Abrazos-Banner

Lea

La esencia de prédicas para leer en menos de 5 minutos…

texto test

Nosotros como cristianos podemos experimentar tanto victoria como derrota, y cuando vencemos la tentación, en nosotros  hay una euforia incontenible y nos sentimos fuertes, valientes. Sentimos que nada nos puede botar, que nada nos puede derribar, por el contrario, cuando cedemos ante la tentación, cuando nuestro carácter explota, cuando experimentamos envidia, cuando la codicia surge en nuestros corazones, cuando la mentira sale de nuestra boca, cuando practicamos el robo, cuando somos avaros, cuando juzgamos a los demás, cuando hay orgullo en nuestro corazón, cuando las tentaciones sexuales nos vencen se experimenta el sabor amargo de la derrota.

Tal vez ha venido a decirle a Dios, Señor, perdóname por lo que hice esta semana, pero eso se ha convertido en su estilo de vida de venir todos los domingos a la iglesia y decirle a Dios, Señor perdóname por lo que hice esta semana, Padre, me comprometo a vivir en santidad, pero tú sabes como cuesta…nos veremos el próximo domingo, cambio y fuera. Ante las tentaciones de cada día podemos ser derrotados o salir victoriosos. La tentación es una invitación hacia el mal y es una invitación buena y agradable a los ojos. ¿Existe alguna tentación que lo tenga derrotado y de rodillas? ¿Existe alguna tentación que lo ha esclavizado al punto que no tiene vida y no puede disfrutar de su vida ni la plenitud  de vida que Dios quiere para usted, que es una vida de paz, de tranquilidad y el que obedece y guarda sus mandamientos dice la Escritura que tiene salud en el cuerpo? ¿Quiere vencer la tentación y salir aprobado?

Yo lo invito a que disponga su corazón  para salir de este lugar, de una vez por todas,  libre para vivir y elegir vivir libre del pecado. Dios sabe que cada uno de nosotros puede vivir en victoria espiritual. De hecho, cuando llevaron a aquella mujer ¿usted recuerda la mujer adúltera delante de Jesús? ¿Qué fue lo que ocurrió cuando le dijeron que esta mujer fue encontrada en el acto mismo del adulterio y la ley dice que debemos apedrearla y matarla? Claro que la ley decía que ambos, los que habían estado en el acto del adulterio, solo llevaron a una mujer, sólo querían probar y poner a prueba a Jesús y tener con qué acusarle, pero ¿qué les dijo Jesús a estas personas cuando tenían a la mujer? Probablemente sin ropa y en las afueras del templo frente a muchas personas. Para entender lo que esta mujer estaba pasando es necesario que nos remontemos a un lleno total de este lugar como Explo Music Fest y que  hay una mujer que fue encontrada en el mismo acto de adulterio y que fue traída al lobby del Mega Auditórium, toda la gente la está viendo y está pasando frente a ella, ¿qué le dijo Jesús? Juan 8:10-11, Entonces él se incorporó y le preguntó: —Mujer, ¿dónde están?¿Ya nadie te condena? —Nadie, Señor. —.  Y oiga las palabras de Jesús  Tampoco yo te condeno.

Y esas son las palabras que Jesús sigue diciendo en nuestros tiempos a toda persona que se arrepiente de sus pecados y viene a sus pies y le dice: Señor, yo confieso que soy un pecador, me arrepiento de mis pecados y confieso que Jesús es el Hijo de Dios y creo que Él murió en la cruz por mis pecados. Y en ese momento Jesús nos dice: Ni yo te condeno. Esto es misericordia, pero ahí no terminó la historia, luego Jesús le dijo Ahora vete, y no vuelvas a pecar. Acá lo que vemos es una advertencia, aquí vemos un desafío: Tampoco yo te condeno. Ahora vete, y no vuelvas a pecar. ¿Será que Jesús estaba exagerando cuando le dijo Ahora vete y no vuelvas a pecar? ¿Será que Jesús realmente le estaba dando un desafío real, un desafío alcanzable, algo que usted y yo podemos tener, que podemos refrenar nuestra lengua y no ser chismosos, que podemos perdonar de corazón y no vivir en amargura, que podemos trabajar sin sustraer nada de donde trabajamos ni robar nada, que podemos ser personas de unidad y no de división? Claro que si, pero la responsabilidad de ganarle a la tentación es suya y mía.

