LibrosPastorJorgebanner01

Abrazos-Banner

Lea

La esencia de prédicas para leer en menos de 5 minutos…

El otro día estaba tratando de pensar cuántas bodas he oficiado en los cuarenta  años que llevó de predicar el Evangelio, y perdí la cuenta. No sé cuántas. Sin embargo, cada una tiene su peculiaridad, la pregunta es: ¿Juan reconoce a Susana como su única y legítima esposa? Hasta ahora me han dicho sí, gracias a Dios. Pero todavía no me ha tocado decirle Juan ¿acepta a Pedro como su legítimo o legítima…?  Es complicado, ¿como lo presentaría usted? Le presento a mi nuero o a mi yerna.

La situación además de complicada, es delicada, sin embargo, es una situación que ya se está dando en otros países. En otros países diz que del primer mundo, diz que desarrollados, han llevado a cabo una serie de reformas a sus leyes para incluir las bodas gay. El 22 de abril del 2005 se publicó esta nota: “Las bodas gay con luz verde en España. Ya no se hablará de  marido y mujer sino de cónyuges ni  de padre y madre sino de progenitores, inclusive la Real Academia Española anunció que aceptaría el término matrimonio como unión homosexual, si se llega a consolidar el uso de tal acepción en la sociedad. En Madrid un grupo pro gay se reunió para celebrar la decisión en las afueras del parlamento español. Los diputados españoles aprobaron ayer un proyecto de ley que autoriza el matrimonio entre homosexuales y la adopción por parte de parejas del mismo sexo que entrará en vigor en cuarenta días. La ley modifica el código civil para introducir la frase “El matrimonio tendrá los mismos requisitos y efectos cuando ambos contrayentes sean del mismo o de diferente sexo…”.

“El secretario del movimiento social del oficialista PSOE y dirigente del colectivo homosexual, Pedro Ceroso, señaló que España demuestra que otro mundo es posible. Los países no solamente exportan jamones, sino también ideas y modelos de sociedad”. Se calcula que en España viven  diez mil cuatrocientas parejas de personas del mismo sexo. Sí, España se ha hecho famoso por exportarnos los jamones y ahora está exportándonos este concepto, esta idea. Concepto e idea que de acuerdo a los principios de la Palabra de Dios no podemos aceptar, no está de acuerdo al orden divino establecido en las Sagradas Escrituras, el cual veremos más adelante.

El 30 de marzo de 2005 también se publicó esta noticia: “Prohíben matrimonio de homosexuales en Honduras”. Este artículo dice: “El congreso ratificó una disposición constitucional que prohíbe casarse a los homosexuales y también a adoptar hijos en Honduras. La iniciativa fue aprobada la noche del martes por aclamación por los ciento veintiocho diputados del congreso unicameral. El Estado reconoce a partir de ahora el matrimonio solo de un hombre y una mujer que posean esa calidad de manera natural. Tampoco reconoce los matrimonios o uniones de hecho entre personas del mismo sexo celebradas bajo las leyes de otros países, señaló”.

Es importante que como cristianos defendamos los principios  bíblicos que gobiernan a la sociedad y el bienestar de nuestras  familias aquí en la Tierra. No hay duda que requiere vivir bastante y de mucho amor para comprender lo que dice la Biblia en el libro del Génesis 2: 24, antes de que Dios creara el gobierno humano como institución, la iglesia como institución, Dios creó al matrimonio y a la familia como la institución básica que sostiene a nuestra sociedad. Antes que existiera cualquier gobierno humano y la iglesia, Dios había establecido ya a la familia. En Génesis 2:24 se resume en pocas palabras todo el concepto bíblico de lo que es una familia y de lo que es un matrimonio. Dice: Por eso el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su mujer, y los dos se funden en un solo ser. La reunión de una familia está ahí integrada inicialmente por un hombre y una mujer. De ahí vienen los hijos. Siempre que el Señor pensó en el matrimonio, pensó primero en un hombre, creó al hombre y lo puso en el paraíso, pero a pesar que estaba en el paraíso, la situación no era buena para el hombre. Y dijo Dios “No es bueno que el hombre esté solo, le haré ayuda idónea”, y Dios creó a Eva. Qué bueno que no creó a Adán y a Esteban. Creó a un hombre y una mujer.

