LibrosPastorJorgebanner01

Abrazos-Banner

Lea

La esencia de prédicas para leer en menos de 5 minutos…

Muchas palabras con el transcurso del tiempo van cambiando su significado, las palabras van adquiriendo un sentido degenerado, distinto al original que se le dio a esa palabra. La palabra “cristiano”, por ejemplo. Según el diccionario es quien está bautizado y profesa la religión de Cristo. Según el diccionario Larousse, cristiano se usa para referirse a persona. Quiere decir que ahora cualquiera puede ser cristiano, pero la Biblia nos muestra que el término cristiano tiene otro significado. Hay quienes les dicen cristianos a todos los que tienen estándares altos de moral y que al mismo tiempo creen en la existencia de Dios, pero yo quiero decirle que el diablo también cree en Dios ¿será cristiano el diablo? No. El diablo vio a Dios antes que nosotros, él vivió con Dios antes de la creación y sin embargo, no por eso podemos decir que el diablo es cristiano.

Ser cristiano es más que haber oído de Dios, haber creído en Dios. Es muy importante que nosotros tengamos ese concepto más claro. Otros se llaman cristianos, porque son miembros de una iglesia, pero eso no los hace cristianos. Hoy en día cuesta diferenciar a un cristiano genuino de un cristiano falso. Es inevitable, Jesús dijo la  cizaña crece juntamente con el trigo. Por las apariencias son lo mismo, la gran diferencia entre el trigo y la cizaña es que la cizaña siempre crece enhiesta, siempre está erecta, nunca se doblega, porque no tiene fruto. Sus vainas están vacías. En cambio, el trigo se llena de fruto, el fruto pesa y hace que se doble. A la hora de la cosecha la cizaña flota, porque no tiene peso. No tiene contenido, sólo tiene apariencias, pero usted sabe que las apariencias engañan.

Hoy se habla de cristianos light. Son cizaña que está creciendo juntamente con el trigo, parecen ser cristianos, cantan como cristianos, leen la Biblia como cristianos. Asisten como cristianos y a lo mejor hasta colaboran como cristianos, pero no tienen en su corazón contenido, no tienen peso,  no tienen fruto del Espíritu Santo. ¿De dónde viene la palabra cristiano? ¿Cuál es el origen de la palabra cristiano? El origen está precisamente en el libro Hechos de los Apóstoles, en el capítulo 11, ahí surge la primera iglesia de gentiles, de no judíos, y surge en Antioquía. Y en Hechos capítulo 11:25 leemos:Después partió Bernabé para Tarso en busca de Saulo, y cuando lo encontró, lo llevó a Antioquía. Durante todo un año se reunieron los dos con la iglesia y enseñaron a mucha gente. Fue en Antioquía donde a los discípulos se les llamó «cristianos» por primera vez.

Los discípulos se llamaban así mismo discípulos, ningún discípulo dijo: “Yo soy cristiano”. Decía: “Yo soy discípulo”. Muchas, pero muchas veces en el Nuevo Testamento aparece este adjetivo calificativo de los seguidores de Cristo. Sin embargo, los demás, los que no eran discípulos de Cristo, los empezaron a llamar cristianos. Con el tiempo llegó este término a convertirse en muy común. Más adelante, en Hechos 26:28, encontramos la confesión de un rey a quien Pablo le da testimonio del Evangelio dice: —Un poco más y me convences a hacerme cristiano —le dijo Agripa. Es la segunda vez que aparece el término “cristiano”. Y la tercera vez que aparece este término en 1 Pedro 4:16 Pero si alguien sufre por ser cristiano, que no se avergüence, sino que alabe a Dios por llevar el nombre de Cristo. Cuando usted es cristiano usted lleva el nombre de Cristo.

¿Qué se necesita para convertirse en un cristiano? Primero, uno tiene que ser salvo, y “¿cómo hago para ser salvo?”  Si usted abre su Biblia en el libro de los Hechos 2: 37-38 sabrá cómo ser salvo: Cuando oyeron esto, todos se sintieron profundamente conmovidos y les dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: —Hermanos, ¿qué debemos hacer? —Arrepiéntase y bautícese cada uno de ustedes en el nombre de Jesucristo para perdón de sus pecados —les contestó Pedro—, y recibirán el don del Espíritu Santo. ¿Qué tenemos que hacer entonces para ser salvos? Arrepentirse. Y luego bautizarse. ¿Qué es arrepentirse? Es pesarle a uno haber hecho alguna cosa. El sinónimo de arrepentimiento es remordimiento, contrición, compunción. Cuando usted hace algo  malo y se arrepiente, usted se siente con el corazón contrito. Y la Biblia dice que el corazón contrito y humillado no despreciará a Dios. Arrepentirse es el dolor que nos lleva a la conversión. Cuando usted se arrepiente de sus pecados usted se convierte.

