LibrosPastorJorgebanner01

Abrazos-Banner

Lea

La esencia de prédicas para leer en menos de 5 minutos…

Estamos en una era en la que tenemos una crisis sexual que arrastra al caos social y moral a las naciones. Titirín Sorokin, un profesor ruso que emigró a Estados Unidos en 1923  publicó su libro “La Revolución sexual americana”, en 1956. En la primera página escribió “Entre los muchos cambios de las últimas décadas, una revolución peculiar ha estado produciéndose en las vidas de millones de hombres y mujeres americanas. Muy diferente a las revoluciones políticas y económicas mejor conocidas, casi inadvertida, carente de explosiones públicas estrepitosas, sus escenas tormentosas están confinadas a la privacidad de una habitación. Involucran sólo a individuos,  camuflados por eventos dramáticos en gran escala, está liberado de la guerra civil, la lucha de clases y las masacres. No tiene ejércitos revolucionarios para pelear en contra de sus enemigos, no trata de derrocar gobiernos, no tiene un gran líder, no hay un héroe que la planee, ni una elegante oficina que la dirija. No tiene ningún plan  u organización, se lleva a cabo en millones de individuos cada uno actuando por sí solo. Como una revolución no ha sido presentada en las portadas de los periódicos o en la radio o televisión, su nombre es “la revolución sexual”. Pese a sus extrañas características, esta revolución sexual es tan importante, como la mayor revolución económica o política, está cambiando la vida de hombres y mujeres más radicalmente que cualquier otra revolución de nuestro tiempo”.

Ahora tomen nota, estas no son palabras de un predicador famoso de la Biblia, moralista, acerca del enfoque negativo de los asuntos morales, sino que es la opinión estudiada de un estudiante de relaciones humanas altamente respaldado y reconocido. Este escritor después de realizar un estudio minucioso de la historia continua: “durante los dos últimos siglos y particularmente las dos últimas décadas, cada fase de nuestra cultura ha sido invadida por el sexo. Nuestra civilización se ha preocupado tanto por el sexo que ahora se exuda por todos los poros de la vida americana”. Ahora yo pregunto ¿ahora en el 2008 en cualquiera de nuestros países, con una perspectiva histórica, el autor detalla la preocupación creciente acerca del sexo en la literatura, en el arte, la escultura, la música, los escenarios, las películas, la televisión, la radio, la prensa, publicidad, las ciencias, ética, religión y vida política. Usted ve a veces un monumento de mujer casi desnudo a la par de una moto, porque eso es lo que anuncia la valla publicitaria. Motos, ¿qué tiene que ver motos con mujeres desnudas? Usted ve el internet, está lleno de pornografía, usted mira televisión y a cualquier hora del día cambiando canales usted se va a encontrar con mujeres desnudas y hasta hombres desnudos. Hoy nuestros niños ven por cable y por televisión local toda clase de mensajes directos sexuales. Y esto es el pan cotidiano de todos los televidentes. Ante esta realidad vale la pena mencionar algunos aspectos importantes. En primer lugar, Dios es un Dios moral que pone requerimientos morales a su pueblo y cuando Dios está con nosotros nos exige que cumplamos también con esos requerimientos. En 1 Pedro 1:15 y 16 Más bien, sean ustedes santos en todo lo que hagan, como también es santo quien los llamó; pues está escrito: “Sean santos, porque yo soy santo”. En Génesis 4: 1 encontramos la escena del primer hombre y de la primera mujer, Adán y Eva, fueron creados y puestos en el jardín del Edén y tuvieron una vida sexual normal, tuvieron hijos y dice: El hombre se unió a su mujer Eva, y ella concibió y dio a luz a Caín. Y dijo: “¡Con la ayuda del Señor, he tenido un hijo varón!” Y no se refería al señor Adán, se refería al Señor Dios, está con mayúscula. Dios intervino en esa función sexual procreativa que también tiene una función de placer, de completación en el ser humano. Así que afirmo, de acuerdo a la Palabra del Señor, que las relaciones sexuales dentro del matrimonio son permitidas y bendecidas por Dios. Ahora  como ser moral, como un Dios de carácter, ha establecido requisitos que no son ilógicos que nos impidan vivir una vida mejor. Las leyes del Señor no son para estorbarnos, son para disfrutemos de la vida, no para fastidiarnos. En Éxodo capítulo 20 están los famosos diez mandamientos, el decálogo de Moisés y cada uno de esos mandamientos, Dios los estableció para bendecirnos. Los primeros cuatro, mandamientos tienen que ver con la relación del hombre con Dios. Y los siguientes seis mandamientos tienen que ver con la relación del hombre con su semejante y por eso es que encontramos el mandamiento que dice: Honra a tu padre y a tu madre. Los hijos podrían decir; como nos fastidió Dios con ese mandamiento. Tenemos que honrar a nuestro padre y a nuestra madre. Y eso es concerniente a derecho, derecho al  respeto de nuestros progenitores. Pero también Dios nos da el derecho a la vida cuando dice en el mandamiento No mates. Y no mates no quiere decir no apliques la pena de muerte, no mates quiere decir: no asesines, no cometas homicidio, pero la persona que está en autoridad, el juez según Romanos 13. Ha sido puesto para vengar a la sociedad. Si alguien comete violación, secuestro, homicidio o cualquier crimen que la ley establece que debe ser penado por la pena de muerte y después de su debido proceso el juez dice que se ejecute: él no estás quebrando el mandamiento de no matarás, porque no va a cometer un asesinato, él va a aplicar una sentencia establecida por la ley de Dios.

