Abrazos-Banner

Lea

La esencia de prédicas para leer en menos de 5 minutos…

Hoy tenemos muchas, pero muchas relaciones desechables, relaciones que comienzan, se disfrutan, luego se terminan y se botan a la basura como si fuera un papel cualquiera. Los productos desechables abundan, pañales, pañuelos, platos, vasos, de todo hay desechable hoy en día y pareciera que las relaciones interpersonales en la política también son desechables. Pareciera que se usa a una persona mientras conviene al partido o al proyecto y luego se le dan las gracias en el momento menos esperado, porque son relaciones que no duran, son relaciones descartables.

Lo mismo pasa en los negocios, mientras quieren hacer el negocio a usted lo invitan a comer, lo llevan a viajar, le ofrecen, le hacen, todo y una vez hecho el negocio se terminó la relación, porque usted ya no es útil. Ya se le sacó el jugo, ya se le exprimió y cual bagazo de una naranja -que ya no tiene jugo- se echa a la basura. Lamentablemente en la familia y en las relaciones matrimoniales ha llegado a darse el mismo fenómeno. Hay quienes se casan mientras las cosas van bien y hay dinero suficiente para todos los gastos, así el matrimonio sobrevive. Cuando vienen problemas de desempleo, de escasez económica, la relación termina. Muy bien se puede decir que son relaciones que duran hasta que las deudas nos separan o hasta que la escasez nos separa. O es una relación que dura mientras hay juventud, vigor, fortaleza y belleza, pero cuando empieza a llegar la senectud se acaba.

Es tan importante entender que las relaciones que Dios ha inventado, las relaciones que Dios ha creado no son temporales. Las relaciones de Dios son eternas, son permanentes, duran en el caso del matrimonio hasta que la muerte nos separe. La relación que debemos tener entre nosotros como cristianos, como miembros del cuerpo de Cristo, tiene que ser una relación duradera, que soporte las pruebas más grandes que llegan a la vida, que podamos superarlas. Por eso es tan importante podamos prepararnos para poder iniciar relaciones que duren. El concepto que enseñamos todo el tiempo es que hay que comenzar, hay que continuar y hay que concluir. No basta solo con iniciar un noviazgo, es importante mantenerlo. No basta solo iniciar un matrimonio, lo más difícil es conservarlo. Por eso es importante que tengamos en cuenta cuales son los elementos que Dios incluye cuando dice: “Luego Dios el Señor dijo no es bueno que el hombre esté solo, voy a hacerle una ayuda adecuada”. Así fue como inició la relación hombre-mujer, la relación de familia, la unidad básica de nuestra sociedad.

Fraternidad Cristiana de Guatemala es una iglesia cristiana para la familia, que proclama el amor de Dios, persevera en el orden dado en la Biblia y manifiesta el poder del Cristo resucitado, porque el plan de Dios desde el principio ha sido que vivamos en familia, pero para poder tener una familia que dure, que se reproduzca en hijos, que vuelva a reproducirse en nietos y sigan las generaciones llegando de buenas personas, bien instruidas, bien formadas.

El resultado de una familia  hermosa empieza en una relación saludable de jóvenes., que para poder tener un hogar exitoso, primero tienen que pensar en tener amistad. Cada joven y cada señorita deben tener amigos. Usted no debe ser un llanero solitario en esta sociedad, usted debe vivir en comunidad, porque el cristianismo nunca se ha creado en soledad, siempre se ha hecho en comunidad. Por eso es tan importante que sus jóvenes, sus niños vengan a la iglesia, asistan regularmente a las actividades de los jóvenes, para que ahí puedan conocerse, para que ahí puedan observarse y para que ahí puedan atraerse.