Cuando leemos en Romanos 6:12-14  Por lo tanto, no permitan ustedes que el pecado reine en su cuerpo mortal, ni obedezcan a sus malos deseos. No ofrezcan los miembros de su cuerpo al pecado como instrumentos de injusticia; al contrario, ofrézcanse más bien a Dios como quienes han vuelto de la muerte a la vida, presentando los miembros de su cuerpo como instrumentos de justicia.  Así el pecado no tendrá dominio sobre ustedes, porque ya no están bajo la ley sino bajo la gracia. Usted y yo que hemos declarado a Jesús como nuestro Señor y Salvador hemos muerto con Cristo. Con Cristo estamos juntamente crucificados y hemos resucitado a una nueva vida, pero usted y yo debemos entender que el responsable de vivir en una vida de libertad es usted y soy yo. A veces comos que creemos que va aparecer Dios y nos va a dar una fuerza especial y sobrenatural para vencer al pecado, cuando realmente ya lo hizo. ¿Qué dice Hechos 1:8?  Pero cuando venga el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder y serán mis testigos tanto en Jerusalén como en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra. Cuando usted y yo estamos en la fe y hemos puesto nuestra fe en Cristo Jesús para salvación, pecamos no porque debemos, es porque queremos, es porque elegimos pecar. La responsabilidad de ganarle a la tentación es suya y es mía. ¿Qué podemos hacer entonces para vivir en santidad, para vencer la tentación y experimentar ese estado de victoria y no de derrota?

El apóstol Pablo le dio unas palabras a su hijo en la fe, en 2 Timoteo 2:22 encontramos la clave y no es un versículo muy largo, pero la enseñanza que contiene nos da la clave para que usted y yo vivamos en victoria espiritual y venzamos la tentación: Huye de las malas pasiones de la juventud, y esmérate en seguir la justicia, la fe, el amor y la paz, junto con los que invocan al Señor con un corazón limpio. Huye de las malas pasiones dela juventud. Una de nuestras predicadoras, Yoly de Kelner, dice lo siguiente: la mejor arma que tenemos contra la tentación son las piernas. Huyamos, cuando se nos presente la tentación debemos huir, no seguir. Hay un héroe dela fe. No sólo de la fe sino de la historia de Egipto: José, aquel que llegó a ocupar el segundo puesto después de faraón.

            Sus hermanos le tenían envida por sus sueños y por el trato preferencial de su papá, Jacob, a quien Dios le cambió el nombre por Israel. ¿Qué ocurrió? Deciden matarlo un día que los va a buscar donde están pastoreando. El hermano mayor dice no, no, no, no lo matemos, metámoslo dentro de esta cisterna que está sin agua, con la esperanza de ir a sacarlo después y regresarlo a su papá, pero ¿qué hace cuando se va y regresa y ya no está? porque lo han vendido a unas personas y llega a Egipto como esclavo. ¿Quién lo compra? Un oficial cercano a faraón, Potifar, es como si a usted y mí de pronto nos vendieran como esclavos y paráramos siendo de la seguridad personal y empleados de alguien de la seguridad personal, directa del Presidente Obama.

José no tenía mamá cerca, papá cerca, hermanos cerca., nadie lo conocía. Es más, le cambiaron el nombre, le enseñaron otro idioma. Cuando Potifar lo compró lo llevó a su casa y encontramos una porción de la Escritura de un héroe de la fe de quien debemos aprender e imitar, está en Génesis 39:7-12, y esta historia, realmente es un ejemplo de lo que nosotros debemos hacer: Después de algún tiempo, la esposa de su patrón empezó a echarle el ojo y le propuso: —Acuéstate conmigo.  ¿Sabe cuántos años tenía José? Tenía 17 años cuando lo vendieron. A los 17 años usted tiene más hormonas que sangre.  Pero José no quiso saber nada, sino que le contestó:

—Mire, señora: mi patrón ya no tiene que preocuparse de nada en la casa, porque todo me lo ha confiado a mí. En esta casa no hay nadie más importante que yo. Mi patrón no me ha negado nada, excepto meterme con usted, que es su esposa. ¿Cómo podría yo cometer tal maldad y pecar así contra Dios? Y por más que ella lo acosaba día tras día para que se acostara con ella y le hiciera compañía, José se mantuvo firme en su rechazo.  Un día, en un momento en que todo el personal de servicio se encontraba ausente, José entró en la casa para cumplir con sus responsabilidades. Entonces la mujer de Potifar lo agarró del manto y le rogó: « ¡Acuéstate conmigo!»

