LibrosPastorJorgebanner01

Abrazos-Banner

Lea

La esencia de prédicas para leer en menos de 5 minutos…

Corría el año de 1955-56 más o menos, era un niño de cuatro añoso cinco de  edad, esa mañana fue la primera vez  que vi  llorar a mi papá, yo dije ¿por qué está llorando, qué pasó?  En eso supe que habían asesinado a su mejor amigo, él había sufrido esa irreparable pérdida. Hay muchas personas que han perdido a su mejor amigo asesinado, yo también. Todos tenemos por lo menos un mejor amigo que recordar, ese mejor amigo que nos hizo sentir muy a gusto, que nos ayudó en los momentos más difíciles en nuestra vida, que nos acompañó sin interés alguno más  que por amor a nuestra amistad. El mismo Señor Jesucristo dice que cuando comenzó su ministerio llamó a doce, el Evangelio dice que llamó a doce para que estuvieran con Él, porque necesitaba personas que  lo acompañaran en los momentos más críticos dela vida. La Biblianos enseña – en el Evangelio – que de esos doce invitó a tres  a que lo acompañaran en sus momentos más importantes en el monte de la Transfiguración cuando se reveló como el Hijo de Dios y también en el Getsemaní cuando sentía que la muerte se acercaba y decía que estaba tan triste y angustiado, que era tal era la angustia que se sentía morir.

A veces hay momentos en la vida que sentimos que nos morimos de la angustia, del temor, por enfermedad y es allí cuando conviene tener por lo menos un amigo, si tiene dos mejor, si tiene tres superior. La famosa frase dice: “el que haya un amigo, encuentra un tesoro”. Y esa es la verdad, cuando se halla un amigo, se encuentra,  un tesoro. También dice una frase que leí hace muchísimos años: “El ornato de la casa son los amigos que la visitan”. Usted puede tener una casa muy linda, muy bien decorada, pero que nadie visita, probablemente, porque no tiene amigos o porque usted es una persona de pocos amigos. Es muy importante tener amigos Y una reflexión que me encantó, que de veras me hizo pensar, es cuado pensamos quién es un buen amigo, amigo es aquel con quien podemos pensar en voz alta. Con un amigo abrimos el corazón, donde decimos lo que pensamos, lo que anhelamos sin temor a que seamos defraudados. Porque una migo es leal, un amigo es incapaz de abandonar a otro, incapaz de engañar a otro y, por eso, es muy importante que tengamos por lo menos un amigo.

Ahora, amigos y buenos libros se cuentan con los dedos de una mano. No es fácil, pero hay que hacer el esfuerzo por encontrarlo. Proverbios 17:17 “En todo tiempo ama el amigo; para ayudar en la adversidad nació el hermano”. La realidad es que el amor de familia es especial, y también lo son las contiendas entre parientes, sobre todo cuando hay propiedades de por medio, pero un verdadero amigo lo es en las buenas y en las malas. Este es el tipo de comunión que Dios quiere que exista entre sus hijos. Dios quiere que entre nosotros nos ayudemos uno al otro, nos amemos uno al otro en las buenas y en las malas. En las buenas todo el mundo está con uno, pero en las malas es muy difícil. Proverbios 27:10 “No abandones a tu amigo ni al amigo de tu padre. No vayas a la casa de tu hermano cuando tengas un problema. Más vale vecino cercano que hermano distante”. No es que usted no visite a un hermano y le pida ayuda, pero si su hermano está en Estados Unidos y usted está en el Perú, va a recibir ayuda más rápidamente del vecino que tiene a la par que de su hermano que está en el extranjero. Por eso es tan importante que podamos tener amigos cercanos.

