LibrosPastorJorgebanner01

Abrazos-Banner

Lea

La esencia de prédicas para leer en menos de 5 minutos…

En la vida hay muchas opciones, puede haber muchos destinos, pero ante Dios únicamente hay dos. Y la Biblia es bien clara cuando nos dice que solo hay dos caminos por los cuales podemos andar, no tres, no cuatro. Únicamente dos. En Mateo 7:13-14 vemos lo que Dios tiene para nosotros a través de estos dos caminos, la Palabra de Dios dice Entren por la puerta estrecha. Porque es ancha la puerta y espacioso el camino que conduce a la destrucción, y muchos entran por ella. Pero estrecha es la puerta y angosto el camino que conduce a la vida, y son pocos los que la encuentran. Dios no creó robots, usted no es un robot, usted es una persona que tiene lo que conocemos como libre albedrío, esa es la potestad que tiene de obrar por reflexión y elección. Usted y yo pensamos y decidimos, no somos robots, y el libre albedrío no consiste en que yo tengo la opción de hacer lo que quiera en esta tierra. El libre albedrío consiste en que yo tengo dos opciones: andar por el camino espacioso o por el camino estrecho, angosto. Uno lleva a la destrucción y el otro a la vida. Sabemos que hay gente que dice “yo no soy tan malo, yo la verdad amo a Dios con todo mi corazón, me echo mis pecaditos y como usted es pastor le quiero contar algunos, por ejemplo…”, y empiezan a revelarle su rollo. Y no son pecaditos, pero es “gente buena”, desde su punto de vista.

El librealbedrío es poder decidir entre dos únicas opciones: andar por el camino de Dios que es estrecho, la puerta estrecha, el camino angosto o el camino de la destrucción. En Deuteronomio30:15-20 leemos Hoy te doy a elegir entre la vida y la muerte, entre el bien y el mal. Hoy te ordeno que ames al Señor tu Dios, que andes en sus caminos, y que cumplas sus mandamientos, preceptos y leyes. Así vivirás y te multiplicarás, y el Señor tu Dios te bendecirá en la tierra de la que vas a tomar posesión. Pero si tu corazón se rebela y no obedeces, sino que te desvías para adorar y servir a otros dioses, te advierto hoy que serás destruido sin remedio. No vivirás mucho tiempo en el territorio que vas a poseer luego de cruzar el Jordán. Hoy pongo al cielo y a la tierra por testigos contra ti, de que te he dado a elegir entre la vida y la muerte, entre la bendición y la maldición. Elige, pues, la vida, para que vivan tú y tus descendientes.Ama al Señor tu Dios, obedécelo y sé fiel a él, porque de él depende tu vida, y por él vivirás mucho tiempo en el territorio que juró dar a tus antepasados Abraham, Isaac y Jacob.

En esta vida solo existen dos caminos y ninguno más, uno que es difícil que lleva a la vida y otro que es muy fácil, pero lleva a la muerte. ¿Por qué camino anda usted? porque a veces estamos en la iglesia, venimos a la iglesia, leemos la Palabra del Señor, servimos y, sin embargo, no nos damos cuenta que somos básicamente iguales a los que están allá afuera con la única diferencia que cada domingo venimos a la iglesia y decimos: “Señor, perdóname por haber echo eso, límpiame de toda maldad, te prometo que no lo vuelvo a hacer, cambio y fuera, nos vemos el próximo domingo”. ¿Tendrá beneficios andar por el camino angosto? ¿Tendrá beneficios entrar por la puerta estrecha? Claro que sí. Es más, hay un Salmo que se le conoce como el salmo de los peregrinos, aquellos que vivían lejos de Israel, lejos de la nación, lejos del templo donde se adoraba a Dios. Y sin embargo, allá lejos donde estaban, hasta allí llegabala bendición Yeste es un salmo para los peregrinos que recibían la bendición desde Sión, el equivalente de nosotros que somos los gentiles que recibimos la bendición desde el cielo.

