Abrazos-Banner

Lea

La esencia de prédicas para leer en menos de 5 minutos…

¿Cuántos aman a Guatemala? Es lo máximo. Yo estuve lejos de mi país por el lapso de 11 meses y 3 semanas. De hecho, mi papá cómo que no muy quería que viniera, porque cuatro meses después me iba a graduar en el Instituto Bíblico, tenía que regresar, pero la oración y la petición del justo puede mucho: compró mi pasaje, y tipo 20 de diciembre yo venía para Guatemala, ya sentía que me quedaba. Volé de Dallas, donde quedaba el Instituto Bíblico Cristo para las Naciones, donde estudiaba, a Miami, porque ya no había vuelos directos, y de Miami a Guatemala. Corrí a la puerta, ya iba tarde, para abordar el avión y me dijeron: Ya no cabe ni una persona más. Sobre vendimos el vuelo, así que se va a quedar.

Y en esas épocas si le dicen: se va tener que quedar, es porque se va a quedar. Pensé, capaz que llega Navidad y no me voy. Todos insultando al empleado del mostrador de la aerolínea. Yo me quedé esperando, y cuando se fueron todos le dije: Yo he estado casi un año fuera de Guatemala, por favor, me quiero ir, aquí está mi boleto. Entonces me dijo: tranquilo. Se fueron todos los que alegaron, me dijo que lo siguiera. Me llevó y me vine en primera clase. ¡El único lugar que quedaba! ¡En primera clase, imagínese, gratis!

Cuando se está lejos se extraña el atol de elote, los frijolitos, extraña a la gente vendiéndole en los semáforos. Se extraña tanto que llega a extrañar hasta a los ladrones. Era de noche cuando entré a Guatemala, empecé a ver iluminada todala ciudad. Me emocioné tanto que me puse a llorar, y eso que usted sabe que Guate no es el mejor país del mundo. Aquí amamos los hoyos en las carreteras, los hoyos en el asfalto porque los hemos visto crecer desde que eran chiquitos. Y yo sobrevolaba Guate y decía: Gracias Señor, porque puede regresar a Guatemala. Yo amo a Guatemala como yo sé que usted lo hace y amo a mi nación, pero no me gusta todo lo que pasa en ella. Observe las siguientes  noticias que han salido en los diarios, este año.

Según el Instituto Nacional de Ciencias Forenses INACIF, “Un promedio de 17 personas fueron asesinadas, cada día en Guatemala, durante el año 2011. Seis mil 187 personas en todo el año al 28 de diciembre de 2011. No puede ser que en Guatemala no se esté respetando el derecho a la vida, cuando en la Biblia dice: No matarás. Uno de los diez mandamientos que Dios le deja al pueblo de Israel: no matarás, es el derecho ala vida. Diez y siete personas cada día. No puede ser, somos conocidos como el país de la “eterna primavera”, solo falta que nos conozcan después como “el país de la eterna plomaceadera. Es horrible, la gente sale a la  calle y sale preocupada, viendo para todos lados. Si se van a subir al carro, van caminando como que no es el de ellos y de repente, entran y encienden el motor y se van rápidamente. No puede ser.

El pasado 12 de febrero Siglo 21 publicó una nota que tituló: “Matrimonios se reducen y crecen divorcios en Guatemala”. Es decir, se está casando menos gente y los divorcios se están incrementando. En el 2010 se registraron 4 mil 644 divorcios, mientras que en el 2011 la cifra subió a 5 mil nueve, un incremento en el 2011 respecto al 2010 de un 7 por ciento. No puede ser que la familia, que es el fundamento de la sociedad  se esté desintegrando y que hoy muchos niños crezcan sin su papá o sin su mamá o sin ambos.

