Abrazos-Banner

Lea

La esencia de prédicas para leer en menos de 5 minutos…

¿Cuántos han visto un programa en el Discovery Channel que se llama Mega Construcciones? Ese es un programa muy interesante porque impresiona cómo le presentan la construcción de puentes grandes como el Golden Gate en San Francisco California. Hace algunos años me invitaron de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de San Carlos para presentar el proyecto Mega Fráter. Y ahí entre todos los catedráticos de la facultad y autoridades, les presentamos algunos planos del proyecto, hablamos y nos preguntaron sobre el proyecto. Y algo interesante que escuché fue que,  proyecto como el de Mega Fráter que es una de las mega construcciones más recientes hechas en Centroamérica y en muchas partes del mundo, es un proyecto, decían ellos, que se lleva a cabo en un país cada cincuenta años. No es común que se hagan este tipo de construcciones en los países, sobre todo en los países en vías de desarrollo como lo es nuestro país. Damos gracias a Dios que lo hemos hecho y esto nos ha dado más facilidades para seguir proclamando el Evangelio a toda criatura.

La Biblia nos habla de un mega proyecto, un proyecto extraordinario que se llevó a cabo en Babilonia. Babilonia está ubicada, geográficamente, en lo que es hoy Irak. Sadam Hussein quien fue ejecutado hace muy pocos años, construyó uno de sus palacios en una montaña cerca de la torre de Babel. Es increíble su importancia, porque no era algo simple, era una torre-templo. Buscaban los hombres acercarse a dioses paganos. Todos los templos se hacen con el propósito de rendir culto a Dios. Todos los templos se construyen con el propósito de acercarse a Dios, por eso los mayas en nuestro país construyeron grandes templos y se han descubierto en el Petén templos que son más grandes que las pirámides de Egipto.

En Génesis 11: 1-9 encontramos el relato bíblico de este gran mega proyecto llamado Torre de Babel. “En ese entonces se hablaba un solo idioma en toda la tierra. Al emigrar al oriente, la gente encontró una llanura en la región de Sinar, y allí se asentaron.Un día se dijeron unos a otros: «Vamos a hacer ladrillos, y a cocerlos al fuego.» Fue así como usaron ladrillos en vez de piedras, y asfalto en vez de mezcla. Luego dijeron: «Construyamos una ciudad con una torre que llegue hasta el cielo. De ese modo nos haremos famosos y evitaremos ser dispersados por toda la tierra.»

Pero el Señor bajó para observar la ciudad y la torre que los hombres estaban construyendo, y se dijo: «Todos forman un solo pueblo y hablan un solo idioma; esto es sólo el comienzo de sus obras, y todo lo que se propongan lo podrán lograr. Será mejor que bajemos a confundir su idioma, para que ya no se entiendan entre ellos mismos.» De esta manera el Señor los dispersó desde allí por toda la tierra, y por lo tanto dejaron de construir la ciudad. Por eso a la ciudad se le llamó Babel, porque fue allí donde el Señor confundió el idioma de toda la gente de la tierra, y de donde los dispersó por todo el mundo”.

Este proyecto nos enseña características que podemos apropiar para desarrollar proyectos buenos. Proyectos sanos. Dios no se opuso a la construcción de la Torre de Babel, porque era muy alta, o porque era muy ancha sino que se opuso por el propósito y motivación que había en el corazón de los que lo hicieron. Dios no quiere que seamos enanos económicamente, enanos socialmente, Dios no quiere que seamos personas imperfectas, al contrario, quiere que seamos como Él es. Dios quiere ser fuente de bendición y prosperidad para nosotros. Es más, dice la Biblia, Yo honro a lo que me honran. Si nosotros honramos a Dios Él nos honrará a nosotros. Él dice que el que se humillare será exaltado. No está en contra de que usted sea una persona exaltada, famosa y poderosa. Lo que está en contra es que usted no se someta a la poderosa mano de Dios.

Cuando usted se pone bajo la poderosa mano de Dios, Él lo levanta y lo pone en sitios extraordinarios. Por eso, lo que hacemos no es lo malo, es por qué lo hacemos. ¿Cuál es la motivación detrás de lo que hacemos? ¿Qué es lo que buscamos para nosotros mismos, en vez de buscar para beneficio de los demás y para la gloria de Dios y para obediencia a Su Palabra? Así que es lo bueno que encontramos de esta situación. Lo primero, dice Génesis 11:1, En ese entonces se hablaba un solo idioma en toda la tierra. Imagínese usted la dificultad que hay cuando hay muchos idiomas. Solo en Guatemala se hablan 24 idiomas, entre ellos K’iché, Q’eqchí,  Kaqchiquel, Mam, Poqomchí, Zutuhil e incluyendo los idiomas Español y el Garífuna, pero no todos podemos hablarlos y comunicarnos. Estamos en medio de una Babel nacional. Tenemos problemas para comunicarnos y por eso se hace importante que exista un idioma oficial. En Guatemala  es el idioma español.