Veamos lo que el Salmo 128 nos demuestra de los beneficios que usted y yo obtenemos cuando andamos por el camino angosto, cuando entramos por la puerta estrecha, porque a lo mejor usted está sentado acá esta mañana y dice que viene a la iglesia, pero realmente, como me lo dijo alguien, a quien le iba tan bien en la vida hasta que se entregó al Señor, ¡imagínese! – Desde que le entregué mi vida al Señor, prueba tras prueba. Por ser íntegro, me quedé sin trabajo, he estado sufriendo-. Tal vez está aquí sentado, usted que es joven, y dirá ¿valdrá realmente la pena guardarme para el matrimonio? Tal vez está usted aquí, que le han ofrecido hacer algo que no es correcto y prestarse a la corrupción. Ydice: al final de cuentas todos lo hacen y si no lo hago yo, alguien más lo hará. Tal vez está aquí sentado y dice: ¿valdrá la pena verdaderamente leer la Biblia y creer en Dios y me está tocando difícil en la vida? Y este Salmo, precisamente, nos muestra las bendiciones de Dios para aquellos que andan en Sus caminos. Salmo 128:1 Dichosos todos los que temen al Señor, los que van por sus caminos.

Cuando usted y yo andamos por los caminos del Señor somos dichosos, cuando nos desviamos de esos caminos nos va horrible. Sigue diciendo, versículo 2 Lo que ganes con tus manos, eso comerás; gozarás de dicha y prosperidad. Felicidad y prosperidad son dos cosas que acompañan a los hijos de Dios. Ahora bien, yo sé que hoy en día cuando hablamos de prosperidad la gente se asusta, porque existe el evangelio de la prosperidad, que habla simple y sencillamente que como es hijo de Dios, lo va a prosperar, simple y sencillamente con un reclamo. Usted sabe que Dios le da a usted la capacidad para prosperar sea cristiano o no, porque entonces ¿cómo hacemos para explicarnos de tanta gente que no es creyente y sin embargo, ha prosperado? ¿Por qué? ¿Porque ha aplicado la ley de la siembra y la cosecha? ¿Gente que diezma a distintas organizaciones? No. ¿Sabe por qué? porque es gente esforzada y trabaja ocho, diez, doce horas. La felicidad y la prosperidad son dos cosas que acompañan a los hijos de Dios. La felicidad viene de lo alto y la prosperidad de su esfuerzo personal y la bendición de Dios de ese esfuerzo que hace. Usted debe prosperar ¿sabe por qué? Porque cuando prospera, prosperan los suyos y cuando prosperan los suyos, no solo prosperan ellos, prosperara su iglesia, no solo su iglesia sino usted, prospera su nación, porque ahora paga más impuestos gracias ala SAT. Todo el mundo prospera, prosperan los necesitados, porque ahora es generoso con el que no tiene. Antes podía ayudar poco, pero ahora puede ayudar más.

Lo que ganes con tus manos, eso comerás. Es decir, es mi trabajo el que me trae prosperidad y que Dios bendice. Gozarás de dicha y prosperidad, es decir, gozaremos de prosperidad pero también de felicidad. Yo conozco a gente con mucho dinero que es infeliz, como cristianos tal vez no entra que alguien que tenga dinero no sea feliz, porque es gente que nunca ha sido feliz, como dijo una jovencita un día: -Yo lo único que tuve en mi casa fue dinero-, mientras que usted a lo mejor cuando comenzó con su familia no tenía mayor cosa, pero tenía el amor, el cariño, hasta el chucho lo lamía. Y eso es lo lindo de la iglesia, en la iglesia habemos desde pobres hasta los más ricos y todos servimos juntos, como diría Marcos Witt cuando presentó alPastor Jorge H. López allá el Lakewood, “El pastor Jorge es pastor de una iglesia donde hay un diputado sentado a la par de un obrero y los dos trabajan juntos.”

