LibrosPastorJorgebanner01

Abrazos-Banner

Lea

La esencia de prédicas para leer en menos de 5 minutos…

Las mamás tienen una carga bien pesada sobre sus hombros. Dios sabía que podían llevar esa carga pesada, y que podían desempeñar su rol como mamás a tal nivel que les confió el futuro de las generaciones. Es difícil ser mamá, desde el embarazo, los primeros tres meses son meses, paras muchas mamás, de nauseas, de vómitos y de pronto algún olor les da asco. Están batiendo los huevos, haciendo huevos revueltos con ganas de morirse, luego se les hinchan los pies, luego viene el parto. Yo estuve en el parto de mis dos hijos y es algo realmente espantoso. Las mamás dan a luz y no están pidiendo un parto tres veces al año. No, es algo difícil, es algo realmente doloroso.

Creo que toda mamá nunca debe dejar de aprender. Toda mamá debe buscar en la Palabra de Dios la forma en que puede ser siempre esa persona de influencia con sus palabras y ejemplos en la vida de sus hijos, de sus nietos. La mejor manera que entender cómo ser una buena mamá es ver a la mamá de Jesús. María no solo tuvo un hijo, la Escritura nos dicen en Mateo 13:50-58 Cuando Jesús terminó de contar estas parábolas, se fue de allí.  Al llegar a su tierra, comenzó a enseñar a la gente en la sinagoga. — ¿De dónde sacó éste tal sabiduría y tales poderes milagrosos? —decían maravillados—. ¿No es acaso el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María; y no son sus hermanos Jacobo, José, Simón y Judas?  ¿No están con nosotros todas sus hermanas? ¿Así que de dónde sacó todas estas cosas?  Y se escandalizaban a causa de él. Pero Jesús les dijo: —En todas partes se honra a un profeta, menos en su tierra y en su propia casa.  Y por la incredulidad de ellos, no hizo allí muchos milagros.

Vemos en esta porción de la Escritura que Jesús tiene cuatro hermanos, dice que están todas sus hermanas, todas, no lo usamos generalmente para dos mujeres, por lo menos de tres en adelante. María, la madre de Jesús, tuvo por lo menos siete hijos. Jesús por lo menos tuvo siete hermanos más. ¿Por qué algunos se escandalizan de esto? Porque creen que las relaciones sexuales son pecado, son algo sucio. Entonces, la gente cree que como es sucio el asunto de las relaciones sexuales y quela Virgen Maríabaja de nivel porque fue mamá. No, eso lo que hace es exaltarla a un nivel aún mayor de ser mamá de un ser divino como lo fue Jesús, el Hijo de Dios, ¿sabe por qué? Porque esa mujer fue una mujer que le tocó duro, porque no crió un solo hijo, crió por lo menos siete hijos. Y usted recordará que apenas se menciona a José y después no se le menciona, es probable que ella se quedó sin su esposo y sola sacó adelante a los niños.

No es pecado tener relaciones sexuales. Mateo 1:18 dice El nacimiento de Jesús, el Cristo, fue así: Su madre, María, estaba comprometida para casarse con José, pero antes de unirse a él, resultó que estaba encinta por obra del Espíritu Santo. Y si seguimos adelante nos vamos al versículos 25, después que José la aceptó y creyó en el sueño que el ángel le dio a él cuando se le apareció, Pero no tuvo relaciones conyugales con ella hasta que dio a luz un hijo, a quien le puso por nombre Jesús. Entonces la Biblia es bien clara y usted puede buscarla en cualquiera de las versiones, puede buscar la Biblia católica, la Biblia evangélica,la Nueva Versión Internacional,la Reina Valera, Nácar Colunga, la Latinoamericana, todas enseñan lo mismo, porque vienen de los mismos manuscritos originales. La Virgen María fue virgen cuando dio a luz a Jesús, pero dice la Escritura que hasta después que nació Jesús tuvo relaciones conyugales con José. Así que, jovencitas,el día que se casen tienen permiso. El día que se casan la mamá agarra al hijo y le dice bueno m’hijo ahí sacás la tarea. Usted va bendecido, no se aceptan devoluciones. Por qué, porque están haciendo las cosas como Dios manda.