Cada imperio ha través de las edades ha impuesto su idioma. Carlos Magno impuso el griego y por eso cuando Jesús nació el idioma que él habló fue griego koiné, era el idioma que se hablaba en la época de Jesús y por eso los libros del Nuevo Testamento y en su gran mayoría están escritos en ese idioma, aunque Él era hebreo y vivía en medio del imperio romano, pero antes ya los griegos habían establecido el idioma griego. Por supuesto los romanos vinieron e impusieron un nuevo idioma: el latín. Ahora nosotros estamos bajo otra situación contextual  global, el idioma que más se habla hoy en día es el inglés. Ese es el idioma comercial y por eso es que nuestro Liceo Bilingüe Fraternidad Cristiana tiene 20 años de estar preparando hombres y mujeres bilingües, algunos trabajan hoy en las Naciones Unidas, otros trabajan en la Presidencia de la República, otros trabajan en distintas grandes empresas transnacionales, por que hablan bien el español, bien el inglés y el lenguaje de la computación.

Y para tener éxito en nuestras empresas necesitamos una buena comunicación. Comunicarse es esencial, pero comunicarse bien. No es fácil comunicarnos unos con otros. Aún teniendo las mismas costumbres lingüísticas, tenemos que preguntarle a nuestro interlocutor si ha entendido lo que le hemos dicho, ya podemos imaginarnos con personas de otros países, aún en la misma Centroamérica. Comunicarse no es fácil. Siempre tenemos que estar conscientes de que en comunicación el significado de las palabras no está en los diccionarios. El significado de las palabras está en la mente de las personas.

La comunicación excelente es buena para la realización de nuestros sueños. Pero además hay que tener otro elemento indispensable para triunfar, ser imaginativos. La Biblia dice que ellos fueron creativos, por primera vez usaron ladrillos cocidos en fuego. Usted pensaba que los ladrillos los habían inventado en El Tejar, Chimaltenango, pero no. Esos los inventaron allá en Babel, allí empezaron a cocer los ladrillos, las tejas y todo esto y a usar el asfalto en forma de cemento para pegar las piedras. Fueron creativos, pero fueron equipo. Es tan importante en la vida que nosotros aprendamos a decir: vamos a hacer. Qué bueno es cuando  en la iglesia dicen: hermanos hay que orar,  que oren los hermanos que tienen el don de la oración, pero para que haya éxito ¿quiénes deben orar? Todos. Cuando Pedro estuvo preso por haber hecho muchos milagros, la Iglesia, dice, que hacía oración unida. La Iglesia oraba. Cuando toda la iglesia ora, cuando toda la iglesia ofrenda, cuando toda la iglesia ayuna, cuando toda la iglesia diezma, cuando toda la iglesia evangeliza, cuando toda la iglesia obedece a Dios, hermanos, no hay nada que la iglesia no pueda hacer y se cumplirá lo que Jesús dijo: Las  puertas del infierno no prevalecerán contra la Iglesia, porque todos vamos a servir.

Versículo 4 dice: Luego dijeron: «Construyamos una ciudad con una torre que llegue hasta el cielo. De ese modo nos haremos famosos y evitaremos ser dispersados por toda la tierra.» Ellos tuvieron visión. Una visión es una imagen clara en nuestra mente de lo que queremos hacer, o queremos que nuestro grupo o empresa o célula o hijo haga. Visión es ver con claridad lo que queremos ser o hacer en la vida. Por eso es que la  gente que no tiene visión es una gente que no pasa de zope a gavilán. Es una gente que pasa vegetando por toda la historia de su vida, porque nunca vio lo que quería ser. Sus hijos no llegan a hacer nada, porque nunca les ayudó a tener visión de la vida.

Las iglesias no prosperan, no logran resultados, no hacen ningún tipo de impacto porque no hay visión de lo que se quiere hacer. Estos tuvieron visión, una visión siempre surge de la necesidad. Abraham Lincoln se encontraba en Nueva Orleans y veía cómo una familia de negros era separada. Los hijos enviados a una hacienda, la mujer envida a otra hacienda, el hombre enviado a otra hacienda y lloraban porque a la fuerza los separaban. Y Dijo Abraham Lincoln esto no es justo, la esclavitud no es justa, tenemos que abolirla y empezó a luchar. Y empezó a buscar posiciones políticas donde pudiera llegar a legislar y a romper esta esclavitud. Cuando estuvo en el gobierno norteamericano tuvo que enfrentar la guerra de Secesión, pero el producto de su visión fue la libertad de los esclavos. Todos somos iguales, por más que seamos diferentes entre sí, tenemos los mismos derechos.

