LibrosPastorJorgebanner01

Abrazos-Banner

Lea

La esencia de prédicas para leer en menos de 5 minutos…

 

Buscar culpables es muy fácil: culpemos al gobierno, culpemos la falta de educación, culpemos que fuimos conquistados, culpemos, culpemos y culpemos, ¿pero no será Guatemala la suma de todos los ciudadanos que se reúnen en pequeñas tribus que se llaman familia? ¿No será la familia la célula básica de la sociedad y realmente la esperanza de nuestra nación? Porque dese cuenta que todo asesino, todo secuestrador, todo extorsionista, toda persona que se corrompe y toda persona que hace mal y que lastima a su prójimo, al final de cuentas, es hijo de alguien que a lo mejor le enseñó a ser así o por los menos se ausentó para que él fuera así. La esperanza de un cambio para Guatemala será únicamente cuando cada ciudadano, especialmente los líderes de los hogares, rinda su vida a Dios y decida vivir bajo una ley por encima de la ley de los hombres, que es la ley de Dios.

Y cuando obedecemos esos mandamientos hay vida y paz. Los diez mandamientos contienen dos partes: cuatro de ellos son mandamientos que rigen, establecen la relación entre Dios y el hombre. Los siguientes seis establecen la relación entre el hombre y el hombre. No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no codiciarás. Lo que Dios quiere es que tengamos paz y si nosotros, como líderes de nuestro hogar, rendimos nuestra vida a Dios y guardamos sus mandamientos nuestra pareja, nuestros hijos van a tener paz, porque al final de cuentas nosotros los hombres somos los líderes de los hogares y debemos ejercer ese liderazgo. Nuestra esposa es nuestra colíder que está a nuestro lado trabajando por formar a nuestros hijos en hombres de bien y no de mal.

En Mateo 5:14-16 descubrimos qué es lo que puede cambiar Guatemala, porque realmente, créanme, Guatemala no solo puede, Guatemala debe ser diferente, es demasiado bella, aquí tenemos de todo, no necesitamos de una película de Hollywood para ver explotar volcanes, no necesitamos ver una película del fin del mundo para que nos caiga ceniza en nuestra casa, y todavía algunas casas tienen sus bolsitas con ceniza, arena volcánica. Jesús dice: Ustedes son la luz del mundo. Se refiere a nosotros, ¿sabe que nos está diciendo Dios? Cuando un papá orgullosamente le dice a un hijo usted es López y los López no hacemos eso, usted sabe que López casi no hay en Guatemala, le está dando su identidad, le dice de donde viene, le dice quién es. Jesús nos está diciendo Ustedes son la luz del mundo. Fíjense en esto: usted es luz, este lugar sin luz es horrible, porque se cierra todo y no se ve nada, y usted anda tocando por todos lados, continúa diciendo Jesús: Una ciudad en lo alto de una colina no puede esconderse. Ni se enciende una lámpara para cubrirla con un cajón. Por el contrario, se pone en la repisa para que alumbre a todos los que están en la casa. Hagan brillar su luz delante de todos, para que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y alaben al Padre que está en el cielo.

Somos la luz y la luz tiene que verse. Triste es cuando usted encuentra una linterna y la enciende y no tiene baterías. Usted y yo somos la luz del mundo, pero entienda esto: no comprendemos la bendición de la luz, hasta que comprendemos la maldición de las tinieblas. No es lo mismo cuando un papá se va de casa y sus hijos son creyentes y están en la luz, porque en lugar de pelearse con Dios se aferran al Padre que nunca falla, pero no es lo mismo alguien que su papá se vaya y los hijos no conocen de Dios, esos niños se pierden en su dolor y tristezas. Por eso la importancia de reconocer cuál es el dolor de este mundo sin Dios. Este mundo sin Dios es un mundo egoísta, es un mundo envidioso, es un mundo codicioso.

Yo sé que Él viene y cambia nuestra vida y le da sentido. Hoy usted despertó tranquilito, usted no se tomó su caldo de huevos, usted amaneció sobrio, pero el día viernesen la noche hay niños que dicen: ojalá que no venga viernes. No quiero que venga ese día, porque papi se pone a tomar alcohol y es el día quemami es su ayudante. Y los líderes del hogar abdican su responsabilidad de dirigir y formar a sus niños, y en lugar de formarlos los deforman. ¿Cómo amaneció mucha gente hoy? Amaneció, así simple y sencillamente, le dio rienda suelta al mundo de las tinieblas. Somos llamados a ser luz y los cristianos, debemos mostrar más nuestras buenas obras. Mostrar más. Dice: Hagan brillar su luz delante de todos, para que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y alaben al Padre que está en el cielo.

