LibrosPastorJorgebanner01

Abrazos-Banner

Lea

La esencia de prédicas para leer en menos de 5 minutos…

Todos han oído el dicho que dice: “Más vale solo que mal acompañado”, pero la verdad es que a veces estar solo, totalmente solo, ya le hace a uno pensar que aunque sea mal acompañado vale la pena tener a alguien a su lado, alguien con quien comentar, alguien con quien conversar. Allá por el año 200 se proyectó una película que se llamó Náufrago. El personaje principal, interpretado por Tom Hanks,  trabaja para una empresa de envíos postales y resulta que el avión cae como consecuencia de una tormenta imprevista y se queda él solo en una isla por varios años. Y él ahí es un Adán moderno, porque está solo, completamente solo. Y la verdad que estar solo también tiene sus dificultades.

El ejemplo bíblico de soledad es el de Adán. La Biblia dice en Génesis 2:18 “Luego Dios el Señor dijo: “No es bueno que el hombre esté solo”. Dígale a su vecino: No es bueno que el hombre esté solo y si por casualidad su vecino o su vecina es su novia, vaya pensando en casarse. Y recuerde que la Biblia dice que no es bueno que el hombre esté solo sino además dice: “Voy a hacerle una ayuda adecuada”. Eso fue después del desfile de los animales que había en el paraíso. Pasaron todos los seres creados y se evaluó a ver si una de estas criaturas podía ser la ayuda adecuada para Adán. Y pasó la elefanta y dijo Adán: no. Pasó la jirafa, tampoco. La foca, la perra, la ballena, la hiena, los pájaros y no fue encontrada ayuda adecuada para el hombre, entonces dijo Dios: Voy a hacerle ayuda adecuada. Conocemos la historia de como Dios formó a Eva y se la dio. La versión del 60 de Reina Valera dice: ayuda idónea. Un amigo me decía: a mí me tocó una ayuda errónea. Recuerde señora que usted es la completadora de su esposo, no la competidora de su esposo.

Dios creó a la mujer para completar a Adán, para que fueran ya no más dos sino una sola carne. No es tú y yo. No, somos ambos, uno solo. Señora, usted es la completadora, no la competidora. La razón primordial por la que Dios creó a Eva, fue para darle a Adán compañerismo, porque Adán estaba solo. Uno necesita compañerismo, voy a cumplir ahora en noviembre 40 años de estar casado con la misma. Eso es digno de celebrarse. Hay que darle una corona, una medalla y un cetro de honor a mi esposa. Pero ¿qué es lo que disfruta uno con su esposa cuando vive tantos años? Precisamente esto: compañerismo, así que si usted tiene su esposa -que por supuesto ya no es la misma que hace 50 años, pero usted tampoco es el mismo-, hay que darle gracias a Dios.

Es importante tener nuestra compañera del hogar. Estar solos siempre es un problema, aunque usted esté como Adán. Adán estaba en una situación ideal, algunos dicen: dichoso Adán porque no tuvo suegra, dichosa Eva porque tampoco tuvo suegra, pero la verdad de la vida es que todos tienen un lugar. Yo ya me gradué de suegro hace varios años y la verdad hasta ahora me caen bien las nueras. Me llevo bien con ellas, disfruto a cada uno de sus hijos, porque la vida no se disfruta igual cuando se disfruta solo. Sentarse a comer un buen plato de mariscos, ahora que estuve en Corea me di gusto. Me encontré en un Buffett el montón de tenazas de cangrejo sin la cáscara, ¡solo de agarrar las tenacitas! me serví seis, regresé por otras seis y me di gusto, pero más gusto me di, porque me las estaba comiendo rodeado de un grupo de ancianos de  una de las iglesias que me invitaron a comer. Y mi esposa a la par. Hubo uno que me dijo: Pastor, usted sí está sano. ¿Por qué? le dije. Come de todo y lo miro que no le pasa nada. Hermanos, es la bendición de Dios. Llegar a viejo con buen estómago. Qué bendición poder comer, pero comer en compañía de la familia, de los hijos, de los nietos, de las nueras, de los yernos, de los compañeros en la iglesia.

Salomón fue en su época el más sabio de todos, el más famoso de todos, el más rico de todos y hasta tuvo mil mujeres, ese ejemplo no lo siga, escribió en Eclesiastés 4:1-12 estas conclusiones de su vida, él observó lo que pasaba en su reino y que sigue pasando hoy en todas las naciones, dice: “Me fijé entonces en otro absurdo en esta vida: vi a un hombre solitario, sin hijos ni hermanos, y que nunca dejaba de afanarse; ¡jamás le parecían demasiadas sus riquezas! Cualquier semejanza no es coincidencia, hay muchos aquí hoy que trabajan y compran una casa, compran dos. Compran una finca, compran diez y hacen un proyecto, hacen veinte y nunca les parecen demasiadas sus riquezas, trabajan, trabajan, trabajan y trabajan. Y se pregunta este hombre solitario « ¿Para quién trabajo tanto, y me abstengo de las cosas buenas?», se preguntó. A lo mejor es usted de esas personas que trabajan y trabajan y se abstienen de las cosas buenas. ¿Cuáles son esas cosas buenas? La mujer, o su esposo, o lo hijos o los nietos, o los amigos. ¿De qué sirve dedicar toda la vida a trabajar y trabajar y trabajar y hacer fortuna y al final no tener ni con quien disfrutarlas ni con quien compartirlas? ¡También esto es absurdo, y una penosa tarea!  Más valen dos que uno, porque obtienen más fruto de su esfuerzo. El cheque de ella y el cheque de él, mejor son los dos cheques. La electricidad de la casa mejor si la consumen dos, mejor si la consumen diez, el mismo gasto, más personas. Se obtienen más frutos.

