LibrosPastorJorgebanner01

Lea

La esencia de prédicas para leer en menos de 5 minutos…

“Lo que uno escribe es casi la única cosa que va a permanecer después que hayamos sido llamados a la presencia del Señor. Por lo tanto, lo que dejamos escrito tiene un valor permanente. El Pastor Jorge H. López y un servidor nos sentamos a conversar acerca de la posibilidad de un libro y él nos dio a nosotros,  Editorial Mundo Hispano, la oportunidad de preparar editorialmente, de publicar y ahora de distribuir en 33 países alrededor del mundo el libro que lleva por título Fórmulas Bíblicas para Prosperar. Es un gran privilegio para nosotros, Editorial Mundo Hispano, presentar este libro. Permítanme a nombre de la Editorial Mundo Hispano presentar al Pastor este libro, es el primer libro, la primera edición, la primera copia y una pequeña placa que dice así: ‘La Editorial Mundo Hispano felicita al Dr. Jorge H. López por la publicación de su libro Fórmulas Bíblicas para prosperar, que sin duda será de bendición y significado para muchas vidas en el mundo latinoamericano. Nuestro arduo trabajo en el Señor no es en vano (1 Corintios 15:58). 14 de agosto de 2011’.

Es mi privilegio como Director General de la Casa Bautista de publicaciones Editorial Mundo Hispano, presentar al Dr. Jorge H. López esta placa de gracias por la oportunidad de trabajar juntos en este proyecto y también decir gracias a Dios por darnos la oportunidad de compartir estos principios de Su Palabra. Pastor, es mi privilegio entregarle este reconocimiento sencillo pero con todo el corazón”. Este es el mensaje del Dr. Jorge Díaz, Director de la Editorial Mundo Hispano cuando hizo la presentación del primer libro impreso del Dr. Jorge H. López, Pastor General de Fraternidad Cristiana de Guatemala.

 

El tener el símbolo del árbol en la portada tiene un significado muy especial. Uno de los Salmos que tuve la dicha de aprender de memoria de niño fue el Salmo 1. Es unos de los salmos que deben aprender de memoria todos nuestros niños, para que les sirva toda la vida. Dice: Dichoso el hombre que no sigue el consejo de los malvados, ni se detiene en la senda de los pecadores ni cultiva la amistad de los blasfemos, sino que en la ley de Señor se deleita, y día y noche medita en ella. No hay como enseñarle a nuestros niños y jóvenes y no digamos a los que no lo pudieron aprenderlo de niños, a meditar en la ley del Señor, porque es dice, y el que eso hace, Es como el árbol plantado a la orilla de un río que, cuando llega su tiempo, da fruto y sus hojas jamás se marchitan. ¡Todo cuanto hace prospera! Alegrémonos de todo lo que hacemos prospera. Usted hace pasteles, prospera. Hace trajes, prospera. Hace servicio en la obra del Señor, prospera. La prosperidad es la voluntad de Dios para nuestra vida, 3 Juan 2 dice: Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma. Dios siempre ha querido ver al cristiano próspero.

Yo crecí en una época en la que el cristiano en Guatemala era pobre, daba lástima, no tenía influencia, no estaba preparado académica ni económicamente, la mayoría estaba en las clases populares. Y siempre ha sido así. El Evangelio ha comenzado siempre en las clases más populares. Yo puedo decirles claramente que a lo largo de los años he aprendido principios que gobiernan la abundancia sobrela Tierra. Noes lo mismo nacer rico y vivir rico que nacer pobre y llegar a alcanzar riquezas. Dios, dice la Biblia, nos da el poder para hacer las riquezas. Y no podemos prescindir del tema del dinero. Jesucristo habló muchas veces más sobre el tema del dinero que sobre el tema del cielo o del infierno, porque todos los días usamos el dinero. ¿Cuántos usaron el dinero esta semana? Lo usamos en billetes circulantes, firmamos cheques, usamos la tarjeta de crédito, hicimos transacciones electrónicas, hicimos transacciones de banco a banco. El movimiento del dinero es tanto, pero en medio de mi experiencia, que no es única, en Guatemala, la mayoría han tenido la experiencia de nacer en un hogar con escasos recursos. Hoy en día el 80 por ciento de la población en Latinoamérica es pobre y de ese porcentaje procedo yo, de una familia que no tenía ni casa propia, vivía en una casa alquilada con piso de tierra, sin agua potable, con una estufa en la que se cocinaba a carbón. Yo era de los que colaboraba para ir dos o tres cuadras de distancia a acarrear el agua para la casa.