La Biblia nos habla de grandes amistades comola de Jesúscon Pedro, Jacobo y Juan, también nos habla la Biblia de cómo Jesús provocó un tremendo comentario entre la gente que acompañaba al Señor a la tumba de Lázaro. Jesús lloró frente a la tumba de Lázaro y la gente que lo vio llorar dijo: miren cuánto lo amaba. Jesús tuvo  sus mejores amigos no solo Pedro, Jacobo y Juan también Lázaro, María y Marta, ellos también fueron sus grandes amigos. Cuando Jesús andaba en el área de Jerusalén, no se hospedaba en Jerusalén,  caminaba diez kilómetros más, se iba a Betania, porque allí estaban sus amigos Lázaro, María y Marta. Lázaro que le confiaba la casa y le permitía hospedarse allí. María que era una tremenda escuchadora y hacía que Jesús se sintiera bien, porque sabía oír, no todos saben escuchar, muchos saben hablar. Y Marta extraordinaria, siempre lista para preparar los platillos más ricos para Jesús.

Me ha impresionado la amistad que surgió entre el hijo de un rey y el hijo de un plebeyo. ¿Cómo puede el hijo de un rey convertirse en un gran amigo del hijo de un plebeyo? Sin embargo, este no era cualquier plebeyo, era un plebeyo que creía en Dios, que confiaba en Dios, y cuando usted cree en Dios, Él lo levanta de lo más bajo y lo pone en lo más alto, a la par de los reyes. Eso ocurrió con David, que siendo un pastorcito de ovejas, que ejercía la profesión más modesta y más sencilla de Israel, en la escala social los pastores de ovejas eran la casta más baja y popular, de ahí sacó Dios a David, lo ungió para ser rey, David se enfrentó con el gigante Goliat, recordará la historia, cuando el rey Saúl y todo el ejército tenían miedo, David se enfrentó al gigante, lo venció, cambió la historia, a raíz de eso dice el capítulo 1 Samuel 18:1-4 Una vez que David y Saúl terminaron de hablar, Saúl tomó a David a su servicio y, desde ese día, no lo dejó volver a la casa de su padre. Jonatán, por su parte, entabló con David una amistad entrañable. Hay amistades de todo tipo: superficiales, amistades interesadas, pero hay amistades entrañables, son esas amistades que llegan a lo más profundo del corazón y usted siente por esa persona tal amor que disfruta estar con su amiga y con su amigo.  Entabló con David una amistad entrañable y llegó a quererlo como a sí mismo. Se recuerda que estuvimos hablando del mandamiento más importante de todos, amar al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todas tus fuerzas y a tu prójimo como a ti mismo. Jonatán sabía cumplir ese gran mandamiento de Dios.

¿Quiere hacer amigos, quiere tener amigos? Debe aprender de Jonatán, si va a amar a alguien ámelo como a sí mismo, que quiera para él, lo mismo que quiere usted. Tenga para él, lo mismo que quiere para usted. Ámelo a él como usted quiere ser amado, si nosotros no amamos a nuestro amigo como a nosotros mismos, no vamos a desarrollar una amistad entrañable, pasaremos de una amistad superficial nada más. Entabló con David una amistad entrañable y llegó a quererlo como a sí mismo. Tanto lo quería, que hizo un pacto con él. ¿Se pueden tener relaciones de pacto con un amigo? Si, Jonatán hizo un pacto con David.  Se quitó el manto que llevaba puesto  – No era cualquier manto, Jonatán era el hijo del rey Saúl, no compraba en los canastos del mercado, el hijo del rey Saúl se vestía de primera, su ropa era comprada, solo por traerlo a nuestra época, en Paris, Nueva York, las tiendas más “chic”. El manto de Jonatán no era cualquier manto y sin embargo, se quitó el manto, se lo dio a David porque lo amaba tanto y dijo, para David lo mejor que yo tengo. ¿Recuerda el manto? ¿Se recuerda el manto de Jesús, allá en la cruz del Calvario? Era tan importante y tan valioso que los soldados no quisieron romperlo, porque era muy fino, se lo sortearon para ver quién se lo quedaba. Le dio el manto- y también le dio su túnica, y aun su espada, su arco y su cinturón.