Hoy le pregunto a un niño ¿dónde vivís? Entre semana en la zona 7 y el fin de semana en la carretera a El Salvador. En la misma nota se dice que el RENAP, que es el Registro Nacional de las Personas, registro 93 mil 962 matrimonios en el 2011, lo cual representa 5 mil 966 menos que en el 2010, es decir, una reducción del 6.3 por ciento de matrimonios. Somos más habitantes, somos más jóvenes, pero hay menos matrimonios y más divorcios. Lo que ocurre, es que las jóvenes dicen que mejor no, porque tener uno como mi papá, mejor me quedo solo. Un joven dice, para tener un demonio como mamá, mejor me quedo solito.

Qué mensaje les estamos enviando a nuestros jóvenes. Cuando nos íbamos a casar con Aixa, el 11 de marzo de 2000, hace doce años, recuerdo que unos señores  cristianos se me acercaban, ¡cristianos! para decirme: Yo sé que estás feliz patojo, esperate, uno o dos meses dura la alegría a uno y después se dice: ¿para qué lo hice? Eran personas cristianas. No puede ser que les estemos transmitiendo eso a nuestros jóvenes. Una jovencita me dijo yo nunca me voy a casar. Y yo le dije: y ¿para qué tenés novio? Ya te vi besando a un chavito en el parque. Es para no estar sola, me respondió. Ay Dios mío, para no estar sola mejor comprate un chucho. Los perros no molestan, cuestan menos. Si le pegas te mueven la cola, son lindos. La Biblia dice en Eclesiastés 9:9 “Goza de la vida con la mujer amada cada día de la fugaz existencia que Dios te ha dado en este mundo. ¡Cada uno de tus absurdos días! Esto es lo que te ha tocado de todos tus afanes en este mundo”.  También nos dice la Escritura: Quien halla esposa halla la felicidad: muestras de su favor le ha dado el Señor (Proverbios 18: 22).

Más divorcios, menos matrimonios. Mire esta noticia,  Prensa Librepublicó una noticia que tituló “SIT registra casi el triple de robos. En 90 días fueron robados 65 mil 942 celulares”. Estamos hablando de 30 celulares por hora. Guate es un país lindo, pero tiene cosas horribles. Quiero ver la mano en alto de todos aquellos que han “ofrendado” su celular en las calles de Guatemala. Yo recuerdo el día queme robaron mi celular, andaba en la zona 13 viendo algo de los aros de mi carro con el dueño de un taller mecánico de pintura. Y de pronto llegó un joven y dijo: ¿Tienen trabajo por acá? No sé, le dije, yo no soy de por acá. De pronto se sube la playera, saca un arma, la monta y me la pone en el pecho. Ojala sereno, le temblaba la mano. Yo le decía tranquilo, se te va ir un plomazo. Me quitó mi Palm, en aquel entonces eran las Palms. Yo fui bien sumiso, en ese momento qué hace uno.  Y se fue, de veras, es horrible, yo todo tranquilo, hasta que se fue, y a los dos minutos como que le baja a uno el nerviosismo. Todo aguado se siente.

Conozco a varios amigos que me dicen que tienen ganas de irse a vivir a Estados Unidos. Solo hay que invertir algo de plata y poner una empresa. Yo me voy a ir, me voy a llevar todo lo que tengo, comentan. La solución no es esa. La solución es lo que Proverbios 14:34 dice: “La justicia enaltece a una nación, pero el pecado deshonra a todos los pueblos”. Cuando Guatemala vive lejos de la perfecta voluntad de Dios estamos mal. Y el guatemalteco que está viviendo lejos de la voluntad de Dios, no solo es desobediente, es rebelde. Ni siquiera un papá tolera a un hijo malcriado o rebelde. Y sin embargo, tenemos muchos ciudadanos en Guatemala que están así. Es la justicia la que enaltece a una nación, pero el pecado deshonra a todos los pueblos. Per ¿cuál será la respuesta? ¿Qué podemos hacer con estas noticias Tan horribles? La respuesta a esta situación es usted. ¡Somos nosotros!