Mamás, la carga sobre sus hombros es realmente grande. Ser mamá es difícil, yo por eso le doy gracias a Dios por ser hombre, si un hombre con un dolor de muelas se está muriendo, imagínese, si una mujer le pasara los dolores de parto al marido. Recuerdo el día que llamé a la doctora cuando estaba mi esposa embarazada de Ana Isabel, nuestra primera hija, y le digo: Mi esposa ya empezó con las contracciones ¿y le duelen? Me preguntó. –No- le dije yo. A lo que mi mujer hizo un gesto, – Ya le empezó a doler un poco-. Dios sabía que las mamás podían con esta gran responsabilidad. Sabía que el temperamento de la mayoría de mamás, que es el promedio de lo usual, es un  temperamento de paciencia. De verdad. La mamá cambia al niño tranquilito, le limpia sus nalguitas como si nada y tira todo. La mayoría de hombres con gestos de repugnancia, casi agarran al niño y lo cuelgan con ganchos y lo manguerean.

Pero hay lecciones de la vida de María  – madre de Jesús y por lo menos de siete hijos más-. Lecciones que podemos aprender para aplicar tanto a hombres como a mujeres, pero específicamente con más relevancia, importancia a la mujer. Ycuando leemos lo poco que encontramos sobre la Virgen María en los evangelios, encontramos en Lucas 1:26-27 lo siguiente: A los seis meses, Dios envió al ángel Gabriel a Nazaret, pueblo de Galilea,  a visitar a una joven virgen comprometida para casarse con un hombre que se llamaba José, descendiente de David. La virgen se llamaba María.  Aquí vemos, mujeres, a una joven consagrada a Dios. Por eso se le llamala Virgen María, porque nos había estado con ningún hombre, una mujer consagrada a Dios. Para escoger Dios a una mujer donde iba a poner en el vientre al Hijo de Dios, tenía que ser alguien espectacular, tenía que ser alguien digna de ser imitada en todo. Ahora dirá, pastor, algo tarde me está hablando de la virginidad, yo ya me paseé en todo. Tranquila, el Señor perdona y restaura. Tranquilo joven, el Señor perdona y restaura, pero debe mantenerse firme en el Señor. Claro que ahora le tocan desafíos por delante, como por ejemplo, “se lo digo un día a mi próximo novio o no se lo digo, al principio de la relación, a la mitad o al final de la relación, antes de casarnos o cuando me entregue el anillo”, ¿cuándo? Se complica pero Dios perdona y restaura.

María era ese tipo de mujer, una mujer pura, una mujer casta, una mujer ejemplar. Seguimos leyendo, Lucas 1:28-31, El ángel se acercó a ella y le dijo: — ¡Te saludo, tú que has recibido el favor de Dios! El Señor está contigo. Ante estas palabras, María se perturbó, y se preguntaba qué podría significar este saludo. —No tengas miedo, María; Dios te ha concedido su favor —le dijo el ángel—. Quedarás encinta y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús.  Si nos saltamos a los versículos 34-35: leemos: — ¿Cómo podrá suceder esto —le preguntó María al ángel—, puesto que soy virgen? —El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Así que al santo niño que va a nacer lo llamarán Hijo de Dios. Y Lucas 1:32-33 dice, Él será un gran hombre, y lo llamarán Hijo del Altísimo. Dios el Señor le dará el trono de su padre David, y reinará sobre el pueblo de Jacob para siempre. Su reinado no tendrá fin.

Hay quienes dicen que la edad aproximada de María era entre 15 y 17 años. Porque, históricamente, en Israel a esa edad se casaban. Quince a diez y siete años ¿qué haría usted mujer si a esa edad se le aparece un ángel y le dice vas  quedar embarazada por obra del Espíritu Santo? ¿Usted empieza a reprender? ¿Qué quiere una señorita? A los 15 años anda llorando por un BlackBerry. A los 15 años lo que menos quiere una mujer es limpiar su cuarto, lavar la ropa, planchar la ropa, el pelo sí  se lo plancha pero no la ropa. Es más, a los 15 años ahora con la mentalidad que ha ingresado a la humanidad, los papás le dicen: Usted estudia y hasta que se gradúa de su licenciatura de la U se me puede casar. Y la pobre jovencita se mete a estudiar, tiene planes de la licenciatura, de la maestría y después hasta que esté económicamente estable, llega a los 40 años y el pobre Chepe ya se casó y tiene tres hijos con la mujer que no era la de sus sueños, pero era la disponible.

