LibrosPastorJorgebanner01

Abrazos-Banner

Lea

La esencia de prédicas para leer en menos de 5 minutos…

Abra su Biblia en el libro de Lucas 8:1-15, podemos utilizar este pasaje como trampolín para encontrar lo que Dios tiene para nosotros. “Después de esto, Jesús estuvo recorriendo los pueblos y las aldeas, proclamando las buenas nuevas del reino de Dios. Lo acompañaban los doce, y también algunas mujeres que habían sido sanadas de espíritus malignos y de enfermedades: María, a la que llamaban Magdalena, y de la que habían salido siete demonios; Juana, esposa de Cuza, el administrador de Herodes; Susana y muchas más que los ayudaban con sus propios recursos. De cada pueblo salía gente para ver a Jesús, y cuando se reunió una gran multitud, él les contó esta parábola: «Un sembrador salió a sembrar. Al esparcir la semilla, una parte cayó junto al camino; fue pisoteada, y los pájaros se la comieron. Otra parte cayó sobre las piedras y, cuando brotó, las plantas se secaron por falta de humedad. Otra parte cayó entre espinos que, al crecer junto con la semilla, la ahogaron. Pero otra parte cayó en buen terreno; así que brotó y produjo una cosecha del ciento por uno.» Dicho esto, exclamó: «El que tenga oídos para oír, que oiga.» Sus discípulos le preguntaron cuál era el significado de esta parábola. «A ustedes se les ha concedido que conozcan los secretos del reino de Dios —les contestó—; pero a los demás se les habla por medio de parábolas para que »“aunque miren, no vean; aunque oigan, no entiendan”.»Éste es el significado de la parábola: La semilla es la palabra de Dios. Los que están junto al camino son los que oyen, pero luego viene el diablo y les quita la palabra del corazón, no sea que crean y se salven. Los que están sobre las piedras son los que reciben la palabra con alegría cuando la oyen, pero no tienen raíz. Éstos creen por algún tiempo, pero se apartan cuando llega la prueba.La parte que cayó entre espinos son los que oyen, pero, con el correr del tiempo, los ahogan las preocupaciones, las riquezas y los placeres de esta vida, y no maduran. Pero la parte que cayó en buen terreno son los que oyen la palabra con corazón noble y bueno, y la retienen; y como perseveran, producen una buena cosecha.

La semana pasada estudiamos las dos primeras tierras donde cayó la semilla, y hablamos que hay dificultades. De los cuatro terrenos solo uno nunca tuvo una semilla que brotó, son los que estaban junto al camino, aquellos que oyen la Palabra y viene el diablo y les quitala Palabra. Estoesla duda. Cuandoestá escuchando un mensaje como este y usted nunca le ha rendido su vida al Señor en este momento yo estoy esparciendo la semilla del Evangelio de Jesús, usted tiene dos opciones: creer o no creer.El librealbedrío que Dios nos dejó, la facultad de decidir lo que queramos hacer con nuestra vida solo tiene dos opciones: obediencia o desobediencia. Obediencia o rebelión, y hablamos de la duda, hablamos de Tomás, aquel discípulo que usted recordará que después de que Jesús resucitó pasó durante 40 días, dice la Escritura, enseñándoles a sus discípulos acerca del reino.

Un día cuando las puertas estaban cerradas Jesús entró y se presentó ante sus discípulos ¿sabe qué ocurrió? Tomás no estaba y dijo: Yo no creo que haya aparecido, hasta cuando yo meta mis dedos en sus marcas y mi mano en su costado no creeré. Dicho y hecho. Al rato aparece nuevamente Jesús cuando la puerta estaba cerrada y entra y dice a Tomás ven, mete tus dedos en mis marcas, mete tu mano en mi costado. Y ¿qué dice Tomás? Señor, Hijo de Dios. ¿Qué diría usted? ¡Hipócrita! Él le dijo, porque viste creíste. Dichosos lo que creen y no han visto, y usted dichoso porque cree y no ha visto, pero usted cree en el Todopoderoso, en el Hijo de Dios que vino a la Tierra a morir por nuestros pecados, tentado en todo pero sin pecado, el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo, el último sacrificio de aquellos que se hacían en el Antiguo Testamento donde alguien podría morir en su lugar, pero no limpiaba su conciencia del pecado. La duda.