Es importante que los jóvenes tengan amigos y amigas. No esconda a sus hijos de la sociedad, no los sobreproteja al grado que nos les permita tener ninguna clase de amigos, debe seleccionar los amigos de sus hijos desde que son chicos, pero debe fomentar la amistad con un grupo de personas sano, un grupo de personas recomendable como son los de la iglesia, gente creyente, gente de fe, que usted puede pedir referencias de ellos y observar la conducta de los padres de ellos, para que sus hijos puedan rodearse de buenos amigos. Los jóvenes deben tomarse el tiempo para disfrutar de amigos, Tengan muchos amigos, entre más amigos tengan las posibilidades de seleccionar la pareja con la cual empiecen su matrimonio van a ser mayores.

Eso es importante, por eso no conviene que muy jovencitos sea hagan de novio, de novia, porque entonces ya no pueden tener amigos, amigas Los novios se vuelven personas acaparadoras. Es importante escoger solo a alguien que vive y practica su fe cristiana.

Cada oveja con su pareja

La Biblia dijo claramente no se unan en yugo desigual con los infieles. Si usted no quiere que sus hijos se casen con personas infieles, ateas, enemigas del evangelio, pues entonces provoque la amistad de sus hijos con otros jóvenes creyentes, para que estos jóvenes puedan convertirse en personas deseables. Dice Malaquías 3:10 Traed íntegros los diezmos al alfolí. Y luego dice porque ustedes serán tierra deseable. Usted quiere ser una persona deseable, quiere ser una tierra deseable debe ser una persona generosa en la obra del Señor. Traer sus diezmos y ahora los que nos ven por televisión y nos ven en el extranjero, ahora ya pueden hacer sus donaciones a la Fráter  online, pueden entrar a la página wwww.fráter.org y ahí dar clic a donaciones y a través de su tarjeta de crédito o débito Visa, pueden enviar sus diezmos, de cualquier parte del mundo o de la ciudad donde esté. Por ahora solo Visa usamos., ya habrá posibilidad de tener otras en el futuro, pero cuando nosotros crecemos con los principios de Dios y somos generosos nos convertimos en tierra deseable, porque Dios hace que nosotros seamos gente deseable, que nuestros hijos sean gente deseable y la gente dice ¡Ah! cómo quisiera que me hija se hiciera amiga del hijo de fulano de tal. Cómo quisiera que mi hijo se hiciera amigo de la hija de fulano de tal, porque son tierra deseable y tierra deseable no porque tengan mucho dinero, aunque a veces si lo tienen ni porque sea muy famosos, aunque a veces lo son. Pero porque son gente de buena reputación, gente de buen testimonio.

Aconsejamos a los jóvenes a no tener novio o novia simplemente porque hay que tener. Por eso enfatizo la necesidad que tengan amigos, que vayan a los grupos de estudio bíblico, a los grupos C.A.F.E., a las células, donde tengan amigos con quienes salir a jugar, a comer, a pasear, al cine, a divertirse, a lo que quieran. No es bueno que estén solos, pero sobre todo les decimos a los jóvenes: escuche el consejo de sus padres.

Me gusta como empieza el libro de Proverbios diciendo: “Hijo mío, escucha, el consejo de tu padre”. Por lo general los padres sabemos más, por lo general los padres hemos experimentado más y sin lugar a dudas somos más viejos. Y cuando uno es viejo dice el adagio: “Sabe más el diablo por viejo que por diablo”. Y los papás por viejos ya sabemos, porque a veces hemos cometido errores y no queremos que nuestros hijos repitan esos errores.

Por eso pidan consejo a su papá, a su mamá y síganlo, pero también dice la Escritura en Génesis 2:24 “Por eso el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su mujer, y los dos se funden en un solo ser”. Esta es la historia de la vida. A veces decimos que nadie sabe para quien trabaja. A veces usted pasa trabajando veinte, treinta años y empieza trabajando diz que para sus hijos hasta que conoce al yerno y dice para éste trabajé yo.  O a la nuera, para ella trabajé yo. Pero así es el ciclo de la vida y nosotros queremos que nuestros hijos estén bien y que nuestros nietos estén mejor, pues tenemos que trabajar y tenemos que dar. Por eso es importante cuando nuestro hijo escoge a una mujer que podamos decir sí era la que quería. Esta nuera sí era la que quería.

