Abrazos-Banner

Lea

La esencia de prédicas para leer en menos de 5 minutos…

Hoy en estos días de la Navidad, especialmente, y todos los días, nos sentimos muy contentos y orgullosos del nombre de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, Su Nombre que es sobre todo nombre es el nombre más grande y excelso de todos. Ante el nombre de Jesús “se doblará toda rodilla en el cielo, en la tierra, y debajo de la tierra”. El nombre del Señor es extraordinario.

Todos nosotros alguna vez hemos escrito nuestro nombre en un árbol. Todos quieren dejar constancia de su nombre en estos lugares. Y por supuesto cuando uno visita sitios arqueológicos o ciudades importantes, siempre encuentra placas con los nombres de los constructores o de los conquistadores o de los vencedores que estuvieron en ese lugar.

Al norte de Beirut, Líbano, hay un lugar llamado Dog River, Al recorrer con la mirada las modernas autopistas y la vía férrea que pasa alrededor de su base, está erguida una antigua montaña de piedra, cuya pared está adornada con figuras de gobernantes del mundo antiguo, cuyos éxitos militares están colocados en una serie de paneles con inscripciones talladas alrededor de cinco o seis pulgadas de profundidad, promediando siete pies de altura y tres pies de ancho. Entre las inscripciones más recientes está la del faraón egipcio Ramsés II que es representado ofreciendo un sacrificio al dios Ammón, en conmemoración de las conquistas sirias en el año 1240 a.C.

También los griegos, romanos, árabes y cruzados hicieron sus inscripciones, pero todos estos hombres que fueron los consejeros de sus naciones, porque cada monarca, cada rey, cada presidente es el consejero oficial de una nación. Por eso es importante cuando se elige a un presidente en una nación. Nuestro país ha tenido sus distintos consejeros titulares que le han dicho a la nación qué hacer. Unas veces lo han dicho con palabras, otras veces con su ejemplo. La Biblia nos habla del Rey de reyes, del Monarca de monarcas, de nuestro Señor Jesús. El nombre que se profetizó para aquel niño que nacería en Belén, aparece precisamente en Isaías 9: A pesar de todo, no habrá más penumbra para la que estuvo angustiada. En el pasado Dios humilló a la tierra de Zabulón y a la tierra de Neftalí; pero en el futuro honrará a Galilea, tierra de paganos, en el camino del mar, al otro lado del Jordán.

¿Se acuerdan ustedes donde Jesús desarrolló su ministerio aquí en la tierra? Fue precisamente alrededor de Galilea, del Mar de Galilea, ahí estaba Capernaum que fue su sede ministerial y aquí se está profetizando esta verdad Sigamos en el versículo 2:  El pueblo que andaba en la oscuridad ha visto una gran luz; sobre los que vivían en densas tinieblas la luz ha resplandecido. Tú has hecho que la nación crezca; has aumentado su alegría. Y se alegran ellos en tu presencia como cuando recogen la cosecha, como cuando reparten el botín. Yo me alegré al leer que el presidente de la República, ingeniero Álvaro Colom, ya firmó el decreto para los espacios libres de tabaco. Alégrese de que ya la gente ya no podrá fumar donde quiera que estemos nosotros. Esto es motivo de alegría. Cada gobernante produce alegría en su nación, de acuerdo a las leyes, de acuerdo a las acciones que toma.