Pero en las siguientes tres tierras, en los tres terrenos siguientes, la semilla sí brota. Si quiere se lo pongo así: la única que murió fue la que estaba junto al camino y era la duda. Lagente que dice: ¿será que Dios existe o no? ¿Será que debo arrepentirme de mis pecados o no? El segundo terreno hablamos que fue la que cayó sobre las piedras y dice la Escritura en Lucas 8:13 Son los que reciben la palabra con alegría cuando la oyen –todos emocionados, qué mensaje el de hoy, con alegría-, pero no tienen raíz. Éstos creen por algún tiempo, pero se apartan cuando llega la prueba. Jesús mismo nos dejó escrito en Juan 16:33 Yo les he dicho estas cosas para que en mí hallen paz. En este mundo afrontarán aflicciones, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo.

¿Será que el cristiano afronta aflicciones? Hablamos de mi amigo que un primero de enero me llamó y me dijo Alex, tengo a mi hijo muerto en mis brazos. Piense en la prueba más difícil que puede pasarle a usted y es ahí en ese momento tan difícil y tan duro que usted debe permanecer enraizado y dará fruto de fe. Se recuerda de Sadrac, Mesac y Abednego, aquellos tres jóvenes que fueron llevados cautivos a Babilonia para servir bajo el mando del rey Nabucodonosor, que les cambian su nombre, les enseñan el idioma del lugar, otras costumbres, son preparados para servir en ese reino y les dicen: o se postran ante esta estatua o los lanzamos a un horno en llamas. ¿Sabe que le dijeron? en Daniel 3:16-18 Sadrac, Mesac y Abednego le respondieron a Nabucodonosor: — ¡No hace falta que nos defendamos ante Su Majestad! Si se nos arroja al horno en llamas, el Dios al que servimos puede librarnos del horno y de las manos de Su Majestad. Dice: puede. Pero aun si nuestro Dios no lo hace así, sepa usted que no honraremos a sus dioses ni adoraremos a su estatua. Y esa debe ser la actitud del cristiano, fiel en las buenas y en las malas. Jóvenes con novia o sin novia, con plata y sin plata. Se recuerda del apóstol Pablo que decía: he aprendido a estar satisfecho en cualquier situación en la que me encuentro: pobreza o riqueza, abundancia o escasez.

Mucha gente ama a Dios hasta que la prueba llega. Muchos no creen por la duda, otros lo aman, cuando llega la prueba se acabó, en el mundo tendremos aflicciones, pero confiemos, nuestro Señor ha vencido al mundo. Mantenga la fe.

La parábola continúa en Lucas 8:14, La parte que cayó entre espinos son los que oyen, pero, con el correr del tiempo, los ahogan – hay tres cosas que los ahogan- las preocupaciones, las riquezas y los placeres de esta vida, y no maduran. Dese cuenta que los que cayeron sobre las piedras son aquellos que la dificultad los aleja de Dios. A estos no, a estos los aleja la bendición, esa es la gente ala que Dios ha bendecido tanto que ahora se preocupan por lo que tienen, se preocupan por las riquezas y por los placeres de esta vida. Es la gente que antes no sabía qué era un domingo pasarla en el puerto con la panza al aire, bajo el sol, un coco, un cevichito, cosa que no es pecado hacer, pero esta gente es la que no madura, se aleja, cree, pero no está dando fruto, no están madurando. Hay mucha gente que aparece en la iglesia una vez al año, como el cometa Halley. Hay quienes son como ese cometa, aparecen una vez, dos, tres veces en la iglesia al año o en años. Dicen que oyen, pero con el correr del tiempo los ahogan las preocupaciones, las riquezas y los placeres de esta vida y no maduran. Hace poco me encontré a un joven adulto, y le digo -Qué te has hecho, no te he visto-. Es que estoy estudiando enla U. Es un hombre que canta precioso, toca la guitarra precioso. ­- Te acordás – le digo- cuando no tenías nada. Ahí estabas, pero ahora el Señor te ha bendecido económicamente y nos has llegado-. Es que la U.