Vistió de hijo del rey a David. En la vida a veces llegamos a tener amigos tan entrañables que están dispuestos a  darnos lo mejor que ellos tienen. Y qué importante es que nosotros aprendamos que si queremos tener amigos tenemos que ser gente que ama como a sí mismo. Tenemos que ser gente dispuesta a dar. Llegóel día enque el padre de Jonatán, Saúl, quiso matar a David y entonces David habló con Jonatán y le dijo: estoy huyendo de tu papá que me quiere matar. Piensa que quiero quitarle el trono, pero yo no le quiero quitar el trono. Ya tuve la oportunidad de matarlo y no lo hice. Tú sabes que a tu papá lo respeto, y sin embargo, Saúl quería matar a David, el rey lo había invitado a que fuera a una reunión en el palacio, pero el propósito del rey era matarlo.

Jonatán le dijo: Hagamos una cosa, no te presentes, y si yo veo que mi papá te quiere matar, voy a venir acá y voy a tirar una flecha, y si la tiro cerca es señal que puedes venir al palacio, pero si la tiro lejos es señal que lo mejor es que te escapes. Y así fue. Jonatán amó tanto a David que le salvó la vida de manos de su propio padre. Pero llegó el día queen una batalla murieron Saúl Jonatán. ¿Cómo se expresó David de Saúl y Jonatán cuando murieron? Dice en 2 Samuel 1:23-26 ¡Saúl! ¡Jonatán! ¡Nobles personas! Fueron amados en la vida, e inseparables en la muerte. Más veloces eran que las águilas, y más fuertes que los leones. ¡Ay, mujeres de Israel! Lloren por Saúl, que las vestía con lujosa seda carmesí  y las adornaba con joyas de oro.  ¡Cómo han caído los valientes en batalla! Jonatán yace muerto en tus alturas.

Este versículo me impresiona, lea como describe David su amistad con Jonatán ¡Cuánto sufro por ti, Jonatán,  pues te quería como a un hermano! Más preciosa fue para mí tu amistad  que el amor de las mujeres. Ahí si que es admirable. “Más preciosa fue para mi tu amistad que el amor de las mujeres”, y créanme, David era machito, hombrecito, se agarraba con osos, con leones, con gigantes y tuvo varias esposas, sin embargo, al final cuando muere su mejor amigo dice para mí, Jonatán, me dio una amistad que era más dulce, más preciosa fue para mi tu amistad  que el amor de las mujeres.

Es muy importante llegar a tener amigos que nosotros apreciemos tanto, por supuesto. En la versión Reina Valeradel 60 Proverbios 18:24 dice “El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo; Y amigo hay más unido que un hermano”.  Proverbios 19: 6 dice “Todos son amigos de quienes reparten regalos”. Y aquí hay un poderoso, Jonatán, hijo del rey, ¿como logró que David fuera su amigo? Se quitó su manto, se quitó su túnica, le dio su espada, le dio su cinturón, le dio su amistad. Nosotros decimos que obra son amores y no buenas razones. Usted puede dar sin amar, pero no puede amar sin dar. No le diga a su hijo que lo ama y no le da ni siquiera para comer. No le diga a su esposa que la ama y no le da ni siquiera lo del gasto. No le diga a su amigo que lo ama y ni siquiera paga la taza de café que se tomaron. ¿Quiere tener amigos? Dé. ¿Qué tiene que hacer para ser amigo de alguien? Dar. Den y se les dará, siembre y coseche. No es solamente de dar dinero, a veces es más fácil dar dinero que dar tiempo. Nadie puede cultivar una amistad sin darle tiempo.

Proverbios 19:6b dice en la Nueva Versión InternacionalTodos son amigos de quienes reparten regalos. Jonatán repartió regalos a David una y otra vez, y lograron esa amistad. Por eso si queremos tener amigos, tenemos que aprender a dar. Tuve un amigo en mi adolescencia, en mi infancia casi y este amigo, la verdad, capturó mi corazón, porque era algo así como Jonatán y David. Era de una clase social y yo era de otra clase social, él era de una cultura y yo de otra cultura, él era de una raza y yo de otra raza, sin embargo, aprendió a ser buen amigo y me enseñó a ser buena amigo. ¿Y cómo pudimos tener una amistad y eso que había una diferencia de doce años de edad? Desde que yo me despertaba pensaba en mi amigo, buscaba a mi amigo y andaba con mi amigo, andaba tanto con él que todos los demás jóvenes de la iglesia me pusieron un apodo que nació un poco de la envidia y de los celos, me decían sombra. Decían que yo era la sombra de Kenneth, porque a donde iba él, yo iba con él. Era alto y yo enano, pero tuvimos tan grandes ratos escalando los volcanes, aprendiendo a nadar, haciendo ejercicios juntos, jugando básquetbol juntos, inflando globos juntos.

