, pensando y este domingo qué vamos a hacer. No, todo está programado. Se planifica, se anota en un papelito y luego que ya está definido lo manda a imprimir y todos sabemos que es lo que va a haber en las actividades principales. Tenemos cinco servicios cada fin de semana. Cuatro en Fráter Roosevelt y uno en Ciudad San Cristóbal, por un tiempo, porque ustedes van a seguir trayendo tanta gente que pronto vamos a tener que hacer otro servicio, pero ¿cómo hacemos para organizar a los predicadores? En un cuadro tenemos la programación de todo un semestre de ellos. Y cada semestre les entregamos a los predicadores una guía.

            Tenemos que escribir, anotar, planificar. Cuando usted anota, cuando planifica le da tiempo para todo y entonces cuando alguien le dice: podemos juntarnos el martes, usted chequea su agenda y mira el martes, sí puedo el martes a las 3 de la mañana, porque ya tengo lleno todo el día, contesta. Pero de esa manera queda bien con la gente, porque hay quienes dicen que si van a ir a predicar y luego no van, porque no chequearon su agenda, no administraron bien su tiempo. Planifique, evite a los ladrones de tiempo. A veces no lo tiene, pero hay quienes le roban aún más lo que le queda. ¿Quién le roba el tiempo? Los periódicos, los noticieros. Tenga cuidado, no deje que los robadores de tiempo se lo quiten.

             Eso sí, sirva a Dios todo el tiempo en donde se encuentre. Un joven de nuestra iglesia testificaba el otro día: “He invertido mi juventud y mi tiempo en el mejor lugar. En mi iglesia, en la Fráter y he sido la luz de Jesús en todo lugar”. Ah la Biblia dice recuérdate de su creador en los días de tu juventud, antes que vengan los malos tiempos y lleguen los años en los cuales diga: tengo lumbago, tengo artritis, tengo diabetes, tengo de todo. Empiece a servir ya al Señor, mejor si es desde su juventud, dele al Maestro lo mejor de su vida, dele la vida que tiene ahora, no posponga para después “cuando sea viejo voy a poner mi célula”. La célula va ir a su entierro antes de que usted la ponga. “Cuando sea viejo, entonces voy a ser servidor”. Primero va a llegar a ser viejo que ser un servidor. “Cuando tenga tantos millones entonces voy a hacer una promesa de fe”. Primero va a perder los que tiene ahora, que hacer la promesa de fe. Aproveche su tiempo hoy. Efesios 5:15-17 “Así que tengan cuidado de su manera de vivir. No vivan como necios sino como sabios.

            Se puede vivir como necio o se puede vivir como sabio. 16 aprovechando al máximo cada momento oportuno, porque los días son malos. Por tanto, no sean insensatos, sino entiendan cuál es la voluntad del Señor”. El sabio aprovecha al máximo todo momento oportuno, el necio no aprovecha cada momento oportuno y se le va la vida sin aprovechar el tiempo. Colosenses 4:5-6 “Compórtense sabiamente con los que no creen en Cristo, aprovechando al máximo cada momento oportuno. Note, esto tiene que ver con nuestra vida normal, nuestro trabajo en el taller, en la escuela, en el palacio, en el congreso, en la policía, en el magisterio donde quiera que nos movamos. Colosenses lo dice en 4:6 ¿Cómo se aprovecha al máximo cada momento en nuestra vida cotidiana? Que su conversación sea siempre amena y de buen gusto. Así sabrán cómo responder a cada uno”.

            ¿Qué tipo de conversación sostiene usted con los diputados en el Congreso? ¿Qué tipo de conversación sostiene en la municipalidad donde usted trabaja? ¿Qué tipo de conversación sostiene en la universidad donde enseña? ¿Qué tipo de conversación sostiene en la empresa donde trabaja? ¿Es usted el más vulgar de todos, el más malcriado, el más sarcástico? O aprovecha cada momento oportuno para que su conversación sea amena y de buen gusto. La próxima vez que usted pueda estar con esta misma gente le dice qué gusto verlo, venga para acá, siéntese conmigo O se van de largo y hacen como que no lo vieron. Porque siendo usted cristiano no está aprovechando cada momento oportuno con los no creyentes, con una conversación siempre amena y de buen gusto.

