Abrazos-Banner

Lea

La esencia de prédicas para leer en menos de 5 minutos…

Verdaderamente Dios nos ha permitido vivir la realización de nuestros sueños. Hemos vivido la realización de aquellos sueños que tuvimos en la juventud y estamos muy agradecidos con Dios por ello. Aquello que soñamos se hizo realidad, hoy estamos haciendo hincapié en los Temas recurrentes al inicio del sueño, que enseñamos la semana pasada ampliamente. Dijimos que era necesario echar andar a Fraternidad Cristiana de Guatemala y desarrollar un liderazgo nacional, y ese liderazgo nacional lo hemos desarrollado. Tenemos miles de líderes sirviendo a la iglesia dentro y fuera de Guatemala. También dijimos que seríamos económicamente autosostenibles y el Señor nos ha permitido serlo. Dijimos que no nos endeudaríamos para nuestros proyectos de construcción y Dios nos ha ayudado a no hacerlo, porque hemos preferido reunir los fondos con anticipación, y luego echar andar nuestros proyectos.

            Dijimos que íbamos a hablar un lenguaje entendible para el no cristiano, y hemos procurado mantener siempre un lenguaje claro. Los llamo por su nombre, antes que por pereza decirle “hermano” y nunca aprender su nombre. Si usted no sabe cómo se llama quien está a la par suya, pregúntele ahora y apréndaselo. Quizá la próxima semana se junten en el mismo lugar. Cuando lo vea la próxima semana dígale que tal Ciriaco, gusto de verlo. Que tal Justiniano, que tal Jorge, aprenda el nombre, es importante. Dale Carnegie me enseñó, siendo muy jovencito, que la palabra más dulce a los oídos de una persona es su propio nombre. Por eso es tan importante llamar a la gente por su nombre.

            También nos propusimos presentar el Evangelio de Jesús, exaltando la verdad en amor en vez de atacar, si usted se sienta a la mesa con unos amigos borrachos, no los ataque. No empiece diciéndoles se van ir al infierno. Déjelos que tomen, comparta con ellos, tómese su limonada, su naranjada, su vaso de agua, su gaseosa pero no los condene, gane el derecho de ser oído, y en el momento oportuno le van a preguntar y usted va a poder presentar a Jesucristo. Si a usted le dicen: Es que ustedes no creen en la Virgen María, dígale, nosotros creemos, amamos, respetamos a la Virgen María, pero no la idolatramos, porque Jesucristo dijo: Cuando oren, oren así: “Padre nuestro que estás en el cielo”, no dijo madre nuestra. No ataque el error, exalte la verdad en amor y verá siempre mejores resultado.

            Hoy quiero exponer otros temas recurrentes al inicio del sueño. En la mayoría de iglesias se nombra a los diáconos, diaconizas, ujieres, a los servidores y ellos se encargan de servir en la iglesia semana tras semana, llega un momento que están cansados, porque están todos los domingos trabajando duramente. Por eso creamos una estructura de servicio simple, formamos cuatro grupos de servidores, no solo se les permite que sirvan en una semana sino que puedan descansar otra semana o simplemente venir al servicio y disfrutarlo como oyentes, además nos permite darle participación a mayor número de personas que están sirviendo. Por ejemplo, los Servidores en la Fráter sirven un único servicio al mes en la Fráter Ciudad San Cristóbal y una vez cada dos meses la mitad de cada grupo en la Fráter Roosevelt. Por lo que todos en la Fráter pueden servir en un ministerio en la iglesia y a la vez seguir atendiendo su trabajo, negocio, familia y hobbies.

            Mateo 20:25-28 Jesús los llamó y les dijo: Como ustedes saben, los gobernantes de las naciones oprimen a los súbditos, y los altos oficiales abusan de su autoridad. Pero entre ustedes no debe ser así. Al contrario, el que quiera hacerse grande entre ustedes deberá ser su servidor, y el que quiera ser el primero deberá ser esclavo de los demás; así como el Hijo del hombre no vino para que le sirvan, sino para servir y para dar su vida en rescate por muchos. Cristo vino para hacer dos cosas: servir y dar su vida. Y nosotros tenemos que seguir ese ejemplo de Jesús: vivir para servir y para dar nuestra vida. El que no vive para servir, no sirve para vivir. El que sirve, sirve y el que no sirve no sirve. Es importante que nosotros seamos personas serviciales, dispuestas a ayudar.

            Puedo contarles historias, historias de muchos que han dado su vida sirviendo aquí en la iglesia. Recuerdo a un hombre que empezó a venir a la congregación, se convirtió al Señor y luego se desarrolló como servidor y finalmente lo nombramos encargado de los servidores, miraba que a pesar de la dificultad para moverse se caminaba todo el Auditórium Mayor, saludaba y animaba a la gente. Un domingo, después de servir, se fue a su casa, se sentó a ver televisión por la noche. Al día siguiente se levantó su señora a regañarlo porque no se había ido a acostar. Ya no estaba ahí, su cuerpo estaba ahí, pero su espíritu ya había partido a la presencia del Señor. Qué bueno servir al Señor hasta el último día.