La vida en la pobreza es dura, es difícil. Yo lo entiendo porque viví ahí, hay hijos nuestros que nunca lo van a entender, porque ellos nacieron en otro estatus económico y eso es harina de otro costal, tenemos que enseñarles de otra manera a esforzase y a agarrar carácter y a aprender cómo salir adelante. Pero en medio de la pobreza que experimenté en mi familia, Dios me enseñó que podemos ser pobres, pero ricos, ricos en fe, porque aunque teníamos escasez en la casa abundaba el amor a Dios, la fe en Dios, la lectura de la Palabra de Dios. Yo bendigo al Señor que en medio de esas circunstancias haya podido aprender que hay riquezas espirituales. Dice Colosenses 1:27 A éstos Dios se propuso dar a conocer cuál es la gloriosa riqueza de este misterio entre las naciones, que es Cristo en ustedes, la esperanza de gloria. La mayor riqueza que puede tener una nación es Cristo. La mayor riqueza que Guatemala tiene son ustedes cristianos que tienen a Cristo, porque Cristo es la esperanza de gloria que va a traer desarrollo, bendición y prosperidad a Guatemala. ¿Lo cree? Yo lo creo. Él lo hizo en mi familia, Él lo ha hecho en su familia, y Él lo hará en muchos más. Por eso no nos cansamos de predicar a Cristo, porque Él es la esperanza de gloria.

Podemos disfrutar de la riqueza en la pobreza o de la pobreza de las riquezas. Y la riqueza en la pobreza la experimenté, y conocí a otro que nació pobre, lo conocí en la lectura bíblica, Moisés. Nació en una familia pobre, en una familia de esclavos, en una familia donde estaban amenazados de muerte, el que tuviera un hijo varón era muerto. La situación era horrible, semejante a la de muchas familias hoy en día que piensan que sus hijos van a morir, que no van a volver. Y este Moisés de una manera extraordinaria fue salvado por la madre, poniéndolo en una canasta impermeable que lanzó al Nilo y ahí la hija  de faraón lo rescató, lo adoptó y le dio vida palaciega. Educación universitaria de lo mejor que había en Egipto. Moisés se convirtió en el candidato a sucesor de faraón. Supo lo que era la riqueza del palacio, pero en medio de esa riqueza aprendió algo más que hay en la fe en Dios y en la obediencia a Dios: una mayor riqueza. Por eso dice en Hebreos 11:24-26 Por la fe Moisés, ya adulto, renunció a ser llamado hijo de la hija del faraón.Prefirió ser maltratado con el pueblo de Dios a disfrutar de los efímeros placeres del pecado. Consideró que el oprobio por causa del Mesías era una mayor riqueza que los tesoros de Egipto, porque tenía la mirada puesta en la recompensa.

Ser pobre es siempre un tema de reflexión, porque al pobre ni sus parientes lo visitan, al pobre lo ven de lejos, al pobre le grita todo el mundo, al pobre lo menosprecian, pero cuando usted es pobre y además es cristiano usted supera todas esas dificultades, porque Cristo en nosotros nos da la fuerza y el poder para salir adelante, para superar las limitaciones, para estudiar y salir de esta ignorancia, para trabajar y esforzarnos y salir a mejores niveles económicos.

Mis padres fueron personas muy trabajadoras, extraordinariamente trabajadores, pero había limitación por los sueldos que ganaban, pero más que todo por no conocer los principios que gobiernan la abundancia enla Tierra. Mipapá pudo habernos sostenido mejor, pero lo gastaba en vicios, lo gastaban sin pensarlo, no administraba bien su dinero, por lo tanto sufrimos grandes consecuencias. Y ese problema tenemos hoy en día en muchos hogares. Hay mucho pan en el barbecho del pobre, pero se pierde por falta de juicio, no hay conocimiento de cómo administrar el dinero, y por eso hay que enseñar los principios a través de los años que han sido útiles en mi vida y en la vida de miles de cristianos en Guatemala y fuera de Guatemala.