No existen grandes empresas, no existen grandes organizaciones. Existe gente grande que hace grandes a las empresas, gente grande que hace grandes a las iglesias. Y la respuesta es usted. ¿Sabe cuál es la respuesta a la problemática más grande de Guate? Usted. Y ¿sabe cual es su problemática? Vivir sin Dios. ¡Ah! No se ponga espiritual, dirán los que nos están viendo en televisión. ¿Cómo que vivir sin Dios? Si conozco a un montón de señoras que viven para Dios, pero nada que ver. ¿Se recuerda usted de doña Carlota? El pobre Ricardo Arjona todavía está herido con doña Carlota, porque era una señora que se llamaba cristiana y ¿qué pasaba? Le ponchó la pelota y no una, Hay tanta gente que se llama cristiana, pero que realmente no lo es, pero los que verdaderamente son cristianos son la esperanza de Guatemala.

La esperanza no está en un gobierno, la esperanza está en el pueblo cristiano que debe levantarse y tomar su responsabilidad de hablar de Cristo. Porque toda persona que se acerca a Dios es incapaz de matar. Toda persona que se acerca a Dios es incapaz de robar, ¿usted cree que un cristiano es capaz de pedir mordida, es capaz de pedir una comisión y meterse a la corrupción? No. Los cristianos realmente somos lo máximo, porque somos íntegros, porque es lo que Dios quiere para nosotros. Y Guatemala nos necesita.

Mateo 5:13-16 dice: Ustedes son la sal dela tierra. Perosi la sal se vuelve insípida, ¿cómo recobrará su sabor? Ya no sirve para nada, sino para que la gente la deseche y la pisotee.  Ustedes son la luz del mundo. Una ciudad en lo alto de una colina no puede esconderse. Ni se enciende una lámpara para cubrirla con un cajón. Por el contrario, se pone en la repisa para que alumbre a todos los que están enla casa.  Mirenlo que dice Jesús en el versículo 16: Hagan brillar su luz delante de todos, para que ellos – Guatemala- puedan ver las buenas obras de ustedes y alaben al Padre que está en el cielo. ¿Sabe qué necesita Guate? Entender que por cada matón, hay un montón de gente buena, que ama a Dios y que está dispuesta a no prestarse ni a la corrupción ni ser un empleado de aquellos mediocres, que no está dispuesto aceptar comisiones, que está dispuesto a ser íntegro y aportar a donde vive.

Hagan brillar su luz. Imagínese que los que hoy andan matando, asesinando, robando se conviertan a Cristo. ¿Qué pasaría con ellos? Cuando alguien se convierte a Cristo su vida es transformada. Uno de nuestros jóvenes de la iglesia llegó ala Fráter Roosevelt en 1991 precisamente a robar. Se robaba Biblias, todo lo que podía. Pero ese día estaban los guardaespaldas de alguien y lo agarraron y lo sacaron, porque se quería robar una cámara de televisión. Pero al siguiente domingo, siguió perseverando como ladrón, regresó a la iglesia, y ese día su vida cambió y desde ese día para acá no ha vuelto a robar jamás, es una persona que tiene un trabajo estable, es una persona que aprendió a ser bendecida por su célula y cómo se vive en esta tierra cristianamente hablando. Se casó, tiene dos hijos y no solo eso, ahora trabaja para la Fráter.

En la Fráter somos – por lo menos- 15 mil personas. Si cada uno de nosotros nos proponemos a evangelizar a alguien, a discipularlo, ¿cuántos vamos a ser en un año? Treinta mil. Y si esos 30 mil seguimos haciendo lo mismo otro año, ¿sabe qué? Seremos 60, 120, en cinco años seremos 480 mil personas. En ocho años tres millones 340 mil. En diez años 15 millones 360 mil. La cosa no es tan difícil, lo que pasa es que la iglesia se ha enfrascado en sus cuatro paredes, porque en el afán de permanecer firmes, hay quienes dejan de hablarle a sus amigos. Dejan de compartir su testimonio. Yo conozco unas firmitas de miembros de aquellos que sin Cristo eran tremendos. Buenos para entrarle al trago, mentirosos y usted sabe toda la retahíla, adúlteros hasta ya no se donde y cuando cuentan una historias, hasta consejos dan. Es tiempo de que salgamos dela iglesia. Aquíestá la respuesta, yo no sé si le entusiasma a usted saber que hay esperanza para Guatemala y que somos nosotros esa esperanza, que la gente deje de creer en Dios como alguien que existe y empiece a vivir como el que merece toda la gloria y honra, y que cada acción realmente hable adoración al nombre de Dios.