Otras veces es la que usted no quiere, pero le voy a dar un tip, papás, que tiene hijos e hijas adolescentes: cuando llegue un novio, o un amigo o una amiga a la casa no lo rechace de plano. Usted hágale cara amable, usted tiene que ser un embajador de Cristo, un diplomático. Sonrientemente invítelo a tomar café con usted. Invítelo a salir con usted y entonces empiece a investigar. Si, vea como se conduce, vea como habla, vea como trata a sus papás, vea que tanto sabe, que  tal estudiante es o que buen trabajador es. No la rechace o no lo rechace de plano, a menos que usted ya lo conozca muy bien. Pero si usted es amable con ellos, amablemente se los puede sacudir.

Yo le puedo dar fe que no hay ninguna ex novia de mis hijos que no me quiera. Es más, algunas me lo han dicho ya después de casadas. Recibí la visita de una que llegó a darme la participación de su matrimonio y me dice: pastor, vengo a decirle que me caso, pero en mi corazón usted siempre será mi suegro, qué tal. Todo por qué,  por tener una buena relación con las amigas y con los amigos de nuestros hijos. Además, yo como pastor no podía darme el lujo de poner mala cara con cualquiera., además a veces me gustaban a mí las patojas… para ellos. Me gustaba su modo de ser, me gustaban sus cualidades. No siempre se casan los hijos con la que uno quiere, gracias a Dios que se casaron con las que ellos querían y que también me caen bien. También fui amable con ellas.

Es importante que nosotros seamos prudentes. Ahora cuando uno está de novio y cuántos fueron novios alguna vez, todos alguna vez tuvimos noviazgo y son extraordinarios, le hacen a uno despertar emociones, pasiones, amores, rencores extraordinarios. Pero veamos cuales son algunos de los errores que se cometen en los noviazgos. Cuáles son los principales errores que cometemos en un noviazgo: nos enfocarnos en las apariencias, lo peor es que las mamás a veces se enfocan también en las apariencias cuando buscan un buen yerno que las cuiden cuando estén viejas. Hay que tener cuidado en las apariencias. Tenemos que examinar bien, porque las apariencias engañan. A veces usted ve a un joven bien atlético, con sida. Hay que aprender que las apariencias engañan, no podemos dejarnos llevar solo por lo de afuera. Pero vea lo que dice la Biblia en 1 Samuel 16:1-13 “El Señor le dijo a Samuel: — ¿Cuánto tiempo vas a quedarte llorando por Saúl, si ya lo he rechazado como rey de Israel? Dios también sabe rechazar al que no le conviene y a Samuel el profeta, Dios le dio la palabra de que ya no seguiría siendo rey Saúl y Samuel que lo apreciaba mucho se puso a llorar. Mejor llena de aceite tu cuerno, y ponte en camino. Voy a enviarte a Belén, a la casa de Isaí, pues he escogido como rey a uno de sus hijos. Así como Dios escoge a uno, usted también usted puede escoger a uno. Recuerde, que solo puede escoger a uno, eso de andar con dos o tres novios a la vez no le conviene seño.

— ¿Y cómo voy a ir? —Respondió Samuel—. Si Saúl llega a enterarse, me matará. —Lleva una ternera —dijo el Señor—, y diles que vas a ofrecerle al Señor un sacrificio. Invita a Isaí al sacrificio, y entonces te explicaré lo que debes hacer, pues ungirás para mi servicio a quien yo te diga. Samuel hizo lo que le mandó el Señor. Pero cuando llegó a Belén, los ancianos del pueblo lo recibieron con mucho temor. — ¿Vienes en son de paz? —le preguntaron. —Claro que sí. He venido a ofrecerle al Señor un sacrificio. Purifíquense y vengan conmigo para tomar parte en él. Entonces Samuel purificó a Isaí y a sus hijos, y los invitó al sacrificio. Asegúrese usted que los hijos de sus amigos sean hijos purificados, sean hijos santificados, sean hijos consagrados a Dios e hijas consagradas a Dios.

