Abrazos-Banner

Lea

La esencia de prédicas para leer en menos de 5 minutos…

Nadie sabe la fecha ni la hora del fin del mundo. En 1,999 había mucha preocupación en todo el planeta por el tema que se llamó “El año 2,000”, y un año antes de que realmente comenzara el nuevo siglo, en 1,999, estaban afligidos porque las computadoras iban a fallar en todas partes, que iba a haber problemas para todo. Fue una estafa, no ocurrió. Constantemente estamos oyendo ese tipo de situaciones, se han dado casos en los cuales algunos líderes religiosos han congregado a multitudes en determinados lugares pensando en que ya Cristo viene. En 1,900 alguna de estas líderes religiosas importantes reunió a muchos diciendo que el Señor venía. Y no vino. “88 razones por las cuales Jesús podría venir en el 88”se llamó un folleto que tenía mucha información de cómo podría ser que en ese año viniera nuestro Señor.

Un reconocido predicador guatemalteco tomó ese folleto, lo trasladó a toda su grey como que era revelación que Dios le había dado. Y muchos de ellos dejaron de casarse ese año, dejaron de hacer compras ese año, dejaron de hacer ventas ese año, dejaron de estudiar porque había “88 razones por las cuales Jesús podría venir en el88”. Lamentablemente no vino en ese año, pero todos los días viene Jesús a alguien que abre su corazón y reconoce a Cristo como su Señor y Salvador personal, en ese momento Jesús viene a establecer su reino en el corazón de aquellos que arrepentidos saben que necesitan de Dios nuestro Señor.

Y ahora a nuestros ancestros, los mayas, les están echando el muerto. Algunos han dicho que ellos dijeron que el 21 de diciembre del 2,012 sería la finalización del mundo, pero no es cierto. Los mayas nunca dijeron que el fin del mundo sería al finalizar su calendario que conocemos ahora como el 13 Baktún. El calendario maya es un calendario vigesimal, todo se hace en porciones de 20’s, por eso la misma Wikipedia ha sacado una información amplia sobre lo que es el 13 Baktún y dice: El Baktún es la unidad más larga del sistema calendario maya conocido como cuenta larga. Equivale a 144,000 días, aproximadamente unos 394 años. -Así como el calendario gregoriano, que es el que usted y yo usamos, cuenta series de años conocidas como lustros, décadas, siglos y milenios-, el calendario maya contaba series de veinte años, llamadas cada una katún y series de 20 katunes llamados Baktún. De acuerdo a este calendario el 21 de diciembre de 2012 es el día siguiente al último día del decimotercer Baktún. Eso es más o menos 5 mil 125 años, hay quienes dicen que son 5 mil 200 años, pero ahí termina ese ciclo del calendario. En son de broma decía alguien: lo que pasa es que ya no le alcanzó la piedra para seguir marcando el calendario, entonces tenía que conseguir otra para seguir marcando el nuevo calendario.

La misma NASA ha publicado en su página en internet un escrito que tituló Más allá de 2,012, ¿Por qué el mundo no se acabará? En esta página explican cuál fue el origen de esta idea del fin del mundo para este año que ha dado la vuelta al mundo entero. Ellos dicen: “La historia comenzó con afirmaciones de que Nibiru, un planeta supuestamente descubierto por los sumerios, se dirigía hacia la Tierra. Esta catástrofe fue inicialmente prevista para mayo de 2,003, pero cuando no pasó nada de la fecha del fin del mundo se adelantó a diciembre de 2,012 y fue vinculada al final de uno de los ciclos en el antiguo calendario maya en el solsticio de este invierno, por lo tanto así surge la fecha prevista del fin del mundo del 21 de diciembre de 2,012”. La Biblia Cuando habla del fin del mundo lo vincula a la venida del Señor, y la venida del Señor dice 2 Pedro 3:3-7 Ante todo, deben saber que en los últimos días vendrá gente burlona que, siguiendo sus malos deseos, se mofará. Hoy, precisamente, leía a un editorialista que decía: algunos nos están tomando el pelo diciendo que la venida de Jesucristo es la que determinará el fin del mundo. Yo decía, de este señor hablaba el apóstol Pedro, hay gente burlona que siempre estará burlándose del Señor y dice en los versículos 4-7 « ¿Qué hubo de esa promesa de su venida? Porque estamos oyendo de que viene Cristo, de que viene Cristo otra vez, y pasan los siglos y no viene y la gente empieza a burlarse, a decir: no, Cristo no viene y si Cristo no viene entonces es una tomadura de pelo, pero dice Pedro Nuestros padres murieron, y nada ha cambiado desde el principio de la creación.» Pero intencionalmente olvidan que desde tiempos antiguos, por la palabra de Dios, existía el cielo y también la tierra, que surgió del agua y mediante el agua. Por la palabra y el agua, el mundo de aquel entonces pereció inundado. Y ahora, por esa misma palabra, el cielo y la tierra están guardados para el fuego, reservados para el día del juicio y de la destrucción de los impíos.