Hacer brillar nuestra luz es hacer que la gente vea nuestras buenas obras. Si nos circunscribimos cada uno de nosotros a los metros cuadrados de nuestro hogar y no nos importa todo lo demás, Guatemala nunca va a cambiar. El cristiano, realmente, es el buen samaritano que ve al herido, lo recoge, lo cuida y lo ama cuando ese al que está recogiendo es un judío que lo desprecia, ese era el samaritano, una persona despreciada por los judíos. ¿Quiere otra figura? Es un judío atendiendo a un nazi. Eso somos los cristianos gente con corazón, gente que brilla, que se vean sus buenas obras en todo lugar. El Dr. Tom Brenner escribió en su blog lo que tituló Siete Comentarios en común que los no cristianos hacen de los cristianos. Uno: Los cristianos están en contra de más cosas, de las que están a favor. Simplemente me parece que los cristianos están enojados con el mundo y enojados el uno con el otro. Son tan negativos que parecen infelices, no tengo ningún deseo de ser como ellos, de estar molesto todo el tiempo.

Dos. Me gustaría desarrollar una amistad con un cristiano. Estoy muy interesado en lo que ellos creen y cómo llevan a cabo sus creencias. Me gustaría encontrar a un cristiano que estuviera dispuesto a pasar algún tiempo conmigo. Tres. Me gustaría aprender acerca de la Biblia de un cristiano, la Biblia realmente me fascina, pero no quiero ir a una iglesia que esté cargada de legalismo para aprender sobre ella. Sería más agradable que un cristiano me invitara a estudiar la Biblia en su casa o en un lugar como este donde estamos, por eso tenemos las células, grupos pequeños de la Fráter por las casas en donde nos reunimos a adorar el nombre de Dios. Dos cosas hacemos: nos edificamos mutuamente y evangelizamos a aquellos que no han rendido su vida a Dios.

Cuatro. No veo mucha diferencia en la manera como los cristianos viven en comparación con los demás, que no han rendido su vida a Dios.

Para darle una idea, esta investigación en Estados Unidos, en donde el equivalente del cristiano evangélico es el de la mayoría de católicos en Guatemala, que creen pero no practican su fe. Y lea lo que dice: realmente no puedo decir lo que un cristiano cree, porque no parece muy diferente a otras personas que conozco, la única excepción serían los mormones, realmente parecen tomar en serio sus creencias. Mormones como Stephen R. Covey, quien hace poco falleció, autor de “Los siete hábitos de la gente altamente efectiva”, gente con principios, con valores que aman a su familia y viven para ellos.

Cinco. Me gustaría poder aprender de un cristiano a ser un mejor esposo, esposa, padre, madre, etc. Mi esposa me amenaza con divorciarse de mí y creo que esta vez lo dice en serio. Mi vecino es un cristiano y su vida parece realmente estar bien ordenada en todo sentido. No. Me voy a tragar mi orgullo y no le voy a pedir ayuda. Seis. Algunos cristianos tratan de actuar como si ellos no tienen problemas. Harriet trabaja en mi departamento, ella es unos de esos cristianos que parecen tener una máscara todo el tiempo. Yo la respetaría más si ella no hiciera eso, no soy tonto, conozco lo que es cierto. ¿Conoce a gente que nunca tiene problemas? Un día estaba frente a una servidora, cristianos que viven en su mundo, y le digo: Me duele la cabeza. – No declare derrota sobre su vida -me dijo-, me regañó. Entonces que quiere, ¿que sea un mentiroso? le dije. No, me duele la cabeza, si me duele no es pecado, no estoy llamando al mal. – No hermano, ate los dichos de su boca – me replicó-. Lea el contexto, le digo yo, atarse con los dichos de la boca es por salir fiador de otro y hasta en todo tiene que cumplir.