Ya cuando dice que lo agarró, José estaba asustado, que una mujer llegue a usted, lo agarre de la ropa, que le diga te vas a dejar o te vas feo. Pero tome nota de lo siguiente, están solos, no hay nadie en la  casa, es la patrona, no va a decir nada, no está la mamá de José ni el papá, no hay hermanos, nos hay nadie. ¿Qué hizo José? Pero José, dejando el manto en manos de ella, salió corriendo de la casa. Al ver ella que él había dejado el manto en sus manos y había salido corriendo,  llamó a los siervos de la casa y les dijo: « ¡Miren!, el hebreo que nos trajo mi esposo sólo ha venido a burlarse de nosotros. Entró a la casa con la intención de acostarse conmigo, pero yo grité con todas mis fuerzas. ¿Que pasó con José? Resultó en la cárcel por decir no. Le va mal por ser justo y no se pelea con Dios, luego les revela el sueño al copero y al panadero y sucede que se olvida de él como dos so tres años. Pero al final en el versículo 23 dice Como el Señor estaba con José y hacía prosperar todo lo que él hacía, el guardia de la cárcel no se preocupaba de nada de lo que dejaba en sus manos.

¿Por qué José es un héroe de la fe? Porque huyó, si queremos permanecer firmes en la fe, cuando la tentación se nos presente debemos huir. Puede decir que ya lo sabe, pero yo no vengo a enseñarle algo que no sepa, pero aquí está en la Palabra. Yo vengo a desafiarlo a que lo haga, yo vengo a desafiarlo a que la próxima vez que la tentación, que es su debilidad se le presente, huya. Tenemos que alejarnos de ciertas cosas para poder vivir en santidad. Proverbios 18:24 nos dice Hay amigos que llevan a la ruina, y hay amigos más fieles que un hermano. Hay gente que a usted lo hace sentirse bien, que lo quiere, que lo aprecia, con los que tiene una buena relación, pero esos amigos lo van a llevar ala ruina. Usted debe alejarse de aquellas personas que le sean o le presenten una tentación. Hay historias de horror que se cuentan de lo que una influencia de un amigo hizo sobre otra persona. El papá dice si usted supiera mi hija era una niña preciosa, tranquila, entregada a Dios, venía a la iglesia, no era contestona, servía en Zona de Campeones, hasta que conoció a este joven. Mi hija es irreconocible, es una bestia salvaje, ya no sabemos qué hacer con ella.

¡Cuidado con los amigos! Son tentación aquellos amigos que nos llevan ala ruina. Segundacosa de la que usted debe alejarse, si quiere vivir en santidad y victoria espiritual y no caer en una derrota espiritual, aléjese de lugares o situaciones que le sean o le presenten tentación. Pablo le dijo a Timoteo: Huye de las pasiones juveniles. Aléjese de situaciones o de lugares, por qué va a meterse a un restaurante si está ayunando, para qué va a salir al sol si tiene cáncer de piel, para qué va a lanzarse a una piscina si no puede nadar, para qué va a comprar el boleto de un avión a Estados Unidos si no tiene visa. Aléjese, nada tiene que ver la luz con las tinieblas. Cuando a veces evalúo mi vida, me digo por qué nosotros con mis hermanos que no fuimos perfectos, por supuesto, estamos en la fe, por qué yo en lo particular nunca hice todo lo que otros hacían y fui feliz, aún cuando me llamaban con palabras groseras. ¿Por qué? Porque cuando hay una convicción en el corazón de uno, que es un hijo de Dios, uno sabe lo que es el bien y lo que es el mal y no importa la edad, uno va a permanecer en el bien y  no va a ceder antela tentación. Yuno sabe que fallándole a Dios no solo lastima uno su corazón, sino la reputación de Cristo Jesús ante sus amigos.