            Así sabrán cómo responder a cada uno. Según la Biblia nuestro tiempo debe vivirse con sabiduría. Salmo 90:12 Enséñanos a contar bien nuestros días, para que nuestro corazón adquiera sabiduría. Yo debo ser más sabio que hoy que hace un año, debo ser más sabio hoy que hace 20 años, debe ser más sabio hoy que ayer y mañana más sabio que hoy. He sido llamado a ser un buen mayordomo o administrador de mis talentos. ¿Cuáles son sus talentos? En Hechos 9:36-43 nos cuenta la historia que “Había en Jope una discípula llamada Tabita (que traducido es Dorcas). Ésta se esmeraba en hacer buenas obras y en ayudar a los pobres. Sucedió que en esos días cayó enferma y murió. Pusieron el cadáver, después de lavarlo, en un cuarto de la planta alta. Y como Lida estaba cerca de Jope, los discípulos, al enterarse de que Pedro se encontraba en Lida, enviaron a dos hombres a rogarle: « ¡Por favor, venga usted a Jope en seguida!» Sin demora, Pedro se fue con ellos, y cuando llegó lo llevaron al cuarto de arriba. Todas las viudas se presentaron, llorando y mostrándole las túnicas y otros vestidos que Dorcas había hecho cuando aún estaba con ellas. Pedro hizo que todos salieran del cuarto; luego se puso de rodillas y oró. Volviéndose hacia la muerta, dijo: «Tabita, levántate.» Ella abrió los ojos y, al ver a Pedro, se incorporó. Él, tomándola de la mano, la levantó. Luego llamó a los creyentes y a las viudas, a quienes la presentó viva. La noticia se difundió por todo Jope, y muchos creyeron en el Señor. Pedro se quedó en Jope un buen tiempo, en casa de un tal Simón, que era curtidor”.

            ¿Cuál es el talento de Dorcas? Costurera, era modista, era diseñadora de ropa y ella con sus vestidos no solo vivía de eso, porque seguramente vendía muchos vestidos, sino también le regalaba vestidos a una que otra viuda. Hay viudas que quedan tan pobres con una mano atrás y otra adelante, sobre todo en esa época de Pedro, se moría el marido y la pobre viuda se queda en la vil calle, ni una casa para vender, ni un terreno para hipotecar, ni una cuenta de ahorro, ni un seguro de vida, no existía. Hacía sus túnicas, sus vestidos, vendía y vivía de eso, pero también ayudaba con su talento a las más pobres de su época.          ¿Qué es lo que usted tiene como talento? ¿Qué hace usted? Yo vi mucha gente con talento contribuir a desarrollar el proyecto Mega Fráter, el día que anuncié allá en la Fraternidad Cristiana Roosevelt: hermanos vamos a comenzar ya el proceso constructivo de Mega Fráter y necesitamos empezar con todos los estudios, al terminar ese anuncio y esa reunión se acercó un hombre que yo no conocía y me dijo: Pastor, aquí está mi tarjeta, yo quiero donarle a la iglesia el estudio de suelos, el estudio de suelos es un trabajo importantísimo que hay que hacer en una construcción tan grande como esta. Le dije muchas gracias. Le hablé a un ingeniero que estaba conmigo, fijate que este ingeniero López me acaba de dar esta tarjeta y dice que él nos quiere donar el estudio de suelos. ¿Lo conocés? Sí, me dijo, este es el mejor ingeniero de suelos que hay en Guatemala.

            Así que acepte la donación. La acepté, él nos hizo el estudio de suelos y cavó pozos en este terreno para investigar donde convenía construir y cómo convenía construir. Cuando las grandes constructoras vinieron a decirme pastor, y ¿el estudio de suelos? Ya está hecho, ¿quién lo hizo? El ingeniero López. Un talento puesto al servicio de la obra del Señor, Pero también dije, necesitamos hacer un estudio de impacto ambiental. Entonces el Doctor Adrián Juárez me dice, pastor yo quiero ofrendarle a la iglesia el estudio de impacto ambiental. Y yo me encargo de hacer todos los trámites. Había sido director de la oficina de Impacto Ambiental. Un hombre especialista, especializado en Alemania en el tema. Hizo el estudio y lo ofrendó. Eso es usar su talento para la obra del Señor.

