Abrazos-Banner

Lea

La esencia de prédicas para leer en menos de 5 minutos…



¿Qué frase célebre tiene usted en la familia que todos repiten? A lo mejor fue la bisabuelita la que comenzó con una frase célebre, a lo mejor fue la abuelita, a lo mejor fue usted el creador de esa frase célebre. Hay frases que se convierten en célebres y todo el mundo las cuenta y que se pegan, son pegajosas. Hay frases célebres, frases que se pegan. Uno de mis conocidos tiene un dicho que se le queda a todo el mundo y él dice para todo, para todo, “no es fácil”. Así como acento cubano o saber de dónde, no es fácil. Fíjese que dice es difícil, no es fácil.

Hay una frase que  todos, prácticamente todos  en este mundo, conocemos y es la siguiente: “Y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres”. Casi todo ser humano en esta tierra conoce esta frase. De hecho la Universidad Mariano Gálvez en Guatemala tomó esta frase y la convirtió en su  eslogan, precisamente basada en Reina Valera del 60 que dice: “Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres”. No solo eso, Hollywood ha tomado esta frase y la ha incluido en los momentos más importantes de sus películas. Hubo una película en el año de 1997 en la que actuó Jim Carrey, se llamaba Mentiroso, Mentiroso. Y se trata de un abogado que es realmente mentiroso y logra ganar los juicios mintiendo. Sucede que su hijo pequeño,  el día de su cumpleaños sopla las velas y desea que no pueda mentir por 24 horas. Por 24 horas, este abogado mentiroso no puede mentir y tiene un juicio tan importante. Precisamente al final, cuando en el juicio él siente que es derrotado, porque no puede mentir, a base de la verdad logra ganar el juicio y con la característica expresión de Jim Carrey, grita y levanta los brazos ¡Y la verdad los hará libres!

¿Quién dijo estas palabras? Jesús, Jesús fue quien dijo: Y conocerán la verdad, y  la verdad los hará libres. Ahora bien, de ¿qué verdad está hablando? ¿Cuál verdad? Por lo menos puedo decirles que Jesús no está hablando de una verdad que se convierte en verdad, porque las mayorías creen que es y entonces validan la misma, porque la masa dice que esto es verdad. Un ejemplo: Hoy se nos dice por todos los medios posibles, la radio, prensa televisión, internet, los gobiernos, las organizaciones internacionales buscan financiar que se regalen preservativos en los colegios, en las escuelas, porque tener relaciones sexuales “responsables”, es utilizar un preservativo para que no haya enfermedades venéreas o que por causa de la inflación las parejas tengan que casarse.

Eso es lo que nos dice el mundo ¿será esto verdad? No, simple y sencillamente están evitando una consecuencia que es el embarazo, otra consecuencia es una enfermedad venérea. Pero no hay preservativo que pueda proteger su mente de pensamientos que nunca debieron haber tenido ahí, no hay preservativo que pueda cuidarle su corazón y proteger su corazón del dolor, de la tristeza. ¿Qué dice la Biblia? No tengan relaciones sexuales antes del matrimonio ni afuera del matrimonio. La verdad a la que Jesús se refiere, no es la que las masas llaman. No, y que por eso la validan. Jesús no se refería a una verdad que surge  al reunir a personas que saben de filosofía, que son psicólogos, que son psiquiatras, que son gente sabia bajo los términos de este mundo, para resolver los problemas de la humanidad. No, la verdad de la que Jesús habla no es la verdad que usted y yo descubrimos, es una verdad que usted y yo recibimos. Todo comienza con creer que existe un Dios Todopoderoso que creó los cielos y la tierra y que nos hizo a nosotros tan perfectos, tan perfectos como estamos acá, usted está sentado y puede sentir todo su cuerpo, y después de estar cuarenta y cinco minutos, la parte sur de su cuerpo empieza a  sentir cansancio y si cruza la pierna y está mucho tiempo así se le duerme, usted agarra un helado, se lo mete a la boca y siente el sabor del helado. Usted agarra unas carnitas y les pega una mordida y siente el sabor, usted le cae un libro de la librera en la cabeza y usted siente el dolor. Dios nos hizo perfectos. Cuando vemos algo lindo lloramos, cuando vemos algo gracioso reímos. Comienza con eso, creer que Dios existe, pero no solo con eso, creer que Dios reveló su perfecta voluntad en la Biblia para que usted y yo la conozcamos y vivamos en paz.

