LibrosPastorJorgebanner01

Abrazos-Banner

Lea

La esencia de prédicas para leer en menos de 5 minutos…

Estamos viviendo una época en la que todo es descartable o instantáneo. Todo lo queremos ya. Queremos un café, existe el café instantáneo. Queremos una sopa, es cosa de calentarla, ya viene preparada. Todo es instantáneo. En el pasado teníamos que ir al bosque, cortar la madera y luego encender el fuego. Hoy en día usted le da vuelta a una llavecita  y se enciende el fuego. Hoy no necesita calentar el agua tanto, abre el chorro del agua le sale el agua caliente. Todo es instantáneo, todos queremos tener las cosas rápidamente.

Lo mismo ocurre también con las relaciones interpersonales. Queremos apachar, oprimir un botón, una tecla y que ya seamos grandes amigos. Y hoy en día las cosas están de esa manera. Otro aspecto de nuestra sociedad es que queremos las cosas que son de usar y botar. Cuando estamos acatarrados, tenemos pañuelitos que son descartables. En el pasado cuando una señorita quería  contactar a un muchacho, que quería que le hablara, caminaba por algún lado, entonces tomaba su pañuelo y de  una forma “descuidada se le caía” el pañuelo. Y entonces el caballero, miraba a la muchacha, corría, lo levantaba y le decía: señorita, señorita, su pañuelo se le cayó, pero hoy ¿quién va a recoger un pañuelo de papel? Ya nadie. Hoy los pañuelos son descartables, son de usar y botar. Muchas cosas tenemos así que son hoy en día descartables. Las señoras, por ejemplo, usan platos desechables para sus meriendas, sus cenas, sus reuniones. Qué cómodo es usarlo y luego botarlo. Es una manera fácil de llevar a cabo nuestras reuniones y actividades. Hay muchas cosas descartables, tenemos los vasos, los pañales descartables. ¿Qué mamá va a guardar esos pañales usados de recuerdo? Ninguna. Estas cosas se usan y se botan.

Y sabe que es lo triste, que las relaciones interpersonales se han vuelto como ese vaso que en Guatemala le decimos de duroport, en El Salvador le dicen durapax, en España le dicen poliespan o corchopán. El nombre real es poliestireno expandido. Todos estos nombres que se aplican a este vaso que cuando usted ya no lo quiere, por lo general, algunos lo muerden un poco, otros le meten las uñas, pero la generalidad lo que hace después de usarlo es destruirlo. Y eso es lo que se hace en las relaciones interpersonales. Conozco personas, aquí mismo, que han sido abordadas por un candidato político para un partido político y les han pedido que le ayuden a montar su área metropolitana o que les ayude a montar el departamento tal o el grupo tal, o lo que sea. Y después de trabajar meses o años, simplemente son  descartables. Otros que dan toda su vida y esfuerzo para levantar un partido político y luego a la hora de asignar las posiciones a usted que le habían ofrecido, ahora le dan las gracias. Usted es ahora descartable. Son relaciones de usar y botar,

Lamentablemente este concepto se ha trasladado al matrimonio. Y por eso tenemos relaciones descartables. Usted se casa con una persona, la disfruta mientras puede, le saca todo el jugo y después adiós. Las relaciones son así, son descartables, son de duropor, de durapax, son papel que no sirve. Y esa es triste realidad. Como que el matrimonio fuera de poliestireno expandido. Hace algún tiempo hablaba sobre esto en México y me decía: aquí no se dice duport, aquí se dice unicel, matrimonios de unicel, matrimonios de duroport, matrimonios desechables, lo mismo en cualquier parte. El plan de Dios no es ese, el plan de Dios es que nuestras relaciones sean duraderas. Yo he aprendido que la única relación que dura es la relación que entiende que el matrimonio es el compromiso total de al persona total para la vida total.