En la Fráter tenemos gente sirviendo, usted vio gente en orden, todos estos jovencitos que pasaron, son gente que está enla universidad. Aquien les presentamos como el Colocho, fue Jesús hace tres años enla Vía Dolorosa, estudia ingeniería, y anda sirviendo. A esos patojos solo les falta que les traigamos el sleeping bag a la Fráter, viven aquí metidos, son felices, cuantas más ojeras tienen son más felices. Pero las preocupaciones, un día hablé con unos papás y les digo: A sus hijos nos les he visto, no están viniendo ¿qué pasó? Y me dijeron: es que están enla universidad. Yotambién, les dije, estoy sacando una maestría. Podemos tener las dos cosas, pero las preocupaciones nos alejan, por eso me da gusto ver aquí a médicos que se han graduado y nunca dejaron de ser líderes de células, porque lo primero en nuestra vida es Cristo Jesús y proclamar el mensaje de las buenas nuevas de salvación y todo lo demás viene por añadidura.

Esto es un desafío. Lo que se nos está predicando en estos tiempos es un Evangelio únicamente de prosperidad y los cristianos pasan penas también, pero también Dios no quiere que usted sea pobre, Dios lo quiere bendecir y lo va a bendecir pero oiga bien esto, la Escritura dice que cuando Dios bendice a alguien es para que bendiga a otros. Cuando Dios los prospera y llegan a tener, ¿sabe qué ocurre? Conocen los placeres de esta vida y los placeres de esta vida son viajar, comer bien, muchas veces hospedarse en un buen hotel, muchas veces es tan solo estar frente a una pantalla LED arriba de60 pulgadasen casa, cuando pudo haber ido a la iglesia. ¡Ah! cuando se conocen los placeres de esta vida y no por fuerza tienen que ser pecado, hay placeres que no van contra la voluntad de Dios, como comer rico, como estar en una hamaca oyendo los grillos en el puerto, las olas que golpean.

La duda, la prueba y ahora es la bendición la que nos aleja de Dios, las preocupaciones, las riquezas, los placeres de estas vida, es gente que no está dispuesta a pagar el precio, porque no solamente practica placeres, cuestiones bendecidas por Dios sino cosas que van en contra de Su perfecta voluntad. He conocido a gente que nunca ha probado una gota de licor hasta que prosperó. Le dijeron, una copita de vino no es pecado, y usted sabe que en España, allá sí le entran parejo a todos, en Argentina también, pero en nuestra nación…qué hacen ustedes si entran a un lugar me ven con mi copona de vino, el pastor se fue al mundo, dicen en Guatemala. Y como él se fue, yo también voy a seguir su ejemplo. Y empiezan con vinito, pero luego pasan a algo con mayor porcentaje de alcohol y al rato andan bien locos solos. Y después nos enteramos que andan tomando solos en casa.

Hay una estadística que dice que en los hospitales muchas veces de cien habitaciones cincuenta están con personas que tienen enfermedades nerviosas o a nivel de pensamiento. ¿Conoce a un amigo que se enferma por todo? Por qué se preocupa la gente, mire esta estadística, la ansiedad de una persona promedio está enfocada en 40 por ciento en cosas que nunca pasarán. Me van a asaltar cuando esté dejando a mi hijo en el colegio. El 30 por ciento está viviendo con ansiedad, porque está viviendo y recordando situaciones del pasado que no se pueden cambiar. ¿Y por qué tuve ese novio pues? Usted lo mira, ya lo tiene ya se casó hasta que la muerte los separe, cuídelo, ámelo. El 12 por ciento vive con ansiedad por las críticas de otros que en su mayoría ni siquiera son ciertas Vieran lo que dicen de uno. Cuando conozco a alguien de otra iglesia o alguien me dice qué bueno saber que no es nada de lo que me dijeron que era. Nunca les he preguntado qué dijeron, que digan lo que digan. El diez por ciento se preocupa de la salud que se deteriora por el estrés de la preocupación de la salud, y el 8 por ciento se preocupa en problemas reales que sí enfrentará.