A María se le truncaron sus sueños. Inmediatamente Dios aparece y le dice que va a quedar encinta por medio del ángel, el ángel le dice vas a quedar encinta. Ella quería casarse, pero esta mujer creyó a la promesa que iba a quedar embarazada y no solo eso, quien iba a estar en su vientre era el Hijo de Dios. Y no sólo eso, que el que está en su vientre iba a ser el rey de Israel. Una mujer que creía las promesas de Dios y esto es algo que toda mamá debe tener en lo más profundo de su corazón: creer en las promesas de Dios. Promesas como aquellas que dicen: cree en el Señor Jesucristo y serás salvo tú y tu casa. Tal vez usted ve a su marido y dice: Yo creo que ni Dios, si le viene a predicar, lo convierte. Paciencia. Dios toca el corazón de toda la humanidad y llegará el día en que ese hombre que usted tiene, Dios lo transformará.

Vemos a una mujer que creyó en las promesas de Dios y vaya qué promesas. Seguimos leyendo en Lucas 1: 38, ¿cuál fue la respuesta de esta mujer? —Aquí tienes a la sierva del Señor —contestó María—. Que él haga conmigo como me has dicho. Con esto, el ángel la dejó. “Aquí tienes a la sierva del Señor”. Una sierva es alguien que está sometido, un siervo es alguien que está sometido completamente a la autoridad de alguien. En otras palabras es un esclavo, alguien que vive en modo de obediencia. Esta jovencita recibe la noticia que va a quedar embarazada y ¿qué hace? Su respuesta es “Aquí tienes a la sierva del Señor”. Reconocía que Dios era su amo. Sierva del Señor y del Señor que llevaría en su vientre. Es más, esta sierva del Señor ni el nombre le pudo poner a su primer hijo. ¿Cómo le quiere poner a su primer hijo? Gracias a Dios fui hombre, porque mi papá me tenía unos nombres de mujer espantosos. Claro que el nombre que nos pusieron suena a telenovela, dice mi esposa. Jorge, el mayor, se llama Jorge Ricardo, ¡Jorge Ricardo ven! El menor se llama César Eduardo, entonces le dicen ¡César Eduardo ven!”, pura telenovela, y yo soy igual, Alex H., la h es de guapo, es de Humberto. Alex Humberto, suena a telenovela.

Y algo que una mujer sueña es poder poner el nombre a sus hijos. Tener voz y voto, María no pudo pero dijo “Aquí tienes a la sierva del Señor”. Toda mujer, todo ser humano, es llamado a ser un siervo del Señor. Ahí en su trabajo, ahí en el colegio, en la universidad, ser un esclavo de Dios y no hacer el bien sólo porque me pagan por hacerlo o porque estoy en la iglesia. A quíen la iglesia sí cedo el paso porque hay cámaras. Me están filmando, ahí está un servidor que me conoce. Seguimos leyendo en Lucas 1:46-47: Entonces dijo María: —Mi alma glorifica al Señor,  y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador. Vemos a María glorificando al Señor que llevará en su vientre, al Señor Jesús y mi espíritu, dice, se regocija en Dios mi Salvador. Aquí vemos a una mujer que era una adoradora del Altísimo. Una mujer de oración, una mujer que no le importaba glorificar en cualquier lugar y tenía bien claro el enfoque con que llevaba al Hijo de Dios en su vientre. Era una mujer que debía rendir adoración a Dios, porque no era dios, era una esclava, una sierva del Dios Altísimo.

Debemos buscar el éxito terrenal. Toda persona sueña con comprar su casa, tener su carro, tener suficiente dinero guardado para una emergencia, y está bien que busquemos el éxito terrenal, pero debemos consagrar ese éxito terrenal que alcanzamos al propósito celestial. María estaba glorificando y adorando el nombre de Dios. Glorificando y adorando el nombre de Dios, la madre de Jesús era una sierva del ser supremo que llevaba en su vientre. Esto es algo que debe tener en cuenta una mamá. Usted quiere que su hijo sea un adorador, sea una adoradora. Quiere que su hijo sea un hijo de oración, sea una mujer de oración. Quiere que su hijo sea una persona de lectura de la Palabra, sea una mujer que lee la Palabra. Quiereque su hijo sea realmente un siervo o una sierva, sea usted una esclava de Dios y sirva en la iglesia, fuera de la iglesia en una célula y con su testimonio de vida en todas partes.