Lo que ganes con tus manos eso comerás; gozarás de dicha y prosperidad. Hoy usted va a salir a comer, pero no lo hará amargado. Cuando uno va con gente que realmente lo quiere, los cristianos comemos alegres, muy rico. Yo soy feliz con dos cosas: tortilla y aguacate, el guacamol, su limoncito y sus tortillitas bien calientes. No es lo mismo tenerlo que poder disfrutarlo. Y dice Lo que ganes con tus manos, eso comerás; gozarás de dicha y prosperidad. Dios quiere prosperarnos, bendecirnos. No quiere decir que el pobre no sea de Él, simple y sencillamente que el pobre puede prosperar cuando está en Él y no tiene que esperar para prosperar y ser feliz. Donde está es feliz. Y eso es lo lindo de Guatemala, aquí siempre digo que crecimos a puro café y champurrada. Todas las tardes café con pan. En el Salmo 128:3 seguimos leyendo En el seno de tu hogar, tu esposa será como vid llena de uvas; alrededor de tu mesa. Vea que siempre, muchos de los libros de la Biblia son libros que utilizan muchas figuras, calles de oro, mares de cristal en Apocalipsis, es simple y sencillamente el lenguaje terrenal que Juan encontró para describir esas calles de oro, el mar de cristal, y cuando nos dice que en el seno del hogar tu esposa será como vid llena de uvas alrededor de tu mesa, usted se imagina a la vid con uvas que representa vida, que representa fruto, dice que aquel que ame los caminos del Señor, que teme al Señor, dice que en el seno de su hogar su esposa será como vida alrededor de su mesa. Las mujeres son un motor, la mayoría de ellas son un motor y son especiales. Yo sé que la liberación femenina las hizo trabajar a todas y ahora trabajan duro, y ahora mantienen a los tres hijos y al cuarto que es el marido, a veces. Trabaja y todavía ve las cosas dela casa. No está mal que trabaje, pero la mujer fue hecha para ser la ayuda idónea y para criar a sus hijos y para disfrutar la vida.

Las mujeres son especiales cuando sean y vivan el rol que Dios estableció para ellas. Son especiales porque son cariñosas. La mayoría de mujeres son cariñosas, son dulces, son mujeres que tienen empatía, compasión por los demás. Y lo que dice este pasaje que la esposa del hombre que teme al Señor será como vid alrededor de su mesa, simboliza vida, la mesa representa lo social, lo relacional con los vecinos, con la familia, con los amigos. Tener una mujer que es vid, es realmente vida. No tiene una mujer amargada, es una mujer que, como decimos en Guatemala, está en la onda, es un motor. La mujer es tremenda, ahora estamos de vacaciones, los niños no van al colegio y no hay tránsito, pero en enero cuando comiencen todos los colegios se pone alegre, usted aprovecha para oír todas las radios cristianas, que ahí va en el tránsito. En época de colegio se levantan temprano. Suena la alarma y la mujer es la primera que se le levanta y llama a todos, es hora de ir al colegio, a estudiar. Empieza la actividad y ordena a los niños que se laven los dientes, que se laven la cara, que coman, corriendo, loncheras y al carro para ir al colegio. El marido, no siempre se levanta a esa hora, se baña, se rasura, oyendo su música instrumental.

Yo admiro a las mujeres y les puedo decir por qué. Comenzando con la Fráter que comenzó con mujeres en su gran mayoría, había hombres, pero las que más jalaban eran las mujeres, Hoy en día, no es que las demás redes sean malas, pero la red que más brilla es la Red de Mujeres, son “kaibiles” espirituales. Y la promesa y los beneficios, para el que ande en los caminos del Señor, serán que en el seno de tu hogar, tu esposa sea como vid llena de uvas, como vida, fructífera, alrededor de tu mesa. Tener una mujer que tiene a un esposo creyente, que ama a Dios, que le teme a Él, por consiguiente va amarla a ella y va a cuidarla a ella como se merece. Entonces esa mujer ¿cómo responde frente al esposo? Una mujer como vid llena de uvas, es un motor que no se funde. Tengo amigos que han perdido a su esposa y me dicen que ha sido difícil, ¿saben por qué? porque ella era una vida llena de uvas y el otro era una planta que se estaba secando, porque no estaba conectado a Dios nuestro Señor. Pero hoy puedo decirle que han salido adelante, sus hijas se han casado, están tomados de la mano de Dios, Dios ha sido fiel. Otros van con sus hijos solitos, criándolos y amándolos porque van tomados de la mano del Señor. Disfrute a su esposa, ámela, déjela que haga sus relajos en la cocina, en la mesa, déjele para el gasto. Así que no solamente somos dichosos cuando andamos en los caminos del Señor. No solo gozamos de dicha y prosperidad y comemos con nuestras manos, producimos. No solo tenemos una pareja que es vida. El Salmo 128, la segunda parte del versículo 3, nos dice: tus hijos serán como vástagos de olivo. Esto significa, la promesa de una cosecha futura. Como los vástagos de olivo, así son los hijos para el que teme al Señor. Yo amo y bendigo a los niños de nuestra iglesia, porque de pronto crecen. De pronto crecieron y ahora son gigantes, pero no son gigantes que anden haciendo el mal sino que andan haciendo bien. Hoy mismo hay una red de la Red de Juniors, andan 170 niños de diez a quince años en su retiro. Y se van liderando los mejores maestros de la Zona de Campeones, son escogidos, buscan a los que mejor se han portado, a los que mejor han andado, y se van sirviendo. El viernes me dio gusto por la tarde que estábamos despidiendo a todos los niños, ver a un ingeniero con maestría, estar al frente, entre los organizadores del retiro, cuando hace años él iba como campero, los que van recibiendo, y ahora estaba ahí. Ver jovencitas que antes eran chiquitas que iban al retiro, y ahora ordenando el viaje, dirigiendo el retiro. Una jovencita, ahora licenciada. Son gente que sirven al Señor, promesa de una cosecha futura espiritual y económicamente hablando, porque unos de ellos es el gerente de la empresa de su mamá. ¿Qué tal? Ahora son alivio, promesa de una cosecha futura.