            Hoy (el domingo) a eso de las 8 de la mañana, aproximadamente, falleció don Edgar Solórzano, un hombre de 75 años de edad, quien en los últimos años había batallado mucho con su salud. Otro que ya se movía lento. Hace pocos meses lo tuvimos predicando y en medio de su dificultad siempre dispuesto a servir al Señor. Ahí estaba los miércoles por la mañana a las 6:30 horas en mi casa, como parte de la junta viendo los asuntos de la iglesia. Tenemos que ser fieles para servir. Mis respetos para los maestros de la Zona de Campeones, porque sí son campeones para servir. Sirven todos los domingos, algunos sirven en un servicio, otros en dos, otros en tres, todos los domingos.

            Nuestra fortaleza está en nuestros voluntarios que sirven. Durante los primeros 5 años y 10 meses de existir, no fuimos dueños de ninguna propiedad, sino inquilinos en 3 lugares diferentes. El Hotel Guatemala Fiesta (hoy el Holiday Inn), el Hotel Camino Real y luego el Cine Reforma. Todas las semanas voluntarios iban ayudar a montar el salón, después a desmontar el equipo de sonido que se llevaba y recogía cada fin de semana. Con salario que establece hasta el día de hoy la Junta Directiva de la Fráter, sólo se encontraban el Pastor Jorge y una secretaria. Por seis años, los primeros seis años, solamente éramos dos los que estábamos en la planilla de la Fráter. Y mire usted, todo lo que se logró.

            A veces algunos pastores me preguntan cuánto le pagamos a los que sirven en la iglesia. Les respondo que no les pago sino que les cobro, porque el que no es un fiel diezmador no es un buen servidor, y por eso los servidores, diezmadores y ofrendantes no solo dan su tiempo, su talento y su tesoro sino que han contribuido con su servicio voluntario a que la iglesia pueda orientar recursos a proyectos extraordinarios como lo que ven nuestros ojos. Hoy en día tenemos más personas en planilla, pero todos los líderes de células son voluntarios. Tenemos 511 células, y uno que trabaja como coordinador, director de los grupos C.A.F.E. tiene que trabajar todos los días, entonces tenemos que sostenerlo y ahí está él trabajando. Algo interesante es que todos los que trabajan con salario en la Fráter fueron seleccionados, precisamente, porque fueron primero voluntarios extraordinarios, voluntarios que pedían vacaciones en su trabajo para venir a servir en nuestros congresos, y estaban cinco días sirviendo, algunos noche y día como voluntarios. Todo eso lo vimos, porque el que sirve, sirve, y después de servir bien como voluntarios, al necesitar a alguien a tiempo completo, lo contratamos, y ahí están sirviendo al Señor. Todos los voluntarios hacen que la iglesia del Señor camine grandemente.

                Lucas 8:1-3 “Después de esto, Jesús estuvo recorriendo los pueblos y las aldeas, proclamando las buenas nuevas del reino de Dios. Lo acompañaban los doce, y también algunas mujeres que habían sido sanadas de espíritus malignos y de enfermedades: María, a la que llamaban Magdalena, y de la que habían salido siete demonios; Juana, esposa de Cuza, el administrador de Herodes; Susana y muchas más que los ayudaban con sus propios recursos”. Es interesante que Lucas nos muestre la fuente del sostenimiento económico de Jesús y sus discípulos. Y curiosamente, menciona en este caso a un grupo de mujeres, una que estaba inclusive, como diríamos en Guatemala, muy encopetada con Herodes, pero estaba sosteniendo a Jesús. Como que las mujeres son un poco más generosas que los hombres.

            Hay un grupo de alemanes haciendo un estudio antropológico- sociológico de la Fráter, hablaron conmigo recientemente, ya tienen meses de estar estudiándonos y entrevistando gente, asistiendo a nuestras células y me dicen: “Pastor, hemos observado algo interesante aquí en la Fráter, aquí en esta iglesia hay más hombres que en la mayoría de iglesias que hemos visitado”. Porque hemos buscado que Fraternidad Cristiana sea una iglesia cristiana para la familia. Muy al principio, les cuento, algunas de las mujeres que estaban con nosotros eran líderes, activas, entusiastas y aptas para dirigir la alabanza, para predicar la Palabra, para hacer de todo, y a algunas les tuve que decir que las iba a sentar un tiempo y poner a sus maridos a hacer algo, porque si no me los van a opacar completamente y ya no van a venir.