Mi mamá es de aquellas mujeres que fue enseñada, pues era una mujer que no conocía del Señor allá en su pueblo, y el primero en convertirse fue papá Juan,  mi abuelito. Un descendiente de españoles, 1.80 de estatura, ojos verdes. Mi papá Juan vino a la capital y cuenta mi mamá, que por su hija mi abuelita María y una sanidad sobrenatural del evangelista  que Dios usó para que ellos vinieran a los pies de Cristo,  fueron la primera familia en convertirse al Evangelio en Santa Anita Ixhuatán, y les apedreaban el techo de la casa, les pegaban, y les hacían de todo, porque creían que habían traicionado su fe. Ellos solo habían encontrado la verdadera razón de glorificar a Dios y al Hijo de Dios, a Jesús nuestro Salvador, el Todopoderoso.

Mi mamá ha sido una mujer de oración. Ella cuando estuvo en el Instituto Bíblico la pusieron en todo lo que era echar fuera demonios, dormía en un cuarto con los endemoniados, estaban reprendiendo y no salían, entonces quedaron ahí con ellos y al tiempo de estar en oración, en ayuno e intercesión, eran liberados los endemoniados y no sólo eso, después regresaban las personas liberadas con gallinas del pueblo a agradecerle, porque habían sido libres del espíritu que les ataba. Mi mamá era una mujer de esas. Yo crecí escuchando la Radio Cultural.Yo recuerdo y tengo mi foto con el hermano  Jere, el año pasado estuve con él en la radio, y la subí a Facebok y todo el mundo comentaba, porque todos crecimos escuchándolo, lo saludaba a uno para el cumpleaños. Mi mamá tenía una Mitsubishi L300 corinta en donde nos llevaba al colegio. Se puso de acuerdo con muchos vecinos, todos ellos no cristianos, para llevar a sus hijos. Esa Mitsubishi iba repleta de gente y todos ellos iban escuchando al hermano Jere en las mañanas. Exactamente comenzaba después del programa que terminaba diciendo: Bienaventurados  los de corazón limpio, porque ellos verán a Dios. Y luego con “Los cumpleañeros de hoy”. Y los cantos para mis amigos eran así como “Libre, tú me hiciste libre, tú me hiciste libre, libre…” y ahí van todos mis amigos en el carro escuchando alabanzas de aquel entonces. Ninguno cristiano.

Mi mamá tiene el don para orar cuando va manejando. Iba en el carro, sabe qué hacía, orando con mis amigos en el carro. Yo me decía, por qué no ora en su corazoncito. Un día, íbamos bajando precisamente hacia el colegio Campo Real donde estudié desde pequeño, toda la vida, soy segunda promoción de ese centro de estudios, sólo traiga a sus hijos al Liceo Fráter. Recuerdo que íbamos tres al frente, y de pronto, cuando mi mamá frenó, sólo una llanta agarró. Y empezó ese carro a descontrolarse y todos gritando. Mi mamá gritando la sangre de Cristo. Y el barranco a la par. Paró  y todos aguados, mi amigo que iba en medio puso los pies sobre el tablero. Pero es una mujer de oración, que adora. Es imposible que un hijo vea en su mamá a una adoradora, a una mujer consagrada, a una sierva y así no quiera amar con todo su corazón. María dijo: mi alma glorifica al Señor y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador.

Seguimos leyendo 1:48, dice, porque se ha dignado fijarse en su humilde sierva. No se veía sólo como una sierva, una esclava de Dios sino como una humilde sierva. A veces creemos que la humildad está en la pobreza, pero hay gente pobre y muy orgullosa, la humildad está en la actitud sin importar la  cantidad de dinero que hay en las cuentas. La humildad es una actitud en donde uno reconoce sus habilidades, pero siempre ve a los demás como superiores a sí mismo. La humildad se refleja en estar con los demás. La humildad es como el mal olor de boca, sólo el que lo tiene no lo siente, pero los demás no lo soportan. Y así es la falta de humildad.  A veces todos lo vemos, menos el que le hace falta.