¿Quiere ser hijo de Dios? ¿Qué tiene que hacer entonces? Creer en el Señor. No todos somos hijos de Dios. Todos somos creación de Dios, pero hijos de Dios solamente aquellos que creen en el nombre de nuestro Señor Jesucristo. Ahora por la fe en Cristo, dice 2 Corintios 5:17 Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo!

Creer en Dios. Dios es el creador de todas las cosas. Dios es quien ha puesto orden en este mundo. Dios es quien nos ha hecho a su imagen y semejanza. Y ahora nos da la oportunidad que además de ser criaturas nos convirtamos en hijos suyos por la fe en Cristo Jesús. Es importante que nosotros creamos para nacer de nuevo, para luego desarrollarnos y parecernos a Cristo. Es absolutamente imposible, para uno, ser un cristiano genuino, si no ha tenido una experiencia de compromiso y conversión. Romanos 10: 8-10 ¿Qué afirma entonces? «La palabra está cerca de ti; la tienes en la boca y en el corazón«. Ésta es la palabra de fe que predicamos: que si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor, y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para ser justificado, pero con la boca se confiesa para ser salvo. Por eso es importante que la fe que tenemos por Cristo en el corazón, la confesamos con la boca. Por eso es que les insistimos si usted quiere recibir a Cristo como su Señor y Salvador personal, confiésenlo.

Y aquí viene otra palabrita de esas que han perdido su significado. Y cualquiera es señor. Todo mundo es señor hoy en día, pero en la época de Cristo no todos eran señores. ¿Saben quienes eran los señores en la época de Cristo? Los dueños de esclavos, esos eran señores. A esos les decían los esclavos “mi señor”. Al César, el emperador romano, todo mundo le decía Ave César, él era el dueño y señor de todo el mundo. Ahora si usted reconoce que Jesús es el Señor ¿está dispuesto a sujetarse a Jesús? ¿Si usted cree que Jesús es el Señor está dispuesto a obedecerle? ¿Está dispuesto a hacer lo que Él diga? Eso es lo que Jesús quiere de nosotros, que le hagamos caso, que le obedezcamos.

Pasamos al punto importante. Para ser un cristiano genuino uno tiene que ser una persona obediente a Cristo. Sujeta a Cristo, rendido a la perfecta voluntad del Señor. En Juan 4:34, cuando Jesús estaba en la tierra dijo: “Mi alimento es hacer la voluntad del que me envió y terminar su obra”. Su sujeción lo llevó del Getsemaní al Calvario. Fácil era decir “mi alimento es hacer la voluntad del que me envió”, lo difícil era obedecer.

Cuando Jesús anduvo por Galilea, Mateo 4:19-20,  llamó a sus primeros discípulos y les dijo «Vengan, síganme —les dijo Jesús—, y los haré pescadores de hombres.»  Al instante dejaron las redes y lo siguieron. Al abandonar sus redes, ellos empezaron el viaje que los llevaría al lugar donde otros podrían concederles el título de cristianos.Obedecer al Señor es una obediencia que debe ser al instante. ¿Está dispuesto usted obedecer al Señor al instante? El Señor le dice ven y perdona a aquella persona que te estafó. Cuando el Señor nos ordena hacer algo ¿cuándo debemos obedecer? El Señor le habla y le dice: “De esos ahorros que tienes invierte la mitad en mi obra” y ¿qué le responde usted? Reprende o ¿hace caso a la voluntad del Señor? Hay que ser obedientes instantáneamente. ¿Sabe que dijo Jesús en Juan 15:14? Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les mando. ¿Quiere ser amigo de Jesús? ¿Qué tiene que hacer?

Para ser considerado un cristiano, converso tiene que estar identificado con Cristo por medio del bautismo, arrepiéntase y bautícese. Si usted creyó en Cristo, confesó en Cristo, el paso siguiente es bautizarse en agua, no tiene que esperar mayor tiempo, bautícese en agua. Bautizarse es mandato del Señor, nos dijo “Vayan por todo el mundo, prediquen el Evangelio y el que creyere y fuere bautizado éste será salvo”. Ser cristiano es ser como Cristo. En tercer lugar para ser un cristiano genuino el converso debe estar involucrado en el servicio. En Juan 5: 17 dice: Jesús les respondía: —Mi Padre aun hoy está trabajando, y yo también trabajo. Un cristiano se nota porque es un cristiano que sirve, un cristiano que ayuda a los demás. Un cristiano inactivo es una contradicción de los términos, porque cuando dejamos de servir, dejamos de ser verdaderos cristianos. Un verdadero cristiano es como Cristo y Cristo dijo “Yo no he venido a este mundo para ser servido sino para servir.

Escuche

La fe viene por el oir…