Y vale la pena entender,  ejemplo y creo que es oportuno mencionarles lo que está en el libro de Eclesiastés 8:11: Cuando no se ejecuta rápidamente la sentencia de un  delito, el corazón del pueblo se llena de razones para hacer lo malo. Y ese es el problema que tenemos en nuestro país, no se ejecuta rápidamente la sentencia sobre los delitos y por eso el corazón de los hombres se llena de razones para hacer lo malo. No mates, no cometas adulterio, ese es el derecho al hogar, a respetar al cónyuge. No robes, el derecho a la propiedad. No des falso testimonio, derecho a la reputación. En el mismo versículo donde vamos a encontrar que no heredarán el reino de Dios los fornicarios, los pervertidos sexuales, los adúlteros, también aparecen los calumniadores, y los calumniadores también quebrantan también este mandamiento, porque dan falso testimonio.

Separados de la ley moral de Dios, la vida se convertiría en algo caótico. Tanto así que ahora mismo se eliminara la ley de la gravedad, entonces empezaríamos todos a flotar. Esa es la triste realidad cuando se bloquea o se estorba la ley de Dios. Proverbios 14:34 dice: La justicia enaltece a una nación, pero el pecado deshonra a todos los pueblos. El Imperio Romano ha sido un ejemplo de lo que es la exaltación y la caída de un imperio, Y no ha sido el único que ha caído. ¿Pero que pasó con el imperio romano? Catorce de sus quince emperadores fueron homosexuales. Nerón fue el primer emperador en casarse con un hombre y después llegaron otros que su satisfacción fue casarse también con ese mismo hombre. La desgracia de un liderazgo pervertido hace que toda una nación caiga en ese mismo tipo de condición y se destruye.

¿Cuál es la respuesta del cristiano acerca de la revolución sexual? Simple, castidad absoluta antes del matrimonio. Y fidelidad absoluta después y durante el matrimonio. Estas reuniones promovidas por la Organización Mundial de la Salud, es la que nos ha pedido a los predicadores que prediquemos más intensamente sobre la castidad absoluta. La manera de garantizar que un joven, una señorita no se contagien de una enfermedad de transmisión sexual,  son muchas, quizá la más famosa sea el VIH el virus de inmuno deficiencia humana que lo lleva a tener luego el síndrome del SIDA. La mejor manera, según la OMS es abstinencia total.

Y entonces, la misma Organización Mundial de la Salud que no es nada religiosa, la Organización Panamericana de la Salud han llegado a la conclusión de que las normas divinas de que las relaciones sexuales se realicen únicamente en el marco del matrimonio es bueno.

Proclame el Evangelio a todo pecador que ha quebrando la ley moral de Dios. ¿Conoce a alguien que ha tenido problemas de tipo sexual de lesbianismo, homosexualismo, pederastia, fornicación, adulterio? Las consecuencias de ese tipo de conducta muchas veces, no solamente son físicas sino son mentales, psicológicas, es perder la paz, es perder la tranquilidad, es perder la alegría. Y por es que debemos decirle a todos aquellos que han cometido algunos de estos pecados que hay esperanza en Dios y decirles que Dios perdona el pecado sexual, así como también perdona todo tipo de pecado, todo tipo de pecado es perdonado por Dios. No importa lo que usted haya hecho, hay perdón en Dios.

Huyan de la inmoralidad sexual. Todos los demás pecados que una persona comete quedan fuera de su cuerpo, pero el que comete inmoralidad sexual peca contra su propio cuerpo. Claro, si usted también si usted es glotón y en vez de comer se harta, está pecando contra su propio cuerpo, y claro si usted también es borracho y bebedor también está pecando contra su propio cuerpo, y si a usted le encanta el crack y la marihuana y la línea blanca que se inhala, también usted está pecando contra su propio cuerpo.

Escuche

La fe viene por el oir…