“Se ha dignado fijarse en su humilde sierva”, vemos a una mujer humilde. Esta característica hace falta en nuestros tiempos, porque lo que menos hay en el corazón de muchos, no solo mamás sino hijos, es humildad. Si no,  métase a Facebok y vea cómo comentan las personas y vea qué tan fáciles son para juzgar como si fueran dios. Y vean qué tan fácil se emite un juicio sin tener los suficientes medios de conocimiento, porque el conocimiento es disperso, y de una vez emiten sentencia. Humildad tiene que ver con poder estar con alguien de otra raza y llamarlo, aunque visualmente a nivel de altura sea inferior que nosotros, aunque visualmente económicamente sea inferior a nosotros, por eso me encanta la forma en que me criaron a mí, porque me criaron respetando a todas las culturas, a todas las personas, abrazar al rico, abrazar al pobre, a besar al que tenía mucho, a besar al que tenía poco, a comer en un lugar con piso de tierra o a comer en un lugar en el hotel más lujoso. Este elemento de característica de la humildad que tenía María, nos falta hoy en día. Y usted dirá que hay gente racista. Es triste ver que en la iglesia la gente en Guatemala hace chiste de los indígenas y ladinos. Dos mundos, no, en Cristo somos uno. Por eso en la Fráter me da mucho gusto contar no con cientos sino más de mil miembros indígenas que aquí se sienten amados, bendecidos, apreciados, porque en Cristo somos uno. Y están sirviendo en la congregación y haciendo cosas grandes para el nombre de Dios.

Mi esposa recién regresó de predicar en Fráter Santiago Atitlán, fue a una actividad de mujeres y mi hija no quería viajar, se quería quedar conmigo y se quedó, pero le dije que tenía que hacer el fin de semana como yo lo hago. Vamos a ir a unos 15 años a Chimaltenango, vamos a regresar al servicio, luego nos vamos al siguiente día a los tres servicios y luego tengo una actividad aquí, te vas a ir conmigo a todo, ¿estás de acuerdo? Si. Juan Marcos, el de 7 años, se fue con mi esposa, pero da gusto ver a ese niño con todos sus amigos indígenas y llegaba y decía: ¡Mama! –Por qué venis hijo-.  Es que no les entiendo nada. Hablan lo que yo no puedo hablar. Entonces le consiguieron un par de amigos que hablaban bien el español, y uno de ellos que era un amor, el jovencito, se hicieron amigos, tiene fotos donde está sentado en el cuello de su amigo, anduvieron molestando por todos lados. En Cristo somos uno y el cristiano no puede hacer chistes de otras razas y el cristiano tiene que amar a los demás. María dice se ha dignado fijarse en su humilde sierva. Aquella mujer que entendía y veía a los demás como superiores a ella, una mujer que adoró en lugar de buscar adoración.

Necesitamos tener esto en la iglesia ¿no cree usted? Tener esto en nuestra nación, al final de cuentas el chapín, chapín es sin importar de donde viene. Y por eso yo amo y bendigo a los misioneros norteamericanos que dejan su comodidad en Estados Unidos y se vienen amar a nuestro pueblo, más que como lo aman muchos guatemaltecos. Aquí en la iglesia tenemos muchos misioneros que tienen orfanatorios, que trabajan con prostitutas, que hacen obra social. Yo bendigo la vida de esas personas, porque han dejado todo y hoy son chapines y comen frijoles con huevo y comen tamal para Navidad y nos aman, muchas veces más que los mismos chapines.

Si seguimos leyendo en Lucas 2: 4-7 dice: También José, que era descendiente del rey David, subió de Nazaret, ciudad de Galilea, a Judea. Fue a Belén, la ciudad de David, para inscribirse junto con María su esposa. Ella se encontraba encinta  y, mientras estaban allí, se le cumplió el tiempo.  Así que dio a luz a su hijo primogénito. Lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en la posada.  Yo admiro a la Virgen María ¡qué mujer! Hoy cuando alguien va a dar a luz qué hace. Ya tiene cotizado los hospitales, o ya tiene arreglado todo con el IGSS para poder dar a luz. Tiene sus maleta hecha y Dios guarde, no quiere viajar, quiere a su mamá a su lado, a la tía, a la otra tía y a la otra. Aquí vemos a una mujer que va al censo a la Ciudad de David, tiene que irse a registrar Y ¿Dónde le comienzan las contracciones? En un lugar que está saturado de visitantes y no hay hotel, no hay nada. Encuentran un lugar, un establo, y da a luz a su hijo ¡en un establo! Y lo coloca en un pesebre. No vemos a una Virgen María quejarse. No nació el Señor en un hotel 5 estrellas, era un hotel de menos una estrella, era un hotel estrellado. Donde hay animales, verdad que huele delicioso, por eso cuando las mamás ven a un hijo que se le acerca después de haber jugado y no se ha bañado ¿Cómo le dice? Rugis, hijo. Horrible, apestaba.