Aquí se refiere precisamente a nuestro Señor y dice: Ciertamente tú has quebrado, como en la derrota de Madián, el yugo que los oprimía, la barra que pesaba sobre sus hombros, el bastón de mando que los subyugaba.  Todas las botas guerreras que resonaron en la batalla, y toda la ropa teñida en sangre serán arrojadas al fuego, serán consumidas por las llamas. ¿No sería motivo de alegría que dijeran los periódicos: “Hoy no hubo ningún asesinato, no hubo ninguna violación, no hubo ningún robo, no hubo ningún asalto, no hubo ningún engaño, todos se comportaron bien? Si usted quiere ese tipo de noticias tiene que reconocer que sólo hay un Rey, sólo hay un Consejero Admirable, capaz de producir ese tipo de vida en las naciones y se llama Jesucristo. Sólo Él puede cambiar el rumbo de nuestra vida. Sólo Jesús puede hacerlo. El profeta dice: Porque nos ha nacido un niño, se nos ha concedido un hijo; la soberanía reposará sobre sus hombros, y se le darán estos nombres: Consejero admirable, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz.
Antes que naciera Jesús, casi 700 años antes, el profeta Isaías escribió en la Biblia la profecía de que Jesús sería el Consejero Admirable.

Todos en el mundo andamos a tientas buscando consejo
En el plano internacional, los cerebros más brillantes del mundo se juntan en las Naciones Unidas para intentar solucionar los problemas que enfrentan las naciones. Cómo resolver los problemas de los palestinos, de los africanos, de los guatemaltecos. Están buscando las soluciones. En el plano internacional los presidentes buscan consejos con aquellos que tienen alguna experiencia. Por eso vemos a nuestro presidente que sale para Chile, para Brasil, para distintas naciones a preguntar cómo han resuelto el problema de las pandillas, las maras, como han hecho con el problema de las drogas.  Pregunta a Uribe en Colombia, cómo hace con los narcotraficantes. Y vienen de Colombia, a veces, acá para preguntar ¿ustedes cómo le hacen? La gente busca consejo, porque no se sabe cómo resolver esta problemática.

En el plano personal todos buscamos consejos de parte de nuestro ejecutivo del banco, o de nuestros asesores bancarios y le preguntamos ¿dónde puedo poner mi dinero? Lo puse en Bancafe y me fue mal, lo puse en otro que se llamaba Banco de Comercio y fue mal, Lo puse en tal financiera, me fue mal. Ya los asesores financieros ya no saben qué decirle a la gente. Ahora la noticia mundial es de un señor que se llama Bernardo, pero le dicen Berny. Bernard Madoff, se ha constituido en el estafador más grande de la historia de los Estados Unidos. Este fue asesor financiero de bancos como Santander. Hay un montón de instituciones que les debe dar vergüenza de que los haya estafado. Muchas familias judías de la Florida, entre ellas nuestro famosos productor de cine Steven Spielberg perdió dinero con Bernard Madaoff , quien es un hombre de 70 años, fue un modelo, un ícono financiero en Wall Street, ahora se constituye en el estafador  más grande de la historia de Estados Unidos. 50 Mil millones de dólares.

Yo quiero decir una cosa. En este mundo puede haber grandes consejeros financieros, pero el mejor es el que nos dejó el consejo en la Palabra del Señor. Todos estamos buscando consejo de nuestro banquero, de nuestro corredor de inversiones. Y a veces llegan,  como decimos en Guatemala, con la cola entre las patas, a decirle: Yo le dije que usted iba a ganar un diez por ciento, un doce por ciento, pero si no retira su inversión ahorita se va a quedar sin nada. O simplemente le van a decir: Nos fue mal en la bolsa, perdimos. A veces no buscamos al banquero, pero sí buscamos al abogado para consultarle cómo organizar una empresa, luego con el auditor  desde el punto de vista contable. Todos estamos pidiendo y recibiendo consejo. Jesucristo viene como Consejero Admirable y nos dice: “Hay más dicha en dar que en recibir”, este es un consejo sabio del Señor, “den y se les dará. Medida buena, apretada, remecida y rebosante darán en su regazo”.