En mi casa se comía muy sencillo y en la casa de él muy bien. Para mí era muy emocionante cuando me decía si quería comer una hamburguesa, ni sabía qué era hamburguesa, pero se hacía unas “hamburguesotas”, lo bueno era que me invitaba. ¿Quiere tener buenos amigos? Dé, por supuesto, hay quienes se les mueren los amigos cuando los matan. A mí se me murió esa amistad cuando se casó, ni modo, ella le daba algo que yo nunca le iba a dar, sobre todo ejercía  tal influencia, tal autoridad que le dijo que no le gustaba que anduviera ese patojo ahí todo el tiempo. Era natural, estaban recién casados. Allí sepulté a mi amigo, se acabó esa amistad, pero el tiempo que duró fue muy, muy buena. Dé, si quiere tener amigos. Si no está dispuesto a dar, nunca tendrá amigos.

Jesucristo dijo: “Así que en todo traten ustedes a los demás, tal como quieren que ellos los traten a ustedes, de hecho, esto es la ley y los profetas”. ¿Sabe por qué muchos no tienen amigos? Porque no son discretos. Cuando usted tiene a alguien que es de su confianza y es amigo, como dije antes, amigo es aquel con quien podemos pensar en voz alta y cuando pensamos en voz alta decimos nuestros más íntimos sentimientos y secretos, porque un amigo de verdad los guarda. Proverbios 17:9 El que cubre la falta busca amistad; mas el que la divulga, aparta al amigo (RV-60). Y no solo la falta que cometió nuestro amigo, no, la falta que muchas veces nuestro amigo nos comete a nosotros, porque entre amigos a veces nos ofendemos, a veces nos insultamos, a veces nos menospreciamos y cuando eso ocurre tenemos que encubrir la falta, en vez de ir  con nuestro pito y tambor a contarlo todo al resto de la mara, de la pandilla, del grupo, dela célula. Si usted ama a su amigo no divulgue la falta, encúbrela y usted va a recuperar su amistad, a tener su amistad. Que lástima perder una buena amistad porque nosotros no encubrimos las faltas.

Me impresiona cuando Juan 15:12-13 dice, Y éste es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros, como yo los he amado. Nadie tiene amor más grande que el dar la vida por sus amigos. Usted quiere tener un gran amor, ponga su vida por sus amigos, hablo de dar y dar la vida, es dar lo mejor que usted tiene, y lo mejor que usted tiene es vida, es tiempo. Cuando le da a un amigo una hora, dos horas, tres horas, cinco horas, un día, un mes le está dando su vida. Nuestra vida es tiempo, nadie puede comprar tiempo, el tiempo no se puede ahorrar, usted lo usa o lo desperdicia, y por eso dice Jesús, nadie tiene mayor amor que este que da su vida por sus amigos. Por eso cuando usted dedica tiempo, para llamar a los que están sufriendo, tiempo para los que no llegaron a la célula, tiempo para visitar al que está enfermo, tiempo para consolar al que está triste, tiempo para ayudar al que está desempleado, tiempo para visitar al que está en el hospital, usted está dando lo mejor que tiene, y lo mejor que usted tiene es vida. Use su vida para dársela a otros. Si usa su vida para gastársela solo usted, no va a tener amigos, pero si da su vida y su vida incluye tiempo, talento, tesoro lo que dé, eso es lo que usted tiene y puede compartirlo con otros y esos, entonces, van a responderle cuando lo necesite.