Esa visión de la libertad, de la igualdad, de la fraternidad nace precisamente de una necesidad. Tenemos una visión hace que le prestemos interés al futuro, porque la visión hace que veamos en nuestra mente el sueño completamente terminado, aunque todavía ni siquiera existan los cimientos. Además la visión da dirección y enfoque, todos pueden trabajar y apoyar en una sola dirección haciendo lo mismo. Cuando usted tiene la visión, usted ve el potencial de cada persona, el potencial de cada organización, el potencial de cada nación y usted logra realizarlo. Nosotros podemos tener hoy la visión de ver una Guatemala libre de delincuencia, de corrupción, de injusticia, si nosotros de veras vemos con fe el futuro que nos espera.

Yo le he dicho al pueblo y a la iglesia de Guatemala una y muchas veces, todo año es fácil, todo año es difícil, depende de cómo nosotros dejamos el año. Nosotros no hemos construido nada en estos 32 años, en años que fueron fáciles. Todo fue en los años que fueron difíciles, críticos, fueron de una década económica perdida o de una década de subversión y guerrilla o de una década de corrupción y delincuencia, pero en medio de todo eso hemos visto claramente que nuestro proveedor es Dios nuestro Señor, nuestro Guardador es Dios nuestro Señor y que el Evangelio es la única y mejor respuestas para nuestras nación. Guatemala será nueva y diferente cuando cada guatemalteco sea un verdadero creyente que viva en obediencia a Dios nuestro Señor.

Dice el versículo 5 “Pero el Señor bajó para observar la ciudad y la torre que los hombres estaban construyendo,6 y se dijo: «Todos forman un solo pueblo y hablan un solo idioma; esto es sólo el comienzo de sus obras, y todo lo que se propongan lo podrán lograr”.

Lo podrán lograr. Si usted y su esposa se ponen de acuerdo lograrán lo que se propongan. Harán que sus hijos superen los niveles de preparación técnica, académica o espiritual o deportiva y artística que usted haya podido alcanzar. Pero tienen que estar unidos, la Biblia dice que el esposo y la esposa ya no son más dos sino que son una sola carne. Pero el problema de esposos es que somos una sola carne, pero con cuentas separadas. Y hay uno de los dos que dice: todo lo tuyo es mío y todo lo mío es mío. Mientras no haya unidad en el hogar, no habrá éxito en el hogar. Mientras no se pongan de acuerdo en el hogar no triunfará el hogar, mientras él piense que hay que ahorrar y ella piensa que hay que despilfarrar no llegarán a ningún lado. Tienen que ponerse de acuerdo. La Biblia dice: como andarán dos juntos si no se ponen de acuerdo. También dijo Jesús, cuando dos o tres se ponen de acuerdo, cualquier cosa que pidan será hecho por el Padre que está en los cielos. Por eso es importante la unidad. La unidad es necesaria. Nadie puede llegar lejos si no se pone de acuerdo.

Los que cultivan la tierra de la manera antigua con bueyes y con yuntas saben que no se puede poner a dos bueyes nuevos, porque jalan por su lado cada uno. Entonces ponen a un buen viejo y a un buey joven, porque el viejo ya conoce el camino. El caballo salvaje para domarlo, una de las maneras que lo hacían, lo amarraban  a un burro domesticado, porque éste ya sabe donde está el establo donde le van a dar comida, bebida y vivienda. El burro empieza a caminar hacia el establo, entonces el mustango protesta, relincha, patea, brinca, hasta que se cansa, mientras el burro se queda firme, y después sigue caminando. De repente empieza el caballo a protestar y a relinchar, el burro espera. Cuando se cansa  sigue para donde va. Hasta que llega al establo  y a ese caballo el jinete empieza a domarlo y ya sujetado a su señor, recibe las bendiciones y beneficios que el burro había recibido antes.

Así que tal vez a usted le toca hacer de burro alguna vez y ayudar a otros rebeldes a ponerse de acuerdo y estar unidos. Porque el pueblo unido, jamás será vencido. En las guerras mundiales habían frases que se utilizaron por la radio que decían: la unión hace la fuerza, las Américas unidas, unidas vencerán. Y si nosotros nos unimos y entendemos que tenemos un solo Dios, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y padre, las puertas del infierno no prevalecerán contra la iglesia, vamos a hacer más que vencedores por medio de aquel que nos amó en Cristo Jesús.

Dios mismo reconoce el poder que la unidad tiene en la realización de la visión que nos propongamos. La visión nos ha enseñado que  abrimos una célula en una casa que es la Fraternidad Cristiana de Guatemala por las casas, pero cada célula debe multiplicarse, en  vez de concentrarse y tener gente en las escaleras, detrás de las paredes, cuarenta gentes en una casa que solamente tiene espacio para diez. Es importante multiplicarse y enviarlos a otras casas, a otros lugares para que puedan allá también dar testimonio de Cristo. Pero a veces les agarra el síndrome de la torre de Babel, todos queremos estar concentrados, queremos ser como la gallina con sus pollitos, necesitamos que se vayan para que puedan contagiar el virus del Evangelio y que otros más tengan el conocimiento de Cristo.