Otras veces buscamos consejo del Pastor, pero hay quienes lo hacen todo al revés. Cómo por ejemplo: -Pastor me quiero casar con ese joven. Le digo que no se case y ahí va, después el arrepentimiento. Otro, que se quiere comprar una gran propiedad, porque le ofrecen facilidades y quiere hacer su casa grande, con piscina, etc. Y le pregunto si tiene capital para hacerlo, si su negocio no va a sufrir al quitarle capital de trabajo. Pero hasta bíblicos me resultan, porque me citan la Biblia,  que Jehová proveerá. Después las quejas que no pueden pagarle a sus proveedores. Entonces le tengo que dar otro consejo para que venda esa casa.

La gente pide consejo pero no lo pone en práctica
La verdad es que no necesitamos consejo, pero cuando lo pedimos es sólo para taparle el ojo al macho. Porque si va a llevar droga de contrabando de Guatemala a España, usted sabe si es bueno o es malo. Pero de todos modos, hay mulas que lo hacen. Se tragan el kilo de droga, lo llevan en el estómago y se van, a estos les llaman mulas. Y lo peor es que van orando: “Señor que no me descubran, Señor”. El pecado está en aquel que sabe hacer lo bueno y no lo hace. Usted pregunta  ¿será bueno que me endeude un montón ahora para la Navidad y que en enero no tenga para pagar el colegio, los útiles escolares? Le van a contestar que no es bueno. Pregúntele a cualquiera ¿será bueno que usted se emborrache y luego agarre su carro y se vaya por la carretera manejando hasta la Antigua? Le van a decir que no es bueno.

Otros sí oyen consejos
Hace poco, una señora me contó que escuchó nuestras prédicas sobre las finanzas, de cómo se sale de las deudas. Y siguió los consejos que dimos, vendió su carro para pagar la deuda y aunque ahora viaja de camioneta en camioneta, está libre de las cadenas del endeudamiento. Es importante cuando nosotros seguimos consejos. El que oye consejo llega a viejo. Y algunos llegan a viejos aunque no oyeron consejos. Pero llegan a viejos con la vida bien complicada.

Todos pasamos por tiempos en los cuales estamos en la posición de  necesitar un consejero confiable que pueda escuchar nuestro problema, y compadecerse de nuestro dolor y servir como una caja de resonancia para nuestras ideas. Me he encontrado con personas que me cuentan que tienen a un hijo en estado de coma en el hospital. Que está vivo por los aparatos que le han colocado, que al retirarlos se muere. Les he respondido en la mayoría de las ocasiones que la decisión de retirarlos o dejarlos para una vida artificial depende de ellos exclusivamente como padres, que no depende ni del doctor ni del pastor. Si no desconectan los aparatos que se preparen para venderlo todo para pagar la deuda y de todos modos si no pagan se los desconectarán.

Un día se me acercó un hombre recién convertido a Cristo. Me preguntaba qué hacer con la cantina que tenía. Le dije que si le decía que cerrara el negocio y después se quedaba sin plata y con problemas, me iba a echar a mí la culpa. Igualmente me sucedería si le decía que siguiera con el negocio no correcto.  Así que le voy a decir algo: pregúntese qué haría Jesús si estuviera en mi lugar y que esa respuesta le sirva. Si Jesús dice: Yo pondría no sólo esta cantina sino otras seis, adelante. Pero si Jesús dice: Yo cierro la cantina y el Señor me proveerá, actúe conforme a eso. Hace poco me lo encontré y me dijo lo que hizo en aquel momento.

No hay mejor consejero que Jesús
Jesús es el que nos da el mejor consejo. Saben por qué, porque Cristo está calificado para ser un buen consejero. Está calificado porque él vivió en la tierra, sufrió lo que usted y yo sufrimos y demostró que puede salir adelante en medio de las circunstancias. Cristo está calificado para ser su consejero, porque Él es un consejero misericordioso. Hay consejeros que no son misericordiosos, usted les pregunta “Qué hago, fíjese que por ahí tengo un mi segundo frente, tengo otra persona en mi vida”. El consejero le dice: Usted se va ir al infierno por adultero, por fornicario y lo condena y lo mete en lo más profundo de la condenación. Cristo no lo pone debajo de condenación, porque es misericordioso,  lo escucha y lo aconseja. Además, Cristo es un consejero consistente, quiere decir que Jesús practica lo que predica. Usted ha tenido consejeros que dicen una cosa y hacen otra. Uno debe practicar lo que predica.

