Abrazos-Banner

Lea

La esencia de prédicas para leer en menos de 5 minutos…

Los amigos influyen en nuestra vida y hasta hay un dicho que retrata esa estampa de la vida que dice “Dime con quien andas y te diré quien eres”. El mismo concepto lo presenta la Biblia en el libro de Proverbios 13:20 cuando nos dice “El que con sabios anda, sabio se vuelve; el que con necios se junta, saldrá mal parado”. Los amigos influyen tanto en nosotros, que de tal manera debemos ser cuidadosos al escogerlos. En Proverbios 18:24 leemos “Hay amigos que llevan a la ruina, y hay amigos más fieles que un hermano.” Ruina quiere decir decadencia, destrucción muy grande. Fiel es aquel que cumple sus compromisos. Un amigo puede llevarnos a la ruina o convertirse en algo más fiel que un hermano. La señorita que quedó embarazada dice “Por qué tuve que haber conocido a este joven”. El socio que lo traicionó su otro socio dice “Si tan solo no hubiera habido esa tarde de café donde fulano de tal me lo presentó”. Hay amigos que llevan a la ruina. Muchas personas lamentan haber escogido amigos que debieron haber evitado, pues llevaron su vida a la ruina.

1 Corintos 15:33-34 nos dice Pablo No se dejen engañar: «Las malas compañías corrompen las buenas costumbres.» Vuelvan a su sano juicio, como conviene, y dejen de pecar. En efecto, hay algunos de ustedes que no tienen conocimiento de Dios; para vergüenza de ustedes lo digo”. Hay historias verdaderas que vale la pena que compartamos como las de algunos papás que me cuentan que su hijo era un modelo, venía a la iglesia con su libro de texto, que es la Biblia, su cuaderno de notas, su lapicero, servía en la Zona de Campeones atendiendo niños, tenía su célula, su grupo pequeño por las casas, y ahora no quiere saber nada de Dios, dejó su célula abandonada y ya no sirve en la Zona de Campeones, ya no los acompaña a la iglesia. Ahora él se comporta totalmente diferente.

¿Qué pasó? Conoció a un amigo. ¿Se da cuenta del poder que tienen los amigos sobre cada uno de nosotros? Desde que conoció a fulano de tal ya no es lo mismo. Por eso creo que nosotros debemos aprender a evitar algunas personas. La Biblia nos enseña a evitar ciertos amigos, incluyendo algunos de ellos dentro de la iglesia. Y vamos a ver quiénes son estos tipos de personas. ¿Quiénes son estos amigos que debemos evitar y aún apartarnos completamente? Volviendo al Libro de Proverbios 1:10 dice “Hijo mío, si los pecadores quieren engañarte,  no vayas con ellos”. Proverbios 1:15 ¡Pero no te dejes llevar por ellos, hijo mío!  ¡Apártate de sus senderos!”

Debemos evitar a los pecadores que quieren seducirnos a realizar sus prácticas que son contrarias a lo que la Biblia enseña. No vayas con ellos, dice. Nadie quiere pecar solo, es cierto que hay algunos que ya llegaron al punto que no les importa tomar cervezas a solas y emborracharse. En esa seducción vienen aquellas conocidas y populares frases aparentemente inofensivas, pero que comprometen, que pueden doblegar su voluntad. Los pecadores quieren seducirnos, porque ellos entienden su pecado como el estilo de vida adecuado para ser feliz, y aunque entendemos que están equivocados, nos quieren seducir a lo que ellos consideran lo bueno. Nosotros sabemos que esto es muerte. Evite a los pecadores que quieren seducirlo a ser parte de sus prácticas. Si vamos a tener amigos no cristianos que sea para influenciarlos y no para arriesgar nuestra vida espiritual. No podemos alejarnos de todo los pecadores, porque entonces ya no seríamos la luz del mundo. Y Dios quiere que nosotros influyamos en los demás para bien. El apóstol Pablo en el libro a los Romanos 16:17 nos dice Les ruego, hermanos, que se cuiden de los que causan divisiones y dificultades, y van en contra de lo que a ustedes se les ha enseñado. Apártense de ellos. Tales individuos no sirven a Cristo nuestro Señor, sino a sus propios deseos. Con palabras suaves y lisonjeras engañan a los ingenuos”. Que se cuiden de los que causan divisiones y dificultades Apártense de ellos.

Hay gente conflictiva que en todo lugar explota, que por todo discute, que nunca está en paz con nadie, gente chismosa, que crea divisiones y dificultades, que siempre está en modo de pelea, diga lo que diga siempre va a haber conflicto. Hay que apartarse de estas personas porque si no nos alejamos a tiempo, más adelante nos veremos comprometidos en conflictos. Hay que retirarse de ellos. En Proverbios 13:20 nos dice “El que con sabios anda, sabio se vuelve; el que con necios se junta, saldrá mal parado”. Necio, se dice de todo aquel que se resiste a cumplir los mandamientos de Dios y a seguir los sabios consejos de sus padres y maestros. Por extensión el necio también es insolente, no reconoce autoridad alguna sino la propia terquedad, él es su propia ley y considera que está en lo correcto. No nos juntemos con los necios, vamos a salir mal parados.