Por eso quiero decirle esta mañana, acepte el desafío de vivir tanto la visión como la misión de la Fráter que hablamos la semana pasada. Usted recuerda, nuestra visión es ser una iglesia cristiana para la familia que proclame el amor de Dios, manifieste el poder del Cristo resucitado y persevere en el orden dado enla Biblia. Nosomos una iglesia para jóvenes, ni para niños, ni para abuelos. Somos una iglesia cristiana para la familia y el que no tiene familia y es una mujer sola con un niño, aquí encuentra una familia que proclama el amor de Dios, el mensaje de salvación, que manifieste el poder del Cristo resucitado.

Dios hace milagros de sanidad, pero el milagro más grande esla salvación. Toda persona puede tener un antes y un después de Cristo, porque  tuvo un punto de encuentro con Dios. Toda persona que sane, aún Lázaro que Jesús resucitó de los muertos ya murió. El único milagro que trasciende a la eternidad es el milagro de la salvación.

Que manifieste el poder de Cristo resucitado y persevere en el orden dado en la Biblia. La Fráter por 33 años ha permanecido estudiando la Palabra y viviendo la Palabra de Dios, es esta nuestra norma de conducta y de vida. Modas van y modas vienen, pero la Fráter en la Palabra permanece y así debemos estar. Acepte la visión de su iglesia, haga suya la misión que dice: “Hacer discípulos de Jesús”, así de fácil. Hacer discípulos de Jesús. Hoy quiero ir más allá y desafiarlo a que acepte la visión y la misión de todo miembro, porque no existen grandes empresas, ni grandes iglesias ni grandes organizaciones, solo existe gente grande que hace grandes a las empresas, gente grande que hace grandes a las iglesias Usted recibió un separador, qué dice: Visión para todo miembro, porque no existen organizaciones grandes, solo gente grande y queremos que usted sea grande para las cosas del Señor. Dice así la visión de la Fráter: Convertirme en un discípulo de Jesús y multiplicar mi discipulado en otras personas.

Esto es lo que queremos que usted acepte hoy como su visión. Que la haga suya. Sabe, cuando yo hablo de la visión de la iglesia, yo no la escribí, yo no fui el de la idea de fundar la iglesia. En 1,979  tenía dos años cinco meses, y me acuerdo de la Fráter, mis primeros recuerdos de la vida no son de la vida sino son de la vida en la Fráter en el Hotel Guatemala Fiesta y metiendo mis manos en los ceniceros del hotel que les ponían un sello. Eso es lo que yo recuerdo y recuerdo a la gente convirtiéndose llorando al Señor, siendo transformados, sin embargo, cuando hablo de la visión de la Fráter hablo como si yo la hubiera escrito, porque la visión del Pastor ya no es de él, es mía, es de todos los miembros, porque hemos creído en la Palabra de Dios, que dice: hagan brillar su luz delante de todos los hombres para que ellos también alaben al Padre que está en el cielo. La visión dice: Convertirme en un discípulo de Jesús y multiplicar mi discipulado en otras personas., Ya no es del Pastor nada más. ¿Sabe de quien debe ser? De todos los miembros. Hágala suya. Me entristece en estas épocas que la gente habla más de su Pastor que de Dios. Que la gente habla más de su congregación que de la Palabra. Yo sé que usted ama a la Fráter, pero esta es una iglesia local, única iglesia local de miles que hay en Guatemala que servimos a Dios. Los que seguimos el liderazgo de nuestro Pastor, y el liderazgo de muchos líderes que estamos acá, sabemos que hay un máximo líder que nunca nos falla que es Cristo Jesús. Conviértase en un discípulo de Jesús.