Aquí veo a una mujer esforzada y valiente, que se entrega a su misión de corazón. Una mujer esforzada y valiente y si algo pueden recordar los hijos y deben poder recordarlo es el esfuerzo y valentía de cada mamá. Mi abuelita Alis que domingo a domingo viene a la iglesia y está por allá sentadita con mi tío Juan y la tía Américaque la traen todos los domingos y que vive con ellos, es una mujer esforzada y valiente. Esa mujer se quedó sin sus papás como a los 5 ó 6 años. Salió adelante sola, se casó y en aquel entonces, pues, pobre mi abuelito se entregó al vicio del alcohol y sufría un montón con eso. Hoy ya está restaurado al cien por ciento y asiste a la Fráter al primer servicio, es madrugador, pero la abuelita fue atolera y cuando estaban construyendo drenajes ahí estaba vendiendo comida. No sólo eso, lavaba ropa ajena y no sólo eso, no era como ahora que usted cocina porque tuvo cinco hijos. No es como ahora que uno agarrala estufa. No, era carbón, con cinco hijos. Un día se cayó en un tonel de agua mí tía Mery, gracias a Dios está viva. Y no sólo eso, un día en la iglesia dicen: Fíjense que esta señora está muy enferma y no puede hacerse cargo de su hijo, un bebé, ¿quién lo puede cuidar? Mi papá dice que cuando vio mi abuelita había levantado la mano, ella lo iba a cuidar, si apenas, dice mi papá,  teníamos para comer, y ahora una boca más. Mi papá dice que en la casa él oraba agarrando su pan para que no se lo robaran. Se graduó de sexto primaria, no le habla inglés perfecto, pero se agarra con cualquier norteamericano. Ella solita se fue a Estados Unidos, cuidó niños, habla inglés y anda a veces toda enferma y con los dedos torcidos por la artritis y tantas cuestiones, pero es una mujer que no ha olvidado un cumpleaños en su vida y no soy su hijo, soy su nieto. Tiene un montón de nietos más, tiene bisnietos. ¿Cómo cree que la van a recordar sus hijos y nietos a la abuelita Alis? Una mujer esforzada y valiente. Las mamás  tienen que ser esforzadas y valientes.

Tome nota que la Virgen María, todo lo que está haciendo de mamá no lo hizo de mamá, eso se le formó en la casa cuando era jovencita. ¿Qué clase de mamá está usted entregando a la humanidad en sus hijas? Sí, hay hijas que son shucas, sucias, pero ni los dientes se cepillan, solo chicle se meten. Ni se bañan, solo perfume. Y salen impecables y “limpias” y el cuerpo es el resultado de la tercera guerra mundial. Yo sé que nos reímos, pero un joven de 30 años se le acerca a uno y le dice Alex, ya no aguanto a mi esposa, no lava, no barre, no trapea, no cocina, no baña a mis hijos, no los cambia, no hace las pachas, no lava las pachas. Ya no la aguanto, yo hago todo. Una mamá debe ser una mujer esforzada y valiente. Y no se valen cobardes que digan que por eso no se casan.

Mamás, formen a sus hijas, aunque sea a puro huevo que mantengan al marido, huevos revueltos con colesterol, pero no importa. Las mujeres de ahora creen que los frijoles negros vienen en bolsas de aluminio, bolsas plásticas. Creen que los poporopos o las palomitas de maíz, vienen en bolsitas para el microondas, ¿verdad que no mamás?

Seguimos leyendo en Lucas 2:15-19 Cuando los ángeles se fueron al cielo, los pastores se dijeron unos a otros: «Vamos a Belén, a ver esto que ha pasado y que el Señor nos ha dado a conocer.»  Así que fueron de prisa y encontraron a María y a José, y al niño que estaba acostado en el pesebre.  Cuando vieron al niño, contaron lo que les habían dicho acerca de él,  y cuantos lo oyeron se asombraron de lo que los pastores decían. María, por su parte, guardaba todas estas cosas en su corazón y meditaba acerca de ellas.