Cien años estuvo Noé predicando y diciéndole a toda su comunidad: viene un diluvio. Era difícil para Noé predicar eso, ¿por qué? porque en esa época no llovía, la gente no podía creer que viniera un diluvio, ni siquiera llovía. ¿Cómo podía venir si no existía ni siquiera lluvia en la tierra? Noé les decía: Arrepiéntanse. Los que se quieran salvar entren al arca conmigo, pero llegó l día en el que terminó de construir el arca. Noé hizo un mega proyecto que causó sensación y críticas en todos los medios en su época. Llegó el día,entró en el arca, él y su familia y las parejas de animales y Dios cerró la puerta y empezó a llover. Y aquí todos son como Tomás hasta no ver no creer. Lo malo que cuando vieron y creyeron ya no se podía, quisieron entrar al arca pero ya no se pudo. El arca está simbolizada por nuestro Señor Jesucristo. Él es la salvación y cuando entramos nosotros en Cristo y Cristo entra en nosotros somos salvos, y por eso muchos están felices de haber entrado al arca de salvación de Nuestro Señor, el diluvio puede venir cuando sea, el fin del mundo puede venir cuando sea, nosotros estamos preparados.

Así como fue el diluvio, igual va a ser el fin del mundo. La gente no cree que habrá un fin del mundo. Claro, no creo que sea el 21 de diciembre del 2,012 el fin del mundo para todos, pero sí va a ser para muchos, porque mire bien a su vecino y dígame si usted garantiza que él va a estar vivo a la tarde. ¿Verdad que no podemos garantizar eso? No podemos garantizarlo, por eso si le debe cóbrele ahora, ya muerto no va a haber quién le pague. El día del Señor, del que habla el apóstol Pedro, se refiere a la segunda venida de Cristo, Jesús vino la primera vez para salvarnos de nuestros pecados, y la segunda venida será para llevarnos a todos y juzgarnos. Mientras el día a día continúa Jesús es nuestro abogado, quien intercede delante de Dios por nosotros. Pero cuando venga por segunda vez actuará como juez. ¿Cuándo vendrá el fin del mundo? Dijo Jesús, cuando este Evangelio del reino se predique a las naciones. Sí, hay muchas cosas que están ocurriendo, dice Mateo en 24:36, Pero en cuanto al día y la hora, nadie lo sabe, ni siquiera los ángeles en el cielo, ni el Hijo, sino sólo el Padre. Cada vez que usted oiga a cualquier persona decir que el Señor va a venir tal año, ya empezó mal. Tal día, ya empezó mal. Tal hora, peor, porque no sabe nadie ni el día ni la hora en que el Señor vendrá, pero sí le puedo asegurar que Él vendrá por cada uno de nosotros, todavía no será la venida para recoger a toda su iglesia.