Cuando llegaron, Samuel se fijó en Eliab y pensó: «Sin duda que éste es el ungido del Señor.»

¿Por qué pensó que Eliab era el ungido del Señor? Porque era el primogénito, era el más alto, era el más fornido, el más maduro, era el fuerte, el que tenía toda la bendición de la primogenitura y todas las apariencias indicaban que él podía ser. Saúl el primer rey de Israel había sido escogido por el pueblo en base a sus apariencias. Saúl era el más alto en todo Israel, en el ejército no había nadie que le llegara apenas al hombro a Saúl, pero recuerdan que f rente a Goliat se acobardó, tuvo miedo. Y miren lo que pasa: Sin duda que éste es el ungido del Señor.» Pero el Señor le dijo a Samuel: —No te dejes impresionar por su apariencia ni por su estatura, pues yo lo he rechazado. La gente se fija en las apariencias, pero yo me fijo en el corazón.

Y señoritas para que se fijen en su corazón no tiene que abrirse la blusa de par en par. El corazón va mucho más adentro de lo que es su carne y hueso. El corazón está adentro de su alma, ahí es donde se ve lo que la Biblia llama el fruto del Espíritu que es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza. Estas son las cualidades que hay que buscar en una persona. No solamente que es 90-60-90, porque esas medidas se inflan. Después las medidas cambian, después son 60-90-120, algo así. Las cosas cambian, por eso es que Dios dice no se fijen en lo que se fija la gente, la gente se fija en las apariencias. Usted mira a un hombre bien vestido, yo recuerdo a muchos, hace muchos años habían un hombre aquí en la congregación, era muy elegante, un bigotazo muy bonito, bien peinado, refinado para hablar y de un buen trato y buena presencia. Siempre bien vestido. Cualquiera que lo miraba decía ¡ala! Este señor. ¿Qué resultó ser este hombre? un estafador. Tuve que decirle un día: mire fulanito, usted ya estafó con cheques de dólares sin fondos a fulano, a mengano, a zutano, si usted no paga todo lo que debe, lo van a matar. No los que yo conozco, que son buena gente, pero seguro que lo está haciendo con otros que lo van a matar. Así que si quiere un buen consejo de parte de su pastor, váyase del país. No lo volví a ver jamás. Recibió el consejo. Las apariencias engañan.

En cambio usted ve a un hermanito ahí típico chapín: chaparro, sin muy buena postura, todo mal emplasticado dicen los jóvenes, muy casual y encuentra en ese a un hombre trabajador, recto, buena paga, honrado y entonces ¿por qué no se fija en él? sino en aquel altote guapo, ladrón. Tiene que buscar lo que hay adentro, la honradez, la amabilidad, la humildad, el temor a Dios. Alguien puede presentar muchos diplomas de muchos títulos obtenidos, pero nunca va a ser tan convincente como aquel que teme a Dios, porque el principio de la sabiduría es el temor al Señor.

Samuel vio a todos los hijos de Isaí y el Señor le dijo ninguno de estos es. Tuvo que decirle a Isaí ¿no tienes otros hijos? Una pregunta delicada que le pueden hacer a cualquier hombre. ¿No tienes otros hijos? y él respondió, sí pero este es el más pequeño, ese es el inútil, el que no sirve para nada, ese lo tenemos haciendo los mandados, cuidando las ovejas,  estás haciendo el trabajo más simple. El militar es este, este otro también es del ejército. Tenía varios hijos que eran militares, pero David ese solo hondas es, le dijo. Ese anda con su honda tirándole a todo, ese es David. Además solo se le va en cantar, algo bohemio. Yo no creo que este vaya a ser algo en la vida, si solo se le va en cantar, en tirar piedras con la honda.