Para convertirse en un discípulo de Jesús hay que arrepentirse de los pecados. Arrepentirse de los pecados y arrepentirse no es solo eso, es mirar más allá de lamentarse, porque todo el mundo se lamenta cuando falla, Pedro y Judas fueron dos discípulos de Jesús, gente íntima que estaba cercana a Jesús, gente que vio los milagros, que fueron escogidos por Jesús, gente que recibió la enseñanza directa, discipulados por Jesús en persona y fueron enviados a hacer milagros, echar fuera demonios, sanar enfermos y a predicar que el reino de los cielos estaba cerca. Sin embargo, los dos, aunque prometieron dar su vida por Jesús, los dos fueron personas que fallaron. Pedro lo negó tres veces, ya lo conocía personalmente, y cuando lo negó la tercera vez, dice la Escritura que cruzaron sus miradas, Judas también traicionó a Jesús. Usted recuerda que el pueblo de Israel esperaba a un mesías que lo liberara del imperio romano, estaban bajo la presión de los romanos conquistadores de los griegos, que se impusieron  intelectualmente. Judas se miraba como exministro de finanzas del nuevo reinado y cuando ve que Jesús es amor y paz, entonces por 30 monedas de plata lo traiciona.

Los dos se lamentaron, ¿qué dice la Escritura cuando Pedro le falló a Jesús? Lloró amargamente. Dice que Judas se lamentó al punto que fue a tirar las monedas de plata de regreso. Pero ¿qué hizo Judas? Se ahorcó. ¿Qué hizo Pedro? Se convirtió en el líder principal de la iglesia después de haber sido un traidor, después de haber sido un pecador, después de haber negado al maestro cara a cara y haber maldicho palabras horribles y haber maldecido al Hijo de Dios. Ese pecador se convierte en el líder principal de la Iglesia, porque no solo se lamentó, se arrepintió.

Hay cristianos que vienen a la iglesia el domingo a ponerse a cuentas, entran y se sientan, piden perdón al Señor. Hice esto, esto, esto, también esto Padre, perdóname.  Se me olvidó también esto, gracias por tu perdón Padre, hasta la próxima semana, cambio y fuera. Arrepiéntase de sus pecados y vuelva a Él. Lamentarse es sufrir por el mal cometido, arrepentirse es lamentarse pero transformarse con la ayuda de Dios. Pero no solo debe arrepentirse, esa es la puerta de entrada al discipulado, pero un verdadero discípulo es aquel que acepta y hace suya las enseñazas de otro, de su maestro. Usted y yo somos llamados a aceptar y a vivir las enseñanzas de Jesús. Mi esposa predicaba anoche y decía: Yo tenía once años cuando estaba en un retiro en Monte Sión. Estaba en una fogata y nos decía que en esa fogata ella se dijo: Ser cristiano es tan difícil. Ser cristiano es tan difícil. La Escritura dice: el que quiera venir detrás de mí, tome su cruz, niéguese a sí mismo y sígame. Pero sabe qué, el dolor de ser cristiano y de la disciplina de ser cristiano es superior al peso de la lamentación de vivir lejos de Dios y las consecuencias.

Somos llamados a guardar sus enseñanzas. Yo veo a veces a algunos miembros de la congregación comportarse de tal manera que dan ganas de llorar. Que les entra el espíritu de Bruce Lee, que a alguien agarran y le dan dos o tres buenos “patines”, que le debe plata uno a otro y no paga, que le dice esto a otros, que habla chismes. Convirtámonos en discípulos de Jesús, obedezcamos sus enseñanzas. ¿Cómo sabemos que alguien es discípulo de Jesús? Por su fruto. ¿Cuál es su fruto? Lo que vemos que nace de él. Dice la Escritura que de nuestro interior saldrán ríos de agua viva, fluyen ríos que sacianla sed. Los ríos son vida. Obedezcan las enseñanzas del Señor. Eso es fruto.