Y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres. Se refiere a esa verdad que no descubrimos ni que las mayorías dicen que es verdad, es esa verdad que Dios nos entrega, porque Él es el único dador de la verdad. Pero hay un problema cuando hablamos de la Biblia y de un pasaje, pero solo tomamos un versículo. Necesitamos tener este versículo en un contexto, en el que tomemos en cuenta qué había antes, qué había después, y por eso es importante que leamos esta porción de la Escritura en su contexto original.

Preguntas que debemos hacernos. ¿Cuál es el contexto en el que Jesús dice estas palabras? ¿A quién le dijo estas palabras? ¿Por qué dijo estas palabras? Si la verdad nos hace libres, libres de qué, ¿de qué verdad está hablando Jesús? Abra su Biblia en Juan 8:31-32. Es en el 32 en  donde encontramos la porción de la Escritura que hoy estamos estudiando, pero leamos desde el versículo 31: Jesús se dirigió entonces a los judíos que habían creído en él (¿a quién le está hablando Jesús? Judíos que habían creído en Él, creer en Jesús no era creer que era un profeta como muchos creen hoy, era un profeta más. No, Creer en Jesús era creer que era el Hijo de Dios, Dios hecho hombre para tomar nuestra forma, experimentar nuestra naturaleza y como dice Hebreos: poder socorrernos así en el momento de angustia, tentado en todo más sin pecado), y les dijo: —Si se mantienen fieles a mis enseñanzas, serán realmente mis discípulos; y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres”. El contexto: judíos creyeron en Él y les dice: si se mantienen fieles a mis enseñanzas. Juan 14:6 dice: “—Yo soy el camino, la verdad y la vida —le contestó Jesús—. Nadie llega al Padre sino por mí”. Jesús es el camino, la verdad y la vida. Si se mantienen fieles a mis enseñanzas. ¿Cuáles son las enseñanzas de Jesús? Usted las encuentra en Mateo, Marcos, Lucas y Juan. Libros que usted y yo debiéramos leer todos los días de nuestra vida, porque es ahí donde encontramos Sus enseñanzas. Ahora, no dice si conocen mis enseñanzas, ¿Cómo dice? “Si se mantienen fieles a mis enseñanzas”.

No es simplemente conocer las enseñanzas, es mantenerse fieles a ellas. Jesús dijo: “Si se mantienen fieles a mis enseñanzas”. Corremos el riesgo de conocer la Palabra, pero no mantenernos fieles a esa Palabra. “Si se mantienen fieles a mis enseñanzas serán realmente mis discípulos”. Un verdadero discípulo no es el que va solamente a la iglesia, no es el que lee solamente la Biblia, es el que se mantiene fiel a las enseñanzas de Dios, a las enseñanzas de Jesús. Entonces es un verdadero discípulo. ¿Seremos realmente nosotros discípulos del Señor o conocedores de las cosas de Dios? porque corremos el riesgo de conocer de Dios y no conocer a Dios. Usted conoce de Bill Gates, yo aceptaría que me adoptara, pero no puedo decir que conozco a Bill Gates, dos cosas muy distintas. Si se mantienen fieles a mis enseñanzas, dice la porción de la escritura que estamos leyendo, serán realmente mis discípulos. Ser discípulos de Jesús es imitarle en todo. 1 Juan 2:3-6: “¿Cómo sabemos si hemos llegado a conocer a Dios? Si obedecemos sus mandamientos. El que afirma: «Lo conozco», pero no obedece sus mandamientos, es un mentiroso y no tiene la verdad. En cambio, el amor de Dios se manifiesta plenamente en la vida del que obedece su palabra. De este modo sabemos que estamos unidos a él: el que afirma que permanece en él, debe vivir como él vivió”. Debe vivir como Él vivió. Entonces si nos mantenemos fieles a sus enseñanzas, somos realmente discípulos de Jesús y oiga esto: Y conocerán la verdad y la verdad los harás libres.