Y por eso es  muy importante saber – cuando usted se casa-  que con esa joven que escogió y según usted era la encarnación de la reina de Saba, ahora tiene que permanecer. Se me acercan algunos a decir: Pastor, es que yo siento que ya no la quiero. Aquí no es que usted sienta o no sienta, usted ya está fundido con ella. Es como agarrar una hoja de papel y otra hoja de papel echarles goma en medio y pegarlas. Cinco años después va querer despegarlas y se rompen. Nosotros una vez que nos casamos llegamos a quedar fundidos en un solo ser. Dios fue el que se inventó la relación familiar del matrimonio.

Dios vio que el hombre estaba solo y era necesario hacerle una ayuda adecuada. Eso se encuentra en Génesis 2:18-25 “Luego Dios el Señor dijo: «No es bueno que el hombre esté solo. Voy a hacerle una ayuda adecuada.» Entonces Dios el Señor formó de la tierra toda ave del cielo y todo animal del campo, y se los llevó al hombre para ver qué nombre les pondría. El hombre les puso nombre a todos los seres vivos, y con ese nombre se les conoce. Así el hombre fue poniéndoles nombre a todos los animales domésticos, a todas las aves del cielo y a todos los animales del campo. Sin embargo, no se encontró entre ellos la ayuda adecuada para el hombre.

A mí me impresiona este desfile de animales frente a Adán, pasó la elefanta y dijo, esta no me gusta. Pasó la jirafa, tampoco. Pasó la burra, menos. Pasó la oveja, tampoco. La ballena, no. Todos los animales pasaron y el hombre dijo: ninguno de estos me convence, ninguno de estos me sirve. Entonces el Señor lo puso a dormir. Entonces Dios el Señor hizo que el hombre cayera en un sueño profundo y, mientras éste dormía, le sacó una costilla y le cerró la herida. De la costilla que le había quitado al hombre, Dios el Señor hizo una mujer y se la presentó al hombre,  el cual exclamó: «Ésta sí es hueso de mis huesos y carne de mi carne. Se llamará “mujer” porque del hombre fue sacada.» Por eso el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su mujer, y los dos se funden en un solo ser. Se funden un solo ser y cuando ya están fundidos en un solo ser, hermano, usted sienta o no sienta, usted está fundido en un solo ser. Ya no serán dos, serán una sola carne, dice en otras versiones. En ese tiempo el hombre y la mujer estaban desnudos, pero ninguno de los dos sentía vergüenza”. Dios estableció el matrimonio, pero lamentablemente hay quienes se casan con las razones equivocadas.

Me impresionó hace algunos años, me buscó un hombre para consejería y me dice: Pastor, me casé con una joven que conocí haciendo fila en la Municipalidad de Guatemala. Yo estaba haciendo un trámite, ella estaba haciendo un trámite. Nos pusimos a platicar y le conté que yo ya no aguantaba a vivir en mi casa, que ya no soportaba a mis papás, que era un problema vivir ahí con ellos. Ella me dijo que casualidad, yo tampoco aguanto a los míos. Ya no hayo las horas de salir de mi casa. Cómo molestan. No me dejan ir a donde quiero, a la hora que quiero, no me permiten hacer lo que se me antoja. Y entonces ahí en la fila se pusieron de acuerdo: casémonos y nos vamos los dos a nuestra casa. Se casaron, pero fíjese Pastor – me dijo- que después de tener tres hijos un día salió ella al supermercado, pero nunca regresó. Y empecé a averiguar y averiguar y averiguar, se fue del país y me dejó con los tres hijos. Papá abandonado con tres hijos, mamás abandonadas con sus hijos. Esto se da muy a menudo. Todo ¿por qué? por no escoger bien a la pareja. Porque una vez que usted se casa y se funde en un solo ser, no le queda más que tomar mucha resina… resignación, si la cosa no sale como debe de ser.