Vamos a una fiesta. Yo no iba, ¿para qué necesitaba una fiesta si yo era feliz en la iglesia? Era feliz con mis amigos tocando el piano, bajo, guitarra o dirigiendo la alabanza o sirviendo en teatro, siendo maestro de niños o siendo líder de célula. Cuando nos involucramos en las cosas de Dios no tenemos necesidad de nada. Los cristianos vamos a comer en un restaurante y es un relajo de risas, y la gente se pregunta y estos ¿qué tomaron? Nada. Simple y sencillamente es el gozo que está en nuestros corazones el que nos llena, saber que Dios está con nosotros. Hay paz, alegría. Aléjese de lugares o situaciones que le sean o le presenten tentación.

¿Qué lugar debe dejar de frecuentar o que lugar debe dejar de frecuentar por completo? ¿Qué situaciones debe evitar?

Tal vez hay un número de celular que usted debe borrar, un programa que debe evitar por completo, un televisor que debe sacar del cuarto, una computadora que debe poner en un lugar visible. Ponerle un televisor a su hijo en  el cuarto es entregarlo a Cinemax a media anoche. En la medida que hagamos y nos alejemos de cosas que nos hacen pecar, vamos a permanecer firmes. Porque la batalla del cristiano es de todos los días, hay tentación todos los días, pero la buena noticia es que tenemos la misericordia de Dios también todos los días, no para utilizarla como un columpio y columpiarnos todos los días de la gracia de Dios y Su misericordia, sino para utilizarla como un trampolín, cuando nos estamos ahogando en el mar del pecado, que nos sostiene, tomamos aire y en lugar de columpiarnos en la gracia nos lanzamos para seguir nadando y llevar una vida de victoria espiritual.

Salomón dijo: He visto que Dios hizo perfecto al género humano, pero éste se ha buscado demasiadas complicaciones. Muchos de los problemas que usted y yo enfrentamos en la vida no vienen ni de Dios ni del diablo, vienen de nuestras decisiones equivocadas al ceder ante la tentación. ¿Quiere vivir en santidad? aléjese de personas, lugares o cosas. Si usted quiere vivir en santidad debe alejarse de personas, lugares, de cosas y vencer sus pensamientos.

Los sentimientos no existen por sí solos, siempre nacen de un pensamiento detrás de un acontecimiento. Pablo dijo en Filipenses 4:8 Por último, hermanos, consideren bien todo lo verdadero, todo lo respetable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo digno de admiración, en fin, todo lo que sea excelente o merezca elogio. Consideren es piensen. En esto pensad dice Reina Valera de 1960.

Dos categorías, todo lo que sea excelente o merezca elogio. Piense solo en lo que sea excelente y merezca elogio, llega el pensamiento y llega la tentación, usted puede seguir o puede huir, si usted sigue o cayó, iba en derrota espiritual y comienza un ciclo de derrota en el que se va hundiendo más, más y más y cuando siente está lejos de Dios completamente, pero si usted lleva el pensamiento y usted huye usted será un héroe de la fe como José.

Pablo le dice a Timoteo Huye de las malas pasiones de la juventud, y esmérate en seguir la justicia, la fe, el amor y la paz, junto con los que invocan al Señor con un corazón limpio. Usted debe buscar, no solo huir de las pasiones, acercarse a Dios y buscar la justicia, el amor, la paz, pero sabe cómo, junto con otras personas. Yo le digo, si usted tiene amigos, aún dentro de la iglesia que los ve muy espirituales pero tienen una lengua que es una AK47 aléjese. Aléjese, huya, pero no solo huya, porque entonces va a ser un cristiano resentido, alejado del cuerpo de Cristo. No, acérquese a Dios y junto con otras personas que buscan el amor, la justicia, la paz, la fe, busque a Dios, para eso tenemos las células, grupos pequeños de miembros de la Fráter que se reúnen por las casas entre semana, para dos cosas: edificarse y evangelizar, a unirse entre la luz y hacer la luz.

Escuche

La fe viene por el oir…

 

Vea

Como en casa aún en el extranjero…