La verdad que hace libres a los seres humanos, es la verdad de Jesús que ha sido revelada en la Biblia. Usted me va a decir “que Dios se reveló en un libro tan viejo y que en base a esta revelación yo debo vivir. ¿Cómo voy a creer eso?”. Estudie la Biblia, los 66 libros -el Antiguo y Nuevo Testamento-, y se dará cuenta de la unidad de propósitos en toda la Biblia, escrita a lo largo de cuántos años, con cuántos autores de distintas culturas, distintos idiomas, distintos trasfondos históricos y sin embargo, una unidad impresionante. Dios inspiró a estos autores para que plasmaran en la Biblia -sin pasar por alto su personalidad, su cultura, sus tradiciones- lo que Él quería que tuviéramos como Su Palabra. Aquí está la verdad, podemos hacer los mejores esfuerzos humanos por encontrar cómo tener paz en el hogar y el Señor dice como. ¿Sabe qué dice una porción de la Escritura para tener paz con todos? Sopórtense unos a otros. Traten a los demás como quieren que los traten a ustedes.

Ahora bien.  Pero libres de qué. Yo no soy esclavo de nada, es más, aquí no hay ningún esclavo. Ya no hay esclavitud, ya nadie se vende como esclavo, en Guatemala hay libertad, sin embargo, la Biblia considera que hay esclavos en este siglo, se lo leo en Romanos 6: 16-19: “¿Acaso no saben ustedes que, cuando se entregan a alguien para obedecerlo, son esclavos de aquel a quien obedecen? Claro que lo son, ya sea del pecado que lleva a la muerte, o de la obediencia que lleva a la justicia. Pero gracias a Dios que, aunque antes eran esclavos del pecado, ya se han sometido de corazón a la enseñanza que les fue transmitida. En efecto, habiendo sido liberados del pecado, ahora son ustedes esclavos de la justicia.  Hablo en términos humanos, por las limitaciones de su naturaleza humana. Antes ofrecían ustedes los miembros de su cuerpo para servir a la impureza, que lleva más y más a la maldad; ofrézcanlos ahora para servir a la justicia que lleva a la santidad”.

¡Acaso no saben ustedes que cuando se entregan a alguien para obedecerlo son esclavos de aquel a quien obedecen? Usted y yo somos esclavos de lo que obedecemos. Y ¿sabe que hay gente que no puede pasar un día, un almuerzo, una ida al baño, sin echarse un cigarro? ¿Sabe que hay personas que son económicamente exitosas, pero no pueden pasar sin las drogas? ¿Sabe que hay gente que es esclava de la avaricia y quiere más y más y más? ¿Sabe que hay gente que es celosa? Y tienen celos porque el vecino compró casa y se fue. Hay gente que es esclava de la prosperidad de otros: la envidia. Gente que es esclava del chisme, chismosos como ellos solos. Dice que Jesús cuando resucitó se le apareció a tres mujeres para que todo el mundo lo supiera. Eso no dice la Biblia, pero sí se le apareció a tres mujeres. Los hombres también a veces parecen viejas chirmoleras. Hay gente que es esclava de la ira y no sabe cómo comportarse. Viven enojados todo el tiempo. Gente esclava de la impaciencia. Hay gente que no puede vivir sin meterse en internet a ver pornografía todo el tiempo. Hay gente que no puede dejar de frecuentar prostitutas y prostitutos, porque hay para los dos, tanto hombres como mujeres andan buscando. Esclavos de este siglo, gente que es esclava de su tristeza y ve  el imperio que han construido y, sin embargo, se sientan en la sala de su casa, un domingo por la mañana y no tienen razón de ser, no saben para que están en esta tierra. Todo lo tienen, pero no tienen nada. Nada.

Todas las noticias desagradables que vemos en la tele, en la prensa, en internet, tienen su origen en gente que es esclava de querer tener todo fácil, dinero fácil: extorsiones, secuestros, asesinatos. No importa qué político llegue al poder, el que sea, él va poder trabajar con el exterior del hombre, pero solo Jesús puede cambiar el corazón del hombre, de una roca a un corazón que siente y que ahora vive para Sus enseñanzas. Cuando conocemos la verdad y somos libres, somos libres para vivir. Cuando no hay envidia en su corazón, cuando no hay pecado en su corazón es usted libre para vivir, cuando no hay rencores en su corazón usted es libre para vivir, libre para amar a Dios, libre para amar al prójimo. El plan de Dios es perfecto, diez mandamientos, cuatro que norman la relación entre Dios y el hombre y los últimos seis que norman la relación entre el hombre y el hombre. Paz para con Dios, para con los hombres.