Ah mis hermanos. Cuando a Dios se le antoja agarrar a un muchacho despreciado por la familia, rechazado por la familia, aún por su propio padre descalificado, pero Dios dice: Yo a este lo quiero ungir y levantarlo como rey. El Señor hace milagros.

Isaí le presentó a siete de sus hijos, pero Samuel le dijo: —El Señor no ha escogido a ninguno de ellos. ¿Son éstos todos tus hijos? —Queda el más pequeño —respondió Isaí—, pero está cuidando el rebaño. —Manda a buscarlo —insistió Samuel—, que no podemos continuar hasta que él llegue. Isaí mandó a buscarlo, y se lo trajeron. Era buen mozo, trigueño y de buena presencia. El Señor le dijo a Samuel: —Éste es; levántate y úngelo. Samuel tomó el cuerno de aceite y ungió al joven en presencia de sus hermanos. Entonces el Espíritu del Señor vino con poder sobre David, y desde ese día estuvo con él. Luego Samuel regresó a Ramá. Pero cual es el problema principal de la mayoría de nosotros, el mismo de Samuel, nos dejamos llevar por las apariencias. Por eso es que usted no puede contratar a nadie para su empresa solo con las apariencias, porque puede estar contratando a un secuestrador, puede estar contrastando a un ladrón, puede estar contratando a un estafador, a un violador, a un abusador de niños, a una persona que no conviene.

Por eso es importante ir más allá de las apariencias y por eso hoy en día hasta se aplica el detector de mentiras para seleccionar personal. Hay muchos que están ahora utilizando el detector de mentiras para saber si la persona que se está contrastando está diciendo la verdad y es lo que dice ser, porque las apariencias engañan. Si, yo he visto gente muy espiritual y parece que ellos caminan a la par del arcángel Gabriel, del arcángel Miguel y que San Pablo les lleva sostenida la cola, pero lo que llevan es una cola de desgracias, lo que llevan es un pasado terrible. No podemos juzgar por las apariencias, tenemos que irnos al fruto. Por eso Jesús dijo: No juzguen al árbol por su corteza, por sus frutos lo conocerán. ¿Cómo sabe usted que es naranjal? Porque da naranjas. Que es peral porque da peras. Que es una vid, porque da uvas. Y el cristiano es cristiano porque da fruto. Así que vuélele lente al fruto que da, aquel a quien usted quiere escoger para ser su pareja de novio o de novia y finalmente matrimonio.

Los hombres caemos rápido. Vamos a una reunión y aparece una muchacha de esas wow qué belleza. Y lo peor es que en todas las reuniones encontramos una y peor ahora con tanto maquillaje, cirugía plástica y tanta cosa uno no sabe lo que tiene pero lo mira bonito y eso lo atrae. Y las patojas que saben de qué padece uno, rápido levantan la pierna, se les cae la bolsa o se agachan, así somos los hombres, se nos van los ojos, pero las mujeres no se quedan atrás. A mi me gusta observar lo que observan las mujeres, ajá hermanita ungida del Espíritu también se te van los ojos.

No podemos dejarnos llevar solo por lo que miran nuestros ojos, tenemos que ir más allá, eso sí, un consejo para todos: cuidemos nuestra apariencia, porque la apariencia también debe ser bien cuidada. Por eso cuando me dicen las jóvenes: mire pastor, qué hago para conseguir novio, en primer lugar báñese, péinese, cepíllese los dientes, arréglese. La apariencia tiene que ver, si usted mira que llega a su casa, su esposo y ya no le pone mucho coco póngase frente al espejeo y dígase: ¿estoy buena o no? Porque la verdad hay señoras que todavía usan aquellos camisones de marca mata pasiones, el mismo que usabas hace 30 años, así que arréglese. Si usted quiere que su esposo funcione en la casa, arréglese. Sino que solo se arregla para que la miren los demás esposos, pero ¿y él? Tiene que resignarse a ver la triste realidad de su existencia.