Es muy importante que nosotros entendamos esta realidad. Por eso es que hay tantos problemas en el matrimonio, por eso muchos no creen en el amor, por eso muchos piensan inclusive no casarse, “para estar como mis papás, dos extraños en la noche, dos enemigos juntos, durmiendo con el enemigos todos los días, arriesgándose uno a muchos problemas”. La Biblia dice: Quien halla esposa halla la felicidad: muestras de su favor le ha dado el Señor” (Proverbios 18: 22). Los planes de Dios son perfectos. Tener una buena esposa como dice aquí Proverbios es una muestra del favor que le ha dado el Señor. ¿Cuántos solteros tenemos aquí? Se les ve cara de ansiosos, tenemos bastantes solteros. ¿Quieren ustedes tener su pareja? Eso es favor que da el Señor. Usted debería orar de acuerdo a esta cita bíblica y decirle: Señor, favoréceme Padre, dame una, tú sabes como la quiero, como le necesito, provéeme una Señor. Se la va a proveer.  Hallar esposa no es fácil. Por eso es tan importante que nosotros aprendamos a seleccionar bien a la persona con la cual vamos a estar todos los días de nuestra vida.

Y si quiere verlo así, podría llamarse como medicina preventiva. Más vale una onza de prevención que una tonelada de curación. Para prevenir males mayores es importante seleccionar bien a la pareja con la cual usted se va a casar. Usted puede estar casado, es más, me puede decir: estoy lamentando estar casado. Pero si tiene hijos, nietos, alumnos y tiene amigos es importante que tome nota de estos puntos, precisamente para que ellos no cometan los errores que usted cometió, para evitar que ellos caigan en las zanjas y las fosas en las que usted cayó.

¿Qué tenemos que hacer entonces para seleccionar bien a una pareja? Recuerde que en la selección está el éxito o la frustración en cualquier empresa. La selección de personal determina el éxito de cualquier empresa. Ahí empieza, si usted selecciona mal a su persona le va ir mal en su empresa, y no hay empresa más grande que la del matrimonio. Así que usted debe seleccionar bien, no debe irse de boca con cualquier cosa. Por eso es que su pareja va a salir del círculo de influencia en el cual usted se mueve, de sus amigos. Si usted se mueve solo entre enfermeras, lo más probable es que se va a quedar con una enfermera, si usted se mueve solo entre tortilleras, pues tendrá una aplaudiéndole todos los días. Si usted se mueve entre mecánicos, pues por ahí va a conseguir un mecánico. Depende con quien usted ande y con ellos se va a quedar.

Hay que saber con quien andan sus hijos. Por eso cuando usted mira a los amigos de su hija dice mmmnn lo que me espera. Ese yerno va a tener que adoptarlo como hijo. O con los amigos con los que anda su hijo, es muy importante seleccionar. Por eso cuando usted tiene amigos selecciónelos bien, porque de esos amigos con los que usted anda van a salir los amigos de sus hijos. Por eso es tan importante saber con quien andamos, porque el que anda entre la miel, algo se le pega. El que con lobos anda, aullara aprende. Al rato podemos ser coyotes de la misma loma. Usted anda entre amargados, va a tener amigos amargados. ¿Qué clase de pareja va a conseguir? Una amargada, bonita pero amargada. Por eso es muy importante la selección de la pareja y eso tiene que ver con quienes asiste usted.

Para conoce r buenos amigos cristianos búsquelos donde están los cristianos. En la iglesia, en las células, en el coro de la iglesia, entre los músicos de la iglesia, entre los que enseñan en la Facultad de Liderazgo, usted va a meterse dentro del ambiente de cristianos y va a conseguir un compañero cristiano, pero si en vez de eso usted se va a un club nocturno, por ejemplo al Elite, se expone a salir mal parado. Si usted le encanta andar en la Zona Viva, se expone a que ahí le den a beber alguna pastilla y la droguen y amanezca otro día sin virginidad, sin ropa y sin honra. Depende de donde ande.

Por eso es importante asegurarse que sus hijos no anden en cualquier parte. ¿Sabe donde deben estar sus hijos? Aquí con usted hoy. Si sus hijos no están aquí con usted hoy sino que están durmiendo o están viendo tele, deporte o están jugando videos o están haciendo cualquier otra cosa, no  llore después cuando diga que no era la que quería para su hijo. No era el que quería para mi hija. Es muy importante que nosotros influenciemos a nuestros hijos en esto.