Juan 8:33- 41 oigan lo que dijeron estos judíos que habían creído en Él: —Nosotros somos descendientes de Abraham —le contestaron—, y nunca hemos sido esclavos de nadie (Como que se les olvidó los cuatrocientos años de esclavos en Egipto, como que se les olvidó que estaban bajo la autoridad del imperio romano que había conquistado todo el mundo de aquel entonces). ¿Cómo puedes decir que seremos liberados?  —Ciertamente les aseguro que todo el que peca es esclavo del pecado —respondió Jesús—. Ahora bien, el esclavo no se queda para siempre en la familia; pero el hijo sí se queda en ella para siempre. Así que si el Hijo los libera, serán ustedes verdaderamente libres. Libres del pecado.

En una aldea recóndita,  donde en la tienda no hay nada. En las noches  gente con pobreza, con escasez, se reúne en  un lugarcito con unas láminas todas destartaladas a cantar.: “Yo tengo un hogar, hogar, bello hogar, más allá del sol…” Y toda la gente desentonada, nada que Gadel Espinoza, y cantan y cantan coros, gente tan contenta, yo tengo un techo bonito, casa bonita y no tengo la alegría de estas personas, que ni dientes tienen ya por las caries. Están felices. La diferencia es que esa gente ha sido libre por Jesús y no quiere decir que se van a quedar ahí, muchos de ellos prosperan y trabajan y se esfuerzan y salen adelante, pero esta gente entiende que la vida del hombre no depende de la abundancia de los bienes que posee sino de la riqueza más grande que es tener a Cristo Jesús en su corazón. No le estoy diciendo que sea pobre, solo le estoy diciendo que hay gente que no tiene nada que es más feliz que el que tiene un montón, porque su felicidad está en Cristo. Se muere alguien, los cristianos lloramos unos con otros, nos apoyamos, pero lloramos con esperanza, porque sabemos que un día volveremos a ver al Señor. Volveremos a ver a nuestros parientes y eso es lo que nos sostiene.

Y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres. Si el Hijo los libera serán verdaderamente libres. Porque al final de cuentas vinimos a la iglesia para estudiar la Palabra de Dios juntos y para hacer algo. Dos cosas muy sencillas: conozca y practique la verdad. Lea la Biblia todos los días de su vida. Lea un capítulo, el que lee un capítulo en cuatro años y pico va a terminar de leer la Biblia. Subraye lo importante, anote ahí sus descubrimientos. No solo esto,  asista a una célula, que es un grupo pequeño de miembros de la Fráter que están por las casas, que se reúnen para conocerse, para amarse, para conocer de Dios, a orar por los necesitados, a predicar del Señor. Sea parte de una célula, lleve un cuaderno de notas, venga a la iglesia, usted va a llegar mañana a su trabajo, a la oficina, a hacer negocios o a hacer ventas y le van a preguntar: de qué hablaron ayer en tu iglesia y consulta su libro de notas y contestará. No solo lea la Biblia, compre una Biblia que valga la pena y cómprele una Biblia a sus hijos que valga la pena. Yo recomiendo que compre la Nueva Versión Internacional, porque se entiende más, porque está así como en español. Aunque no existe traducción perfecta, No le compre cosas terrenales carísimas si no invierte en las cosas que su hijo merece para crecer. Invierta en la vida de sus hijos, invierta en su vida, cómprese una buena Biblia de estudio y abajo lea las explicaciones, conozca y practique la verdad. Cada mensaje que usted escucha aquí anote y pregúntese qué voy a cambiar en mi vida a partir de este tema que estoy estudiando. A partir de lo que hoy me predicaron qué voy a  cambiar en mí, porque no es conocer nada más, sino es practicarla.

Compartamos esta verdad, no es fácil en medio de un mundo que está acostumbrado a la lógica, que quiere que todo lo despleguemos con lógica. Clame a Dios. y entonces va a creer. Mire sería muy fácil que Dios apareciera y toda la humanidad creería, pero no estaría con él por amor sino por interés. El desafío de Dios por medio de Jesús era que la humanidad quisiera estar con Él.

Escuche

La fe viene por el oir…

 

Vea

Como en casa aún en el extranjero…