Siete. Desearía que un cristiano me llevara a su iglesia. Realmente me gustaría ver y visitar una iglesia, peros particularmente no me siento cómodo en ir por mi cuenta. Lo que es extraño es que tengo 32 años de edad y nunca un cristiano me ha invitado a su iglesia en toda mi vida. No hablemos de todo el año, hablemos solo de agosto ¿invitó a alguien a la Fráter? ¿Se acercó a alguien a hablarle del amor de Dios? La gente quiere saber, las personas quieren saber acerca de nuestra fe, quieren que usted y yo seamos reales, que seamos la lumbrera que les indique el camino a seguir y que haga la diferencia en Guatemala.

¿Qué somos nosotros? Luz. Pero a veces parecemos un foco de 20 watts en medio de un apagón. ¿Qué tal si usted y yo nos dedicamos ahora a proclamar acerca de la luz, hablar de la luz? 1 Pedro 2: 9 Pero ustedes son linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo que pertenece a Dios, para que proclamen las obras maravillosas de aquel que los llamó de las tinieblas a su luz admirable. ¿Qué es proclamar? Es publicar en voz alta, que la gente escuche de nosotros, que nos oiga hablar de nuestra fe y de lo que Dios ha hecho en usted. ¿Qué historia tiene usted? A mi me encanta cuando escucho las historias de las personas y cuando hay predicadores que se paran acá y que predican y a veces no son personales en su forma de hablar y no cuentan los problemas tan graves que pasaron. Yo les digo, tenés que hablar más de eso.

Hace poco estaba hablando conJorge Erdmenger, director de células en la Fráter, y le decía que tenía que hablar más de lo que le pasó cuando era un niño, su papá se fue dela casa. Ycómo sentía que no valía ni siquiera lo suficiente para que su papá no luchara por él, la gente necesita oír de su testimonio. ¿Qué testimonio tiene usted? ¿Qué cosas ha hecho en su vida Dios que realmente a lo mejor son dolorosas, pero usted salió del valle de sombra y de muerte y usted puede edificar la vida de otros? Usted no es un cristiano infalible que no ha pasado por pruebas, aquí hemos pasado por cosas difíciles, que tal si abre su boca y empieza a hablar de las maravillas de Dios y la gente empieza hablar de las maravillas de Dios, la gente empieza a escuchar de usted y rinde su vida a Dios, y empezamos a ganar uno a uno a todo ciudadano en Guatemala, hasta que veamos una nación en donde Dios sea el centro de la vida de todos los guatemaltecos y que se acabe la corrupción, se acabe la inseguridad y vivamos en paz. Es imposible. Es horrible solo pensar que las señoras antes de irse de su trabajo ¿qué hacen, las que van en bus, en camioneta? Se empiezan a “desguajar” como si fueran auto ladronas, se quitan los aretes, se quitan el collar, casi se desmaquillan para verse feas. Con tal que nos les pase nada. No puede ser.

La única esperanza para nuestra nación somos los cristianos, los cristianos que vivimos lo que hablamos, los que estamos buscando ser como Jesús y reflejar Su carácter de justicia y de santidad. Proclame en voz alta en su hogar, que sus hijos oigan las maravillas, no tiene que entrar en detalles quién era usted antes de Cristo, tan profundo, si usted es de aquellos que tienen un testimonio de aquellos que dan ganas de llorar, testimonio a la carta, lo que uno les pide tienen. Pero sí abra su boca y comparta lo que ha sido, que sus hijos sepan que no creció siendo cristiano, que vivía con otro concepto. Jóvenes que se han entregado al Señor, acá, dicen que no sabían que era malo tener relaciones sexuales. “Yo hice y deshice, hasta aquí me vine a enterar que eso era pecado”. Gracias a Dios se quedó con la primera, hoy son cristianos y sirven al Señor.

La gente necesita conocer del Señor. Escuchar las maravillas de Dios en nuestro hogar, en el lugar de estudios. La gente necesita luz que indique el camino. Usted que está en el colegio, usted que está en la U brille. Yo al colegio llegaba con mi caja de Nuevos Testamentos a regalarle a todos mis amigos y no se burlaban de mí, y si se hubieran burlado ¡qué me hubiera importado! Es más, hacían fila, vos, dedicámelo. Y a mis cuates les dedicaba su Nuevo Testamento y ahí lo cargaban en su mochila. Hace poco me escribió un amigo que estudió conmigo la maestría, que no ha rendido su vida al Señor, y me cuenta, Alex, me acordé de vos porque estoy leyendo la Biblia que me regalaste. Muchas gracias.