Jesús es un consejero confidente
Hay consejeros a los que usted acude y le pide que eso quede entre él y usted. -No se preocupe hermano -le dice-, mi pecho es sepulcro, pero mi boca es un clarín-. Hay quienes corren a contar lo que les dijeron. Por eso la escritura dice que hay que tener cuidado a quien le cuenta uno las cosas. Porque hay gente que es realmente chismosa. Si usted es confidente guárdese lo que le dijeron. Muchas vidas han sido  dañadas por alguien  que recibió la confianza de que le abrieran el corazón y fue a contarlo rápidamente.

Cristo está siempre presente para ser su consejero. Usted está necesitado y el Señor sí está presente. Sólo cuando estuvo aquí en la tierra las hermanas de Lázaro le reclamaron: Hay Señor si hubieras estado. Usted busca al ginecólogo y está en la playa, Usted necesita un abogado y está de vacaciones, son humanos necesitan descanso, pero cuando usted necesita a Cristo, Cristo siempre está presente. Él ha prometido en Mateo 28:20 dice: Enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo.

Mateo 18: 20 dice: Porque donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos. A veces usted y su esposa, a veces usted y su hijo, a veces usted y sus amigo, pero ahí está el Señor en medio de nosotros. También dice en Juan 14:16-18: Y yo le pediré al Padre, y él les dará otro Consolador -La palabra Consolador viene del griego paracletos, que significa abogado, intercesor, Jesús nos dejó a otro intercesor, a otro Consejero con nosotros, al Espíritu Santo, para que nos acompañe siempre-; el Espíritu de verdad, a quien el mundo no puede aceptar porque no lo ve ni lo conoce. Pero ustedes sí lo conocen, porque vive con ustedes y estará en ustedes. No los voy a dejar huérfanos; volveré a ustedes.

¿Cómo nos aconseja Cristo? En primer lugar nos conseja por medio de las Escrituras. Si usted tiene deseos de matar a su mujer, a su yerno, a su suegra   lea lo que dice la Biblia: No matarás. Las escrituras le dan consejo. Usted quiere saber qué hacer con respecto a si paga o no paga el aguinaldo a sus trabajadores, la Biblia dice: “Hay de aquel que hace agravio de la viuda y del jornalero y del y huérfano, no teniendo temor de mi”. La escritura nos enseña. Por eso hay que leer la Biblia para ser sabio. La Biblia nos da mucho consejo, también nos da consejo por medio de la iglesia, la cual es su cuerpo en este mundo. Cuando nos reunimos en las células. Si usted no está involucrado en una célula vaya hoy al centro de información y ubíquese en una, porque el Señor nos aconseja a través de la iglesia, de los miembros de los grupos pequeños. Ahí los hermanos con sus testimonios, con sus experiencias buenas o malas nos aconsejan. Podemos aprender de lo bueno que hicieron o de lo malo que hicieron.

Nos aconseja, el Señor a través de la iglesia proveerá consejo por medio de prédicas que usted escucha. Cuántas veces la gente se acerca y me agradece porque aprendieron a través de las prédicas a manejar sus finanzas, su hogar. Nos aconseja por medio de las canciones espirituales que escuchamos, también por medio de la oración, cuando oramos hablamos con Dios, pero Dios nos habla a nosotros también. Tenemos que aprender que el Señor nos aconseja.

Si usted es de aquellos que están afligidos, preocupados, atormentados, todavía el consejo del Señor sigue siendo el mismo: Mateo 11:28-30: “Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso. Carguen con mi yugo y aprendan de mí, pues yo soy apacible y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su alma.

Escuche

La fe viene por el oir…