Enviar a un Amigo  Imprimir 

WEBNo existe pecado tan grande y sucio que Dios no perdone. En la Biblia se relata una historia de un joven que se fue de la casa de su padre a un país lejano y vivió desenfrenadamente y derrochó la herencia  que le había dado. Como es de suponerse, el dinero se acabó, las amistades se esfumaron y el joven tuvo que sobrevivir trabajando de jornalero, incluso consideró comer la comida de los cerdos.

Pero llegó el día en que recapacitó y recordó que en su casa los jornaleros comían mejor que él y decidió regresar a su hogar. Arrepentido pensó en pedir ser parte de los empleados ya que no creía merecer el título de hijo.

Cuando regresaba su padre lo vio de lejos y salió corriendo a encontrarlo. Se compadeció de él, lo abrazó, lo besó y lo restituyó como hijo.

¿Creció en el evangelio de Jesús y se alejó de él? Hoy es tiempo de volver a los brazos de su Padre.

¿Rindió su vida al Señor pero está viviendo una vida desenfrenada? Arrepiéntase.

Lo esperamos este 20 de enero en Fráter Ciudad San Cristóbal a las 9:30 hrs. con el conferencista Dr. Jorge H. López. Entrada gratuita.