Algo importante en mi casa fue tener no solo el buen ejemplo de mi madre, muy trabajadora, muy cristiana sino también la ventaja de tener a mi abuela. Mi abuela Gerónima viuda de López conocida comola abuela Choma, cuando yo nací ella tenía 80 años, por lo tanto yo tenía la dicha que cada vez que quería a mi abuela estaba en la casa, no andaba en cuchubales, no andaba en tées, no andaba de arriba para abajo, ahí estaba en la casa, apenas salía la abuela para ir al mercado, porque a los 80 años y pico todavía iba a de comparas al mercado y me llevaba con ella. Cuando iba a predicar a las iglesias, a los grupos de mujeres, me llevaba con ella. Ella inteligentemente me pedía que yo tomara la Biblia y le leyera el Salmo 91, Mateo 24, etc. Y ella lo desarrollaba, lo predicaba. Y yo de 8 o 9 años parado enfrente de la gente leyendo la Biblia, me ayudó a perder el miedo escénico muy niño, me ayudó a practicar la lectura de la Biblia frente al público. Y cuando yo quería un centavo iba a buscarla y me decía: sí  Jorge, pero leeme Mateo 24. Primero le leía un capitulo de la Biblia y entones me daba el centavo. Le agradezco que me haya enseñado a aceptar ofrendas desde muy chiquito.

Cada vez que yo quería un centavo, entonces iba a decirle: abuela, qué le leo ahora. Esa abuela Choma tiene muchas historias que podría contarles, pero déjenme contarles la última que vivimos juntos, ya a los 91 años de edad, anciana, muriendo, agonizando me mandó a llamar, yo estaba dormido en mi cama, fui al dormitorio de mi abuela, estaba lleno de vecinos y parientes, ella agonizaba y me dice: Jorge, arrodíllate aquí a la orilla de mi cama. Ahí me arrodillé, ella puso sus manos sobre mi cabeza y empezó a orar, una oración matriarcal, de bendición, declaró muchas bendiciones para mi vida, ahora me sorprende que habiendo tantos nietos a mí me haya llamado y pidió que Dios me hiciera un predicador del Evangelio y ahí sentí yo la presencia del Señor en mi vida, desde muy niño. Dos horas más tarde de haber orado por mí, mi abuela pasó a la presencia del Señor, pero yo sé que ahora está allá diciendo: Ahí está predicando mi nieto Jorge y aquí estamos para la gloria de Dios predicando y presentando el primer libro que escribimos Fórmulas Bíblicas para Prosperar.

La Biblia dice que el que no trabaja bueno es que no coma. Y si algo aprendí desde niño, eso es las riquezas de la pobreza, no solo teníamos lo más grande que es a Cristo sino que teníamos la riqueza del trabajo. Yo creo que los niños todos debemos trabajar haciendo algo en nuestra casa y cuando hay necesidad no nos queda más que salir a buscar afuera algo qué hacer. Y tenemos que trabajar, me tocó trabajar en la misma iglesia que quedaba al otro lado de la calle de mi casa, ahí me tocó trabajar como jardinero, ahí iba todas las mañanas a recoger las hojas, a regar el jardín, pues nos hacia mucho de jardinero, pero por lo menos limpiaba y regaba, mantenía eso verde  y limpio y por cinco días a la semana, no días completos eran mediodías nada más, recibía al fin de la semana un quetzal, en ese entonces equivalía a un dólar, pero yo ya había aprendido que de Quetzal en Quetzal se puede hacer un capital. Aquel autor popular que dijo: Tres cosas hay en la vida, ¿se acuerdan? ¿Cuáles eran? Si, yo sé que usted conoce ese himno, Salud, dinero y amor. Pero él decía: el que guarda siempre tiene ahorro. Estuve en Colombia hastael díadeayer predicando y leí en una publicación que ellos sacaron un detalle muy interesante. En el detalle, decía que solo el 17 por ciento de los colombianos ahorra y en Guatemala no es diferente y en la mayoría de países no es diferente, la mayoría no tienen el hábito del ahorro. En quinto año de primaria enla escuela Repúblicadel Brasil llegó a visitar un grupo de delegados del Banco Inmobiliario, llegaron a promover la cuenta del niño y yo puse atención,  nos regalaron un cartoncito que al abrirlo tenía ranuras de la forma redonda de una moneda de cinco centavos. Y decía: Usted llene el cartoncito con fichas de cinco centavos y cuando lo llene venga al banco y abra su primera cuenta. Y eso hice juntado con todo lo que iba ganando o iba recibiendo de mis padres o de mi abuela, lo fui ahorrando y fui abrir mi primera cuenta, cuenta de ahorro, siendo un niño de apenas diez años de edad. Así que el ahorro es muy importante.