Ahora bien, mi esposa suele decir lo siguiente: El fruto no es producto del esfuerzo, es producto de ser. Se lo pongo así ¿cuándo ha visto a un aguacatal pujando aguacates? Las gallinas pujan, pero los árboles no. Sabe, un árbol simple y sencillamente da fruto porque es árbol, porque está sembrado en buena tierra, tiene raíces profundas y no solo raíces profundas, reciben agua, y se nutre del agua, de la tierra y el resultado final es un aguacate rico. El cristiano, si es discípulo de Jesús, debe mostrar fruto sin esfuerzo. No es cumplir una regla, es ser luz. La luz no emite tinieblas. Cuando estamos en la luz podemos decirle no a las tentaciones, porque estamos en la luz.

Convertirme en un discípulo de Jesús. Conviértase en un discípulo de Jesús. Obedezca sus enseñanzas, arrepiéntase de sus pecados. Conviértase en un discípulo de Jesús. Y multiplique su discipulado en otras personas. El Pastor cuando era patojo, joven, se iba a predicar el domingo y los que se convertían en un parque, se los llevaba a la iglesia donde  asistía. Un discípulo se multiplica en otros discípulos. Llevé a mi hijo a ver el partido de la Sub 20 después de su clasificación al mundial de Colombia, y el miércoles que ganó y se clasificó, mi esposa me dice frente a mi hijo. Debieras llevar a Juan Marcos a Colombia. Que es eso, Colombia. Llevar a mi muchachito y con clases, apartar el pasaje y gastar. El viernes hay un partido, me lo voy a llevar. Y el viernes lo llamé y le dije que íbamos a ver el partido. Y con cuanta alegría recibióla invitación. Me lo llevé al estadio Mateo Flores a conocer esos baños espantosos, nos fuimos y estuvo feliz en ese partido, realizado, comió los pedazos de pizzas, más caros que he comido en la historia de mi hijo. Y nos llevamos a un compañero de la casa, estaban felices, pero mi hijo estaba asustado, porque en los estadios solo se la pasan bendiciendo a los jugadores. Las mujeres dan miedo, son malcriadas. Mi hijo veía a un señor. Ya tenía unos 45 o 50 años que estaba en los asientos de atrás, como a tres metros, estaba sentado y de repente se transforma de tal manera que si lo miraba un demonio se asustaba. Daba miedo, horrible, pero a su lado tenía a su hijo como de la misma edad que la de mi hijo Juan Marcos, ¿sabe qué hacía ese niño, cuando el papá se levantaba? Venía el demonito atrás hacer lo mismo. Al rato mi hijo estaba gritando ¡quiébrelo, quiébrelo! Mijo, nosotros somos cristianos –le dije-, nosotros no le deseamos el mal a la gente, nosotros no podemos hacer eso, le vamos a Guatemala, si. Somos cristianos, tranquilo papa. El papá tenía su discipulito, nuestros hijos son como nosotros, porque nos ven, nos ven cómo hablamos, nos ven qué vocabulario utilizamos, nos ven cómo bromeamos, nos ven qué comemos.

Quiero decirle algo, se asusta uno a veces al ver a sus hijos que uno dice: ¿donde lo aprendió? Es igual a uno. Si sus hijos lo ven que usted forma doble fila, van a formar doble fila en el tránsito. Llevé a un amigo, por primera vez, a los Estados Unidos, hace poco, y aquí ¿qué les hicieron? Allá en Guate tres filas hubieran metido aquí, asustado con el orden. Podemos ser la diferencia, no solo en las cuestiones civiles sino en las cuestiones espirituales. Tenemos que tener discípulos de Jesús. Usted no tiene que medir su éxito, porque llega a ser anciano de la congregación, porque ahora es miembro de la junta directiva, que es un chansal y no se le paga ni un len, es voluntario. Tiene que ser humilde, santo y justo y tener experiencia. Usted no mide su éxito porque ahora es jefe de un grupo de servidores. Usted no mide su éxito porque un día lo ponen a predicar. No. El éxito en el reino no se mide hacia arriba, eso lo miden los carnalotes, gente que no vive en el espíritu sino que vive dándole rienda suelta a sus deseos pecaminosos. Los cristianos de corazón crecen hacia abajo, siendo cuyos (topos) espirituales y teniendo una retahíla de hijos espirituales que puede decir: estas personas son el resultado de mi trabajo.