La persona debe gustarnos por fuera y por dentro, por supuesto, pero es más importante una mujer preciosa por dentro que una mujer preciosa por fuera. Lo ideal es que sea una de cara bonita y de corazón bonito, porque una mujer celosa eso es triste mi hermano. Proverbios dice que es mejor vivir en el desierto que en casa espaciosa con mujer rencillosa. Dice que la mujer rencillosa es como gotera continua. Usted quiere dormir bien, no se case con una mujer rencillosa. Si usted ve que su amiga o su novia es peleonera, de aquellas alegadoras, de las que bajan la ventana del carro y gritan. Más vale que se haga a un lado. Si es de aquellas mujeres que a su mamá le dicen hasta de que se va a morir la pobre vieja, prepárese porque usted no se va a quedar atrás. Usted también va a saber de qué se va a morir, y luego.

Por eso es que hay que saber escoger, no solo por la apariencia externa sino por la interna. ¿De qué le sirve? Pongámoslo de este otro modo, a usted le regalen un carro nuevo, un Cadillac último modelo y le dicen aquí están las llaves, se lo puede llevar ya. Usted llega, mete la llave en el carro y antes de abrir se da cuenta que adentro hay un nido de culebras, ¿abriría ese carro con ese montón de culebras adentro, escorpiones, sapos? Usted diría, lo que quiere es que me muerdan, que me maten. Igual usted a veces se encuentra un cuerpazo de mujer llena de culebras. Cuando abre la boca salen sapos, culebras, moscas, ratones, todo tipo de peligros. No se deje llevar solo por las apariencias, mire el corazón.  Hace un tiempo un líder en nuestra congregación me dijo: Pastor, me pienso casar con la fulanita. Le dije que es fea pero es la mejor joya que hay entre las jovencitas. Me lo encontré no hace mucho en un aeropuerto, muchos años de no verlo, y me dice, pastor, no se me olvida lo que usted me dijo te llevás a la mejor joya. Y cuando estuvo un poco solvente le arregló ciertos aspectos de la cara y está más contento ahora. Eso se arregla, lo del corazón solo el Espíritu Santo. Usted no puede cambiar el corazón de una  mujer rencillosa, celosa o de un hombre vulgar, infiel y violento. Eso solo Dios lo puede hacer.

Proverbios 31:30 Engañoso es el encanto y pasajera la belleza;  la mujer que teme al Señor es digna de alabanza. Toda abuela que ustedes vean por ahí, arrugadita, encorvadita, hecha lata la pobre, a punto de dar el último paso a la tumba, un día fue una quinceañera lozana, preciosa, curvilínea, de gran cabello y que todos la miraban pasar. La belleza es pasajera, aunque no lo crean, yo era bonito, pero el tiempo hace sus estragos. Cuando uno viene a darse cuenta, aquella belleza quedó en la foto. Por eso es bueno que se fotografíen cuando se casan jóvenes, para que puedan lucirle a sus hijos y decirles: Yo también era bonito. Un día le dije a una señorita que andaba enamorada de uno de mis hijos, mire esa foto cuando me casé, tenía la edad de su novio, míreme ahora, así se le va a poner. Así que mejor piénselo dos veces.

Es importante que nosotros entendamos que lo físico es pasajero, lo espiritual es eternal, por eso es que nosotros debemos ver más allá de lo superficial. No podemos llevarnos por lo que nos dicen, cuántos han oído hablar del famoso personaje Juan Tenorio, a ese es un don Juan, dicen, porque ese don Juan Tenorio tenía una capacidad de hablar, sabía decirle a una mujer lo que quería la mujer oír y llegaba bien vestido, bien arreglado a cantarle y a decirle poemas y palabras y las mujeres cuando oyen que alguien les habla bonito piensan que han encontrado al galán de su vida. Les encanta oír cosas a las mujeres: Usted es la dueña de mi vida, es que yo sin usted no puedo vivir, yo me muero si usted me deja, no puedo respirar sin pensar en usted, mi corazón late al ritmo del amor que siento por usted, hay que quisiera ser un pez para nadar en su mirada, quisiera refundirme en esa poza de belleza…en fin. Y la mujer se hace un colocho, porque  alguien le está estimulando. Es pura casaca, dicen los jóvenes, les dicen lo que quieren oír. Yo no he conocido una mujer tan hermosa como usted, mentira, hay otra más hermosa que usted. Yo le prometo que le bajo el cielo y las estrellas y después no le trae ni la leche de la tienda.