Jerusalén quiso hacer su torre de Babel. Allí estaban y no se querían ir, todos felices concentrados, hablando en lenguas, recibiendo sanidades, viendo milagros, hasta que Dios dijo no. La condición era ir y no concentrarse en Jerusalén. No quedarse ahí, Entonces mandó la persecución y todos tuvieron que salir huyendo,  fueron dispersados y por donde que iban predicaban el Evangelio. A los pocos años todo el imperio había sido conquistado para Cristo. Y por eso es que nosotros tenemos que liberarnos de ese síndrome de la concentración e ir a la descentralización a compartir el Evangelio. Ya no debemos estar solo en las cuatro paredes, tenemos que salir de las cuatro paredes y llevar el Evangelio a aquellos que está en nuestro trabajo, en la universidad, en el barrio, en el club, en el cuchubal.

Lo malo de estos de la torre de Babel, dice el versículo cuatro: fue que dijeron “construyamos una ciudad con una torre que llegue hasta el cielo, de ese modo nos haremos famosos y evitaremos ser dispersados por toda la tierra”. Y nosotros hoy pareciéramos que estamos queriendo estar todos juntos, qué bonito es estar todos juntos, maravilloso, pero debemos estar juntos pero donde quiera que vayamos tenemos que predicar. Si hay un enfermo donde trabaja, no tiene que llamar al Pastor, usted mismo póngale las manos y diga en el nombre de Jesús sé sano y se va a sanar. Hay alguien afligido, usted mismo déle consuelo. Todos tenemos que llevar ese fuego del Espíritu Santo por todas partes.

El diccionario enciclopédico Éxito dice: Babel, torre de edificio que según el relato bíblico intentaron elevarlo descendientes de Noé para precaver un nuevo diluvio, el proyecto era que la cúspide de la gran torre llegara hasta el cielo, pero Dios castigó esa pretensión con la confusión de las lenguas y la dispersión de las tres grandes familias, semitas, camitas y jafetitos por todas la tierra. Simboliza la condenación de la soberbia. Si algo debemos cuidar es que no nos volvamos soberbios. La Biblia dice que Dios resiste a los soberbios y da gracia a los humildes Usted e s  muy rico, sea humilde. Usted es muy inteligente, sea humilde. Usted es muy famoso, sea humilde. Usted es muy poderoso, sea humilde. La grandeza está en la sencillez.

La mejor manera de estar en las alturas es estar de rodillas, porque si no se lo lleva el aire. Tenemos que aprender a luchar en contra de la soberbia. El diablo fue echado del cielo por altivo, por pretencioso, por soberbio, por orgulloso, por querer ser igual a Dios y eso no podemos darnos el lujo. Dios nos da todos lo que queramos, menos su gloria. Dios le da hasta el privilegio de sentarse al lado del trono, pero no le da la gloria. Por eso dicen los versículos 7-9 Será mejor que bajemos a confundir su idioma, para que ya no se entiendan entre ellos mismos.» De esta manera el Señor los dispersó desde allí por toda la tierra, y por lo tanto dejaron de construir la ciudad. Por eso a la ciudad se le llamó Babel, porque fue allí donde el Señor confundió el idioma de toda la gente de la tierra, y de donde los dispersó por todo el mundo”.

Babel es un término que en hebreo se parece al término que significa confusión. Y por eso ahora se le llama la tierra de confusión. No nos enorgullezcamos y reconozcamos que Dios es el omnipotente, que dios es Omnipotente, usted puede ser poderoso, pero nunca será Todopoderoso, el diablo puede tener alguna influencia, algún poder, pero el diablo no es todopoderoso. Recuerde que el diablo no es todopoderoso, el diablo no es omnisciente ni el hombre tampoco. El único que es Omnisciente, Omnipresente, Omnipotente es Dios y por eso nosotros tenemos que reconocer su Señorío y estar dispuestos a doblar nuestras rodillas delante del Señor. No importa la grandeza que el ser humano llegue alcanzar, aunque construya una ciudad en la luna, pueda inventar órganos artificiales, que agregue décadas de vida, nadie jamás podrá contra el Todopoderoso. Todos tendremos un día que rendir cuentas ante Él.

Que mi vida empresarial le dé gloria a Dios, si tengo una familia grande que mis  hijos y mi familia den gloria a Dios, vale la pena

Donde estemos demos gloria a Dios.

Escuche

La fe viene por el oir…

 

Vea

Como en casa aún en el extranjero…