Otra jovencita, ahora trabaja con la suegra viendo otra área de la empresa, promesa de una cosecha futura, estas son las bendiciones para aquellos que temen al Señor y andan por sus caminos, porque sus hijos quieren ser como ellos, quieren anhelar ser como ellos, quieren imitar a sus papás. Por eso usted se me acerca y me dice por favor involucre a mi hijo a servir, la primera pregunta que le voy a hacer es ¿a cuál va usted? – Realmente no voy, no tengo tiempo, tengo que trabajar en ventas-. Ahorita, uno de nuestros jóvenes en Jóvenes Adultos tuvo su privado en la Universidad de San Carlos, sacó cien puntos y es gente que se va a retiro, es gente que anda trabajando. Hay quienes me dicen que ahora sí van a poder poner una célula, porque ya se graduó de la U, pero durante cinco años no hicieron nada. Tenemos médicos que están sacando su especialización y están sirviendo al Señor. No falta, porque sus padres son gente que teme al Señor, promesa de una cosecha futura. Renato Valdez es un jovencito que se va a graduar este jueves como licenciado Químico Farmacéutico, trece años tenía cuando un día me lo encontré fuera del Auditórium Mayor y le digo ¿cómo estás? -Alex, si aquí hubieran servicios todos los días yo sería feliz de vivir enla Fráter. Estejoven con un padre alcohólico. A veces me llamaba a la oficina para contarme que habían internado a su papá, con escasez económica. Su papá no conocía del Señor, hoy ese hombre rindió su vida a Dios y ya no toma ni una gota de alcohol. Hoy este jovencito se gradúa de licenciado Químico Farmacéutico, trabaja en Lancasco, y me dice, hace poco, porque yo le dije, te acordás – cuando yo era líder de jóvenes-, hoy lavamos carros para que vayan a su retiro, pero en un futuro vamos a firmar chequeras. Y me dice, cabal. Hace poco vine y se puso a lavar un amigo el carro y el di cien quetzales. Yo le dije retiro no cien quetzales.

 Tus hijos serán como vástago de olivo. Todos queremos tener esos hijos, temamos al Señor, andemos por sus caminos, porque seremos dichosos. Por último, en el Salmo 128:4: Tales son las bendiciones de los que temen al Señor. Que el Señor te bendiga desde Sión, y veas la prosperidad de Jerusalén todos los días de tu vida. Que vivas para ver a los hijos de tus hijos. ¡Que haya paz en Israel! Los judíos sin importar donde vivieran, desde Sión llegabala bendición. Ellos bendecían y veían la prosperidad de Jerusalén y pedían por la paz en Israel. ¿Sabe qué veo hoy aquí? Dios siempre bendice a sus hijos. Siempre nos bendice para bendecir, es decir, las bendiciones familiares, por andar en los caminos del Dios, se convierten en bendiciones parala nación. Por eso vivan para ver a los hijos de sus hijos, no solo declara bendición generacional sino paz nacional. Israel prevalecería a pesar de cualquier situación. La familia de aquellos que andamos por los caminos de Dios somos una bendición para Guatemala, porque hogares integrados fortalecen una nación, hogares donde los padres buscan a Dios fortalecen a una nación. Hogares donde los hijos son formados en los caminos de Dios fortalecen una nación, porque estamos enviando a nuestra Guatemala gente íntegra, justa, trabajadora, esforzada que no se presta a la corrupción, que ama a Dios con todo su corazón y que sirve sin importar el jefe, porque sirve al Jefe de jefes.

Escuche

La fe viene por el oir…

 

Vea

Como en casa aún en el extranjero…