Involúcrese al servicio, muchos de los que están felizmente casados hoy en día han conocido a su pareja en las actividades de aquí de la iglesia, en los retiros, en las fogatas, en las reuniones, en las excursiones y ahí han encontrado a su pareja. Tómese el tiempo necesario para conocer como amigo a la otra persona, con frecuencia me han preguntado: Pastor,  ¿qué hago para conseguir novia? Le digo, en primer lugar tenga amigas, no una, varias. Conózcalas. Si usted se pone de novio inmediatamente con una muchacha, ya no va a poder andar con las amigas, porque los novios resultan ser acaparadores, ya cuando la novia no lo suelta, lo cuida y si lo ve sonriéndole a la “colocha” le reclama. Entonces tienen que ser amigos primero, pero no solo amigos de ella sino amigos de ella y todas las amigas de ella, las primas y todos los que andan por ahí, usted puro observador. Observe a sus amigas si se bañan, si se peinan, si ayudan en su casa, si tienen ordenada su habitación, si son buenas estudiantes, si lo que dicen cumplen, si son verdaderamente cristianas, si de veras están como debe ser: sujetas a sus padres.

Usted va a la casa y mira que la muchacha insulta a la mamá, prepárese, a usted lo va a somatar. Señoritas, usted ve que su amigo le dice hoy voy a ordenar un mi vinito, porque estoy contento, quiero estar más tranquilo y contento, tenga cuidado. Porque al principio empiezan bebiendo -como se dice bebedores sociales-, toman el vino con agua, después lo toman sin agua y por último lo beben como agua. Aquel que de novio se toma sus copitas, de esposo se toma sus botellotas, aquel que de novio le da un empujón, prepárese que de marido la va a somatar. Todo se potencializa, se agranda a la hora del matrimonio. Por eso mire primero amigos, sea amigo, conozca, salga, observe y escoja después. La impaciencia siempre nos lleva elegir equivocadamente.

Cuánto tiempo se lleva una jovencita en escoger un par de zapatos. ¿Ha llevado usted a una jovencita a comprar zapatos? Más vale que vaya armado de paciencia y se siente y vea que le sacan un par, le sacan otro par, otro par y otro par, y hora y media después de estar en la zapatería le dice a su papá: Fíjate que no hay ninguno bueno.  Y se van a la otra zapatería y después a la otra. Y después regresa a la primera zapatería. Está bien, está en su derecho, usted disfruta el proceso, usted goza viendo a su papá armarse de paciencia y cuando ya lo ve que el pobre ya no puede ni con su propio cuerpo, entonces tiene misericordia de él y le dice regresemos mañana.

Pero cuando se trata de conseguir pareja ¿se toman ese tiempo? No, tómese el tiempo, escoja bien, no se deje impresionar por las apariencias. Debemos de aprender a juzgar al árbol por sus frutos no por su corteza. Hay una canción que hizo famosa unos de nuestros grupos, el grupo Parousía Una cara Bonita. Una cara bonita es solo una desilusión, el tiempo pasa y la cara bonita puede ir cambiando. Usted se casa con una chica que tiene cien libras de peso, 90-60-90, una maravilla de patoja. Espérese unos años y ya no le va a hallar forma. Si usted se casa solo por la belleza exterior, va a tener problemas. Al rato esa cara bonita va a ser como la de la abuelita. A la abuelita la queremos no por la cara bonita, la queremos por su corazón tierno, por su amor, por su dedicación, aprendamos a ver lo que está adentro,  más adentro de lo que es la cara bonita. Las apariencias engañan. Usted tiene una jovencita bonita pero amargada, va a tener una esposa bonita y amargada. Usted tiene un joven guapo bien parecido pero es violento, va a tener un joven guapo y bien parecido y violento como esposo.

Por eso es importante irnos no solo por las apariencias, yo no le digo que no escoja algo que le guste, pero si tiene que escoger entre algo bonito y algo no tan bonito pero virtuoso, yo le apuesto a lo virtuoso. Por eso es importante que usted escoja a una persona que tenga fe en Dios, la viva y la practique y la predique si es posible. Porque esa persona cristiana va a dar frutos del espíritu que es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe y templanza. Eso es lo que usted debe buscar en un joven y no por el carrazo que trae.