En mi blogg en internet se llama La Catapulta y tengo –dentro de ella-lo que se llama Los catapultazos, que son los dichos que he ido creando para sintetizar conceptos que he aprendido. Y uno de ellos dice así: “Evitar al necio no es despreciarlo, buscar al necio es despreciarse, porque el que es necio es necio”. Y es que no cambia. Nadie puede cambiar a un necio. Antes decía que como líder yo podía cambiarlo, convertirlo en un apasionado por Dios. Que no molestara, que no creara dificultades y divisiones. Con el necio no se puede.

Tal vez creemos que estamos aquí adentro y dentro de las cuatro paredes de la iglesia estamos seguros, pero tal vez a su lado hay  alguien que usted conoce, con quien se relaciona y posiblemente sea una persona con la que usted no debiera ni siquiera ir a comer. ¿Por qué digo eso, de donde lo saqué, está en la Biblia, que tipo de gente es esa? Leamos en el libro de 1 Corintios 5:9-11 Por carta ya les he dicho que no se relacionen con personas inmorales. Por supuesto, no me refería a la gente inmoral de este mundo, ni a los avaros, estafadores o idólatras. En tal caso, tendrían ustedes que salirse de este mundo. Pero en esta carta quiero aclararles que no deben relacionarse con nadie que, llamándose hermano, sea inmoral o avaro, idólatra, calumniador, borracho o estafador. Con tal persona ni siquiera deben juntarse para comer”.

Si usted tiene a un amigo aquí en la iglesia que es íntimo, que se dice cristiano, pero es un estafador, ¡aléjese! Está bien, puede aconsejarlo, está bien, puede reprenderlo, pero no es para que esté en su círculo íntimo de amigos, porque lo va a influenciar. No le vea lo que tiene de lujo, puede que sea fruto del esforzado trabajo o de la astucia de un estafador. Y usted crea en una falacia como si fuera el mensaje del Señor para su vida. Puede influir en usted para mal ¡cuidado!

El apóstol Pablo no prohíbe que nos juntemos con los no cristianos, dice que ni comamos con el que se dice cristiano, pero bien bolo, aquel que se echa los tragos y se emborracha. No. Nadie que vive fuera de la voluntad de Dios y se llama cristiano debe ser nuestro amigo. Nadie. Aléjese de ellos. ¿Cómo conoció a su esposa, cómo enamoró a su pareja? Uno planifica hasta en dónde la va a encontrar, por dónde va a salir y llega a pararse en ese lugar y provocar un encuentro aparentemente ocasional. Planifica qué le va a decir, qué regalo le va a dar. Planifica cómo va a ser la boda, dónde se va a realizar, qué vestido va llevar ella, qué tipo de arreglo. Si va haber sólo pastel al final de la ceremonia o un almuerzo o cena formal, a donde van a ir de luna de miel, en donde van alquilar el carro, etc. Nosotros planificamos nuestra vida amorosa, nuestra carrera profesional, qué nos gusta, qué queremos estudiar, para qué queremos prepararnos. Planificamos, incluso, en donde vamos a vivir. Pero las amistades las dejamos al azar.

Casi nunca planificamos a nuestras amistades

Nos presentan a alguien, platicamos un ratito, nos tomamos un café, otro café, otro café y somos amigos. Nos preguntamos un día ¿ésta persona es una influencia negativa o positiva para mi vida? Y por eso, como cristianos, si queremos ser santos debemos planificar quienes serán nuestros amigos. Pregúntese con quiénes se va a juntar, para que lo hagan un mejor cristiano, un mejor profesional, un mejor esposo, un mejor amigo. Pregúntese a quiénes les va a dar permiso de influir en su vida. A quiénes les va a dar permiso para influir en sus hijos, porque ellos y los hijos de ellos van a influir en sus hijos. A quiénes les va a dar permiso para que toquen su vida. Pregúntese de quiénes tiene que alejarse. Hay gente con la que usted no tiene por que estar más tiempo, porque no edifican su vida, corrompen su mente con sus comentarios. Le siembran pensamientos de muerte, de división, de chisme, malos hábitos y la Biblia dice que debemos pensar únicamente en lo que sea excelente o merezca elogio. Los amigos que lo orientan a esto deben ser sus íntimos. Ahora le pegunto ¿es usted amigo de Dios? ¿Qué debe decir usted? ¡Yo soy amigo de Dios!