¿Cuál es su desafío? Convertirse primero en un discípulo de Jesús, y en segundo lugar, multiplicar su discipulado en otras personas. Multiplíquese en otros. Mi misión en la Fráter. Entregamos un separador que contiene cuatro puntos, hoy, brevemente, solo quiero tocar el punto uno para terminar. Las próximas semanas vamos a seguir con el dos, tres y el cuatro. El punto número uno: mi misión, lo que yo debo hacer para cazar la visión de la Fráter: sostener la obra en obediencia, con mis diezmos, ofrendas y promesas de fe.

Primer ingrediente de la misión en la Fráter, para todo miembro, es sostener la obra en obediencia. ¿Quiere saber algo? La Fráter desde sus inicios no ha recibido donaciones del extranjero, ni de Inglaterra, ni de Estados Unidos, ni de Asia ni de ningún otro país. La gente cree que nos mandan dinero. ¿Sabe de dónde viene el dinero de Fraternidad Cristiana desde sus inicios? De cada uno de sus miembros. Un día sobrevoló el proyecto dela Mega Fráteruno de los dueños de lo que antes era Paiz, hoy Walmart, y llegó a una reunión y dijo: Por qué no me avisaron que estaban construyendo la competencia en San Cristóbal, averígüenme que está pasando allí. Y le dice uno de los trabajadores que en ese entonces trabajaba para ellos, no, no es la competencia, es mi iglesia. ¿Una iglesia? Ah es que a ustedes les mandan un montón de pisto de Estados Unidos.

Aquí los que sostienen la obra son de metro y medio para arriba que creemos en un Dios fiel, en el compromiso de sembrar, para que el Evangelio de Jesús se siga predicando en Guatemala y veamos una nación transformada en el nombre de Jesús. Todo lo que hemos logrado y lo que usted ve, es por nuestros diezmos.

En su separador, hasta abajo, puede leer, están todas las citas bíblicas. Malaquías 3:6-12, Marcos 12:41-44. Proverbios 3:9-10. Creemos firmemente en lo que dice la Escritura, que mejor cosa es dar que recibir. Tranquilo, los diezmos no son para el Pastor, los diezmos no son para nadie de los que trabajamos en oficinas, los diezmos son para los fondos de nuestra congregación, para invertirlos en la proclamación del reino de los cielos.

La gente entra aquí y solo ve que ahora somos más grandes y un lugar más bonito, pero el espíritu de humildad y de servicio y de amor por Dios sigue siendo el mismo, porque los líderes y los miembros somos uno en Cristo, no hay categoría A, B, C. Aquí somos uno en Cristo y todos, sin importar nuestra posición, somos llamados a diezmar y a sostener la obra en obediencia. Tal vez usted no lo está haciendo, pero lo desafío a que lo haga. Yo sé que hay gente que dice que usted se va volver millonario, talvez, pero si trabaja duro. La Escritura lo que promete es lo siguiente: Traigan íntegro el diezmo para los fondos del templo, y así habrá alimento en mi casa. Pruébenme en esto —dice el Señor Todopoderoso—, y vean si no abro las compuertas del cielo y derramo sobre ustedes bendición hasta que sobreabunde (Malaquías 3:10). ¿Qué va a derramar dice la Escritura? Bendición hasta que sobreabunde, no dice que usted va a ser el próximo Carlos Slim. Dice bendición hasta que sobreabunde. Y las bendiciones de Dios son las que enriquecen. Diezme con todo su corazón, mes a  mes. Yo sé que Ricardo Arjona no está de acuerdo con nosotros en este sentido y a mí me cae bien Ricardo Arjona y lo admiro por todo lo que ha hecho y me gusta su filing, toca y canta bien, aunque mis amigos me ponían la canción “Verbo no sustantivo” en la clase. Me cantaba la parte que decía: “Jesús odia al pastor que se hace rico con la fe”. Pero yo sabía que mi papá no robaba, entonces me pasaban todos los “plomazos” de largo. Yo sabía que había integridad.