2 Timoteo 4:1, el apóstol Pablo le dice a Timoteo, En presencia de Dios y de Cristo Jesús, que ha de venir en su reino y que juzgará a los vivos y a los muertos, te doy este solemne encargo. Predica la Palabra y le da una serie de recomendaciones, ¿a qué va a venir nuestro Señor Jesucristo? Vendrá a juzgar a los vivos y a los muertos, porque muchos ya han muerto y muchos, quizá, habremos muerto para cuando Él venga, pero habrá gente que estará viva aquí en la Tierra. ¿De qué juicio habla? Apocalipsis 20:11-15 Luego vi un gran trono blanco y a alguien que estaba sentado en él. De su presencia huyeron la tierra y el cielo, sin dejar rastro alguno. Vi también a los muertos, grandes y pequeños, de pie delante del trono. Se abrieron unos libros, y luego otro, que es el libro de la vida. Los muertos fueron juzgados según lo que habían hecho. Yo sé que nos molesta a veces conocer personas que hacen malas obras, perversidades, destrucciones y, sin embargo, pareciera que Dios los deja pasar, pareciera que tienen éxito en todas sus empresa, pareciera que nunca les va a pasar nada y, sin embargo, dice la Escritura que los muertos serán juzgados según lo que han hecho. Usted no se preocupe, ya no se moleste por ver impíos prosperar, haciendo negocios ilícitos, turbios, maltratar al pobre y asesinar al justo, porque tendrán que dar cuenta de esto al Señor en el día del juicio final. Conforme a lo que estaba escrito en los libros. El mar devolvió sus muertos; la muerte y el infierno devolvieron los suyos; y cada uno fue juzgado según lo que había hecho. La muerte y el infierno fueron arrojados al lago de fuego. Este lago de fuego es la muerte segunda. Aquel cuyo nombre no estaba escrito en el libro de la vida era arrojado al lago de fuego.

Hoy se pusieron de moda las páginas de internet, muchos tenemos una, la Fráter tiene la suya que es www.frater.org. Usted ahí encuentra la historia de la Fráter, algo sobre la vida de los pastores, recursos que tiene la iglesia para ayudar a la gente, usted puede ver las prédicas anteriores, la prédica de la semana pasada ya está en internet, está en audio, en vídeo, la puede leer, todos esos recursos están ahí. Ahora bien, antes de que existiera internet, antes de que se mandara el primer mensajito hace 20 años, ya nuestro Dios tenía una página de internet suya, y en esa página está escrito todo lo que usted ha hecho, todo lo que usted hace, hoy en día aconsejamos a lo jovencitos que tengan cuidado con lo que cuelgan en internet, porque todo lo que cuelgan se queda ahí. Hay niños que están poniendo toda sus travesuras y maldades, cuando los contraten dentro de diez años ahí encontrarán referencias suyas, bastará con que hagan un clic y se metan averiguar todo lo que ha hecho, todo lo que ha escrito y la gente dirá: este no nos conviene, porque miren todo lo que ha hecho.

Quiero decirle que Dios lleva en el cielo un récord más exacto que cualquier página de internet enla Tierra. Hayun libro en el que está el nombre de cada uno de nosotros y todo lo que hemos hecho. Así que más vale que se arrepienta a tiempo y diga: Señor, reconozco que yo hice eso. Porque escondemos lo que hacemos de los seres humanos, escondemos lo que hacemos de la familia y de mucha gente, pero no podemos esconder lo que hacemos de Dios, y Dios lleva un récord diario de cada uno de nosotros y seremos juzgados de acuerdo a lo que hemos hecho, según lo que leemos aquí en las sagradas Escrituras. Mientras estamos vivos en esta tierra, Jesús es nuestro abogado ante Dios, podemos acercarnos a Él y recibir perdón de pecados, Él intercede por nosotros. Él es nuestro mediador entre Dios y los hombres. La Biblia dice que es el único camino que nos lleva al Padre, pero una vez muertos Jesús se transforma de abogado, mediador, de intercesor, se transforma en juez. Ý Él nos juzgará justamente.

2 Pedro 3:8-9 Pero no olviden, queridos hermanos, que para el Señor un día es como mil años, y mil años como un día. El Señor no tarda en cumplir su promesa, según entienden algunos la tardanza. Más bien, él tiene paciencia con ustedes, porque no quiere que nadie perezca sino que todos se arrepientan.

