Martes 23 de Mayo de 2017

Vida Familiar

Ha tenido una familia muy integrada y unida; su esposa, Elsy ha sido un apoyo toda su vida. Es una madre excepcional que ha criado a tres hijos en el camino de Dios y que con su ejemplo ha demostrado que debemos servir a Dios con lo que tenemos y en donde estamos. Además es una hábil predicadora que se caracteriza por sus dinámicas enseñanzas con una aplicación clara para la vida diaria. Desde que se inició Fraternidad Cristiana ha sido la directora de l Departamento de Niños y Adolescentes, actualmente con 300 maestros y 1,500 niños.

Tiene tres hijos varones

El primero, Jorge Ricardo López Arias es líder de célula y además de tocar la guitarra acústica, es el vocalista del Grupo Parousía; las letras de sus canciones hablan de las necesidades de la juventud, por lo que su visión es incursionar en las radios no cristianas y ser la luz del mundo en medio de una programación secular. Es Licenciado en Informática y Administración de Negocios y un empresario de éxito. Actualmente estudia una Maestría en Marketing.

El segundo, Alex Humberto López Arias, es el Pastor Asociado y el Coordinador de los grupos por las casas, (C.A.F.E. 2000) en Fraternidad Cristiana. Además de tocar piano, es director de alabanza y compositor musical. Estudió el curso de teología práctica de dos años que ofrece Christ For The Nations Institute (Instituto Cristo para las Naciones). Es Licenciado en informática y Administración de Negocios y está felizmente casado junto a su esposa Aixa de López Licenciada en Diseño Gráfico quien a la vez es predicadora y le ayude en todas sus labores ministeriales.

El tercero, César Eduardo López Arias, es líder uno de los 12 líderes principales de la red de Jóvenes, es el bateriísta del grupo musical Parousia, miembro del ministerio de alabanza en Fraternidad Cristiana, empresario de éxito y estudia actualmente su ultimo año en la carrera de Derecho.

Como padre siempre nos dedicó el tiempo que necesitábamos para todos nuestros asuntos. Desde pequeños todos los lunes por las tardes, los dedicamos a compartir como familia, jugábamos boliche, nadábamos, montábamos bicicleta, a caballo y hacíamos todo lo que una familia normal realiza. La relación con nuestro padre es excelente y siempre ha sido una relación normal entre padre e hijos. La única diferencia es que él es nuestro Padre y además nuestro Pastor. Por eso hoy los tres apoyamos a papá y servimos a Jehová.