María era una mujer discreta. La discreción es sensatez, tacto para hablar y también para obrar. Dice que guardaba estas cosas en su corazón y meditaba acerca de ellas. Ustedes creen que al pasar esto, de repente María salió al vecindario a gritar vengan todas para acá, saben, un ángel vino, bendito sea  Jehová y gloria a Dios que me escogió a mi y no a ustedes. Y se mofaba. Fue una mujer discreta, dice que guardaba todas estas cosas en su corazón. Una mujer discreta. Seguimos leyendo en Lucas 2:21-24 Cuando se cumplieron los ocho días y fueron a circuncidarlo, lo llamaron Jesús, nombre que el ángel le había puesto antes de que fuera concebido.  Así mismo, cuando se cumplió el tiempo en que, según la ley de Moisés, ellos debían purificarse, José y María llevaron al niño a Jerusalén para presentarlo al Señor.  Así cumplieron con lo que en la ley del Señor está escrito: «Todo varón primogénito será consagrado al Señor».También ofrecieron un sacrificio conforme a lo que la ley del Señor dice: un par de tórtolas o dos pichones de paloma». En Lucas 2:-40 Después de haber cumplido con todo lo que exigía la ley del Señor, José y María regresaron a Galilea, a su propio pueblo de Nazaret.  El niño crecía y se fortalecía; progresaba en sabiduría, y la gracia de Dios lo acompañaba. Aquí vemos a una mujer que cumplía con la ley de Dios. Ella no se convirtió en una clase aparte porque había sido la mamá de Jesús. Ella no fue así como “a mí nadie me toca”. No, ella ritualmente, según la ley que Dios le había dado a Moisés, era una mujer ritualmente impura y debía presentar un sacrificio para ser pura nuevamente, porquela Virgen María era la madre de Jesús, pero también una mujer que necesitaba al Salvador que llevaba en su vientre. No era clase aparte, mamás, guarden la ley de Dios.

Si usted se mete a twitter, esa red social en la que puede escribir solamente 140 caracteres, es bien sencillo, lo que escribió lo leen todos los que le siguen a usted. A veces me meto a ver los temas como de moda, como todo están hablando de alguien y hablan de cosas que no te gustan, alguien decía: “Me enoja, con otras palabras, que mi mamá beba alcohol, porque al siguiente día quién la aguanta”. ¿Cómo una mamá puede tomarse varias cervezas y resultar ser una alcohólica y esperar que sus hijos sean mejores que ella? Una mujer, una mamá, tiene el compromiso de guardar la ley de Dios, porque nosotros reproducimos lo que somos. Una mamá que es “chirmolera”, chismosa, pleitista, “alegona”, de aquellas que a mí nadie me toca, porque…Conozco a varias chapinas así. ¿Qué va a multiplicar en sus hijos? El niño está ahí y guarda, guarda en su disco duro: -Cuando te pase esta situación, así se responde.

Guardar la ley de Dios. La gente allá afuera cree que nosotros los pastores les metemos miedo a las personas para que no hagan nada y que nos inventamos el infierno para que se porten bien. Nosotros no nos inventamos esto, predicamos lo que la Escritura dice acerca del infierno: que todo aquel que muere sin Cristo va ir al infierno. Pero que Dios no es malo, simple y sencillamente es justo como aquel policía que es justo y mete a la cárcel al que quebranta su ley. Lo mismo hace Dios, predicamos que Jesús murió en la cruz por nuestros pecados y que el que se acerca recibe el perdón de pecados y el que viva bajo su perfecta voluntad encuentra la verdadera vida y paz aún en medio del valle de sombras y de muerte, porque tiene la presencia de Dios con él. A veces creen que los mandamientos son para evitarnos vivir, realmente existen para evitarnos sufrir. Mamás, nosotros siempre las vemos a ustedes como algo especial, inspiren a sus hijos.

Lucas 2:46-52: Al cabo de tres días lo encontraron en el templo, sentado entre los maestros, escuchándolos y haciéndoles preguntas. Todos los que le oían se asombraban de su inteligencia y de sus respuestas.  Cuando lo vieron sus padres, se quedaron admirados. Usted recordará que creen que Jesús va en una caravana de regreso a sus pueblo y que va con alguien más, lo tienen perdido tres días y cuando lo encontraron dicen: —Hijo, ¿por qué te has portado así con nosotros? —le dijo su madre—. ¡Mira que tu padre y yo te hemos estado buscando angustiados!  — ¿Por qué me buscaban? ¿No sabían que tengo que estar en la casa de mi Padre? Pero ellos no entendieron lo que les decía.  Así que Jesús bajó con sus padres a Nazaret y vivió sujeto a ellos. Pero su madre conservaba todas estas cosas en el corazón.  Jesús siguió creciendo en sabiduría y estatura, y cada vez más gozaba del favor de Dios y de toda la gente.