Las bendiciones nos pueden alejar de Dios. Las preocupaciones, las riquezas y los placeres de esta vida. Mateo 19:16-26, Jesús está hablando y dice: Sucedió que un hombre se acercó a Jesús y le preguntó: —Maestro, ¿qué de bueno tengo que hacer para obtener la vida eterna? — ¿Por qué me preguntas sobre lo que es bueno? —respondió Jesús—. Solamente hay uno que es bueno. Si quieres entrar en la vida, obedece los mandamientos. Sencillo para entrar a la vida eterna hay que obedecer los mandamientos. — ¿Cuáles? —preguntó el hombre. Contestó Jesús: —“No mates, no cometas adulterio, no robes, no presentes falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre”, y “ama a tu prójimo como a ti mismo”. Este no está dentro de los diez mandamientos. Si es parte de los mandamientos de Dios, pero en Éxodo 20 usted no lo encuentra. Los primeros cinco mandamientos que dijo sí, pero el Señor sustituyó el sexto: amar al prójimo como a ti mismo. —Todos ésos los he cumplido —dijo el joven—. ¿Qué más me falta? —Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes y dáselo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo. Luego ven y sígueme. Cuando el joven oyó esto, se fue triste porque tenía muchas riquezas. —Les aseguro —comentó Jesús a sus discípulos— que es difícil para un rico entrar en el reino de los cielos. De hecho, le resulta más fácil a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el reino de Dios. Al oír esto, los discípulos quedaron desconcertados y decían: —En ese caso, ¿quién podrá salvarse? —Para los hombres es imposible —aclaró Jesús, mirándolos fijamente—, mas para Dios todo es posible.

Usted dirá tengo que vender todo lo que tengo y dárselo a los pobres, dese cuenta que ahí estaba una mujer, Cuza, la esposa de Herodes, que tenía plata, que ayudaba a Jesús para el ministerio, y no le dijo vende todo lo que tienes y dáselo a los pobres. Quiero que noten algo, el pecado de este hombre rico era el último mandamiento, usted se recuerda que hay diez mandamientos, los primeros cuatro establecen nuestra relación entre Dios y el hombre y los siguientes seis son los que norman la relación entre el hombre y el hombre. El sexto mandamiento faltaba y ¿sabe cuál es este sexto mandamiento? No codiciarás. Por eso le dijo en el sexto: ama a tu prójimo. Cuando hay amor por el prójimo usted no siente codicia por tener lo que tiene, sino alegría por lo que tiene, ni siquiera envidia.

Por eso se fue triste porque él quería más y más. Su dios era el dinero, por es Jesús no le pide a todo el mundo que venda todos sus bienes y se lo dé a los pobres, porque entones los pobres tendrán que vender todo lo que tienen para dárselo a Él. El asunto es que la vida eterna no se obtiene tampoco por caridad, se obtiene por gracia. Esta gente, yo quiero que lo sepa, es gente que oye, pero no madura, no da fruto, es gente que llega el domingo a la iglesia con un corazón dispuesto de verdad, pero al salir de aquí uno de sus amigos lo llama y le dice estamos en el puerto, te esperamos. Y se juntan todos y está un ceviche esperándolo, en Guatemala un ceviche con gaseosa no le gusta a muchos, no sé por qué y usted dijo hoy, en la iglesia, me comprometo. Después de escuchar este mensaje, después de escuchar a Miguel Cassina, yo quiero ser un adorador de verdad, yo quiero cambiar mi vida, no quiero ser ni de los que dudan ni de los que no creen, no quiero ser de los que dejan la fe, no quiero ser de los que se preocupan en la riqueza y los placeres de este mundo.

Esta parábola nos muestra que la abundancia económica no es pecado, pero la codicia sí, a los ricos de este mundo manda a que sean generosos en buenas obras. Dios quiere que su dinero lo utilice para vivir bien, para financiar Su obra y para bendecir al pobre. Pero usted dirá: Yo no soy rico. Así hablaba hace poco un hombre, “Soy pobre. -¿comiste hoy?- sí. ¿Los que no comieron que serán en comparación a vos? ¿Te sobra plata? Sí, puedo ahorrar quinientos Quetzales al mes. ¿Sos rico o pobre? No. Soy pobre -me dijo-. No, sos rico, porque la riqueza es relativa. Uno es rico o es pobre en comparación a.