Es importante que no se deje llevar por lo que dicen. Las mujeres luego se hacen a la idea que como él habla bonito es un extraordinario. Recuerdo a una señora que me dijo un día: yo oí un programa de radio y oía a un locutor que hablaba con una profundidad, leía poemas y yo lo oía y yo me enamoré de ese locutor, yo quiero a ese locutor, cómo habla de bien, su voz tan grave, varonil, tanta testosterona habrá ahí. Un día me lo encontré en una cafetería, oí la voz y ahí dije ahí está, ahora…. La voz era preciosa, pero vos sos horrible, fue lo que pudo decir la señora. Pero así es, Dios nos da a todos algo, pero hay que tener cuidado, porque se dejan llevar por los que les dicen, a veces por lo que les dicen bueno y a veces por lo que les dicen malo, porque siempre va a ver alguien envidioso de que usted se hizo novia de un fulano que de veras vale la pena. Van a llegar y decirle por qué se hizo novia del muchacho y este es un aquí, un allá, la van envenenar, pero cuidado no se deje llevar solo por lo que oye, sea bueno o sea malo. A su vez el hombre puede ser fácilmente seducido por las palabras dulces y el cariño de una mujer, porque las mujeres cuando quieren ser dulces, les sale una capacidad de decirle amor es que tú eres tan inteligente mi cielo, es que mi cielo, tu personalidad, Barack Obama se quedó chiquito. Hay mujeres que tienen la capacidad de hablar y peor si se le acercan al oído y le dicen algo, al rato usted se rinde. Cuidado. No se deje llevar por lo que le dicen, asegúrese que la imagen que tiene de la otra persona realmente coincide con lo que es.

Usted puede ayudar a alguien a cambiar, pero realmente no va a lograrlo efectivamente. El único que puede  cambiar a la otra persona es Dios, el Espíritu Santo. Por eso tengan cuidado. No empiecen su noviazgos a tan pronta edad. Todos de niños tenemos a alguien de quien nos enamoramos, todos, aunque sea de la maestra. Se enamora uno, hoy una compañerita que le gusta a uno, eso ya viene en el paquete de uno, no se puede evitar, pero hay que tener cuidado de empezar noviazgos a muy corta edad, porque es el noviazgo, es para formalizar una relación que hemos tenido con una persona por mucho tiempo. Hemos sido amigos por mucho tiempo, nos queremos, nos gustamos, andamos de arriba para abajo juntos y luego decimos, mejor hagámonos novios para casarnos, tome nota, porque cuando usted se hace novio es porque estás pensando en casarse, si no, no se haga novio o novia, puede ser que el mes entrante aparezca una que le gusta más, más amable, más atenta y más boinita. Entonces no corra, no se apresure., pero tampoco se espere tanto que le lleguen las cuatro décadas, lo va a lograr, pero le va a costar un montón más.