Si caen, el uno levanta al otro. Cuando usted está solo en su apartamento de lujo, en su mansión y se cae y está solo ¿quién lo levanta? Así que por los menos alguien que lo ayude con los oficios domésticos  o que tenga el puesto de levantador de caídos. Hay que tenerlo ahí cerca, para cuando usted se caiga lo levanten. ¡Ay del que cae y no tiene quien lo levante!  Si dos se acuestan juntos, entrarán en calor; uno solo ¿cómo va a calentarse? Hay que dar para recibir, usted quiere calor hay que dar  calor, por eso es importante entender que el hombre solitario por más que haga mucha riqueza al final se va a preguntar ¿para quién trabajo tanto? Aquí déjeme contarle esto: el día que usted se muera, todo se queda. Entonces es mejor que comparta algo, no sea agarrado, dé, disfrute.

Dice el versículo 12: Uno solo puede ser vencido, pero dos pueden resistir.  ¡La cuerda de tres hilos no se rompe fácilmente!”. Hemos utilizado esta figura para decir: mire, está bien, seamos dos, pero mejor si somos tres, tenga hijos, pero sobre todo tenga a Dios en su hogar, porque cuando Dios está con nosotros, quién contra nosotros. Martín Lutero en medio de su angustia, en la época de la Reforma, cuando toda la religión institucional estaba en contra de él y buscaba matarlo, escribió: Dios y yo somos mayoría. Si Dios está con nosotros, quién contra nosotros. ¿Valdrá la pena tener a Dios con nosotros? Usted va a tener problemas, pero si está Dios con usted va a resolverlos más fácilmente.

Si, todos los que estamos aquí hemos tenido problemas económicos, políticos, familiares, de salud, pero qué diferente es cuando usted anda por el valle de sombras de muerte y no tiene temor, porque al lado suyo está Dios, quien es el Todopoderoso y quien es nuestro Pastor y nos infunde alientos en medio de todas las cosas. ¿Vale la pena estar reunidos acá? ¡Vale la pena estar reunidos! El salmista David decía: yo me alegré con los que me decían a la casa del Señor iremos,  porque aquí cuando vinimos hasta se nos olvida que hay que pagar la renta mañana, aquí se nos olvida que hay que mantener a toda la familia, aquí se nos olvidan las amenazas de los que nos están extorsionando, aquí se nos olvida que hay que elegir a un nuevo presidente para Guatemala y con la ayuda de Dios vamos a elegir el más adecuado… Usted pensó que le iba a decir por quién votar, ni yo sé todavía. Es importante que nosotros aprendamos a estar juntos y disfrutar de la vida. El Salmo 133:1 nos da una verdadera lección. ¡Cuán bueno y cuán agradable es que los hermanos convivan en armonía! Esa es la Palabra de mi Señor, Su voluntad es que habitemos los hermanos juntos. Si usted vino peleando con su mujer, con su hijo, con su vecino, si el servidor se molestó con alguien, este es el momento de decir: Perdoname, perdoname. Aproveche, dígale a su mujer perdoname. Es que a veces a los maridos se nos olvida que la mujer necesita un poco de tiempo para arreglarse, hay quienes dicen que es pecado que se maquillen, yo pienso que es pecado que no se maquillen. Porque las mira uno más bonitas, pero la idea es que estemos los hermanos juntos en armonía. Este es un cántico que en la Biblia usted lee que dice cántico gradual, ¿usted sabe por qué en las Biblias dicen cántico gradual? El salmo de los peregrinos, dice, porque cuando iban a Jerusalén a adorar al Señor tenían que subir las gradas, poco a poco, subiendo el camino y por eso se les llamó cánticos de la subida o graduales. Pues iban subiendo, iban cantando. Ir a buscar al Señor siempre es hermoso.

Por eso es tan importante que vivamos en armonía, porque de lo contrario vamos a pasarla solos. Hay algunos que han crecido sin padre y madre. Hay un montón de hermanos que crecieron solos, pero ya no están solos, ¿por qué ya no están solos? Porque el Señor dijo: Ven para acá mi muchachita y la tomó en sus brazos y la hizo su hija y la adoptó y la hizo parte de la familia del Señor. Si, usted pudo haber crecido como huerfanito, como huerfanita, pero en vez de decirle pobrecito huerfanito, aquí el Señor le dijo: Bienvenida, no eres huérfana, porque dice claramente el Salmo 68:5-6; “Padre de los huérfanos y defensor de las viudas es Dios en su morada santa.  Dios da un hogar a los desamparados y libertad a los cautivos; los rebeldes habitarán en el desierto”.