En la Fráter tenemos una junta directiva compuesta por siete personas que no reciben un salario. No reciben dietas, apartan su tiempo todos los miércoles para reunirse y ver las cosas del Señor. Mantienen la transparencia en el manejo de nuestros recursos. Tranquilo, siga diezmando con tranquilidad y si no diezma yo lo invito a que comience a hacerlo, para que juntos como iglesia podamos seguir proclamando de Jesús y transformar la nación. Sostenemos  la obra con nuestros diezmos, pero también con nuestras ofrendas, una ofrenda viene de la generosidad de cada uno de nosotros. El diezmo es obediencia y es el diez por ciento de  lo que gano. La ofrenda es mi generosidad lo que yo quiero dar por encima de mis diezmos. El diccionario lo define como: dádiva o presente que se ofrece con respeto, gratitud o amor. Cada vez que nos reunimos en la iglesia recogemos ofrenda. Usted recordará a la viuda en Marcos 12:41, que dio las únicas dos monedas que tenía y el Señor dijo de ella: «Les aseguro que esta viuda pobre ha echado en el tesoro más que todos los demás.Éstos dieron de lo que les sobraba; pero ella, de su pobreza, echó todo lo que tenía, todo su sustento.» Yo quiero decirle algo, esta mujer, le aseguro, que no se murió de hambre, porque es mejor dar que recibir. Seamos fieles con nuestros diezmos, fieles con nuestras ofrendas y con nuestras promesas de fe.

¿Qué es una promesa de fe? Es un compromiso que hacemos con Dios, de dar por encima de nuestros diezmos y ofrendas, cierta cantidad de dinero en seis meses, precisamente, para proyectos de construcción, grandes desafíos que tenemos económicamente hablando como iglesia. Dios nos permite a través de las promesas de fe recibir esa inyección de plata que necesitamos para algo grande y estamos haciendo cosas grandes Yo sé que usted viene aquí y yo me la paso siempre en la Roosevelt, allá estoy siempre, y si usted no ha ido allá en un año, se va asustar, porque todo el Auditórium Mayor está remodelado, se le cambió el techo, se arregló la plataforma, todo. Es un lugar precioso. Dios ha sido fiel con nosotros.

Proverbios 3:9-10 dice Honra al Señor con tus riquezas  y con los primeros frutos de tus cosechas. Así tus graneros se llenarán a reventar y tus bodegas rebosarán de vino nuevo. Si algo tenemos en la Fráter y algo nos precede a nosotros es la integridad económica, somos una iglesia modelo para Latinoamérica y el mundo, chapines tercermundistas de metro y medio para arriba hemos logrado lo que hoy tenemos, porque Dios es fiel y Él es quien nos sostiene. Yo lo animo si todavía no lo está haciendo, comience este mes a diezmar, a ofrendar, hacer promesas de fe.

Dios no nos pide solamente el diez por ciento de nuestros ingresos para su obra, nos pide el cien por ciento de nuestro corazón. Y lo que Dios anhela es que nos convirtamos en discípulos de Jesús y que multipliquemos nuestro discipulado en otras personas. Su éxito es no ser conocido dentro del pueblo cristiano, no es crecer hacia arriba en una estructura organizacional, es crecer hacia abajo, reproduciendo discípulos de Jesús porque, créame, Guatemala lo necesita. La justicia enaltece a una nación, pero el pecado deshonra a todos los pueblos”. La justicia enaltece a una nación, pero el pecado deshonra a todos los pueblos”. La justicia enaltece a una nación, pero el pecado deshonra a todos los pueblos”.

 

Escuche

La fe viene por el oir…

 

Vea

Como en casa aún en el extranjero…