Que importante es entender que cuando queremos casarnos debemos estar maduros psicológica, física y espiritualmente.  ¿Cuándo uno se puede casar? Cuando esté maduro, que  quiere decir que cuando ya no sea un niño, ya no esté pensando en recibir y en pedir. Los niños piden, solo dame, egoísta, el adulto ya no vive para ser servido, vive para servir y para dar. Cuando usted  esté apto para sostener un hogar, cuando esté apto para soportar a vivir con otra persona, porque no es fácil. Más  si usted tuvo la dicha de vivir solo en su dormitorio, baño para usted. De pronto le entra una extraña en la noche, terrible, no solo los ronquidos por todos lados sino a veces las pastadas que le dan. A veces yo sentía que mi mujer descargaba su ira toda la noche, de repente un rodillazo. Vivir con alguien no es fácil, pero tiene que estar maduro para aguantar, para perdonar, para soportar. Cuando le dan la primera  gritada no hay que gritar igual, hay que calmar la situación. Cuando le pegan el primer pellizco y salen los platillos voladores a relucir, hay que tener cuidado. Por eso hay que estar maduros para soportar la situación.

El noviazgo es para casarnos no solo para entretenernos ni mucho, tengan cuidado jóvenes, no es para satisfacernos sexualmente. Ahí está el detalle, porque cuando uno está de jovencito, adolescente, estás lleno de hormonas, le salen por los ojos, le salen por las manos, por todos lados, abundan las hormonas y si a usted le ponen a una chica que se deja abrazar se vuelve uno el hermano pulpo. Cuando usted empieza a besar, empieza a calentar motores, y cuando usted  calienta motores es porque está pensando elevar el avión o arrancar el carro. Mejor limite los besos. Hay que tener cuidado, los besos son un preludio para llegar al destino final del coito. Hay que tener cuidado. Así que señoritas, no digan este patojo no me hace nada. Déle gracias a Dios. Esta patoja no se deja, aquello que si me amas desmotármelo, con mucho gusto, llamemos al abogado y pongámonos de acuerdo. Vamos a ver al pastor y pongamos fecha, porque de lo contrario, usted va a quedar toda sobijeada, feliz y contenta pero embarazada y el cuate ya se va a resistir para soltar la firma. Que firme primero si a usted le conviene, sin no mándelo a volar, pero cuando empiezan a meter la llave en el estárter, hay quienes no necesitamos mucho, un solo estartazo y allá vamos. Para evitar eso, mejor eviten estar solos en el carro, en la casa, en la iglesia, en cualquier lado, eviten estar solos, porque estando solos, es cierto que se ahorran lo del motel, pero les va a salir caro el resto de la vida cuando tengan un embarazo imprevisto.

Así que espere a estar maduro para casarse y pida permiso a sus papás, tenga mucho cuidado, si a usted no le conviene casarse, no se case, aunque esté todo preparado. El vestido se devuelve, se vende, se guarda de recuerdo, pero usted no se case si ya está comprometido y se da cuenta que no le conviene. Va a la iglesia pero chupa, para él hay santa cena todos los días y a toda hora, levanta la copa de vino primero con agua, luego sin agua y por último como agua. Tenga cuidado. Más vale romper un compromiso, que pase la pena vergüenza la familia de que ya no se casó. Yo le he vivido muchas veces, he tenido la participación de la boda y luego me mandan a avisar que ya no hay boda, disculpe. Pero es mejor, a tiempo, que casarse y vivir  sufriendo el resto del tiempo. Señores cuiden a sus hijos, no los dejen solos en su casa, con sus primos o con sus amigos, porque es ahí donde empiezan las aventuras. Muchas han perdido su virginidad en su propia casa o en la casa de los tíos porque no ha habido nadie supervisando. En mi época era un poco más difícil, se lograba también si uno quería, pero no era fácil entrar a la casa de la novia. Hoy en día son las novias las que entran a la casa del novio y hoy las novias tienen carro, tarjeta de crédito, celular y permiso para ir a donde quieran. La cosa no es tan fácil, un día me dijo alguien, dichoso usted que no tiene hijas. Le dije que tengo que cuidar a mis hijos, con tanto gays que hay ahora. No se trata solo de cuidar a las hijas, hay que cuidar a los hijos.

Escuche

La fe viene por el oir…

 

Vea

Como en casa aún en el extranjero…