Contaba la historia de una señorita que estaba impresionada porque su novio llegaba con unos carrazos y dijo: ya la hice. Era chofer. Dios bendiga a los choferes, si usted quiere un chofer magnífico, no hay problema, pero no se impresione por las apariencias. A veces usted ve a gente con carro nuevo, traje nuevo, joyas nuevas, mucha plata, todo lo deben. En cambio mira a otros que andan con un carrito de esos marca Sentra que se entra el agua por todos lados, pero es de él. Que importante es que nosotros no nos dejemos impresionar por las apariencias.

Recuerde que la mayoría de los jóvenes que usan carro es el carro de su papá. Así que no se impresione porque su novio tiene un carro del año. No, es del papá, a la hora de la hora el novio no tiene ni para la camioneta. Por eso es importante que nosotros tengamos cuidado y seamos amigos para conocer bien. Escoja solo a alguien que vive y practica su fe cristiana, debe ser un fiel discípulo de Jesús, no va ser alguien que solo asista una vez al mes a la iglesia, debe ser alguien que sirva en la iglesia, que esté comprometido en la iglesia, que sea parte de un grupo C.A.F.E., de una célula de atención familiar y evangelismo. Que sea alguien que de veras manifieste su fe con su conducta y con sus hechos.

Si usted se casa con alguien no creyente en Cristo ¿qué va a pasar? Una vez casados ¿a cuál iglesia van a ir o le va a decir ya casados? Tú vas a la iglesia y yo me quedo viendo mi deporte favorito o ve tú a tu iglesia y yo voy a la mía, y así empiezan separándose. ¿Qué haremos cuando nuestros hijos nazcan? ¿Vamos a  bautizarlos, vamos a presentarlos? ¿Qué vamos a hacer? ¿Cómo los vamos a educar? Mejor ni a la tuya ni a la mía que crezca aquí sin nada. Yo conozco algunos que han crecido en hogares que se casaron con fe diferente, donde los hijos crecieron sin ninguna fe y eso es problema. Pregúntese, ¿Tendremos la Biblia como la guía y máxima autoridad en nuestro hogar? ¿En qué colegio van a estudiar nuestros hijos, en un laico, liberal, humanista o en un cristiano bíblico y ético?

¿Qué dicen las señoritas o los papás de las señoritas cuando se enamoran de un joven no creyente? No es creyente pero ya comenzó asistir a la iglesia. Le puede pasar a usted lo que le pasó a Sansón, ese nazareo ungido de Dios, fue de los fuertes que libertó a Israel de tantos problemas, pero él tuvo problemas porque se dejó ir por los ojos y vio a Dalila y dijo: ¡qué belleza! para chuparse los dedos, pero no era del pueblo del Señor. ¿Qué le costó a Sansón esa relación? La pérdida de la vida. La pérdida de su ministerio, de su libertad, muchas pérdidas.

2 Corintios 6:14-18  dice “No formen yunta con los incrédulos. ¿Qué tienen en común la justicia y la maldad? ¿O qué comunión puede tener la luz con la oscuridad? ¿Qué armonía tiene Cristo con el diablo? ¿Qué tiene en común un creyente con un incrédulo? ¿En qué concuerdan el templo de Dios y los ídolos? Porque nosotros somos templo del Dios viviente. Como él ha dicho: «Viviré con ellos y caminaré entre ellos. Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo.» Por tanto, el Señor añade: «Salgan de en medio de ellos y apártense.   No toquen nada impuro, y yo los recibiré.» «Yo seré un padre para ustedes, y ustedes serán mis hijos y mis hijas, dice el Señor Todopoderoso.»”