Hay más principios bíblicos en este primer libro, pero estoy mencionando unos poquitos. El primero es este: Hay que buscar primero el reino de Dios y su justicia. Cuando ponemos en prioridad a Dios, cuando ponemos a Dios como primero en todas las cosas. La situación es mejor. Jesús dijo en Mateo 6:25-34  No se preocupen por qué han de comer, qué han de vestir. No se preocupen por nada, dice: No se preocupen por su vida, qué comerán o beberán; ni por su cuerpo, cómo se vestirán. ¿No tiene la vida más valor que la comida, y el cuerpo más que la ropa? Fíjense en las aves del cielo: no siembran ni cosechan ni almacenan en graneros; sin embargo, el Padre celestial las alimenta. ¿No valen ustedes mucho más que ellas? ¿Quién de ustedes, por mucho que se preocupe, puede añadir una sola hora al curso de su vida? » ¿Y por qué se preocupan por la ropa? Observen cómo crecen los lirios del campo. No trabajan ni hilan; sin embargo, les digo que ni siquiera Salomón, con todo su esplendor, se vestía como uno de ellos. Si así viste Dios a la hierba que hoy está en el campo y mañana es arrojada al horno, ¿no hará mucho más por ustedes, gente de poca fe? Así que no se preocupen diciendo: “¿Qué comeremos?” o “¿Qué beberemos?” o “¿Con qué nos vestiremos?” Porque los paganos andan tras todas estas cosas, y el Padre celestial sabe que ustedes las necesitan. Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas. Por lo tanto, no se angustien por el mañana, el cual tendrá sus propios afanes. Cada día tiene ya sus problemas.

No dijo que no tendremos problemas, lo que nos dijo es que no nos angustiemos por los afanes de mañana, ocupémonos en resolver los problemas de ahora. Busquemos primeramente el reino de Dios y su justicia. Si, está bien que practiquemos fútbol, pero primero sirvamos al Señor. Sí, está bien que gastemos en muchas cosas, pero nos conviene primero pensar en invertir en las cosas de Dios nuestro Señor. Buscar el reino de Dios y su justicia significa darle a Él la prioridad, reconocer que Él es el dueño de todo y aunque en la casa en la que yo vivo está a nombre mío, no es mía, yo soy un administrador. La Biblia dice que Jehová es la tierra y su plenitud, el mundo y los que en él habitan. Dígale a su vecino: todo lo que tengo es del Señor y cuando me muera será de mi yerno, así es. Todo lo que usted tiene ahora es del Señor y lo está administrando y cuando se muera y si usted no le enseñó bien a su yerno o a su nuera, o a su hijo o hija lo van a malbaratar, por eso hay que ensañarles a que todo es del Señor y a reconocer que Él tiene el derecho de eminencia, de prioridad, de jerarquía.

Hay una fórmula que he enseñado a través de los años, para ayudar a la gente a tener un principio para ahorrar, para cumplir con lo que Dios manda y para vivir bien. Y esa es la fórmula 10-10-80. Eso quiere decir que si yo gano diez mil quetzales los primeros mil quetzales – es el diez por ciento – son del Señor, ese es mi diezmo. De todo lo que recibo, primero debo separar lo que es del Señor, eso es el diezmo, luego debo separar otro diez por ciento para ahorrar. Así que el primer diez por ciento es para Dios, el segundo diez por ciento es para vos y el ochenta por ciento restantes sirve para que vivamos con eso. Nunca gaste más de lo que gana y siempre ahorre por lo menos el diez por ciento y nunca retenga el diez por ciento del Señor. Ahora digo 10-10-80 porque debe empezar primero con el diez por ciento que es del Señor.