Yo conocí en mi infancia a un jovencito que resultó aceptando la invitación de otros amigos de él para ir hacer travesuras. Él no sabía, dice, que esa noche iban a asaltar una abarrotería y mataron al policía y los capturaron y él se fue entre ellos. Contó que no tuvo nada que ver, simplemente le dijeron: ¿Te queres ir con nosotros? Y se fue y mataron al policía. La abarrotería se llamaba La Bendición. Qué maldición les cayó a ellos, les aplicaron la pena de muerte y este se salvó solo porque era menor de edad. Dime con quien andas y te diré quién eres. Si anda con secuestradores, va a ser secuestrador. Si anda con borrachos, va a ser borracho. Anda con chismosas, será chismosa. Anda con haraganes, vas a ser…Anda con tacaños, va a ser…

Los amigos influyen, ellos son nuestra más grande influencia, por eso es que nosotros tenemos que entender lo que dice la Escritura en 1 Corintios 15:33: No se dejen engañar: «Las malas compañías corrompen las buenas costumbres.» El que con lobos anda, a aullar aprende y al rato coyote de la misma loma. Porque lo sabemos, por eso lo decimos continuamente en el lenguaje coloquial. Por eso usted siga el consejo bíblico, la Biblia dice: el que con sabios anda, sabio será. Júntese con los sabios, no se junte con los necios, júntese con los que estudian, no con los que no estudian. Es importante que nosotros sepamos con quien nos vamos a juntar. Por eso también es cierto que no es bueno que usted esté solo y Dios le ha hecho una ayuda adecuada, pero sepa con quien se casa. Usted se casa con un hijo del diablo, ¿quién va a ser su suegro? Escoja bien, después está sufriendo las consecuencias. Es importante que nosotros sepamos donde hay buenos amigos, que mejor lugar para encontrar buenos amigos que las células, las células son grupos pequeños de miembros de la Fráter que se reúnen semanalmente por las casas para edificarse unos a otros y evangelizar.

Así que ya no esté solo, pase hoy al Centro de información, pregunte por la célula que más se adecue a su horario a su vecindario o llame al PBX 2242 2243 de las oficinas  de la Fráter y pregunte, intégrese a una célula Cuando usted se muera, toda la célula lo va a acompañar al funeral. Cuando esté enfermo la célula lo va a ayudar, cuando usted esté triste lo van a llamar, va a encontrar amigos. Yo conozco aquí a muchos que han encontrado en la célula a su novia, a su esposa, a su futuro suegro, en fin. Dios le va a proveer. Es importante que usted busque donde debe buscar y no esté solo.

Santiago 4:4-5 dice que debemos ser amigos de Dios solamente, dice: ¡Oh gente adúltera! ¿No saben que la amistad con el mundo es enemistad con Dios? Si alguien quiere ser amigo del mundo se vuelve enemigo de Dios.  ¿O creen que la Escritura dice en vano que Dios ama celosamente al espíritu que hizo morar en nosotros? Cuántos han tenido celos por un amigo alguna vez. Y este mi amigo ¿por qué se está yendo por ahí? ¿Por qué anda ahora con los de la mara, en vez de andar conmigo? Es celoso con sus amigos, es celoso de sus hijos, de su esposa. Usted no quiere ver que su esposa esté durmiendo una noche con el vecino y otra con usted. Es celoso. ¿Usted cree que Dios quiere ver a la novia de su hijo, Cristo Jesús, el domingo con Jesús y el lunes con el diablo? No. ¿Quién quiere ver  eso? O estamos con Cristo o estamos sin Cristo. O estamos con la luz o estamos con las tinieblas, o somos o no somos. Somos hijos de Dios o somos hijos del diablo, no hay para donde. Estamos en la luz o estamos en las tinieblas.

Salmo 102: 1-7 mire que tremendo lo que dice aquí la Biblia: Escucha, Señor, mi oración; llegue a ti mi clamor. No escondas de mí tu rostro  cuando me encuentro angustiado. Inclina a mí tu oído; respóndeme pronto cuando te llame. Pues mis días se desvanecen como el humo, los huesos me arden como brasas. Mi corazón decae y se marchita como la hierba; ¡hasta he perdido el apetito! Por causa de mis fuertes gemidos  se me pueden contar los huesos.  Parezco una lechuza del desierto;  soy como un búho entre las ruinas. No logro conciliar el sueño;  parezco ave solitaria sobre el tejado.

A veces los problemas de la vida nos hacen caer en estado de ánimo, de situaciones tan difíciles que describimos nuestro estado como David, “Soy como el búho de las soledades, soy como ave solitaria sobre el tejado”. Yo quiero decirle que si usted se siente como el ave solitaria sobre el tejado, yo conozco a alguien que dijo: que Él cuida de las aves y si cuida de las aves, también cuidará de usted, Él cuidará de usted ahora y siempre.

Escuche

La fe viene por el oir…

 

Vea

Como en casa aún en el extranjero…