            A veces es necesario pedirles ayuda a las señoras para que los señores también encuentren su talento, todos tenemos algo para lo que somos buenos. Descubra sus dones y talentos, usted tiene algo con qué servir al Señor. La fortaleza de la Fráter está en su voluntariado. Por eso decimos que en la Fráter, siempre necesitamos uno más. Uno más que nos ayude a cumplir nuestra misión de hacer discípulos de Jesús. Si aún no sirve, es tiempo de servir. Inscríbase a la Facultad de Liderazgo que comienza el primer domingo de cada mes y en una hora y media a la semana aprenda sobre la doctrina cristiana, nuestra visión y como ser líder en la visión.

                1 Corintios 9:24- 27 “¿No saben que en una carrera todos los corredores compiten, pero sólo uno obtiene el premio? Corran, pues, de tal modo que lo obtengan. Todos los deportistas se entrenan con mucha disciplina. Ellos lo hacen para obtener un premio que se echa a perder; nosotros, en cambio, por uno que dura para siempre. Así que yo no corro como quien no tiene meta; no lucho como quien da golpes al aire. Más bien, golpeo mi cuerpo y lo domino, no sea que, después de haber predicado a otros, yo mismo quede descalificado”. Pablo usa la ilustración de las carreras. Cuando uno corre hay una meta a la cual llegar. Imagínese que la meta esté en el fondo y para llegar a esa meta tengo que correr por un camino establecido, pero en vez de correr por ese camino lo hago en otro, corro por otro lado. ¿No creen que me esté alejando de la meta? Uno se aleja de la meta en la vida. En todos los aspectos de la vida, para que usted pueda alcanzar lo que se propone, primero tiene que saber cuál es la meta que quiere alcanzar. Si usted no sabe qué quiere, nunca va saber si lo obtuvo. Si usted no tiene una meta, nunca va a saber si llegó o no. Propóngase metas y tome nota en esta palabra enfóquese, enfóquese en ellas., No se distraiga, enfóquese en la meta que el Señor le ha puesto. Corra, pero corra con una meta establecida.

            Una de las falacias que tenemos en la iglesia cristiana en general se llama activismo, y hacemos muchas cosas, pero no tenemos una meta, no hay un propósito, no hay un enfoque, por eso es que muchas congregaciones son llevadas por los vientos de las modas eclesiales, hoy hay una moda en un iglesia y para ahí se van. Hoy hay otra moda y la iglesia corre para esa moda y luego viene otra moda y ahí van. La iglesia no puede vivir en base a modas eclesiales. Dios nos ha dado una clara misión, Jesucristo dijo vayan y prediquen el Evangelio a toda criatura, el que crea y sea bautizado este será salvo. Cualquier cosa que no cumpla con esa visión de nuestro Señor, es demás, una falacia. Estamos haciendo mucho sin lograr nada, porque no estamos enfocados en la meta que Dios nos ha dado.

            Tener un enfoque claro impide que nos desviemos a la derecha o a la izquierda de nuestro objetivo, Dios nos puso claramente desde el inicio el enfoque que había que darle a Fraternidad Cristiana, y eso se ha logrado al permanecer enfocados en nuestra visión, en nuestra misión y en nuestra estrategia. Por eso les hemos hablado en semanas anteriores de cuál es la visión de nuestra iglesia, cual es la misión de nuestra iglesia y cuál es la estrategia de nuestra iglesia. Tenemos que ir enfocados a eso. Un día el profeta Eliseo recibió el mensaje de que un niño que él había orado para que la madre lo tuviera y nació, sin embargo, el niño murió. Y entonces Eliseo que ya no tenía la energía ni la condición física para moverse rápidamente, le dijo a su criado Giezi, toma mi bordón y ve a la casa de esta familia. Pon el bordón encima del niño y yo llegaré luego.

            Le advirtió: no te distraigas, ni siquiera te detengas ni a saludar a nadie –porque en ese entonces los saludos eran muy ceremoniales y muy largos-. En la vida tenemos que enfocarnos y no distraernos. Imagínese, Giezi hubiera podido decir ¿qué misión es esta, llevar un bordón para ponerlo encima de un niño? Yo no estoy para estar llevando bordones, yo estoy para ponerme a predicar en el púlpito, yo estoy para ir y hacer una tarea más digna, pero Giezi, como buen servidor, tomó el bordón de Eliseo, lo llevó y lo puso sobre el niño. Imagínese que usted recibiera la instrucción y le dijeran que hiciera el favor de ir al hospital donde estaba el hermano Edgar, llévese este bordón y se lo pone encima al cuerpo. ¿Qué diría usted? No me van a dejar entrar, y si se lo pongo encima, me van a decir que estoy loco, me van a pegar. ¿Cuántas cosas pensaría? Cuando el Señor nos ordena hacer algo, tenemos que enfocarnos en aquello. La gente me dice: Pastor, ¿por qué aquí en la Fráter no hacemos tal cosa? El Señor se lo mandó a hacer a otros. ¿Por qué no hacemos tal cosa? Es que esa la mandó a hacer a otros. Lo que tenemos que hacer nosotros es lo que Dios nos mandó hacer a nosotros.