Malaquías 3:10 dice »Traigan íntegro el diezmo para los fondos del templo, y así habrá alimento en mi casa. Pruébenme en esto —dice el Señor Todopoderoso—, y vean si no abro las compuertas del cielo y derramo sobre ustedes bendición hasta que sobreabunde. Si usted quiere bendición hasta que sobreabunde, para empezar traiga íntegro el diezmo para los fondos del templo. El diezmo íntegro quiere decir el diez por ciento, usted no puede decir Señor mejor vamos mita mita, cinco a ti y me quedo con cinco. Tampoco usted puede decir voy a administrar el diezmo y voy usar este diez por diento para darle tanto a una iglesia, tanto a otra iglesia, tanto a esta fundación, tanto a esta organización y un poco a mi tía que está enferma. Usted puede hacer todo esto, pero del 90 por ciento restante, el diezmo es del Señor. Usted no puede llegar ala Empresa Eléctrica decirles me están cobrando mucho de electricidad, tres mil quetzales es mucho, confórmense con cien, el resto se lo voy a dar a unos pobrecitos que conozco por ahí. ¿Qué van a ser los dela Empresa Eléctrica? Van a cortar el servicio. ¿Qué va a hacer el Señor si usted no da su diezmo completo? le va a cortarla bendición. Usted va a decir Señor dame, dame, pero  el Señor le va a decir si no has dado. Con la misma medida que midieren les será vuelto a medir. Si somos fieles en darle al Señor lo que es del Señor Él nos va a dar a nosotros lo que nos corresponde. Es importante que nosotros demos eso.

Proverbios 3:9-10 Honra al Señor con tus riquezas y con los primeros frutos de tus cosechas. Así tus graneros se llenarán a reventar y tus bodegas rebosarán de vino nuevo.  Dios enseñó a Israel que cuando ellos tenían ovejas, la primera era del Señor, no la número diez. Darle el diezmo de las ovejas una, dos tres, cuatro, cinco seis ochos, nueve, diez, esta es la tuya. No, la número uno. Los hijos, no es darle el décimo hijo al Señor, es el primero, el primogénito, por eso como usted y yo no somos ni ganaderos, ni agricultores sino que recibimos nuestro salario en metálico ese es el primer cheque que hacemos, la primera transacción de banco que podemos hacer, porque usted ahora puede enviar sus diezmos y ofrendas al Banrural, GyT, al BAM y al Industrial, son bancos que en Guatemala tienen cuentas de la Fráter y usted desde su computadora hace su transacción automática de sus diezmos cada semana, quincena o mes. Si usted está en el extranjero puede entrar a nuestra página de internet y buscar en donaciones y con su tarjeta de crédito puede enviar, no para endeudarse sino para cuando llegue a fin de mes su estado de cuentas pague en su totalidad.

Me gusta lo que dice 1 Samuel 2:30 Yo honro a los que me honran, y humillo a los que me desprecian. Así que uno de los principios que tocamos en este libro es ese, buscar primero a Dios. Yo he visto una y otra vez gente venir a camino del Señor endeudada, económicamente mal administrada, y al empezar a disciplinarse y a dar sus diezmos íntegros, traerlos al fondo del templo, Dios los saca dela pobreza. Hay algunos que he oído decir: pastor, en la Fráter yo siento que hay mucha plata, yo prefiero dar mi diezmo en una iglesita pobre en mi barrio. Eso es como decir: me encanta comer en el Camino Real, el buffet, qué rico, langostas, camarones, pescado, ensalada, aire acondicionado, buenas sillas, una cosa elegante, pero cuando llega la cuenta, ah no, el Camino Real tiene mucha plata, mejor voy a pagar enla pensión Lucky que está cerca de mi casa. ¿Se vale o no se vale? Si a usted le gusta comer en el buffet de Fraternidad Cristiana pague sus diezmos en Fraternidad Cristiana, esta es su iglesia. Si usted tiene otra iglesia, pues aliméntese en esa iglesia y diezme en esa iglesia, pero cada cristiano debe ser diezmador en su iglesia local ¿Me explico?

Otro principio importante. Hay que ser generoso no solo para con Dios sino también para con el prójimo. Toda la ley se resume en este mandamiento, “Amarás al Señor tu Dios, con todo tu corazón, con todas tus fuerzas y a tu prójimo como a ti mismo”. Por eso ser generoso con el prójimo es importante, ejemplo la parábola del buen samaritano, además dice Proverbios 19:17 Servir al pobre es hacerle un préstamo al Señor; Dios pagará esas buenas acciones. Cuántos saben que Dios paga los préstamos que le hacemos. ¿Creen que Dios paga o no? Sí paga, cuando usted hace un favor a un pobre Dios se hace cargo de pagar la cuenta, como el buen samaritano, él llegó y llevó al herido a la pensión y le dijo al pensionista: déle todo lo que necesita, comida, hospedaje y medicina y póngalo a mi cuenta. Cuando uste le da algo al pobre lo está poniendo a la cuenta de Dios y Dios le bendice. Y a veces el prójimo es el más próximo, a lo mejor su mujer es la más necesitada. Déle. No la quiere ver fea mándela al salón de milagros, póngala en el gimnasio, cámbiele esa ropa que tiene de la época de los 40.