            ¿Qué talento tiene? ¿Qué puede usar usted para la obra del Señor? Usted tiene talentos, tiene que usarlos. Hicimos la primera promesa de fe para ese proyecto y se me acercó un querido hermano servidor y me dice, pastor, no hay modo que junte los cien mil quetzales que yo prometí para la promesa de fe. No hay modo que tenga liquidez, ¿me aceptaría usted que le dé cien mil quetzales en mármol? Y le dije, acepto. Se puso mármol en todo los baños que hay en la Fráter Ciudad San Cristóbal, ese mármol verde precioso que se da solo en Guatemala y en alguna parte de Italia, se puso en nuestros baños. Y no solo sirvió sino que alcanzó para todos los baños, alcanzó para los baños de la Roosevelt que remodelamos.

            ¿Cuál es su talento? ¿Qué produce usted? ¿Qué hace usted? Ofréndelo para la obra del Señor. Dé para la obra del Señor, a veces no tenemos plata ni oro como dijo Pedro, pero lo que tengo te doy. Dé su talento para la obra del Señor. Hay más de tres mil voluntarios que están dando su tiempo para la obra del Señor. Muy temprano vine a saludar al grupo tres de servidores que empiezan a entrar a las seis de la mañana. Todos los servidores que ustedes ven aquí entacuchados, muy guapos igual que el Pastor, entran entre seis y seis y media de la mañana y aquí están orando y teniendo un pre servicio muy lindo y motivándose unos a otros y ahí encuentran médicos, ingenieros, maestros, carpinteros, albañiles, comerciantes, administrando bien su tempo, porque el que siembra su tiempo en la obra del Señor, Dios le devuelve tiempo en abundancia. Dé su tiempo, Dios le abundará su tiempo. Dé su talento, Dios abundará su talento. Dé su diezmo y Dios le devolverá su ingreso. Tenga la plena convicción de que así será.

            Soy llamado a ser un buen mayordomo o administrador de mi influencia y de todo mi tesoro. Lucas 8:1-3 dice, “Después de esto, Jesús estuvo recorriendo los pueblos y las aldeas, proclamando las buenas nuevas del reino de Dios. Lo acompañaban los doce, y también algunas mujeres que habían sido sanadas de espíritus malignos y de enfermedades: María, a la que llamaban Magdalena, y de la que habían salido siete demonios; Juana, esposa de Cuza, el administrador de Herodes; Susana y muchas más que los ayudaban con sus propios recursos”.

            No se ha preguntado usted ¿cómo hacía Jesús para sostenerse durante esos tres años y medio de ministerio? ¿Cómo hacía Jesús para alimentarse él y alimentar a los doce y a veces tuvo que alimentar a muchos más? Había muchas mujeres que lo acompañaban. Estas mujeres lo sostenían de sus recursos, había una señora de alta alcurnia, esposa del administrador de Herodes, algunas de ellas fueron las que le regalaron a Jesús su manto, aquella túnica. Jesucristo se vestía de primera, por qué, porque estas mujeres lo vestían, le regalaban ropa, le regalaban dinero, de esa manera sostenía su ministerio, gracias a estas mujeres fieles, por eso el día de su crucifixión iban a romper la túnica que usaba. Dijeron no la rompan. Estas mujeres lo sostenían y estas mujeres apoyaron a Jesús con sus recursos económicos, pero seguramente también con su influencia. ¿Cómo consiguió aquel burrito con el cual entró a Jerusalén? Jesús les dijo vayan a tal parte, pídanle el Mercedes Benz a este fulano, dígale que yo necesito su carro para hacer mi entrada triunfal en Jerusalén. En ese entonces no se entraba en Mercedes Benz, se entraba en burrito. Así hay varios aquí que yo les puedo decir: présteme su carro blindado, voy a pasear a Marcos Witt por acá y me lo prestan. Usan sus talentos para llevar al hermano en un carro blindado de un lado a otro y si acaso hay un tiroteo, pues les hace caras al que está tirando los balazos, porque va protegido.

            Use sus recursos económicos, materiales, su influencia para servir al Señor. La reina Ester llegó al palacio y Mardoqueo le dijo: Quizá Dios te puso ahí en el palacio, porque ahora el pueblo de Israel está siendo amenazado de muerte, para que tú libres a tu pueblo. Si Dios lo pone a usted en un puesto de influencia que sea para ayudar, que sea para servir la causa del Señor, no para estorbarla sino para ayudarla. ¿Qué recursos tiene usted? Tiempo, talento y tesoros que ponemos en las manos del Señor.

Escuche

La fe viene por el oir…

 

Vea

Como en casa aún en el extranjero…