Proverbios 18:24 también nos enseña una gran verdad, dice, Hay amigos que llevan a la ruina, y hay amigos más fieles que un hermano. Escoja a sus amigos. Tuve toda clase de amigos, tuve unos amigos que terminaron presos, no por predicar el Evangelio, sino por robar motos, por asaltar gente, por cometer crímenes, qué tal si yo hubiera seguido con estos “amigos” y varios de estos eran –como decimos en Guatemala- media vida. De aquellos que le cuentan chistes todo el tiempo y usted se mata de la risa, son de aquellos que andan haciendo travesuras, hay amigos que nos hacen mal, que son malas influencias, quizás son leales, quizás son agradables, pero son dañinos. Tiene que saber escoger a sus amigos, no todos los amigos son buenos, hay que seleccionarlos. No con todos podemos llegar a tener una amistad entrañable.

1 Corintios 15:33 dice: No se dejen engañar: «Las malas compañías corrompen las buenas costumbres.» Yo recuerdo unos amigos de mi infancia,  la verdad era alegre estar con ellos, ellos me introdujeron a los Boy Scout, me regalaron sus uniformes usados para  que yo también tuviera,  participara y fuera a los campamentos allá en San Jorge Muxbal. Muy bien la pasé con ellos, pero eran mal influencia, porque aunque fueran Boy Scout les gustaba fumar, les gustaba echarse sus traguitos también, les gustaba hacer una serie de picardías con las patojas. Eran mala influencia. Tiene que escoger  uno a sus amigos, con quienes realmente desarrolla una amistad entrañable y con quienes no. Pasé buenos momentos con ellos, pero ahora que veo hacia atrás digo que bueno que no dejé que esa amistad se profundizara, porque hay amigos que llevan a la ruina, Las malas compañías corrompen las buenas costumbres.

Y los papás – como nosotros podemos ver más porque ya tuvimos amigos parecidos, ya tuvimos muchos líos, ya tuvimos problemas-. Cuando vemos a nuestro hijo con algún  amigo le decimos, hijo no te conviene andar con este muchacho. No papá, es buena gente, todos los días anda con carros diferentes. No te conviene hijo, no mira es que su papá tiene una venta de carros. Es ladrón de carros hijo, no te conviene andar con él. A veces los hijos se resienten cuando la madre y el padre les decimos que no se junten con determinado joven, porque el que con lobos anda, a aullar aprende. Después va a ser coyote de la misma loma, pájaro de la misma pluma. Hijo, el que anda entre la miel, algo se le pega. Por eso hay que tener cuidado. Uno ve a las chicas que andan con unas muchachitas que la verdad no es difícil verles hasta el espíritu por la forma en que se visten, y empiezan las hijas a querer imitar a las amigas y a vestirse comos se visten, hablar como hablan, hacer lo que hacen. Cuídese de las malas amistades, pero una cosa es cierta: la vida sin amigos es muy aburrida, es muy triste. La vida de un solitario es lamentable.

Desde el principio cuando Dios creó al hombre dijo no es bueno que esté solo, y dijo, le haré ayuda idónea y le dio a su esposa. Hoy en día tampoco es bueno que el hombre esté solo. Me senté a platicar con un hombre muy conocido en este país y almorzando un día me dice: – Jorge, ¿cómo es su familia? Me metí la mano en la bolsa y saqué una foto, cada año me tomo una foto y todo porque si no aparece una nuera nueva, aparece un nieto nuevo, ahorita a fin de año aparecerá otro nieto, en enero otro nieto, así que siempre estoy sacando nuevas fotos. Me siento muy orgulloso, muy satisfecho de cada uno de los hijos y las nueras. Invariablemente me dicen que lindas sus nueras, es que los hijos heredaron el buen gusto de su papá, les digo. Pero luego me dice, en cambio a mí, por más que mandé a mis hijos a los mejores colegios, les compré los mejores carros, les he dado buenos viajes, todo lo material han tenido, pero lamentablemente ni me aman ni me respetan. Y los directores y los ejecutivos de su gran empresa me dicen: Don fulano viene a Guatemala cuando usted lo llama, nunca viene, ¿por qué será que viene? Seguramente se siente a gusto con su pastor, porque no le saco nada, siempre le doy algo, siempre platicamos desinteresadamente, siempre tenemos una buena armonía. La gente puede ser muy adinerada, muy famosa y muy millonaria, pero si está solitaria es infeliz.