Que importante es que usted sea generoso con el prójimo, que ayude al necesitado, porque una vez que Dios lo ha prosperado será porque fue generoso y si ya es prosperado será siempre generoso. 1 Timoteo 6:17 “A los ricos de este mundo, mándales que no sean arrogantes ni pongan su esperanza en las riquezas, que son tan inseguras, sino en Dios, que nos provee de todo en abundancia para que lo disfrutemos. Mándales que hagan el bien, que sean ricos en buenas obras, y generosos, dispuestos a compartir lo que tienen”. Yo he visto que la gente por más pobre que sea si tiene a Cristo es una gente generosa. A veces los pastores me dicen ¿cómo hizo usted para ser semejantes proyectos, tiene millonarios en la iglesia? Si, les digo, pero no necesariamente los millonarios son los que más dan. Los que dan son los generosos, hay millonarios generosos, pero la mayoría de la gente aunque nos sea millonaria ha aprendido a ser generosa, esa gente es la que da.

Es ser generoso. Mi familia en medio de su pobreza era muy generosa. Estábamos un día en la iglesia y el pastor dice “Aquí hay una mujer que vino con un bebé, vamos a estar orando por ella por un buen tiempo y necesitamos que alguien se haga cargo del bebé. ¿Quién cree que levantó la mano para hacerse cargo del bebé? ¡Mi mamá! Yo la volteé a ver y me digo: cómo se le ocurre, habemos siete tragones en la casa, a veces hay que orar por el pan imponiéndole manos para que no se desaparezca y trae a otro. Pero ella se hizo cargo del bebecito, se lo llevó, no solo tenía que lavar ropa de siete, ahora era de ocho, darle de comer no solo a siete, ahora ocho y a este había que bañarlo, cambiarlo, un bebé más. Pero yo le puedo asegurar que parte de las muchas bendiciones que yo he recibido ha sido por esa práctica de mis padres, de mi abuela, de toda la familia de ser generosos. Porque siempre va a haber otros peor que nosotros. Aquel se quejaba porque no tenía caites, hasta que vio a otro que no tenía pies.

Por eso nosotros debemos ser generosos conla gente. Cuandosomos generosos, Dios nos prospera. Tome nota que Dios provee para lo que necesitamos, no para lo que más gastamos. Si usted malgasta su sueldo, no pida después Señor provéeme. No dio diezmos, no dio a su prójimo empezando con su familia, se malgastó la plata y ahora pide: Señor provéeme. Después de una borrachera de una semana, Dios no le va a proveer para pagar la deuda dela cantina. Diosprovee para lo que necesitamos, no para lo que malgastamos. Por eso es importante aprender administrar nuestros recursos.

Les he hablado un poco de la riquezas dela pobreza. Déjemehablarles un poco de la pobreza de las riquezas. Dijimos que la riqueza de la pobreza es no tener económicamente todo lo necesario, pero si  tener la riqueza del Evangelio de Jesús, poder llamar a Dios Padre, llevar el título de hijos y guardar sus mandamientos que son vida, paz y salud al cuerpo. Pero hay quienes tienen la pobreza dela riqueza. Sontan pobres, tan pobres que lo único que tienen es dinero. Por qué vemos hoy en día a hijos de familias acomodadas morir jóvenes atropellados, balaceados, torturados, muertos, familias de bien decimos. Lo único que tiene es dinero, no hay valores, no hay principios, no hay disciplina, no hay educación. De qué sirve que nosotros les demos a nuestros hijos tarjetas de crédito, carro, viajes y todo lo que piden y no les damos disciplina. La Biblia dice que hay que criar a los hijos en disciplina y amonestación del Señor. Y hay quienes son tan pobres tan pobres, tan pobres que lo único que tienen es dinero y el amor al dinero es la raíz de todos los males, el  cual codiciamos. Muchos se descaminaron de la fe y fueron destruidos. Por eso es importante  tener la más grande de las riquezas.