            Una visión es una imagen clara de lo que queremos ser o hacer. Una visión es una imagen clara en nuestra mente de lo que queremos que nuestro grupo sea o haga. Y por eso Dios nos da dirección y esta es la necesidad de que haya pastores. Un pastor debe darle a su iglesia una dirección, Jesucristo dice que al ver a las multitudes se compadeció de ellas, porque eran como ovejas sin pastor. Una oveja sin pastor va caminar por todos lados, corre peligro de extraviarse, pero cuando tienen un pastor que le muestre la dirección entonces va a llegar salva.

            Cierre sus ojos un momentito, y ahora con los ojos cerrados dígame, señalando con un dedo hacia donde está el norte. Mantenga el dedo señalando el norte, según usted. Abra sus ojos y mire hacia dónde está el norte, según todos. Esos es lo que pasa cuando no hay nadie que dé una dirección. Por eso es importante saber a dónde vamos, por eso es importante tener una visión y un pastor que dé esa visión y esa dirección. Permanecemos enfocados en nuestra visión, misión y estrategia, sin importar lo que hagan las demás iglesias dentro y fuera de Guatemala. Debemos de aprender de ellas, pero no cambiaremos solo porque otras congregaciones cambian, tenemos que ser muy cuidadosos de cumplir nuestra misión.

            Y por último, hoy les quiero hablar sobre algo muy importante, Mateo 28:18 – 20 dice “Jesús se acercó entonces a ellos y les dijo: –Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo”. Dos cosas quiero subrayar aquí, la primera la mencioné en Emisoras Unidas esta semana cuando me llamó Mario David García para decirme: Pastor ¿qué piensa usted de la renuncia del Papa? Y le dije, yo me uno a la sorpresa de todo el mundo. Nos sorprendió la renuncia del Papa. Pero también quiero decirle, que me identifico con la tristeza del pueblo católico, porque no tienen pastor a partir del día que él renuncié, y van a sentirse tristes, si ya se sienten con incertidumbre, con tristeza. Sin embargo, le mencioné este versículo, el Señor Jesucristo dijo claramente: “Les aseguro que estaré con ustedes siempre hasta el fin del mundo”.

            Yo le puedo asegurar que el día que el Señor me quite del pastorado aquí en la iglesia, porque me lleva a descansar o porque también concluyo que estoy cansado y debo renunciar. El Pastor de nuestros pastores Dios, ha prometido, estar siempre con cada uno de sus hijos hasta el fin del mundo. Nunca estaremos solos.

            Y la otra cosa importante que quiero puntualizar de esta instrucción de Jesús, “Vayan y hagan discípulos”, y esa ha sido nuestra misión todos estos años, hacer discípulos, ir a traer a los pecadores, a los pies de Cristo, discipularlos. Nuestra misión en Fraternidad Cristiana de Guatemala no es ir a robar miembros de otras iglesias. No es ir a pescar en la pecera, no es ir a una iglesia y empezar a halar a los miembros de una iglesia para la nuestra. No nos interesa crecer haciendo decrecer a otros, porque eso es solamente traslado de miembros, no es crecimiento de la iglesia, pero algunos han tomado un camino fácil, un camino cómodo, un camino no ético y lo que han hecho es robarse miembros de otras congregaciones, y lo han hecho a veces con manipulaciones horribles, algunos les han dicho : Así dice el Señor, que te vengas a nuestra iglesia, porque aquí el Señor te va a usar, porque allá no valoran tus talentos, porque allá no se mueve el Espíritu Santo como aquí se mueve.

Hermanos amados, tengan cuidado, no se dejen manipular. Echen raíces en la iglesia donde Dios les ha puesto. Claro que hay gente de otras congregaciones aquí con nosotros, porque les queda más cerca, porque se trasladaron de un departamento a la capital, porque los echaron de su iglesia, porque allá pedían prestado y no pagaban, por muchas causas. Pero si el Señor los trajo, ahora echen raíces y permanezcan y den fruto para la gloria y honra del Señor. Pero eso sí, todos tenemos que ir y hacer discípulos. Jesús no dijo, vayan y traigan discípulos, dijo vayan y hagan discípulos. Hay quienes están queriendo comenzar sus iglesias llevándose los discípulos de Jesús de otras iglesias, eso no se vale, trabajemos aunque nos cueste convencer a un amigo no creyente, a un familiar no creyente, pero lo vamos atraer a los pies de Cristo, lo vamos a discipular y vamos a cumplir la Gran Comisión.

Escuche

La fe viene por el oir…

 

Vea

Como en casa aún en el extranjero…