Yo le digo algo, talvez la generación anterior no cree en esto, pero yo sí creo en los Danieles de la Biblia, gente que tres veces al día oraba de rodillas, con la ventana abierta, cuando le habían prohibido hacerlo. Lo tiraron al foso de los leones y fue de testimonio para todo ese imperio y mucha gente fue transformada. Tal vez a usted le han picado las manos por ser político ¿qué tal si usted de verdad se convierte en un político cristiano que lo que dice hace y la gente empieza a respetarlo y a admirarlo y ocupa cargos públicos y brilla y transforma? Porque donde llega un cristiano que es honorable, que es íntegro, que es justo, las cosas caminan bien. Yo no le estoy diciendo que llegue a ser presidente, que llegue ser ministro para que Guatemala sea cristiana evangélica, le estoy diciendo que se esfuerce, que tiene ese llamado en su corazón para realmente cambiar esta nación. Yo estoy convencido que el que se sirve de una institución no sirve, necesitamos gente honorable, en todos los puestos de esta nación. Esa gente está aquí sentada, está en todas las iglesias, gente que sabe que es un pecador, pero que ama a Dios nuestro Señor. Mire lo que hemos hecho nosotros como Fraternidad Cristiana con una junta directiva conformada por voluntarios íntegros y que aman la obra de Dios y que cuidan cada centavo como si fuera de ellos. Mire lo que hemos hecho nosotros, ¿usted cree que si no tuviéramos un solo centavo, la Fráter se va a endeudar? El Pastor prefiere quedarse sin luz que a pedir un centavo prestado, porque prestar dinero es destapar un hoyo para tapar otro y al final de cuentas resulta abriendo un hoyo más grande.

En una nación cuando el dinero no alcanza uno se aprieta el cinturón y cierra dependencias y hace la diferencia, porque no podemos seguir endeudándonos, pero necesitamos gente con visión bíblica en donde la Biblia nos enseña vivir al contado, porque el que presta es esclavo de quien le prestó. Usted y yo tenemos l91 Años de Independencia, pero también independencia económica, ustedes están aquí, saben cuándo va cambiar Guatemala. Está bien, usted no quiere ser un político, ni diputado, ni alcalde, ni nada, está bien, pero puede ser un buen ciudadano. Yo quiero que al salir de aquí se vaya diciendo: Yo puedo cambiar esta nación y puedo cambiar esta nación comenzando con mis hijos, de decirles que no devuelvan mal por mal sino venzan con el bien al mal. Seamos como Jesús, vivamos como Jesús, hagamos la diferencia.

Quiero compartirles lo siguiente: James Emery White, pastor de Mecklenburg Community Church en Charlotte, North Carolina, escribió en su blog el pasado 6 de Septiembre lo siguiente, esto realmente nos debe inspirar a nosotros, nos da un poco más de una docena de cosas que nos pueden ayudar.

Uno. Encarne la idea de que no se trata de usted, sino de la persona que ni siquiera existe todavía. Y estar dispuesto a participar en todo lo que podría tomar para llegar a ellos, evangelizarlos, incluso si esto significa enfrentar inconvenientes.

Dos. Sea generoso con sus recursos financieros. ¿Cuánta obra ministerial se puede hacer por un dólar, el valor de un dólar? Ayude a su iglesia a hacer todo lo que pueda hacer, dé todo lo que pueda.

Tres. Invite a sus amigos no creyentes. En realidad, es la única manera que su iglesia puede crecer y es a través de los no creyentes. Usted y yo tenemos que invitar a gente que no conoce de Dios como usted y yo lo conocemos. Este lugar tiene espacio suficiente, por primera vez en la historia tenemos espacio, en la Roosevelt no cabemos, al tercer servicio los carros ya no pueden entrar, se forman colas de 200, 300,400 metros, ya no hay parqueo, la gente no cabe. Los caros no caben y cuando caben los carros la gente no entra. Acá tenemos espacio, acá podemos usar siete veces por fin de semana, ocho veces diez veces. Invite a no creyentes.

Cuatro. Dé un paso adelante y sirva. No espere a que se le pregunte si desea ser un voluntario. Si parece que todo en su iglesia está cubierto, confíe en mí, no lo está.