En la década de los años 20 hubo un grupo de empresarios exitosos que al sumar sus fortunas excedían el valor del Tesoro Nacional de Estados Unidos de esa época. Por varios años consecutivos los periódicos publicaban las historias de sus hazañas exhortando a los jóvenes a seguir su ejemplo. Es impresionante ver como 25 años después la vida de estos millonarios dio un cambio abrupto. El presidente de la compañía independiente más grande de acero Charles Schwab (no el inversionista que aún vive), vivió sus últimos 5 años con dinero prestado y murió sin dinero. Arthur Cutten, el mayor especulador de granos de Wall Street, murió endeudado, de un ataque al corazón. El presidente de la Cámara de Comercio de New York, Richard Whitney estuvo en la prisión de Sing Sing. El miembro del gabinete presidencial, Albert Fall fue condonado de estar en prisión para poder morir en su hogar. Jesse Livermore, otro gran especulador se suicidó. El presidente del Banco de Pagos Internacionales, Leon Fraser, se suicidó. La cabeza del monopolio más grande del mundo, Ivan Drueger, se suicidó.

Todos estos hombres aprendieron como hacer dinero pero ninguno aprendió cómo vivir. Yo sé que usted y yo aspiramos a más, es mejor tener que no tener. Yo no conozco a alguien que le diga que le apasiona tener hambre. Hoy tengo ganas de ir a sentarme a un buen restaurante y no pedir nada, solo quiero ver comer ala gente. Esmejor tener que no tener, pero a veces en la mente del cristiano se ha metido que si no tiene muchísimo dinero Dios no está con él. La prosperidad económica nunca es una señal de que Dios está con usted, porque entonces qué haríamos con todos los narcotraficantes. Tampoco que usted sea pobre quiere decir que Dios está con usted. El punto es que para el cristiano existe una palabra que se llama contentamiento, y esa palabra es estar feliz con lo que tengo, y en donde estoy mientras me esfuerzo por lo que quiero.

Que ni las preocupaciones, ni las riquezas, ni los placeres de esta vida lo hagan ser alguien que oye, pero no madura ni da fruto. Ahora bien, luche por prosperar, el mejor sistema de calidad total es ser cristiano, porque los cristianos lo hacemos todo como para Dios, lo hacemos y con excelencia, lo hacemos todo en el nombre del Señor y lo representamos, no importa el jefe, puede ser el jefe más desventurado de esta tierra, pero si usted ama a Dios usted lo sirve Y por último, todo lo hacemos de buena gana.

Y no como para los hombres. ¿Quién no quiere un trabajador así? Y todo el que es así va a prosperar, Dios lo va a bendecir y va a prosperarlo. Por eso, si hoy usted se considera pobre y es tacaño, cuando, créame, Dios lo prospere va a ser un próspero tacaño. ¿Conoce gente así? Pero conoce gente que en medio de sus necesidades comparte, es gente que Dios bendice. Mi abuelita Alis que anda en Estados Unidos paseando, esa mujer es tremenda. No tenía dinero y, sin embargo, un día en la iglesia el pastor dijo – tenemos a esta señora enferma con una criaturita, está mala de una pierna, no puede caminar. Ella se va a quedar en la iglesia, pero ¿quién se queda con el niño? Mi abuelita levantó su mano: Yo. Mi papá, que la vio, dijo menos comida. Mi papá dice que en su casa cuando comían les daban a todos su panito dulce con café, lo que hacía para orar era poner manos sobre su pan, para que no se lo cambiaran o robaran. Y sin embargo, recibió a ese niño.

El que es generoso cuando es pobre, va a ser generoso cuando sea rico, dese cuenta que hoy el ídolo de la iglesia cristiana es la prosperidad y no le digo que no prospere, yo quiero que todos aquí prosperemos, porque cuando usted y yo prosperamos prospera la iglesia, prospera el reino de los cielos, prospera toda la gente que tiene necesidad económica, porque usted y yo somos generosos. Pero lo que le quiero decir es que su aspiración no sea tener para sacar el pecho. Que pase con su carro haciendo ruido, llamandola atención. Haygente que tiene un carro y hasta pone un escape especial para que haga más ruido. Yo recuerdo que mi hermano se compró un pick up que daba miedo, asustaba, y él lo compró por molestar pintado hasta con llamas. Hermanos quiero testificar las bendiciones de Dios y sus misericordias, como son grandes y buenas para mí. Bendito Dios, Europa, que lugar tan lindo. Oh estar en París, enla torre Eiffeltomando un cafecito, me los hubiera querido llevar, pero no alcanza. Y sacando el pecho. ¿Cuántos quieren apoyar el proyecto de construcción? No puedo, deudas, muchas deudas.