¿Por qué no ha venido Cristo todavía? Porque está dándole la oportunidad para que se arrepienta, para que cuando venga usted sea reconocido como un hijo de Dios y no como un pecador lejos de Dios. Si Cristo no ha venido es para que usted se arrepienta, le está dando larga, le está dando oportunidades, aproveche hoy para arrepentirse de sus pecados y ponerse a cuenta con Dios y aproveche lo que Juan 3:16-18 dice »Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna. Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de él. El que cree en él no es condenado, pero el que no cree ya está condenado por no haber creído en el nombre del Hijo unigénito de Dios. ¿Cómo puede un Dios bueno castigar a sus criaturas? Un juez justo es aquel que dicta una sentencia justa, si la ley de un país determina que a un secuestrador, a un asesino, a un violador de niños o de mujeres hay que aplicarle cadena perpetua y le comprueban a la persona que ha cometido ese delito, y el juez lo condena a cadena perpetua ¿vamos a calificar a este juez humano de ser un juez malo? No, no es un juez malo, al contrario, es un juez bueno porque aplica la justicia conforme a derecho. El Señor es igual, Él va a aplicar la justicia conforme a derecho y por eso muchos van a ser condenados por no arrepentirse a tiempo de sus pecados.

El fin del mundo en lugar de asustarnos debe inspirarnos a vivir como Dios manda. Por eso dice 2 Pedro 3:11- 12 Ya que todo será destruido de esa manera, ¿no deberían vivir ustedes como Dios manda, siguiendo una conducta intachable y esperando ansiosamente la venida del día de Dios? Seamos francos, los que estamos aquí todos queremos ir al cielo, ¿no es cierto? Pero ninguno se quiere ir hoy y tampoco estamos así como quien dice tan ansiosos de que el Señor venga y se acabe el mundo, entonces ¿cuál debe ser nuestra conducta hoy en día? Pedro dice que debe ser una conducta intachable. Sabemos que sí se va a acabar el mundo, no el 21 de diciembre, para todos, en lo individual un día de estos.

Yo recuerdo en una ocasión que me metí al mar y me arrastró. De pronto sentí que quería salir y no podía. ¿Cómo creen que me sentía en ese momento? Cómo que era mi fin del mundo. Yo dije, aquí me morí, aquí se acabó mi mundo. Yo miraba en la playa a mis amigos, a mis familiares y no podía salir. Y en ese momento le pasan a uno por la cabeza muchas cosas, gracias a Dios salí y por eso usted tiene a un pastor a todo dar. Pero el fin del mundo puede llegar cualquier rato. Estaban contando hoy que un trabajador de aquí de la congregación fue al IGSS, llevó a su esposa que estaba embarazada y dio a luz y le botaron al bebé que se murió. Ese es el final del mundo para esta pobre gente y si descubren la negligencia del que botó al bebé, que desgracia, fin del mundo para esta persona también. El fin del mundo para todos tarda, pero el fin del mundo para cada uno puede que esté a la vuelta dela esquina. Cuántacosa puede pasar de un día para otro.

Tome nota de lo que le voy a decir, yo he aprendido que hay que vivir hoy como si Cristo fuera a venir hoy, si supiéramos que Cristo viene hoy, ¿cómo viviríamos? Ahí mismo nos pondríamos a cuenta con Raymundo y todo el mundo, pagaríamos nuestras deudas, pediríamos perdón, llamaríamos a nuestro enemigo y le diríamos te amo, te bendigo, haríamos una serie de cosas extraordinarias, llamaríamos a nuestra mamá y le diríamos te amo mamá, te bendigo, aquí está para tu Navidad, haríamos el milagro de darle a nuestra mamá. ¿Por qué? Porque Cristo viene hoy. Vivamos como si Cristo viniera hoy, pero trabajemos, sobre todo en la obra del Señor, como si Él viniera dentro de mil años. Por eso tenemos que aprender a vivir hoy como si Cristo viniera hoy y a trabajar como si tardara mucho tiempo.

El fin del mundo, en lugar de asustarnos, debe llevarnos a predicar del amor de Dios. Con razón Jesús empezó su ministerio de predicación diciendo, en Mateo 5:16 Hagan brillar su luz delante de todos, para que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y alaben al Padre que está en el cielo. Seamos luz, prediquemos con nuestras buenas obras y con la palabra hablada de nuestro testimonio de vida.

 

   
Escuche

La fe viene por el oir…

 

Vea

Como en casa aún en el extranjero…