Cinco. Se necesitan desesperadamente líderes y maestros. Por favor, deje que su iglesia sepa cuál es su mezcla de dones, y que usted, como un seguidor más maduro de Cristo, está dispuesto a servir y desempeñar papeles fundamentales.

Seis. Déle a su pastor un paraguas de gracia por todo lo que no es, y ore por ellos regularmente. No pueden caminar sobre el agua, pero sí se pueden ahogar. Sea un flotador para ellos.

Siete. Dese cuenta de que las personas en el personal de su iglesia no reciben un millar de correos electrónicos al día, alentándoles. La mayoría de las personas que escriben por correo electrónico lo hacen sólo para criticar. Envíeles una palabra de aliento para que se den un festín y para mantenerlas en funcionamiento. Ellos son humanos y también se desmotivan como cualquiera.

Ocho. Como voluntario, o simplemente como un miembro regular, llegue a su congregación puntualmente. Repito: Preséntese y llegue a tiempo. No tiene ni idea de cuán importante es esto.

Nueve. Hable acerca de su iglesia como un chisme sobre la cerca del patio trasero, pero en el buen sentido. Al igual que una gran película que vio, o un buen restaurante. Dé rienda suelta a las relaciones públicas positivas en su vecindario y comunidad y hable de su iglesia.

Diez. Trabaje duro en tener una actitud positiva de un vaso medio lleno en lugar de un vaso medio vacío. Usted se sorprenderá de lo contagioso que es.

Once. Maneje la fricción y el desacuerdo de una manera que honre a Dios, lo que significa manejarlo bíblicamente (Mateo 18:15). Pero, en general, sólo practique el hábito de acordar estar en desacuerdo agradablemente. Recuerde a San Agustín que dijo: “En lo esencial, unidad; en lo no esencial, libertad, y en todas las cosas, caridad”. Y la mayoría de cosas en las que estamos en desacuerdo, caen más en el campo de lo no esencial.

Doce. Reciba a los que llegan a la iglesia con sus vidas en mal estado, matrimonios en problemas, personas con piercings, tatuajes, adicciones, divorcio, orientación homosexual, hijos fuera del matrimonio, convivientes que no son su cónyuge. En otras palabras, reciba a las personas escandalosas con una gracia más escandalosa. No afirmando su pecado, pero siempre con amor y aceptación para que puedan experimentar la gracia de Dios por sí mismos. Ese es el camino de Jesús. Jesús comía con prostitutas, con los políticos de su época y lo tildaban de pecador, eso es ser luz. Cuando tengo reuniones sociales y me presentan y de pronto alguien que usted ve que su tendencia es ser afeminado, tal vez homosexual, porque no todo homosexual es afeminado, pero gente que muchos desprecian yo vengo y le clavo un abrazo y él ha de decir: este Pastor qué onda, qué buena gente. A veces el mundo habla más del amor que la iglesia y no es que sentemos ese estilo de vida, porque Dios no acepta ese estilo de vida sino lo condena, porque no es su plan perfecto, pero si nos dijo que Dios es amor y el que no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor.

Trece. Oren, oren, oren. En la Inglaterra del siglo XIV hubo mujeres santas que pasaron mucho tiempo en los cuartos de oración en el sótano de sus iglesias. Oraban por la iglesia, sus miembros y la extensión del reino de Dios. Estas mujeres fueron llamadas por el nombre de anclas, pues eran anclas espirituales que mantenían la iglesia en medio de las tormentas de ese siglo. Sea esa ancla.

Todo esto para decir que si cada uno de nosotros somos llamados a ser la luz del mundo, y que si la luz se supone debe reunirse a través de la iglesia, entonces talvez tengamos que traer una vieja canción que dice: “Mi pequeñita luz la dejaré brillar”. Yo no sé cuántos crecieron en el evangelio y recuerdan esa canción que la cantábamos cuando éramos niños. Usted si quiere entender y llevarse algo de este mensajes, deje brillar su luz, haga buenas obras, y créame esta nación necesita modelos de personas que no sean envidiosas, ni rencorosas ni amargadas ni codiciosas, ni de ganancias deshonestas sino gente que honra a su país, porque primero honra a Dios, porque la justicia enaltece a una nación, pero el pecado deshonra a todos los pueblos. ¿Quién puede cambiar Guatemala? Usted, yo, comenzando por nuestra casa.

Escuche

La fe viene por el oir…

 

Vea

Como en casa aún en el extranjero…