A mí siempre me impresionó la historia de Elvis Presley, el rey del rock. Nació en una familia pobre, tan pobre que su mamá lo vestía de ropa que le regalaban. El padre tuvo que mudarse de esa aldea de TupeloMisisipi, a Memphis, Tennesse y ahí empezó a trabajar de chofer de camión y para el cumpleaños de su mamá llegó un día a una productora de discos y por cinco dólares le grabó un disco a su mamá. Le cantó una canción y alguien en el estudio lo escuchó, fue a decirle al dueño Sam Phillips allá hay un hombre como el que usted dice que quiere, ¿cómo así? Un blanco que canta como negro. Y Sam Phillips llegó a oírlo, de veras, y entonces lo convenció para grabar ya profesionalmente con músicos profesionales y lo lanzó al estrellato, fue un hitazo y se convirtió en el número uno de la radio, del cine, de la televisión, Elvis Presley se convirtió en el rey de rock.

Y aquella casita en Tupelo, ahora pasa a Island, la mansión en Memphis, una casa con canchas de tenis, alberca, piscina, gimnasio, de todo y un parque grandísimo que lo mantenía lleno de Cadillacs, era su carro favorito, era lo más fino de la época, caro. Elvis tenía de todo, familla, fortuna y se enamoró de una chica adolescente, Priscila, se casó con ella, pero su vida lo hizo ir por todos lados siempre, para que no se aburriera entre muchas cosas que le puso para entretenerla le dio un entrenador de karate y este empezó a ensañarle técnicas y entre técnica y técnica, ya ven lo que pasó, se enredaron en amoríos, el entrenador de karate conla Priscila Presley. Finalmentecon mucho dinero se quedó solo. Sin mujer, sin hija, sin su mamá, sin su papá, hecho un barril de grasa. Su vida era la noche al día yel día ala noche. Murió solitario, haciendo realidad su canción Estoy solo tan solo, tan solo que quisiera morir. Se le hizo, murió a los 40, muy joven. Por qué, porque él tenía la pobreza de la riqueza.

Leí en un folletito hace muchos años: “El dinero puede comprar una casa, pero no un hogar. Puede comprar adorno, pero no cultura. Libros, pero no un cerebro. Comida, pero no apetito. Compañía, pero no una verdadera  amistad. Una banca para el templo, pero no  el cielo. Un crucifijo, pero no un salvador. Lo que el dinero  no puede comprar Dios te lo da gratuitamente solo necesitas pedírselo de todo corazón y Él te dará lo que necesitas de veras”.

Lucas12:13-21  Uno de entre la multitud le pidió: —Maestro, dile a mi hermano que comparta la herencia conmigo. —Hombre —replicó Jesús—, ¿quién me nombró a mí juez o árbitro entre ustedes? » ¡Tengan cuidado! —advirtió a la gente—. Absténganse de toda avaricia; la vida de una persona no depende de la abundancia de sus bienes. Entonces les contó esta parábola: —El terreno de un hombre rico le produjo una buena cosecha.Así que se puso a pensar: “¿Qué voy a hacer? No tengo dónde almacenar mi cosecha.”  Por fin dijo: “Ya sé lo que voy a hacer: derribaré mis graneros y construiré otros más grandes, donde pueda almacenar todo mi grano y mis bienes. Y diré: Alma mía, ya tienes bastantes cosas buenas guardadas para muchos años. Descansa, come, bebe y goza de la vida.”  Pero Dios le dijo: “¡Necio! Esta misma noche te van a reclamar la vida. ¿Y quién se quedará con lo que has acumulado?”
»Así le sucede al que acumula riquezas para sí mismo, en vez de ser rico delante de Dios. Dios no se opone a que usted sea rico, pero se opone a que ponga su confianza en las riquezas y se olvide de poner la fe en Dios. Puede ser usted rico como Job y de un día para otro quedarse sin nada, pero si usted pone a Dios primeramente y cree en Él le restaurará y le dará recuperar lo perdido, pero si usted no tiene nada y tiene fe en el Señor, le dará el poder para hacer las riquezas. Rico delante de Dios.

Escuche

La fe viene por el oir…

 

Vea

Como en casa aún en el extranjero…