En el libro Alas para tu Economía yo escribo un capítulo completo sobre lo que son las posesiones y la felicidad, la gente piensa que comprando cosas se va a sentir feliz, pero no es cierto. Usted puede comprar una casa nueva y no por eso va a estar más feliz que con la casa anterior. Si tener una casa nueva nos hace felices, todos los que tienen casa nueva  serían felices y, sin embargo, muchas casas nuevas están a la venta, porque los que la compraron se divorciaron, se pelearon. Tener cosas no nos hace ser más felices, porque la felicidad no está en las cosas, la felicidad está en las buenas relaciones personales que tenemos. Cuando usted se lleva bien con su esposa, con sus hijos, con sus nueras, con sus yernos, con su suegra, con su suegro, cuando se lleva bien con sus amigos, cuando se lleva bien con la gente entonces es feliz. La dicha no está en las cosas, la dicha está en las personas, la dicha está en recibir un buen abrazo de alguien que le aprecia, un buen apretón de manos de alguien que le ama, un beso de aquellos que lo bendicen y lo quieren, por eso es muy importante saber que quien encuentra un buen amigo encuentra un tesoro.

¿Cómo puede hacer para encontrar amigos? Yo le voy a dar un tip, ubíquese en una célula, si se la pasa encerrado en su casa, no va a hacer amigos, salga de su casa, llame a alguien. Dígale, te invito a almorzar, yo pago. El otro se va  a ir de espalda, pero solo por ver si es cierto va a aceptar. Acuérdese de aquel que era su amigo, dejó de ser porque usted se olvidó de él. Los grandes amigos no se deben olvidar. La Iglesia al principio, dice Hechos 2:46-47, “No dejaban de reunirse en el templo ni un solo día. De casa en casa partían el pan y compartían la comida con alegría y generosidad,  alabando a Dios y disfrutando de la estimación general del pueblo. Y cada día el Señor añadía al grupo los que iban siendo salvos”. Alegría y generosidad, son dos cosas que hoy seguimos disfrutando cuando compartimos las enseñanzas y los alimentos por las casas en las células. Las células son un grupo pequeño de miembros de la Fráter que se reúnen por las casas y se edifican unos a otros. Las células nos permiten que una mega iglesia siga siendo personal, porque ahí va a encontrarse con alguien a quien va a conocer por nombre, su identidad, dónde trabaja, su estado civil, quiénes son sus hijos, todo eso.

También nos permite que tengamos un líder que vele por nuestra vida espiritual. Si usted se aleja lo van a llamar, si usted se desanima lo van a animar, si usted se enferma lo van a visitar. Eso va a permitir que semana a semana usted pueda estudiar la Palabra de Dios, juntamente con un grupo que ama a Dios, va a permitir que podamos invitar a nuestros amigos primero a la célula y luego a la iglesia, que podamos tener una familia espiritual que nos pueda apoyar en las buenas y en las malas, que podamos recibir con los brazos abiertos a todo nuevo convertido y discipularlo. A las células va  todo tipo de personas, van abuelitos, van papás, hijos, nietos, van solteros. Seamos uno solo por las casas y aprovechemos las fortalezas de cada generación. Usted puede aprovechar la sabiduría de los viejos, la fortaleza de los jóvenes y, además, hay comida gratis. En todas las células hay algo que comer después de la reunión, así que si usted está pasando por tiempos difíciles con mayor razón. Váyase y aliméntese en el espíritu y en su cuerpo. Eso permite que tengamos amigos sinceros que nos ayuden a vivir la vida que Jesús vivió.

Escuche

La fe viene por el oir…

 

Vea

Como en casa aún en el extranjero…