El que es generoso siembra. ¿Sabe por qué tenemos lo que tenemos en la Fráter? Porque aquí hemos sembrado. Solo quiero que aquellos que pagaron una dos, tres, cuatro cinco no sé cuántas butacas pongan su mano en alto. Usted está aquí sentado porque estas butacas ellos las pagaron. Busque prosperar con las razones correctas para vivir mejor, para bendecir a su congregación, al necesitado, pero Lucas 8:15 termina diciendo Pero la parte que cayó en buen terreno son los que oyen la palabra con corazón noble y bueno, y la retienen; y como perseveran, producen una buena cosecha. Oiga bien esto, son los que oyen la Palabra con corazón noble y bueno, quiere decir que no hay malicia. Cuando alguien predica, la gente lo está juzgando, desde abajo y cuando pasa si lo ven bien vestido, guapo, dicen, hoy el Señor nos va a hablar. Es gente que escucha la Palabra. Pero la parte que cayó en buen terreno son los que oyen la palabra con corazón noble y bueno, y la retienen; y como perseveran, producen una buena cosecha.

El desafío más grande no es escuchar la Palabra ni creer. El desafío más grande es permanecer, es perseverar, porque cuando todo marcha bien es muy fácil, pero cuando nuestra empresa quiebra, cuando nos quedamos sin trabajo, cuando se muere un hijo, cuando llega la enfermedad, cuando llega la bendición y no la habíamos tenido, cuando empiezan a tener las posesiones, los carros, las casas, entonces podemos alejarnos del Señor, son los que oyen la palabra con corazón noble y bueno, y la retienen; y como perseveran, producen una buena cosecha. Por eso yo felicito a la congregación, porque aquí en la Fráter predique quien predique, especialmente en la Roosevelt donde hay trece predicadores, predique el que predique la gente no se levanta de su lugar, porque hemos aprendido que si Dios usó un burro para hablar, puede usar a cualquiera.

Romanos 8:35-39, este debe ser un pasaje que se debe memorizar, porque este es la filosofía del cristiano, es lo que el apóstol Pablo escribió inspirado por el Espíritu Santo para nosotros, dice: “¿Quién nos apartará del amor de Cristo? ¿La tribulación, o la angustia, la persecución, el hambre, la indigencia, el peligro, o la violencia? Así está escrito: «Por tu causa siempre nos llevan a la muerte; ¡nos tratan como a ovejas para el matadero!» Sin embargo, en todo esto somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios, ni lo presente ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto ni lo profundo, ni cosa alguna en toda la creación, podrá apartarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor”. Nada debe movernos, ni siquiera un error que usted ha cometido espiritualmente hablando, que usted siente que es de los más horribles, espantosos, el Señor murió por el pecado mas sucio, horrible y vergonzoso que usted haya podido cometer y Dios no solo perdona sus pecados, lo restaura, le da un nuevo nombre una nueva oportunidad.

Aquí todos oímos, semana a semana escuchamos, yo escucho cuatro prédicas cada semana, y a veces los que más estamos somos los que podemos caer en el error de escuchar y no madurar, de escuchar y no retenerla Palabra. Yono sé cual puede ser el terreno que usted está siendo hoy, a lo mejor está en el terreno de la dudas, y duda de Dios porque le caen mal los pastores, de los pastores de los que usted tiene una idea y no es la correcta, o duda de Dios porque a usted le molesta ver el sufrimiento del mundo. ¿Por qué existiendo Dios hay tanto sufrimiento? Duda de Dios, crea. A lo mejor usted está en medio de las pruebas y no cree en Dios, como me dijo la semana pasada una señora que está dudando de Dios, porque sus papás no tienen trabajo, ninguno de la familia, solo ella y sostiene a todos. Persevere.

Tal vez, sus preocupaciones, las riquezas o los placeres de esta vida lo están alejando, no madura, persevere. La buena tierra es la que escucha con corazón noble y bueno, retiene la Palabra y persevera, da mucho fruto. Para perseverar necesitamos de otros cristianos que nos ayuden. Por eso vaya a su célula, ubíquese en el Centro de Información, sea parte de una familia espiritual que lo va a apoyar y a bendecir.

 

Escuche

La fe viene por el oir…

 

Vea

Como en casa aún en el extranjero…