En este pasaje está establecido lo que es una formación básica de la sociedad, la familia. Por eso es que la perspectiva bíblica del matrimonio está bajo ataque, siempre lo ha estado. El hogar fue divinamente establecido y es la más antigua institución en la tierra. Sus propósitos son compañerismo y paternidad, por supuesto no podemos dejar fuera el placer. Veamos, entonces, una perspectiva bíblica del hogar. En todo hogar, debe haber una esposa. Y Pablo estableciendo en Éfeso el orden divino para la familia escribió mencionando particularmente a cada integrante de la misma y de la  esposa cristiana en Efesio 5:21 escribe: Sométanse unos a otros, por reverencia a Cristo. Esto es clave, subráyelo, porque algunos hermanos han interpretado que el sometimientoes de una sola vía, es de la esposa al esposo, pero Pablo enseña aquí que el sometimiento en el matrimonio es mutuo. Es del hombre a la mujer y de la mujer al hombre, además ya leímos en Génesis 2:24 que cuando se junta el hombre y la mujer ya no son más dos sino una sola carne. Y por lo tanto, el valor que Dios le da al hombre, también se lo da a la mujer. A los ojos de Dios no es más valioso el hombre o más valiosa la mujer. Somos hijos igualmente delante de Dios, somos herederos igualmente delante de Dios, somos coherederos juntamente con Cristo.

Así que es importante que nosotros demos a nuestra esposa el lugar correspondiente. “Sométanse unos a otros, por reverencia a Cristo”. Vamos a Efesios 5: 22-23 Esposas, sométanse a sus propios esposos como al Señor. Porque el esposo es cabeza de su esposa, así como Cristo es cabeza y salvador de la iglesia, la cual es su cuerpo. En el primer siglo del mundo judío la mujer estaba verdaderamente oprimida, se encontraba básicamente como se encuentra la mujer del área rural en nuestros países en Latinoamérica, oprimida. La situación sigue siendo la misma. Pero Cristo que vino en ese entorno social, vino y puso a la mujer en  un nivel extraordinario, en el mismo nivel en el que debe estar el varón. Debemos alegrarnos, porque en Cristo el hombre y la mujer somos uno y que no tenemos por qué menospreciar a nadie por ser mujer o ser hombre.

Cada uno es superior en su propio papel, lamentablemente hoy en día tenemos  madres y padres solteros. El divorcio se ha venido metiendo en los hogares, aún de los cristianos. Hoy en día los hogares cristianos y los hogares no cristianos están casi empatados en el número de divorcios que se están dando. Por eso debemos tener sumo cuidado para no ser uno más en la estadística, y luchar por lo que tenemos, para que se mantenga.

En el hogar no solamente hay esposo, una esposa, también hay hijos. Lamentablemente hay países que nos están exportando conceptos de la familia tergiversados. Como ya no quieren tener hijos, nosotros les estamos exportando nuestros hijos. Se están destruyendo al adoptar  estos conceptos de familia totalmente falseados. Es cierto, existieron épocas en el mundo de un avivamiento del homosexualismo, por llamarlo así, y fueron las de Sodoma y Gomorra, la del imperio griego, del imperio romano. Pero todos estos no existen hoy en día ¿qué pasó? Se acabaron, se destruyeron por no conservar los principios básicos de la vida cristiana.

Así que un hogar debe tener hijos, si tienen la bendición que Dios se los dé. La Biblia dice que herencia de Dios son los hijos y tener hijos es una verdadera herencia del Señor. Ahora los hijos dice en Efesios 6: 1-4 Hijos obedezcan en el Señor a sus padres, porque esto es justo. “Honra a tu padre y a tu madre –que es el primer mandamiento con promesa- para que te vaya bien y disfrutes de una larga vida en la tierra”. Y ustedes padres no hagan enojar a sus hijos, sino críenlos según la disciplina e instrucción del Señor.

El amor de los padres no es un amor repagado. Ya quisiera usted que los hijos le dijeran un día: papá, tú pagaste mi educación, en la primaria, secundaria, universitaria, gastaste en mi vestuario, en mi transporte, gastaste en mi alimentación, en mi hospedaje y aquí vengo a pagarte y según mi cuenta son cuatro millones. Sueñe. Aunque el amor de los padres no es repagado, es transferido y aquel hijo que ha sido amado por sus padres, va a ser amador de sus propios hijos. Y aquel amor que usted puso en sus hijos, un día usted verá cómo ellos lo depositan en sus nietos.

¿Pero qué pasa con la revolución sexual moderna? Ha traído una apertura saludable acerca de la sexualidad, pero una mayor preocupación con el sexo. Hoy ve en la televisión escenas de relaciones sexuales plenas a toda hora del día, en cualquier canal de televisión. Todo el mundo las ve, todo el mundo las sabe y por eso es que hay que tener cuidado. ¿Usted cree que si su hijo está encerrado, está estudiando? No, está ensartado en el internet viendo pornografía. Pero eso está pasando. Necesitamos recuperar la perspectiva bíblica, la cual enfoca el sexo como don de Dios que debe ser recibido con gratitud y expresado dentro del matrimonio.

Escuche

La fe viene por el oir…