El consejo es nunca: nunca unirnos en yugo desigual en ninguna circunstancia con un no creyente en donde comprometamos los estándares que Dios establece en la Biblia, nunca quiere decir, nunca. Eso es mandato del Señor. El no creyente no comparte ni simpatiza con los estándares y metas espirituales cristianas. Ahora déjeme decirle algo: no todo cristiano es un buen partido. Escudriñe bien al cristiano, examínele bien, Jesucristo dijo: Por los frutos los conocerán. Conviértase en una persona que pueda ofrecer una imagen y un carácter cristiano y espere recibir lo mismo, poniendo en práctica la regla de oro de Jesús en Lucas 6:31 que dice traten a los demás tal como quieren que ellos lo traten a ustedes. Así que piense primero en dar y después en recibir, conviértase primero en la primera opción y luego busque su mejor opción. ¿Es usted un cristiano de verdad? ¿Sirve usted en su congregación? ¿Es usted amable? ¿Es usted diligente? ¿Quiere que su pareja haga ejercicio? ¿Hace usted ejercicio físico? Así que no tengan noviazgos pide vía, ahora sí, ahora no. Ahora sí, ahora no. Ahora esta y después aquella. Ahora este y después el otro.

Tengan cuidado, No tenga noviazgos a cada rato y con cualquiera. Recuerde que el noviazgo no es un juego, que el noviazgo siempre vea al matrimonio. Me han preguntado a veces y ¿cuándo sé que me puedo casar? Cuando usted esté maduro físicamente, psicológicamente, moralmente y materialmente. Cuando usted puede sostenerse. Cuando usted pueda sostenerse emocionalmente y económicamente y espiritualmente, usted está apto para el matrimonio. Antes de eso deje de andar de novio en novio, de novia en novia. Comience una relación con los motivos correctos. Es que ya todos en mi clase tienen novio y yo no. Y ¿qué? Espérese, escoja bien, es que ya todos se casaron y yo me quedé para forrar Biblias. Es que ya me está dejando el tren, no importa que lo deje, Por subirse a ese tren se va a ir en el último vagón y eso tendrá de marido. Un vagón. Ya vendrá otro tren, tenga paciencia, no se desespere, ahí viene el suyo, tenga paciencia.

Aquí si se aplica el dicho aquel: Vale más estar solo que mal acompañado. Hay que escoger bien. Papas no ejerzan más presión sobre sus hijos, denles tiempo para que puedan elegir como debe ser. Así que por último les digo: escuche y siga el consejo de sus padres. No crea que ellos nacieron sabiendo. No, ahora saben porque metieron la pata toda la vida. Muchos saben hoy lo que no hay que hacer, porque hicieron lo incorrecto y por haber hecho lo incorrecto hoy le pueden decir a usted qué es lo correcto que debe hacer. Así que escuche a su papá, escuche a su mamá, porque algo se lo dice, ya tiene experiencia, ha cometido errores, ha cometido aciertos. Ahora ya de viejo si nos dieran la oportunidad de escoger al novio de nuestra hija o a la novia de nuestro hijo lo haríamos sin impresionarnos tanto por las apariencias, lo haríamos viendo carácter, lo haríamos viendo las virtudes. Lo bueno de aquí en la Fráter es que aquí no hay feas, usted va a escoger entre un montón, hay muchas posibilidades de muchachas bonitas y creyentes. Hay muchos muchachos feos pero cristianos. Entonces aproveche, no se impresione por las apariencias, pero le puedo decir una cosa: dichosos los que ya conseguimos. Gracia a Dios que ya conseguimos, algunos ya hemos disfrutado de esa buena elección. A mí me tocó elegir cuando estaba en la escuela bíblica y también me gustaban las apariencias, pero le dije: Señor entre mis amigas fulana, zutana, la primera  que se decida entrar a la escuela bíblica y vea que de veras quiere servir al Señor, con ella me quedo. Y ahí estaba orando y ejerciendo influencias para ver si la recibían y una vez que la inscribieron y la aceptaron dije yo, con ella me quedo y con ella llevó ya cuarenta años casado, gracias a Dios por una buena elección.

Escuche

La fe viene por el oir…

 

Vea

Como en casa aún en el extranjero…