¿Quién ha perdido un hijo por lo menos unos segundos o unos minutos? Quién ha perdido un hijo sabe lo espantoso que es. Y uno podrá tener ocho o diez años, pero es angustioso para el que se pierde y para la familia. Aquí yo veo en la Virgen Maríauna mujer que pedía cuentas, porque le dice ¿por qué te has portado así con nosotros? Era el Hijo de Dios, pero lo estaba llamando al orden y eso es lo que debe hacer una madre responsable, pedirle cuentas a su hijo. Yo una vez me perdí en Interfer, era de noche, me perdí. Tenía como unos 8 años, qué angustia, perdido y no sólo me perdí, donde estaba parado se desató una pelea entre un montón de borrachos y unos no muy borrachos, y la policía que estaba ofrendando garrotazos a todos los que estaban ahí. Yo estaba en medio, un alboroto, esposaron a unos y yo parado en medio de todo, alegre y asustado ala vez. Al fin encontré a mi familia y ya sabe como son: ¿Qué te pasó mi amor? Y yo, no pasó nada, luego la lección: no te separes de nosotros.

Pídales cuentas a sus hijos, pero instrúyalos antes. Tenemos que criar e instruir a nuestros hijos en la disciplina del Señor. Instruya a sus hijos en la disciplina del Señor. Mamás si ustedes no lo hacen, es probable que nadie más lo haga. Instruya a sus hijos en la disciplina del Señor, instrúyalos. Es que mamá, por qué tan shute. Yo les tengo una noticia jóvenes, el trabajo de nosotros los papás y el trabajo de su mamá es meterse en su vida, porque usted es su tesoro más grande. Déle gracias a Dios, que a usted le dan un beso y un abrazo, que a usted a lo mejor lo acompañan, lo llevan y lo traen, porque, créame, hay hijos e hijas que anhelarían tener la mamá que tiene, pero usted no se está dejando formar sino que se está deformando. Escuchen a su mamá, no es excusa que ya está vieja, los viejos saben más, se equivocan sí, pero los viejos saben más, porque la han regado más, porque han visto más. Mira hijo, ¿quién es esa jovencita? Mamá no se meta, privacidad por favor, yo tengo mis derechos. Ni qué derechos ni que ocho cuartos, usted en Cristo honra a su madre y se le cuadra porque es su mamá, y eso es promesa de vida, porque le tengo noticias uno peor que usted va tener y va a decir ¿qué hago con este cuate? Si este es más vivo que yo, uno peor. Un día usted va a ser papá, un día usted va a ser mamá, vea desde esa óptica, porque la Virgen María no se consagró cuando fue mamá, no fue esforzada y valiente cuando fue mamá, siempre fue eso, pero como mamá lo puso en práctica.

Mamás ejerzan su rol, pidan cuentas. La Virgen Maríapidió cuentas, ¿por qué te has portado así con nosotros? ¡Al hijo de Dios! La mamá comete el error que sermonea. La jovencita o el jovencito quedó de entrar a la casa a las nueve de la noche, y son las 11 y ella está como león rugiente buscando a quien devorar en la casa. Y entra el hijo y ni bien ha abierto la puerta le empieza a gritar. Los gritos y los sermones eximen de la responsabilidad a un hijo. Usted lo recibe o a su hija, sentada en la sala, leyendo la Biblia en el libro de Lamentaciones y entra su hijo con cara de esperar los giritos y le dice: sentate, porque usted es la mamá, no una compañera. – Hijo, qué hora es. ¿A qué horas ibas a venir? Y el  patojo está temblando, porque no tiene una fiera ahí, tiene una mujer que lo está haciendo responsable de sus acciones. Si tú estuvieras en mi lugar, ¿qué harías? Y así usted lo lleva de la manita hasta el punto de emitir juicio y castigo, porque la madre que no castiga a su hijo no lo ama. Eso fue lo que hizo Dios en el jardín del Edén, ¿dónde estás Adán, donde estás Eva? Y Él lo sabe todo, -Es que estaba desnudo, tuve miedo y me escondí. – ¿Y quien te dijo que estabas desnudo?  Comiste del fruto que te dije que no comieras-. El rol del papá y la mamá es hacer responsable a un hijo y no sermonearlo. El sermón se da en los tiempos fríos, la pedida de cuentas en los momentos calientes.

 

Escuche

La fe viene por el oir…

 

Vea

Como en casa aún en el extranjero…