Leamos esta porción de la Escritura en Santiago 4:4-10 ¡Oh gente adúltera! ¿No saben que la amistad con el mundo es enemistad con Dios? Si alguien quiere ser amigo del mundo se vuelve enemigo de Dios. ¿O creen que la Escritura dice en vano que Dios ama celosamente al espíritu que hizo morar en nosotros? Pero él nos da mayor ayuda con su gracia. Por eso dice la Escritura: «Dios se opone a los orgullosos, pero da gracia a los humildes.» Así que sométanse a Dios. Resistan al diablo, y él huirá de ustedes. Acérquense a Dios, y él se acercará a ustedes. ¡Pecadores, límpiense las manos! ¡Ustedes los inconstantes, purifiquen su corazón! Reconozcan sus miserias, lloren y laméntense. Que su risa se convierta en llanto, y su alegría en tristeza. Humíllense delante del Señor, y él los exaltará.” Dios tiene enemigos no porque él quiera tener enemigos. La gente se constituye y se declara enemigos de Dios cuando decide andar por el mundo y no seguir los mandamientos que nos ha mandado.

En este mundo Dios nos dio el privilegio de ser creados con libre albedrío, esto significa libertad de escoger, pero no es libertad de hacer lo que yo quiera, es lo que quiera frente a las únicas alternativas: ser amigo de Dios o ser enemigo de Dios, es vivir en la luz o estar en tinieblas. Es ser santo o ser pecador. No existe una más. Sí existe. Yo creo y siento que Dios existe, que todos los caminos llevan a Él y que todo los libros sagrados son importantes, pero no existe el “yo creo en Dios, pero también me hecho mis colazos por ahí, bailo por acá, regreso para allá. No. Existe el bien y el mal y cuando yo amo este mundo y estas cosas de este mundo, los deseos de los ojos, los deseos de la carne que son contrarios a lo que la Biblia enseña, me estoy poniendo la camisola del mundo y estoy diciendo yo soy contrincante de Dios. Jesús lo dijo de esta forma: El que no es conmigo, contra mí es y el que conmigo no recoge desparrama. Libertad para escoger entre el bien y el mal. Libertad para ser responsable.

Hay jóvenes que me cuentan que sus padres todavía no los dejan en libertad, están en todo lo que hacen. Les voy a dar el consejo para que los suelten y se llama: confianza. Cuando un padre sabe que su hijo es de confiar el cien por ciento y este hijo el domingo por la mañana no tienen que ir a tocarle la puerta de su dormitorio, sino que ya está bañado, rasurado, arreglado y perfumado para ir a la iglesia. Le estoy hablando de un muchachito de 28 años, le da libertad. La libertad existe para que todo ser humano pueda entender que es responsable, para poder seguir siendo libre, para ser responsable, para seguir siendo libre. Todos los mandamientos que Dios nos deja en su Palabra no son para evitarnos vivir, sino para evitarnos sufrir por nuestras decisiones. Jesús dijo “En este mundo tendrán aflicciones, pero confíen, yo he vencido al mundo”. Ser cristiano no es estar inmune a los problemas de esta tierra, es tener de quien tomarse de la mano para enfrentar las tormentas. Así que jóvenes quieren libertad, sean responsables.

Dos preguntas para los jóvenes, porque un hijo de 20 años es algo complicado agarrarlo a cinchazos. A un hijo ya crecido que ha madurado no necesitaría que su padre lo confronte, porque un hijo, una hija madura se autocontrola. Y por eso dos preguntas que les dejo en su corazón ¿Cuándo tenga hijos, quiero que mis hijos tengan amigos como los que tengo? Los jóvenes no son tontos, son inteligentes y ellos deben ser los que se llamen al orden. ¿Por qué escoger amigos es tan importante para los jóvenes? Porque mi pareja sale de mis amigos o  de los amigos de mis amigos. Depende de la calidad de amigos que tenga, así va a ser mi mujer. Una belleza de mujer, amorosa, cariñosa, tierna, trabajadora. Por eso pregúntense  jóvenes y señoritas ¿Quiero que mi hija tenga un hombre como el que quiero tener, como el que tengo? Si la respuesta es negativa ¿qué está haciendo ahí?

Seremos amigos de Dios, porque si nos ponemos la camisola del mundo, somos enemigos de Dios. Y Dios quiere tener una perfecta relación con cada uno de nosotros, por eso en Juan 14:15 dice “Si ustedes me aman, obedecerán mis mandamientos.” En Juan 15:14 dice “Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les  mando. Sabemos que somos amigos de Dios si guardamos los mandamientos que nos enseñan su Palabra, mandamientos que no son para evitarnos vivir, sino para evitarnos sufrir. No solamente a nosotros sino también a todo nuestro círculo de parientes y amigos. Yo creo que vale la pena evitar algunas personas que no nos edifican y que vale la pena hasta el día de nuestra muerte ser amigo de Dios.

Escuche

La fe viene por el oir…